Páginas vistas en total

martes, 7 de julio de 2009

Ganadores en esta crisis

Programa doble en Castilla-León. Suelo insistir que en esta crisis (crisis financiera, crisis económica, crisis de valores) hay ganadores y perdedores. Hemos tenido el privilegio de trabajar hoy con dos empresas claramente ganadoras, que saldrán fortalecidas de estos momentos difíciles.

Sniace ha realizado un trabajo impresionante durante los últimos años. Era una empresa con mala imagen (de empresa sucia, contaminante, anticuada) y en estos momentos es la compañía que más invierte en medio ambiente (alrededor de unos 40 millones de euros) en la Comunidad Autónoma de Cantabria. Ha invertido más de 70 millones de euros en los últimos años y ha sido elogiada por las autoridades de la región. Y está dispuesta a dar el salto para convertirse en la empresa preferida para trabajar en su comunidad. La transformación de Sniace a partir del trabajo de Blas Mezquita y su equipo es una magnífica noticia para todos.

Hace apenas un mes, podíamos leer la siguiente noticia de EFE: “Sniace ha asegurado hoy que la sentencia de la Audiencia de Cantabria que absuelve al secretario de su consejo, Miguel Gómez de Liaño, de un delito ecológico por los vertidos no autorizados que hizo en 2006 su fábrica de Torrelavega corrobora la "diligencia" de la empresa en materia ambiental
Gómez de Liaño se enfrentaba a una solicitud de condena de cinco años de cárcel por parte del Ministerio Fiscal, que le señalaba como responsable de que la empresa siguiera arrojando al río Besaya aguas contaminantes a finales de 2006, a pesar de que se le había retirado el permiso de vertidos por sus reiterados incumplimientos.
El tribunal ha entendido que, aunque esos vertidos no estuvieran autorizados, no suponían un grave daño para el medio ambiente, por lo que no cabe tipificarlos como delito.
En un comunicado colgado en su página web, Sniace se congratula de la absolución de Gómez de Liaño y le expresa todo su apoyo.
Para la empresa, la sentencia dictada hoy por la Audiencia de Cantabria confirma "el buen quehacer profesional" del secretario de su consejo administración.
Sniace sostiene que este fallo absolutorio también corrobora "la actuación diligente que viene efectuando la empresa durante los últimos años en su continua apuesta por la protección, el fomento y el desarrollo del medio ambiente".
"Prueba de ello, son todas las inversiones medioambientales ejecutadas en el transcurso de los últimos ejercicios y acreditadas en el transcurso del procedimiento y que ascienden en global a unos aproximadamente 77 millones de euros", añade.
Sniace tiene previsto poner en marcha este verano una depuradora de aguas residuales e industriales, en la que ha invertido casi 24 millones de euros.
La empresa asegura que esa instalación culmina una serie de actuaciones que "la ponen en vanguardia dentro de la defensa y el desarrollo del medioambiente".
Cuando perdió el permiso de vertidos, Sniace arrojaba por sí sola al estuario del Besaya una contaminación equivalente a la que hubiera producido una ciudad de medio millón de habitantes que vertiera al río sus aguas residuales sin depurar, según informó en ese momento la Confederación Hidrográfica del Norte.”

Por la tarde he participado en Segovia en la reunión de los profesionales de EUFER (Enel Unión Fenosa Renovables), una compañía que ha triplicado su tamaño en los últimos tiempos. He tenido la oportunidad de hablarles de Diversidad y Equipos multidisciplinares, en inglés (el idioma de la compañía, puesto que había participantes italianos, españoles, griegos, rumanos, etc). Tras la conferencia y las palabras del DG, el Presidente de EUFER, Elías Velasco, ha comunicado que deja su cargo en los próximos meses. Ha sido un momento especialmente emotivo, porque Elías Velasco ha estado implicado en la creación de esta empresa de energías renovables desde su fundación hace 15 años. EUFER es un ejemplo de bien hacer en un sector ligado a la sostenibilidad medioambiental, que apuesta por la calidad desde el compromiso de sus profesionales.
En estos momentos difíciles, los ganadores se preocupan -y se ocupan- por el desarrollo profesional y personal de su gente, empezando por la Alta Dirección.