Páginas vistas en total

domingo, 28 de junio de 2009

Triplete

Me llena de sano orgullo y de satisfacción que también este fin de semana hayamos tenido nada menos que tres apariciones en los medios. El fin de semana pasado se recomendaba La Roja. El triunfo de un equipo en ABC y Cinco Días y Laura de Cubas, en los periódicos del Grupo Vocento, hablaba del libro como lectura favorita de este verano. En este fin de semana, Expansión & Empleo (Expansión ayer sábado y El Mundo hoy domingo), ha publicado en Cine de gestión: Los hombres que no aman a las empresas (www.elmundo.es/diario/mercados/16705627.html). Me refiero a los empresarios y directivos que destruyen sus compañías mediante el cortoplacismo, la codicia y la improvisación.

En Cinco Días, el artículo ¿Por qué no hay crisis en nuestro deporte? (http://labolsa.com/foro/mensajes/124617452329142400). A diferencia de la situación empresarial, en el deporte español de alta competición hay mucho talento, verdadero trabajo en equipo, coaching del mayor nivel y atención al marcador (dirección por objetivos).

Y en El País. Negocios, reseña sobre La Roja. El triunfo de un equipo, junto a la de El reino de la humildad, de Juanma Roca. ¿Qué más se puede pedir?

Hablando de la selección española de fútbol, ya ha terminado la Copa Confederaciones en Sudáfrica. La Roja ha quedado tercera, tras su (inesperada) derrota ante Estados Unidos, la revelación del campeonato. Son “marines en pantalón corto”. Hoy La Roja iba perdiendo en el minuto 88, a dos del final, cuando Dani Güiza, que apenas había jugado un cuarto de hora ante Irak, marcó dos golazos en el 88 y 89. Sudáfrica empató a dos en el último minuto del descuento. En la prórroga, un golazo de falta de Xabi Alonso (mejor jugador del partido) y medalla de bronce para España. Brasil perdía 2-0 en el descanso pero ha remontado en la segunda parte 2-3. Cinco mundiales, tres Copas Confederaciones. La experiencia es un grado y mucho tenemos que mejorar para poder vencer a un justo campeón como los cariocas.

En la prensa del fin de semana, el debate sobre la productividad. Paz Álvarez en Cinco Días propone Ideas para ser más productivos, con opiniones de Juan Mª Nin (La Caixa): “En España se trabajan muchas horas y, a pesar de ello, seguimos siendo poco productivos”; Rafael Vilaseca (Gas Natural): “El éxito es conciliar un proyecto que aporte valor a todos los grupos de interés”; Julián López (Zurich Seguros): “Es necesario crear culturas de alto rendimiento para tener a los mejores profesionales”; Joaquín Agut (Cirsa): “Aunque sea impopular, hay que eliminar el absentismo crónico y diseñar incentivos colectivos”. En ABC, Laura Peraita y Susana Alcelay nos recuerdan que la productividad sólo crece significativamente en España cuando hay fuerte destrucción de empleo. “No estamos aprovechando al máximo las nuevas tecnologías, ni la capacitación de los trabajadores. Aunque muchas empresas punteras sí lo hacen, son pocas en comparación con Europa. Queda mucho camino por recorrer” (Francisco Aranda, Presidente de Agett). ¿Por qué no nos damos cuenta de que nuestra baja productividad es consecuencia de una pésima calidad directiva (salvo la excepción de las empresas punteras, como señala Aranda). No se invierte lo suficiente en TIC, no se hace equipo, no se delega eficazmente, no se promueve a los mejores, falta la estrategia, la comunicación, la meritocracia. Si no profesionalizamos la educación, la justicia, la sanidad, la clase política, las propias empresas, seremos tras esta crisis un país de segunda división. El diagnóstico es muy claro.

Del año que nos queda hasta el Mundial de fútbol tratan el ABC (“Del éxtasis a la indiferencia”), La Razón (“Objetivo: el Mundial. Ganar el campeonato es el gran reto de esta generación”), Marca (“A La Roja le ponen la cara colorada” y “Comienza el rearme”).

Y la noticia de que La Torre de Hércules ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad. ¡Qué gran noticia! Cuando tenía 9 años, mis padres me regalaron una reproducción de la Torre de Hércules (el trofeo “Teresa Herrera”) que ha estado en mi cuarto durante toda mi juventud. En mi casa actual, en el salón, tengo una Torre de Hércules de Sargadelos. Es el faro romano en funcionamiento más antiguo del mundo, un símbolo de luz frente al finisterre. Liderazgo en piedra.

Y en El País, el profesor Daniel Inerarity titula su artículo de opinión Ideas para la izquierda. “La izquierda debería politizar, en el mejor sentido del término, frente a una derecha a la que no le interesa demasiado el tratamiento “político” de los temas. La derecha hoy exitosa en Europa es una derecha que promueve, indirecta o abiertamente, la despolitización y se mueve mejor con otros valores (eficacia, orden, flexibilidad, recurso al saber de los técnicos…). Lo que la izquierda debería hacer es luchar a todos los niveles (frente al imperialismo del sistema financiero, contra los expertos que achican el espacio de lo que es democráticamente decidible, contra la fivolidad mediática…) para recuperar la centralidad de la política”. Y conclutye: “No quiero caer en un platonismo barato y exagerar el papel de las ideas en política, pero si la izquierda no se renueva en este plano seguirá sufriendo el peor de los males para quien pretende intervenir en la configuración del mundo: no saber de qué va, no entenderlo y limitarse a agitar o bien el desprecio por los enemigos o bien la buena conciencia sobre la superioridad de los propios valores.”

1 comentario:

pablo ignacio dijo...

Estimado Juan Carlos:
Me extraña que en ese repaso semanal que haces de la Prensa Económica no hayas citado la entrevista de " El País" a Gary Hamel, con esa afirmación tan jugosa con la que se ha despachado:

" el Management se inventó para transformar la gente en robots".

Para mi no tiene desperdicio.

La pregunta a esta afirmación sería a mi jucio....
¿ Ha contribuido el management en todas su variantes desde La Calidad hasta el Coaching pasando por todas las vertientes que se quieran a mejorar el mundo del trabajo, la calidad de vida de los ciudadanos?.

Si la respuesta fuese negativa, ¿ Porque ocurre esto?.

Y otra interrogante que siempre me hago ¿ Es la realidad del management, su aplicación práctica, un instrumento de dominación de los directivos de las organizaciones?.

¿ Existe una ética del management o solo managers con ética?

Un saludo y gracias eternas por este tu esfuerzo con el blog. Impagable.