Páginas vistas en total

domingo, 7 de junio de 2009

Relativamente corrupto

Salida en el AVE de Málaga a las 17.30 horas. Mañana y pasado tenemos coaching de equipo en un precioso hotel de la provincia de Málaga.

En la prensa de ayer podía leerse la siguiente noticia: Siguiendo la pauta de la Universidad de Essex (Reino Unido), que califica la calidad de la democracia, la Fundación Alternativas ha convocado a un centenar de expertos (la mayoría catedráticos) y ha puesto por segundo año consecutivo nota a la democracia española: un 6 sobre 10 (el año pasado era 6’2). Una pésima noticia. La mala nota es por el deterioro de la justicia, la falta de autonomía del poder político respecto al económico, los grupos de presión y los medios de comunicación, así como la corrupción de los gobiernos locales.

Según el informe, “España es un país relativamente corrupto comparado con los de su entorno, utilizando los indicadores estándar, aunque existen razones fundadas para sospechar que la corrupción es incluso más elevada de lo que apuntan los indicadores”. Pues vaya.

El Marca nos presenta el “Floren Team”: Casillas, Marcelo, Albiol, Pepe, Sergio Ramos, Silva, Xabi Alonso, Ribery (o Raúl), Kaká, Villa y Cristiano Ronaldo. Dos balones de oro (los de 2008 y 2009) y seis campeones de Europa con La Roja: cuatro nuevos (Silva, Villa, Xabi Alonso y Albiol) además de los que ya están. Sería un “equipo” con siete novedades, siete fichajes de alto nivel. Sí, un equipo espectacular. En menos de tres meses veremos el once real.

En las páginas de deportes del diario Público, reportaje sobre Pep Guardiola visto por los entrenadores de las otras disciplinas deportivas del FC Barcelona. Los “coaches” de fútbol, baloncesto, balonmano, hockey y fútbol-sala son catalanes, de la casa y se confiesan futboleros. Además de Guardiola, son los Xavi Pascual (los técnicos de baloncesto y balonmano comparten nombre y apellidos), Quim Paülls (hockey) y Marc Carmona. Destacan de Pep su convicción y gestión del vestuario. Sienten, como él, orgullo de pertenencia y tienen muchas ganas de aprender (nada de envidias, ni sanas ni insanas).

Para acabar con el deporte, reportaje de Juan Ávila en ABC sobre Manolo Sanchís, que desde hace cinco años dirige el mundial de clubes sub 18. El periodista define al ex componente de la “quinta del buitre” como “culto, educado, emprendedor, autodidacta”. Colgó las botas en 2001; en su MBA presentó el proyecto de un mundial y se lo contó a José María Barrreda, presidente de Castilla-La Mancha. Durante nueve meses trabajan en el proyecto 9 personas. En este mes, 25, movilizando a más de 1.000 profesionales, entre jugadores y resto del personal. Entre el 31 de mayo y el 12 de junio, 16 clubes que representan a once países. Hoy juegan en cuartos Real Madrid – Corinthians, Atlético – Sao Paulo, Rayo Vallecano – Dinamo de Kiev y Barcelona – Partizán.

En El País. Negocios, Carmen Sánchez Silva analiza las estrategias de RRHH (no me atrevería a llamarlas de talento) según una investigación del Boston Consulting Group (BCG) y la European Association of People Management (EAMP). Las 20 medidas más utilizadas son Reducción de contrataciones (69% de las empresas), Recortes en eventos corporativos (54%), Recortes en bonus vinculados a resultados (45%), Despidos de empleados temporales (43%), Despido de empleados a tiempo completo (43%), Recortes en formación individual (ej. coaching) (33%), Recortes en formación funcional (ej. informática) (31%), Despidos en función del rendimiento individual (28%), Recortes de los bonus ligados al rendimiento individual (27%), Aumento de la jubilación anticipada (24%), Tiempo libre para compensar horas extra (21%), Despido de empleados con jornada reducida (21%), Eliminación de pagos por horas extra (18%), Externalización del trabajo (18%), Eliminación de las jornadas de trabajo a becarios (14%), Realización interna de actividades subcontratadas (14%), Aumento de temporales (11%), Recorte de empleados en prácticas (11%), Contrato a empleados de alto nivel procedentes de la competencia (9%) y Aumento de empleados en periodos sabáticos (8%). Dicho con el mayor de los respetos, estos datos demuestran que la mayor parte de los responsables de personas no aportan un valor estratégico desde su función. Si así fuere, se dedicarían fundamentalmente a tres actividades:
- A definir el talento que la organización tiene y necesita, para lo cual han de disponer de mapas de talento, de perfiles de competencias para todos los roles organizativos, de una gestión del desempeño seria y rigurosa y de un proceso de análisis del talento individual y colectivo (incluyendo detección de altos potenciales). En esta crisis, el talento es más escaso que el capital y la productividad es determinante. El talento se ha de atraer, fidelizar y desarrollar.
- A optimizar la compensación (que va más allá de la retribución). Los incentivos, los bonus, la retribución variable, han de ser autofinanciados; por tanto, se obtienen si la empresa gana.
- A gestionar eficazmente los intangibles de gestión que son la base (perspectiva de personas) de un cuadro de mando integral: clima laboral, cultura corporativa, la mencionada compensación y la cooperación (trabajo en equipo). Los intangibles son más del 85% del valor de una empresa, también en estos tiempos difíciles.
El DRH que se limita a despedir, a recortar “costes” de formación y a dejar de contratar, sin saber discriminar el talento de los mediocres, debería darse cuenta del escaso valor que aporta y por tanto hacerse el harakiri laboral.

Y finalmente, las elecciones europeas. Carmen Morodo, en La Razón, nos recuerda que en los últimos 30 años la abstención ha ido al alza. En la UE, en 1979 fue del 36’2%; en 1984, del 39%; en 1989, 41’5%; en 1994, del 40’9%; en 1999, del 50’6%; en 2004, del 54’53% y en este 2009 del 57%. Para casi dos tercios de los europeos, estas elecciones no han significado nada. A nivel nacional, en 1987 la abstención fue del 31’1%; en 1989, del 44’3%; en 1994, del 41’1%; en 1999, del 35’7%; en 2004, del 55%; y en 2009 del 54%.
Como los líderes europeos no ilusionen a la ciudadanía, no sé qué futuro nos espera.

1 comentario:

Germán Gijón dijo...

Hola, Juan Carlos:
parece que promover el talento está en crisis. Las empresas, como relatas, utilizan recursos apriorísticos (aunque, caray: no parece que los DRH estén muy dispuestos a coger la espada para utilizarla en ellos mismos). En el CMI se ha dejado de lado la perspectiva de las personas, quedando en primer (y casi) único grado la perspectiva financiera -procesos y potenciales quedan en la recámara-. Ahora se prima la reducción casi indiscriminada de costes en muchas empresas y la identificación del flujo de valor y talento parece querer quedar para mejores tiempos. Esa es la mediocridad de la dirección de empresas.
Saludos.