Páginas vistas en total

sábado, 13 de junio de 2009

Epidemia del valor

Con esto de los fichajes del Real Madrid, el concepto de Talento como “poner en valor lo que uno sabe, quiere y puede hacer” se está poniendo a prueba. Lo que ocurre es que, más allá del machadiano “Todo necio confunde valor y precio”; sabe realmente qué es el valor es algo complicado.

Recupero del blog El boomerang esta entada de Vicente Verdú del 12 de diciembre pasado (www.elboomeran.com/blog-post/11/5638/vicente-verdu/la-epidemia-del-valor):

“Sostenía Baudrillard que existían varias fases del valor. Hay una fase natural del valor de uso, una siguiente fase mercantil del valor o valor de cambio, una tercera fase estructural del valor-signo; y a estas tres fases se añade en el siglo XXI la fase fractal del valor. Las cuatro fases coexisten con mayor o menor grado, según el discurrir de la Historia.
A la primera fase correspondiente al valor de uso, el objeto adquiría su valor en función de su utilidad. Se trataba digamos, de objeto-herramienta, valorado por su función estricta. En la segunda fase o fase del valor de cambio el valor se determinaba de acuerdo a la oferta y demanda de la mercancía, independientemente de su utilidad, tal como representan las piedras preciosas o, en general, los bienes de lujo. En la tercera fase o fase del valor signo, los objetos adquieren carácter significaciones que marcan la identidad social o personal del sujeto, son "marcas".
Finalmente, la cuarta fase del valor es la correspondiente a la naturaleza fractal del valor que se desarrolla a través del fenómeno de la superespeculación o metástasis del valor: cada objeto con valor es un espejo de valor que refleja el valor de otro espejo de valor y así sucesivamente tal y como ha venido a ocurrir con los derivado financieros cada crecientemente sofisticados. En esta fase fractal -o viral- el valor irradia en todos las direcciones, se extiende sin referencias que lo limiten, se propaga como una epidemia de valor a la manera en que se han ido produciendo los contagios tóxicos por todos los ámbitos económicos del mundo. Más que valor, sólo existe "epidemia del valor", proliferación y dispersión aleatoria e incontrolable del valor, arbitraria, devastadora, terrorista.”

Pensemos en Cristiano Ronaldo. Desde un humilde barrio obrero de Madeira, donde nació, al Balón de Oro y la Champions. “Celebra” su fichaje con el Real Madrid pasando la noche con Paris Hilton (unos 52 millones de referencias en Google, casi cuatro veces las del jugador portugués) y se bromea que podrían ser “los nuevos Beckham”. Es, como Messi, un “outsider” de marca dentro del equipo (al Real Madrid le viste Adidas y Cristiano Ronaldo promociona Nike; al FC Barcelona le patrocina Nike y Messi anuncia Nike. ¿Casualidad?).

Epidemia del valor. Para lo bueno (reputación corporativa, responsabilidad social, marca personal) o para lo no tan bueno, en el mundo del espectáculo.