Páginas vistas en total

martes, 7 de abril de 2009

Dinero fácil, futuro ilusionante


Tanto la jornada de ayer lunes como la mañana de hoy martes (hasta tomar el avión de regreso a Madrid) hemos estado José Antonio y yo en una serie de reuniones con dos de las principales universidades y con líderes empresariales y del sector público sobre temas de competitividad, calidad directiva, liderazgo femenino, clase creativa, etc.

De una parte, hemos estado encantados de la sensibilidad hacia una organización humanista que muestras destacados líderes de la República Dominicana. Entre ellos, Andrés van der Horst, Secretario de Estado (el equivalente a Ministro para nosotros) y Director General del Consejo Nacional de Competitividad, en el The Economist Unit “llamó la atención sobre la urgencia de crear un Plan País, en la intervención que tuvo como panelista en la Mesa de Negocios con el Gobierno de la República Dominicana organizada por Economist Intelligence Unit (EIU), del grupo británico propietario de la revista The Economist.
La actividad tuvo lugar en el Hotel Hilton, en Santo Domingo, capital dominicana, y en ella Van der Horst Álvarez afirmó que “contribuir con el desarrollo del país es un compromiso tanto del sector público, como regulador y fiscalizador de la economía dominicana, como del sector privado, como principal generador de riquezas. De ahí que es de suma importancia generar armonía entre ambos sectores, encontrar espacios de oportunidades e iniciativas conjuntas para el beneficio del país”. En el panel titulado “Voces dominicanas: visiones de una nueva generación”, el funcionario mencionó que facilitar herramientas con las que cada empresario se haga más competitivo “beneficia al mismo empresario, y beneficia al país” Identificó algunas responsabilidades que tiene el sector privado, vinculadas con la gestión de calidad, la capacitación, la eficacia y eficiencia en las decisiones directivas, afirmando, además, que “se necesita para ello de un clima de negocios o un entorno social, económico, político y legal que incentive las inversiones necesarias y promueva la competitividad”.
En tal sentido, el Secretario de Estado recalcó las labores que realiza el CNC vinculados con el Plan Nacional de Competitividad Sistémica (PNCS), “el plan de vuelo para promover la competitividad nacional, lanzado por el Presidente Fernández en el año 2007, que está vinculado a la estrategia nacional de desarrollo de largo plazo que el país está elaborando actualmente”. Se destacó el nuevo marco jurídico promovido desde el CNC, que incluye la nueva Ley de Sociedades Generales, que actualiza el código de comercio del país, cuya vigencia era de principios de 1800.
Al ser preguntado en el panel sobre la Cumbre por la Unidad Nacional frente a la Crisis Económica Global -ahora en su segunda etapa- y la participación del empresariado, Van der Horst afirmó que se trató de un proceso en donde la voluntad de llegar a acuerdos para solucionar los problemas se convirtió en el eje central. “Lo fundamental está en el largo plazo. Ahora es que viene lo más importante de la cumbre, en esta segunda etapa. De una vez y por todas es urgente que hagamos un Plan País”. Además, destacó que “la Cumbre es un perfecto ejemplo de una iniciativa de incentivo a las alianzas público-privadas, al igual que el modelo de Clusters, incentivado por el CNC, como herramienta importantísima para promover la armonía público-privada”. Profundizó en sus afirmaciones refiriéndose a las medidas administrativas asumidas recientemente, como el caso de sistemas de ventanilla única para la creación de empresas (Crea Tu Empresa – www.creatuempresa.gob.do), para la exportación, y para la inversión. El tema de la cultura de innovación y de generación de emprendedores en la República Dominicana fue otro de los puntos del panel. Sobre ello, Andrés van der Horst enfatizó que el país está dando pasos muy concretos que promueven el desarrollo basado en la innovación. Un ejemplo es el paso trascendental con el lanzamiento oficial de DOMINICANA INCUBA, la Red Dominicana de Incubadoras de Negocios y Emprendimiento, dada a conocer públicamente el 17 de marzo recién pasado. “Las incubadoras y las aceleradoras de negocios son herramientas de suma importancia para fomentar esta cultura de innovación”.
Cómo último punto fundamental de diálogo, se puso sobre la mesa el tema del fomento en el exterior de las oportunidades de inversión en la República Dominicana. “La clave se llama ´Marca País´, y la estrategia comunicacional alrededor de ella”. De acuerdo al Secretario de Estado, dicho concepto brindaría una herramienta para identificar a la República Dominicana en base a sus potencialidades reales. “Entre los beneficios podemos mencionar aclarar quiénes somos, uniéndonos en un sentido común de identidad; fomentar la autoestima y crear un sentimiento de orgullo; preservar y valorar nuestras tradiciones; inspirar a las empresas a crear nuevas marcas, productos y servicios que reflejen el país; y beneficios económicos, al ofrecernos orientación y una razón clara para establecer relaciones comerciales con nosotros, para visitarnos e invertir aquí”.

Las prioridades estratégicas están ahí. Pero, ¿de dónde parte el país? Según la antropóloga Tahíra Vargas, en una conferencia organizada por el Instituto Dominicano de la Juventud, “El Dinero fácil es el modelo social en la República Dominicana”. El Diario Hoy recoge la noticia:
“La doctora Vargas advirtió que esta descomposición moral y social ha calado en gran parte de la juventud, hecho que se evidencia en la cantidad de jóvenes que cada día participan en robos, en asaltos y en crímenes.
Conseguir dinero fácil se ha convertido en el país, con el tiempo, en un modelo social. Así lo afirmó ayer la investigadora y antropóloga cultural Tahira Vargas. La conocida científica social dijo que se ha perdido el valor del esfuerzo y el sacrificio para obtener un bien. También mencionó el carácter permisivo de la sociedad dominicana.
La antropóloga Tahira Vargas advirtió ayer que adquirir “dinero fácil” se ha convertido en un modelo social en el país, que se ha propagado de manera considerable fomentando la delincuencia y la criminalidad y alimentado con el hecho de que a mayor cantidad, más impunidad.
“Son cada vez más los que consiguen enriquecerse por la vía rápida, sea por la corrupción, sea por el tráfico de drogas o sea por la política y eso ya se ha convertido en un modelo social”, expresó Vargas, al destacar que ya se ha perdido el valor del esfuerzo y el sacrificio para obtener un bien.
Manifestó que a esto se suma una sociedad permisiva, en la que lo pernicioso está permitido “siempre y cuando tú estés ‘pegao’” con alguna autoridad.
Dijo además que otro caldo de cultivo para que los jóvenes se enrolen a la delincuencia es la deserción escolar, pues se ha demostrado que la mayoría de los que delinquen estaban fuera de las aulas.
También señaló el agravante de que muchos delincuentes pagan “peajes” a las autoridades policiales a los fines de no ser detenidos cuando cometen delitos.
Vargas advirtió que esta descomposición moral y social ha calado en gran parte de la juventud, lo que se evidencia en la cantidad de jóvenes que cada día participan en robos, asaltos y crímenes.
La antropóloga social consideró como errónea la afirmación de que la familia es la responsable de los que jóvenes delincan, asegura que la delincuencia juvenil es multifactorial y un problema social.
Manifestó que parte de la responsabilidad la tiene el sistema educativo por su estructura conservadora y autoritaria que desconoce la dimensión social de los jóvenes y los expulsa fácilmente. “El problema de la delincuencia es social, y se está siendo permisivo con el delito y la impunidad se ha convertido en una conducta social”, indicó.
“Muchos jóvenes nunca llegan a hablar con un adulto sobre las drogas y el sexo, que son temas esenciales en estos momentos y por los cuales necesitan mucha orientación”, apunta Tahira Vargas. Al citar el estudio que hiciera el pasado año con jóvenes delincuentes del sector Guaricano, Vargas señaló que encontró ese gran vacío en los consultados. “Esos temas no se tratan en las familias, no se tocan”, expresó.
Otro de los detalles halados por Vargas en su trabajo es que los jóvenes delincuentes no cometen actos ilícitos porque nacen con esa disposición genética, sino que fueron inducidos por diferentes causas.
Además, refirió que la mayoría son inteligentes, fueron expulsados de las escuelas y no habían completado la educación básica y no estaban dedicados exclusivamente a la delincuencia, sino que trabajaban informalmente.”

Una cuestión de formación, de diálogo, de alternativas a la delincuencia o la droga. Por otro lado, el Papa Benedicto XVI le “tiró de las orejas” al gobierno del Presidente Leonel Fernández durante el Domingo de Ramos, acusándole de “blandenguería” frente a la corrupción.

¿Cuánto se tarda en cambiar un país como la República Dominicana desde está actualmente a donde los líderes como Andrés van der Horst le quieren orientar? ¿Cuándo será la RD una “cultura innovadora” (véase –y léase- el excepcional libro de Juan Carrión, Culturas innovadoras 2.0.)? haciéndolo muy bien, entre 3 años y una generación (7 años). Con desidia y pereza, quizá no se consiga nunca.

En eso estamos. En ayudar a marcar la diferencia.