Páginas vistas en total

martes, 10 de febrero de 2009

Plan de choque


Ayer El Economista publicaba unas recomendaciones de su Observatorio de Expertos para salir de la crisis. Un decálogo:

1. Agilizar los procesos de ajuste de plantilla (EREs)
2. Objetivar el despido por causas económicas
3. Adiós a la plurianualidad de los convenios colectivos
4. Interrupción de las cláusulas de revisión salarial
5. Movilidad laboral y geográfica
6. Atajar las demoras en los pagos de la Administración
7. Recortar el gasto corriente
8. Abogar por el pago del IVA sólo de facturas cobradas
9. Bajar el Impuesto de Sociedades
10.Reducir las cotizaciones sociales

“Estas diez medidas constituyen en sí mismas un plan anticrisis de efecto rápido, que puede dinamizar la economía española a corto plazo y, cuando menos, evitar un declive mayor y más veloz del que se está produciendo. Y no son arduas tareas en relación a su contrapartida, ni tampoco su puesta en marcha requiere demasiado tiempo”, podía leerse en El Economista.

Y hoy en Expansión, el economista César Molina subraya en ¿Qué reformas necesitamos? que entre 2001 y 2008 la economía española ha perdido casi un 30% de competitividad respecto a la alemana y propone ocho reformas:
- Reforma de la justicia
- Reforma educativa (30% de fracaso escolar, que alcanza el 40% en el sur de España)
- Reforma de pensiones
- Simplificación administrativa
- Reforma del mercado de alquiler de viviendas
- Restauración del mercado interior (no 17 autonómicos)
- Desamortización (privatización) de las cajas de ahorro
- Reformas en los mercados de trabajo, servicios y energía

Y recuerda que el Financial Times aconsejó a España que volviera a especializarse en la agricultura (vaya broma).

En definitiva, lo que proponen los expertos de uno y otro diario es reducir impuestos (IVA, IS, cotizaciones sociales…), abaratar el despido (EREs, causas económicas), bajar los salarios (plurianualidad, movilidad) y reformar educación, justicia, vivienda, etc.

Uno piensa que este tipo de sugerencias las suelen hacer economistas que, desde su cátedra, no están demasiado cerca de la realidad empresarial cotidiana. Ojalá tuviéramos mejor educación, mejor justicia, una administración más ágil (lo de privatizar las cajas de ahorro no me parece una idea adecuada). Ojalá pagáramos menos impuestos (lo de abaratar el despido me parece que no soluciona gran cosa). Pero me temo que, para salir de la crisis, esto no es nuclear.

La clave está en la baja productividad de la economía española. Hemos apostado por un modelo de crecimiento basado en la construcción/inmobiliaria y en el turismo de bajo valor añadido que no se sostiene. Y en lugar de apostar por un cambio de modelo, la mayor parte de los empresarios lo que parecen desear es que les bajen los impuestos y les sea más fácil y barato despedir al personal.

Para empezar, los empresarios deberían distinguir entre gasto (acción de gastar: emplear el dinero en algo) e inversión (acción y efecto de invertir: emplear, gastar, colocar un caudal). Como vemos, las definiciones del diccionario de la Real Academia de la Lengua Española no ayuda mucho. Un gasto es una salida de fondos sin más; una inversión espera una rentabilidad más allá de un ejercicio económico.
El 60% de la productividad (en nuestro caso, de la baja productividad), depende de la calidad directiva. Según los análisis del World Economic Forum, España es 26ª del mundo en calidad directiva, un dato deplorable para la 8ª economía del mundo. Toda inversión en mejora de la calidad directiva es rentable (por ejemplo, la rentabilidad del coaching es del 600-1.100% del dinero y tiempo invertidos). Casi el 40% de la productividad depende de la inversión en TIC (Tecnologías de Información y Comunicaciones), un capítulo en el que la inversión española es del 5’3% del PIB, cuando la media europea es del 12’6% y en Estados Unidos es del 15’3%. Toda inversión en TIC es rentable. El clima representa el 44% de los resultados de negocio. Toda inversión en análisis y mejora del clima laboral es muy rentable. Además, toda inversión en posicionamiento de marca es rentable.

Las empresas, más allá de esperar mejoras fiscales y abaratamiento de los despidos, deberían invertir en lo que le asegura la supervivencia: mejor calidad directiva, clima laboral, TIC, gestión del desempeño, compensación variable, meritocracia, satisfacción de los clientes, exportación, marca renombrada…

Y la Administración pública (más de 3 millones de funcionarios) debería optimizar su función, con gestión del desempeño, calidad directiva y retribución variable.


Desgraciadamente, muchas compañías están “cerrando el grifo” en formación y desarrollo, en marketing estratégico, en TIC, en clima laboral, en expansión, innovación, exportación. Ante semejante “anorexia corporativa” no les espera nada bueno.

3 comentarios:

Iván dijo...

Muy buena reflexión Juan Carlos.
Creo que en el post reflejas muy buen muchas de las carencias del tejido empresarial en España
un saludo
Iván

José Antonio Sáinz dijo...

Enhorabuena hermano, me habías hablado de alguna información que aquí aparece, pero la reflexión es muy atinada e importante. Creo que debería publicarse en prensa.

Thalasos dijo...

La realidad es que la mayor parte de los trabajos no aportan valor en sí mismos. Son un verdadero lastre. Por contra, muchos de los denostados como de escaso valor añadido, generan valor. Las reflexiones de los economistas adolecen de la ingeniosidad de Tom Peters, cuando analizaba en los 80's el valor añadido, la riqueza en definitiva, de un mensajero. Iba sumando la facturación que se sustentaba tras su moto (clientes a los que atendía) y la cifra era demoledora. Lo mismo sucede con el camarero que, según la falacia económica, no aporta valor (a ver por dónde se introducen las marcas de Diageo en el mercado, si no es por los bares y el esfuerzo del señor del manguito) o quién coloca el asfalto en la carretera o de qué hipoteca se alimentan el banquero y el el bancario, de qué enfermedad el médico del ambulatorio, de qué alumno el profesor.
Respecto de impuestos y otras memeces, se pagan más en USA que en España, en conjunto, porque allí también hay un montón de administraciones.
Me gustan sus artículos. Le dan vida al debate continuo que, para mi es la sal de la tierra.