Páginas vistas en total

martes, 20 de enero de 2009

Miedo a perder el trabajo

Esta mañana he participado en un programa de Radio Nacional de España Radio 4 sobre cómo se forja un líder. He tenido reuniones en la oficina, he comido con Marta y Juanma, dos personas estupendas y grandes profesionales, he mantenido la primera reunión de coaching con el Director General de una multinacional del sector de la tecnología y he cogido el AVE de las 8 de la noche a Barcelona.

La Unión Europea ha revisado a la baja las previsiones del gobierno español y vaticina un nivel de desempleo de hasta el 19%. Terrible dato, si se cumpliera.

Peor aún es el nivel de confianza de los trabajadores en España. Según un estudio de Adecco presentado hoy en la prensa, el 49’3% de los encuestados desconoce si podría perder su empleo en los próximos meses, el 28% cree que sí lo podría perder y el 22’7% no cree que lo vaya a perder.

Entre los desempleados (no me gusta nada la palabra “parado”; me parece una falta de respeto, porque no creo que las personas sin empleo se queden de brazos cruzados a la espera de un puesto de trabajo), un 9’4% confía en poder conseguir un empleo en menos de un mes, un 59’4% que tardará entre uno y seis meses en trabajar de nuevo, el 14’2% de siete a doce meses y un 17% que tardará más de un año en encontrar empleo.

El 77% de los desempleados aceptaría un empleo inferior a su cualificación, el 7’2% no lo admitiría y un 15’7% no lo sabe.

El 64’3% de los trabajadores encuestados valora la situación actual como mala, el 32’3% como regular y el 3’4% como buena. Entre los desempleados, el 80’2% ve la situación como mala, el 19’5% como regular y el 0’3% como buena.

El 62% de los encuestados piensa que la crisis durará de uno a dos años, el 32% que durará más de dos años y el 5% que es cuestión de menos de un año.

El desempleo es el problema número uno de los españoles. Ojalá no tuviéramos tanto miedo a perder el trabajo, y nos desarrolláramos (aún más en las crisis) para convertirnos en profesionales más empleables. Más preparados, más maduros, más productivos, más completos. Personas capaces y comprometidas con innovar, servir al cliente. escuchar atentamente, hacer equipo. Auténtica clase creativa… Ojalá nuestros compatriotas se lamentaran menos y actuaran más para generar valor en esta sociedad. Necesitamos menos miedo y más valentía. Menos parálisis y más inquietud. Menos victimismo y más protagonismo, en una sociedad de personas libres que crean su destino porque creen de verdad en ellas mismas. Confío en ello para el futuro.