Páginas vistas en total

viernes, 16 de enero de 2009

Como el río que fluye

Hoy, en el AVE de vuelta a Madrid, he estado leyendo el libro de Leopoldo Abadía sobre la crisis Ninja del que hablaba ayer en el blog y uno de Paulo Coelho, de sus pensamientos y reflexiones, titulado Como el río que fluye.

El título proviene de unos versos del poeta Manoel Bandeira:
“Ser como el río que fluye
silencioso en medio de la noche.
No temer las tinieblas de la noche.
Si hay estrellas en el cielo, reflejarlas.
Y, si los cielos se cubren de nubes,
como el río, las nubes son agua;
reflejarlas también sin pena
en las profundidades tranquilas.”

Textos de 2-3 páginas, muy interesantes. Me quedo con algunas ideas: “una acción es un pensamiento que se manifiesta”, “la flecha es la intención que se proyecta en el espacio”, las cinco lecciones del lápiz:
1. Existe una mano que guía tus pasos
2. De vez en cuando, usa el sacapuntas
3. Borra los errores
4. Lo que realmente importa del lápiz es el grafito
5. Siempre deja una marca

“Cualquier acción motivada por la furia es una acción condenada al fracaso”, “Da al tonto mil inteligencias y sólo querrá la suya” (proverbio árabe), “cada uno de nosotros contiene el mismo Universo”, “Trabajar es una bendición cuando nos ayuda a pensar en lo que estamos haciendo, pero se vuelve una maldición cuando su única utilidad es evitar que pensemos en el sentido de nuestra vida”, “tanto el optimista como el pesimista acabarán muriendo, pero los dos aprovecharon la vida de forma distinta” (Simon Peres), “El amor crea puentes en lugares que parecen imposibles”.

De El tratado de Tahlan:
- Mantener la Calma
- Permitir la presencia del corazón
- Aprender a ser el otro
- Encontrar el maestro correcto
- Escapar a las amenazas.

“La vida es como una gran carrera ciclista, cuya meta es la de cumplir la Leyenda Personal, aquello que, según los antiguos alquimistas, es nuestra verdadera misión en la Tierra.”
“Lo más divertido de los seres humanos es que piensan siempre al revés: tienen prisa por crecer y luego suspiran por la infancia perdida. Pierden la salud para tener dinero y luego pierden en seguida el dinero para tener salud. Piensan tan ansiosamente en el futuro que descuidan el presente, y así no viven el presente ni el futuro. Viven como si no fueran a vivir nunca y mueren como si no hubieran vivido” (Jaime Cohen).

“El tiempo no transforma al hombre. El poder de la voluntad no transforma al hombre. El amor transforma”, Henry Drummond.

“Mejor que, en lugar de mil palabras,
hubiera sólo una, pero que trajera paz.
Mejor que, en lugar de mil versos,
hubiese sólo uno, pero que mostrara la belleza.
Mejor que, en lugar de mil canciones,
hubiera sólo una, pero que derramara alegría.”, Buda.

Lo he pasado muy bien con este libro de Paulo Coelho.

Por la tarde, de 2 a 5, he participado en Mujer y Liderazgo, en Aliter. Un foro apasionante, con 20 mujeres profesionales. Hemos hablado sobre la Clase Creativa (Diego Orbea, compañero de Eurotalent, ha puesto el broche de oro demostrándonos que todos somos creativos, siempre que nos demos la oportunidad a nosotros mismos). Y después, reunión con Rosa Heredero en la Escuela de Negocios de San Pablo para planificar ciertos asuntos del MPA en su 2ª edición.
Como el río que fluye