Páginas vistas en total

domingo, 31 de agosto de 2008

Los girasoles ciegos

Vuelvo esta tarde a la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de mis amores, a alojarme en el Palacio de la Magdalena, para participar en el curso sobre Riesgos y Oportunidades de la Unión Europea que dirige el profesor Pablo Coto (Presidente del Consejo Económico y Social de la Universidad de Cantabria) y coordina Pedro Casares. Dos grandes figuras del mundo académico, dos personas entrañables. Seguro que será un éxito, porque el plantel de ponentes es una maravilla.

Esta mañana he ido a ver (en una de las deliciosas matinales dominicales que me regalo) Los girasoles ciegos, película de José Luis Cuerda con guión del propio José Luis y al difunto Rafael Azcona (a él está dedicada la película), basada en la novela del también fallecido Alberto Méndez.

El relato de Méndez, “historias verdaderas escritas con el olor y el ruido de la memoria de otros”, me desgarró cuando lo leí. Rescato de www.literaturas.com este artículo de Herme G. Donis. “Casi todo resulta sorprendente en este libro que la editorial Anagrama publicó en enero de 2004. Su autor, Alberto Méndez, tenía 63 años cuando ve publicada esta primera obra y muere once meses después sin apenas saborear el éxito que tras su muerte tendría el libro. Durante los meses posteriores a su publicación, y a pesar de las buenas críticas que la novela recibe, las ventas de ésta se hacen casi de una forma clandestina. Algunos comentaristas de radio dan la voz de alerta sobre las cualidades de Los girasoles ciegos. Recomiendan su lectura con pasión y, a partir de ahí, el boca a boca termina por convertirlo en un libro de referencia obligada. Como consecuencia, las ventas comienzan a dispararse (baste decir que a fecha de hoy la editorial ya ha lanzado al mercado ocho ediciones (unos 28.000 ejemplares, según el editor) y el libro consigue primeramente, y en vida de su autor, el Premio Setenil de relatos y posteriormente (ya fallecido Alberto Méndez) los importantes Premios de la Crítica y Nacional de Narrativa. Pendiente quedó el Premio del Gremio de Libreros de Madrid, ya que éste sólo se concede a autores vivos. Pero lo más importante de todo es que Méndez ha contado con un favor que es el mejor de los premios para cualquier creador: la entrega incondicional de los lectores. Casi dos años después de su publicación, el libro aún se sigue recomendando en público y en privado y pocos dudan en saludarlo como una de las obras más importantes publicadas en los últimos tiempos.

¿Pero quién fue Alberto Méndez y qué es Los girasoles ciegos? Alberto Méndez Borra nació en Roma en 1941. Su padre, el poeta y traductor, José Méndez Herrera, trabajaba en aquel momento en la ciudad italiana para la FAO. Muchos lectores puede que recuerden a este último sobre todo como traductor habitual de la editorial Aguilar, para la que tradujo muchas obras de autores tan importantes como Irving, Stevenson, Eliot, Dikens, Chesterton, Bernard Shaw, Tennessee Williams, etc, llegando a conseguir en 1962 el Premio Nacional de Traducción por su versiones de las obras teatrales de Shakespeare. Alberto Méndez, hombre de izquierdas (milita en el Partido Comunista hasta 1982), estuvo siempre vinculado, de una u otra manera, al mundo de la edición. En su lucha contra el franquismo crea, entre otras, la editorial política “Ciencia Nueva” que clausura Manuel Fraga Iribarne en su época de ministro de la dictadura franquista. Asimismo, llega a ser un alto ejecutivo de la editorial Montena y se dedica a labores de guionista (colaboró en programas dramáticos de RTVE y fue guionista con Pilar Miró) y traductor a veces en solitario y otras en compañía de su hermano Juan Antonio, como ocurre con el libro del marxista italiano Galvano della Volpe Lo verosímil fílmico y otros ensayos, del que el propio Méndez es prologuista.
Últimamente la narrativa se ve inundada de textos referentes a la Guerra Civil Española. Ante este auge son muchas las voces que se alzan bien para celebrarlo o para recordarnos que después de tantos años la palabra “reconciliación” sea aún tan difícil de aceptar. Pero libros como Los girasoles ciegos nos ofrecen unas lecturas fascinantes que, lejos de soliviantar sensibilidades, vienen a poner de manifiesto que es necesario conocer la historia para entender el presente y proyectar el futuro. Los girasoles ciegos es un libro de cuentos articulado a lo largo de cuatro historias- cuatro derrotas, dice el autor- que transcurren entre el período quizá más duro de la posguerra, que va desde 1936 a 1942, y que siendo totalmente independientes están hábilmente entrelazadas entre sí. Sus personajes son seres vencidos. Seres que se encuentran en un camino sin retorno recorriendo una senda de dolorosa entrega e ignorantes de en qué momento su ya maltrecha existencia dará de bruces contra el polvo.
El primer relato, o primera derrota, nos habla del capitán Alegría. Oficial del ejército fascista, Carlos Alegría se rinde a los republicanos cuando las tropas golpistas están entrando en Madrid. Postura que, lógicamente, no es entendida por ninguno de los dos bandos, pero que el oficial explica que toma, entre otras muchas razones aparentemente arbitrarias, porque sus correligionarios no querían ganar la guerra, sino matar al enemigo. Su entrega le acallará la mala conciencia de haber sido miembro de un ejército que, para vencer, ha tenido que cometer tantas atrocidades y crímenes Como dice Ramón Pedregal a propósito de una reseña sobre el libro: “El capitán Alegría es un Bartleby que cuestiona la norma de aquellos con los que vive y no puede abandonar su visión de lo que ocurre”.
La segunda derrota, quizá el relato más logrado y sobrecogedor de los cuatro, nos cuenta el breve periplo de un joven poeta que huye de los vencedores hacia las montañas asturianas en compañía de su mujer embarazada. En medio de la soledad y el frío la muchacha da a luz a un niño y muere tras el parto. A través de un diario íntimo, donde el adolescente deja escrito su miedo, se nos va poniendo en antecedentes de la vana lucha que emprende el joven padre para salvar la vida de su hijo.
El tercer relato, o tercera derrota, gira alrededor del soldado republicano Juan Serna. Cuando el presidente del tribunal que debe juzgarle y su mujer se enteran de que el soldado enemigo conoció y vio morir a su hijo (un ser abyecto que fue fusilado por sus múltiples delitos) le conminan a que hable y hable sobre ese hijo. Intentando arañar unos días más a la existencia, convierte al joven traidor en el héroe que quieren los padres. Mas la impostura pronto le asquea y cuenta la verdad. Verdad que indefectiblemente le llevará a la muerte.
La historia, o la cuarta derrota, que cierra el libro transcurre en la opresiva vida cotidiana del nuevo régimen. En ella se habla de Ricardo. Un “topo” al que toda la familia protege entre miedos y silencios. Desde el armario en el que vive encerrado contempla impotente y horrorizado el acoso libinidoso que sufre su mujer por parte de un diácono, profesor del hijo del matrimonio. El final es dramático y desolador.
Alberto Méndez nos ha dejado con su única obra no sólo un extraordinario ejemplo de composición literaria, sino -y a pesar, de la crudeza de todas las situaciones- una continua muestra de sensibilidad, que puede conmover a todo tipo de lectores. Sencilla, realista y a la vez cargada de simbolismos, Los girasoles ciegos es una obra sobre la memoria. Sobre una memoria colectiva que debe tener definitivamente su asentamiento en el lugar que le corresponde. Porque superar la tragedia de aquella España de represión, marchas militares y ruido de sables, exige, como se dice en la cita inicial de Carlos Piera, asumir, no pasar página o echar en el olvido.”

Azcona y Cuerda se quedan principalmente con la cuarta derrota, la historia del diácono apunto de ser sacerdote (alférez en la guerra civil, putero descarado) a quien le atrae la madre de un alumno cuyo padre (profesor de literatura de instituto) está escondido en casa, y la entremezclan con la segunda (la mujer embarazada es la otra hija del matrimonio).

“La Biblia, para referirse a quienes se hayan desorientados, dice de ellos que son como los girasoles ciegos, no ven la luz del sol, andan perdidos”. El guión es una auténtica obra de arte, con un ritmo que nos regresa a la triste España de los años 40, los exteriores de Orense son sobrecogedores y el reparto, excepcional: Maribel Verdú (Elena), Javier Cámara (Ricardo, su marido), Raúl Arévalo (Salvador, el diácono), Roger Princep (Lorenzo, el hijo de Elena y Ricardo), José Ángel Egido (el Rector del Seminario, impresionante)…

Me encanta el cine de José Luis Cuerda (Albacete, 1947): El bosque animado, Amanece, que no es poco, La viuda del Capitán Estrada, La Marrana, Tocando fondo, Así en el cielo como en la tierra, La lengua de las mariposas, La educación de las hadas… He visto todas ellas (me quedo con El bosque animado, Amanece…, La lengua de las mariposas y estos Girasoles ciegos). Le he escuchado en una entrevista reciente que su película mejor acabada es precisamente ésta última, y estoy plenamente de acuerdo.

Los girasoles ciegos me ha hecho llorar, al final de la película, y meditar una vez más sobre lo terribles que son las dictaduras (de derechas y de izquierdas). Nada las justifica. La libertad es un valor que ningún pueblo debería perder.

sábado, 30 de agosto de 2008

No es una excusa, sino una responsabilidad

Hace tiempo que quería hablar del último anuncio de Nike con Gasol, Mensaje de Pau Gasol para la Afición Española. El jugador de baloncesto español se muestra en primer plano, frente a la cámara, y dice lo siguiente: “Este es un mensaje para todos mis fans en España. Para los periodistas, que han elogiado mi viaje desde Sant Boi hasta Estados Unidos. Por supuesto para todos los chicos y chicas que han comprado una camiseta con el número 16. También para la gente que me ha felicitado por mi nuevo empleo en Los Ángeles. Muchas gracias por todo, gracias. Pero hay algo que debo deciros. Os estáis adelantando. Si ya os dais por satisfechos, estaréis ayudando muy poco a nuestro país. De hecho, estáis limitando nuestras posibilidades. Está bien conseguir que tu país te admire. Pero es mucho mejor lograr que el mundo admire a tu país. ¿No crees?” Y después, en blando sobre fondo negro, la frase: “SER ESPAÑOL YA NO ES UNA EXCUSA. ES UNA RESPONSABILIDAD”. JUST DO IT.
http://www.youtube.com/watch?v=QNuFRf8Aaqw

¿Se puede decir más en 51 segundos? Agradecimiento. Inconformismo (“Os estáis adelantando”), Espíritu de Superación (“estáis limitando NUESTRAS posibilidades”) y Globalización (“Está bien que tu país te admire. Pero está mejor que lograr que EL MUNDO admire a tu país”). Responsabilidad (protagonismo) y no excusa (victimismo). Excelente.

Para mí este anuncio acaba con más de 500 años de lo que Ortega y Gasset llamó la “tibetanización” de España, el cierre de fronteras con Felipe II en el siglo XVI. Hoy el mundo, para los españoles, es el escenario.

Gasol no está solo (ni lo están sus talentosos compañeros, los "golden boys" de la selección española de baloncesto). En los deportes, el mundo admira a España por Nadal y La Armada del tenis (David Ferrer, Nicolás Almagro, Tommy Robredo, Fernando Verdasco, Juan Carlos Ferrero y Carlos Moyá, todos ellos en el Top 30), a Fernando Alonso en fórmula uno; a Dani Pedrosa y Jorge Lorenzo en motos; a Alberto Contador, Óscar Pereiro, Carlos Sastre y Samuel Sánchez en ciclismo; a La Roja, la selección nacional de fútbol campeona de la Eurocopa 2008. Son la generación actual que ha recogido el testigo de Severiano Ballesteros, de Manolo Santana, de Ángel Nieto, de Miguel Indurain…

España no sólo es admirada en el deporte. También en la cultura. El país de Velázquez, Goya, Dalí y Picasso, hoy deja su impronta en el mundo a través de Miquel Navarro, Antonio López, Antoni Tàpies, Juan Muñoz o Antoni Muntadas. El país de arquitectos como Santiago Calatrava, Ricardo Bofill, Rafael Moneo o Enric Miralles, que ha seguido los pasos de Gaudí o de nuestras catedrales. De directores de cine como Pedro Almodóvar, Alejandro Amenábar, Isabel Coixet, José Antonio Bayona (El orfanato), Nacho Vigalondo (Los cronocrímenes)… Actores como Javier Bardem, Antonio Banderas, Penélope Cruz o Sergi López. Escritores como Carlos Ruiz Zafón, Javier Marías, Eduardo Mendoza, Arturo Pérez-Reverte, Juan José Millás, Julia Navarro, Almudena Grandes, Ildefonso Falcones, Javier Sierra. Los best sellers españoles exportaron en 2006 por más de 500 millones de euros.

Tenores y sopranos como Plácido Domingo, Montserrat Caballé, Josep Carreras, Ainhoa Arteta, Teresa Berganza o Jaume Aragall. Cantantes como Julio Iglesias, Miguel Bosé, Alejandro Sanz, Sabina y Serrat… Bailarines como Tamara Rojo, Ángel Corella, Nacho Duato, Víctor Ullate, María Jiménez o Igor Yebra.

Cocineros como Ferrán Adriá, Juan Mari Arzak, Pedro Subijana, Sergi Arola, Martín Berasategui, Santi Santamaría, Carme Ruscalleda, Andoni Luis Adúriz, José Andrés y la nueva generación de Quique Dacosta, Francisco Morales, David Muñoz o Ángel Palacios. España es el primer mundial de frutas y hortalizas, el primer productor y exportador de aceite de oliva y una referencia mundial en vinos de calidad.

Diseñadores como Loewe, Vittorio & Lucchino, Manolo Blahnik, Andrés Sardá, Adolfo Domínguez, Paco Rabanne, Camper, Tous, Carrera y Carrera, Majórica, Amaya Arzuaga, Desigual, Custo… España es líder mundial en calzado, con más de 2.000 empresas (96% dedicado a la exportación). Además de los Manolos y los Camper, destaca Cristina Castañar, la marca de alpargatas más universal. La creatividad se advierte en ejemplos como Kukuxumusu, Mariscal, Pocoyó o Jordi Labanda. España es el país de grandes publicistas como Lluis Bassat, Fernando Ocaña, Agustín Medina.

Científicos como Pedro Miguel Etxenike, Joan Massagué, Valentí Fuster, Margarita Salas, Pedro Alonso, Pedro Duque, Santiago Grisolía, Juan Ignacio Cirac, Juan Pérez Mercader, Mariano Barbacid, Rebeca Atencia o Juan Luis Arsuaga. Exploradores como Sebastián Álvaro (Al filo de lo imposible).

En los organismos internacionales han destacado Juan Antonio Samaranch (Presidente del COI, 1980-2001), Federico Mayor Zaragoza (DG de la UNESCO, 1987-1999), Javier Solana (alto Representante de la UE desde 1999), Rodrigo Rato (DG del FMI, 2004-2007), Felipe González (Presidente del “Comité de Sabios” de la UE), Inés Alberdi (DG del Fondo de las Naciones Unidas para la Mujer), José Mª Sumpsi (subDG de la FAO), Joaquín Navarro Valls (Portavoz del Vaticano, 1984-2006).

En 2007, nueve empresas españolas figuraban entre las 500 mayores del mundo según Fortune. Diez años antes no había ninguna. Destacan gigantes como Telefónica, Ferrovial, Inditex, Indra, Acerinox, Prisa, Planeta, Prosegur, o Ebro Puleva. España es líder mundial en energía y medio ambiente: Iberdrola, Acciona, Endesa, Gamesa, Abengoa, Gas Natural, Repsol, Unión Fenosa. Entidades bancarias y aseguradoras como Banco Santander, BBVA, La Caixa, Caja Madrid o MAPFRE. La mayor cooperativa del mundo (Mondragón) y un sector hotelero con más de 120.000 habitaciones en el exterior (Iberostar, NH, Barceló, Riu, Sol Meliá).

Tres escuelas de negocios entre las mejores según los ranking (IE, IESE y ESADE). ESIC y Deusto, también de prestigio internacional. El CEU, con más de 75 años a sus espaldas. España es el país que atrae a más estudiantes del programa Erasmus (27.564 alumnos en 2007). Las ONGs españolas invierten 665 millones de euros en ayudas al desarrollo (22% más que el año anterior9, en más de 5.500 proyectos de ayuda. Destacan ONGs como Intermón Oxfam, Fundación Codespa, Ayuda en Acción, Cruz Roja Española, Manos Unidas o la Fundación Vicente Ferrer.

España es el segundo país con más visitantes del mundo, tras Francia. 59 millones de viajeros, 11% del PIB español. Tenemos 40 sitios Patrimonio de la Humanidad, tan solo uno menos que Italia. Ifema es el organizador de ferias más importante de Europa (unas 90 ferias anuales, con más de 20.000 expositores), la Fira es la locomotora económica de Barcelona y le siguen en importancia Málaga, Valencia o Valladolid. España es la quinta potencia mundial en el mercado de reuniones.

Sin embargo, en palabras de Emilio Botín, “si bien la tecnología se asocia a Japón, la eficiencia a Alemania o el lujo y la moda a Italia, la imagen de España todavía se identifica con el ocio, los clásicos toros, las fiestas y la playa”. Hora es ya de cambiar esa imagen.

Excusa: “Motivo o pretexto que se invoca para eludir una obligación o disculpar una omisión.”, según el Diccionario de la Real Academia. Responsa-abilidad: Capacidad de Respuesta. ¿Cuál es el denominador del talento español en el mundo? Autoconfianza (seguridad en las propias capacidades), fiabilidad, iniciativa, creatividad, valentía para salir al exterior, orientación a resultados, impacto e influencia. Con estas siete competencias, cualquiera puede comerse el mundo…
…y el mundo admirará, aún más, nuestro país.

Ojalá esta crisis se lleve las excusas y fomente la responsabilidad, que es la otra cara de la libertad creativa.
¿Y si fomentamos el sano orgullo por lo nuestro y desterramos la confrontación fratricida?

viernes, 29 de agosto de 2008

Coaching & Star Wars

Mañana de viernes: reuniones de proyecto (algunos se inician la próxima semana y otros van para largo). He comido con compañeros de Eurotalent en un nuevo restaurante italiano cerca de la oficina.

Por la tarde he ido con Zoe a ver Star Wars: The Clone Wars, la nueva película (esta vez, en dibujos animados) de la saga de La Guerra de las Galaxias. Para mi hija, de siete años, es la primera vez en el cine que ve a los personajes creados por George Lucas. Me hace recordar cuando en los 70, algo mayor que ella, fui a ver la primera peli de Star Wars.

Proyectada por primera vez en Estados Unidos el 15 de agosto (en España, hoy es el estreno), estas Guerras de los Clones, es una especie de Episodio 2’5, entre El ataque de los clones (Episodio II) y La venganza de los sith (Episodio III). El argumento es muy simple: en plena guerra entre la República y los separatistas, el hijo de Jabba el Hutt, Rotta, ha sido secuestrado. El maestro Yoda quiere rescatarlo para firmar un acuerdo con Jabba, beneficioso para ganar la guerra. Por ello envía a liberarlo a Anakin Skywalker, a quien asigna una “padwan”, Ashoka Tano. El conde Dooku, que es quien realmente ha raptado al bebé Hutt, manda a la Generala Assaj Ventress a combatir al general Skywalker. Entretanto, convence a Jabba de que han sido los Jedi quienes han secuestrado a su hijo y que sus tropas lo van a salvar. La senadora Padme Amidala, entre tanto, quiere convencer al tío de Jabba, Ziro el Hutt, de que es un malentendido y que los Jedi buscan liberar al pequeño Rotta.

Sorprende positivamente en esta nueva entrega de la serie (la primera en animación) el papel del talento femenino, más acorde con el siglo XXI. En las seis pelis de la saga, las únicas mujeres protagonistas son la Princesa Leia (entre Han Solo y Luke Skywalker) en las tres primeras (en realidad, los episodios IV, V y VI) y la Princesa/Senadora Amidala (en los episodios I, II y III). Madre e hija. En esta, The Clone Wars, aparecen además de Padme Amidala (que juega un papel corto, pero esencial en la resolución de la historia), la aprendiz Ashoka y la perversa Ventress, una luchadora que combate de tú a tú con el maestro Obi Wan Kenobi. Paridad de personajes protagonistas con Anakin Skywalker, su maestro Obi Wan y Yoda (los robots RD2D y C3PO no cuentan en términos de género).

Con sus conocimientos enciclopédicos respecto a las mitologías, me temo (dicho con el mayor de los respetos y la máxima admiración) que no es el punto fuerte de George Lucas la relación maestro-discípulo en La Guerra de las Galaxias. En los tres episodios inicialmente rodados en los 70 y 80, el respeto de Luke Skywalker por Yoda y Obi Wan es reverencial, y más que a un proceso de coaching, asistimos a un aprendizaje basado en la acción (action learning), en el que el maestro sirve de modelo y guía. En los tres siguientes, que describen la vida de Anakin Skywalker hasta que se convierte en Darth Vader, éste se muestra como un discípulo díscolo, que hace muy poco caso a su coach Obi Wan Kenobi. Y en éste nuevo, en el que Anakin hace de maestro (muy a su pesar, al principio) y Ashoka de pupila, de nuevo hay más tensión que disfrute y se actúa retroactivamente (feedback, no feedforward). En lugar de reflexionar juntos sobre lo que está pasando, de descubrir las pautas (¡eureka!) y de actuar en consecuencia, el “padwan” lo hace a su manera, comete errores y el maestro le salva. Poco práctico en la vida real, en nuestras "guerras de clones" cotidianas.

Ojalá veamos un episodio de la saga con auténtico coaching entre un maestro Jedi (Yoda, Obi Wan, Anakin Skywalker) y un pupilo (Luke, Ashoka o cualquier otro futuro caballero Jedi), con preguntas abiertas, con descubrimiento personal, con la valentía de atreverse a actuar, con mejora en el comportamiento. Si es así, que la fuerza le acompañe.
"No existe el intentar; existe el hacer" (Maestro Yoda)

jueves, 28 de agosto de 2008

El cohete Obama

Dos puntos de vista ¿contradictorios? sobre la convención demócrata en Denver.

Jorge Moragas (PP) relataba en El País la convención demócrata con el título El cohete Obama.
“Hoy nos ha recibido en su suite del Hyatt el ex presidente Jimmy Carter. Acompañados por el embajador de España, Jorge Dezcallar, y los dos delegados del PSOE, Juan López Aguilar y Juan Moscoso, he podido conocer y charlar con el que fue uno de los presidentes de Estados Unidos más polémicos de su historia. Nos ha acompañado en la reunión su solícita y atenta mujer, Rose. Carter se ha convertido en un incombustible activo en países con problemas de solidez democrática a través de las actividades del Centro Carter. Tras invitarnos a un café, se ha mostrado extraordinariamente amable y cariñoso con España. En todo caso, lo cierto es que sus opiniones sobre Cuba y Venezuela me han parecido en exceso confiadas cuando no sencillamente ingenuas. Es loable confiar en los buenos propósitos de las personas pero no creo que ni Raúl Castro ni Hugo Chávez hayan acreditado a lo largo de su sangrienta vida política demasiada solidez democrática. En todo caso, gracias a la Convención por la hospitalidad y por el pase especial con el que nos ha obsequiado.
En el 'floor' del Pepsi Center
El ex presidente Carter nos ha regalado unos pases especiales de floor que daban acceso a la zona más restringida del Pepsi Center, frente al escenario y junto a los delegados de Florida y Delaware. Desde allí abajo, las cosas se ven distintas. Codo con codo con los delegados más veteranos ataviados con pins y gadgets de históricas convenciones como galones de antiguas batallas, uno se siente un poco marciano con su mochila en un mundo tan genuinamente americano. De repente, me topo con algún personaje como Spike Lee y recuerdo la tensión racial tan desacomplejadamente descrita por el cineasta afroamericano en su genial peli Do the right think. El factor racial está en el ambiente, pero nadie se atreve a ponerlo encima de la mesa. Clinton ha seguido al pie de la letra el guión de la unidad demócrata al igual que John Kerry. Sin duda, el discurso de mayor impacto y alcance ha sido el de Joe Biden. La estrategia demócrata a estas alturas está muy clara: intentar romper la imagen de independiente de Mc Cain y conseguir identificar como sea al senador por Arizona con G. W. Bush. El mensaje más repetido no se anda por las ramas: "¿Mc Cain? Más de lo mismo". El otro elemento nuclear de la estrategia es consolidar la idea de que una victoria de Obama devolvería a los Estados Unidos el respeto de la opinión pública internacional. Es decir, Obama como el restaurador del prestigio americano en el mundo. En mi opinión, por muy loable que sea este propósito, al americano medio eso le importa más bien poco. Dicen algunos expertos, como el ex asesor de Clinton y actual comentarista de la Fox, Dick Morris, que Mc Cain tiene la victoria al alcance de la mano si asume el riesgo de escoger a una mujer como ticket de vicepresidente. La jugada consistiría en demostrar voluntad de cambio y recoger el voto descontento de las mujeres que habían apoyado a Hillary durante las primarias. Veremos en las próximas horas cómo el equipo de campaña de Mc Cain reacciona al espectáculo redondo de la convención de Denver que mañana nos ofrecerá el plato más esperado de todos.
Obama, obligado a despegar en el estadio de los Broncos
El talentoso senador por Illinois está obligado a despegar en las encuestas tras el mitin que ofrecerá mañana ante 75.000 personas en el estadio de los Broncos de Denver. Lo cierto es que hoy Obama ya ha hecho historia al ser el primer afroamericano oficialmente nominado por uno de los dos grandes partidos a la presidencia de los Estados Unidos de América. Gane o pierda algo, ya ha cambiado en la primera potencia del mundo. No sé que ocurrirá al final el 4 de noviembre, pero uno se siente ya contagiado por la sensación de momento histórico que embarga el ambiente en la capital del estado de Colorado. Si Obama sube diez puntos en las encuestas del día después de la Convención, el cambio será muy posible. Si por el contrario, Obama no experimenta un considerable despegue, la semana siguiente la oportunidad será para Mc Cain. Mañana dejaremos la corbata, nos podremos unos tejanos y nos calzaremos unas cómodas bambas para irnos al estadio a vivir uno de los espectáculos políticos más interesantes de nuestro tiempo.”

Y Juan Moscoso del Prado, en el mismo diario, comentaba así la convención demócrata con el título ¿A Quién le suena este proyecto?
“Hoy hemos comenzado muy pronto otra vez, y cuando hemos llegado al Convention Center ahí estaban los antiabortistas con su parafernalia. Un grupo contrario al matrimonio de personas del mismo sexo y a los derechos de los gays en general exhibía una enorme pancarta en la que se podía leer homo sex a sin. Otros activistas iban disfrazados de cerditos y proponían crear un impuesto sobre el consumo de carne para combatir el cambio climático. También habían madrugado predicadores de todo tipo, megáfono en mano, así como otro individuo con un cartel en el que ponía Fox news - the only true. Tampoco faltaban los habituales hombres de Harrelson, hoy también a caballo, y cientos de vendedores de recuerdos.
Una nueva valla publicitaria pide separar política y religión, idea con la que simpatizo, algo tan difícil aquí como en España -aunque en nuestro país lo que se mezcla no es tanto política con religión como política con Iglesia Católica-. A esa temprana hora Michelle Obama nos ha contado que venía de un servicio religioso - no oculta su fe en ninguna de sus intervenciones- para, después, seguir milimétricamente el guión que culminará mañana con el discurso de su marido en el estadio de los Broncos.
Ayer el día terminó con una sensación extraña tras el discurso de Hillary, agridulce, de cierto vértigo ahora que los Clinton se suben al carro de Obama, pero inevitablemente cortan amarras también. Llega la hora de la verdad, la de seguir con un solo jinete y confrontar con los republicanos. Hoy se nota en el ambiente que esta llegando la hora de avanzar en el mensaje político, y ya está sucediendo. Estas son algunas de las ideas que entre Hillary y Michelle se han ido adelantando: una educación pública que sea un referente mundial, igualdad entre hombres y mujeres en todos los ámbitos, derechos para los gays, protección del medio ambiente, lucha contra el cambio climático y suficiencia energética, diplomacia y no guerra, reconstrucción de alianzas y recuperación de la confianza de muchos países amigos, derecho a la sanidad para todos -aquí no existe-, protección social para ancianos y veteranos de guerra, una política de inmigración que saque de las sombras a los 12 millones de ilegales que trabajan duro y que les abra el camino de la ciudadanía, empleo de calidad y una economía estable y justa con oportunidades para todos. Con esta agenda no me sorprende que tanta gente mande recuerdos para ZP.
"No va ser fácil". Esta frase la he oído hoy un par de veces, y es que el jueves comienza la campana de verdad. Se impone el realismo. El estreno de Joe Biden en la Convención ha ido como se esperaba, con los pies en el suelo, dejando para el gran líder la responsabilidad de seguir tejiendo esa red de sueños y realidades que conduce a la Casa Blanca. Biden ha culminado con éxito la construcción de la colosal plataforma sobre la que mañana Obama pronunciará un discurso que promete ser histórico. Discurso que debe hacer tabla rasa sobre todo lo que ha sucedido en el seno del Partido Demócrata durante el último año y medio e incluso durante esta convención.
Por cierto, se me olvidaba, hemos estado con Jimmy Carter. Ha sido una reunión entrañable con un hombre comprometido y que lo ha sido todo. Su fundación desarrolla un trabajo muy importante en el mundo en defensa de la democracia. Democracia que, a propósito, no ve amenazada en América Latina. Carter nos ha agradecido el esfuerzo y cooperación española y ha augurado un cambio en la política de su país con respecto a América Latina, un giro desde la estrategia de colisión actual hacia el entendimiento y cooperación. Good news.”

Los mismos hechos, distintas visiones, distintas interpretaciones…

miércoles, 27 de agosto de 2008

Protagonistas

Hoy me han entrevistado, a propósito del libro Clase Creativa, en el programa Protagonistas, de Punto Radio. Protagonistas, de Luis del Olmo, es un programa de los más longevos de nuestra radio y es un honor que se hayan interesado por el Talento, la Clase Creativa y el Coaching.

Sergio Fernández, experto en Gestión de Personas y “coach particular” de Protagonistas, ha elogiado calurosamente el libro y lanzado una Idea clave:
“El talento es escaso y las empresas tienen cada vez más problemas para atraerlo. ¿Es cierto eso que nos han dicho de que hay diez mil como tú que hacen lo mismo? Parece que para trabajos cualificados ya no es así.
El nuevo reto de las organizaciones es atraer y fidelizar [que no retener] ese talento.”

Nos ha recordado frases como la de Samsó [autor de Cita en la cima: “Haz lo que amas, he aquí la receta para la felicidad y la prosperidad ilimitadas.” O a de Steve Jobs (Apple Computer): “La innovación distingue al líder del seguidor” y “Donde la esperanza no existe, no puede existir el esfuerzo” (Samuel Johnson)

Ha tenido la amabilidad de presentarme como uno de los mayores expertos europeos en cuestiones de talento, liderazgo y coaching.

Y finalmente, Sergio Fernández ha presentado Clase Creativa. "El libro afirma que aquellas organizaciones, ciudades, comunidades, etc… que sean capaces de atraer, fidelizar y desarrollar clase creativa están destinadas a sobrevivir y a prosperar frente a aquellas que la pierden que reducirán su calidad de vida y sus posibilidades de futuro.
El concepto de clase creativa desarrollado por Richard Florida, experto en urbanismo, ha sido transformado por Juan Carlos Cubeiro, que amplía el concepto de clase creativa a todos los profesionales que aportan valor desde la confianza, la orientación al cliente y la iniciativa.
El libro muestra cómo atraer a la clase creativa, cómo evitar su perdida y cómo fomentar su formación y su desarrollo."


Tanto Sergio como Sara y Toya (periodistas del programa) me han preguntado sobre:

- Emprendizaje crónico: El índice de rotación en las empresas llega en determinados sectores hasta al 50%: [En EE.UU se cambia de trabajo cada 3 años y medio.
¿Cómo atraer la clase creativa?

- Ciudades de primera y de segunda división en cuanto a atracción de talento: Madrid está en segunda división.
¿Le falta algo a Madrid para atraer más “clase creativa”?

- Anécdota preciosa extraida del libro “Sobre la creatividad” de Bohm en el que habla de Anne Sullivan, maestra de Hellen Keller, cuyo amor hacia su alumna trasnsformo la vida de ésta y de otra mucha gente.
¿Nos puedes contar este ejemplo y cómo podemos llevarlo a nuestras empresas?

- Las ocho reglas de oro para la chispa creativa: entender qué te apasiona, Crear un sistema para anotar las ideas, gozar de los rituales creativos, tener un rato diario para la reflexión, gratitud en la práctica, celebrar las pequeñas victorias
En un momento de tu libro citas ocho reglas para activar los procesos creativos ¿Nos comentas cuál es para ti la más importante y cómo puede alguien que nos esté escuchando ponerlo en práctica?

- Hacer el ganso (el spot de Saatchi & Saatchi). ¿Nos cuentas un poco qué es esto de hacer el ganso?

- Entornos “leonardescos” y Efecto Medici

- Un dato estremecedor, según la consultora estratégica Bain & Co. las empresas pierden y ganan, en promedio, la mitad de sus clientes cada cinco años. Cualquier empresa que reduzca en un cinco por ciento su tasa anual de deserciones de clientes, los beneficios pueden llegar a doblarse.
¿Qué puede hacer un comercial, un empresario o autónomo que nos esté escuchando?

- Danos un buen argumento para que las empresas generen buenos lugares para trabajar… (En España lo mejores entornos laborales tienen un índice de absentismo del 3% frente a entre el 15% y el 25%)

- En un momento del libro se dice que “El talento no se va de su empresa, se va de su jefe”. Seguro ahora mismo nos está escuchando alguien que piensa que tiene talento pero que no está reconocido en su empresa… ¿Qué puede hacer para encontrar un lugar donde se le reconozca este talento?

- Y si esta persona no quiere trabajar en una gran empresa ¿cómo reconocer antes de entrar en una empresa si se trata de un entorno creativo?

- ¿Una buena remuneración es la mejor manera de atraer talento a una empresa u organización? ¿Qué otras hay? ¿Cuál es la que consideras más importante?

Muy interesante preguntas. Y un honor que un programa tan prestigioso como Protagonistas y un gran experto como Sergio Fernández se hayan fijado en Clase Creativa.

martes, 26 de agosto de 2008

El altruismo

Leo un interesantísimo libro, Qué es el altruismo. La búsqueda científica del origen de la generosidad, del biólogo neoyorkino Lee Alan Dugatkin (1962).

El texto parte de El origen de las especies, de Charles Darwin, y de un “cabo suelto” sobre la supervivencia del más apto: las abejas. Introducidas en Gran Bretaña en el 45 d.C., a mediados del XIX, cuando Darwin publica su obra, unos 500 autores ya las habían investigado. Darwin “estaba deslumbrado con las abejas”, porque las obreras eran auténticas altruistas. No se reproducen y suministran todo tipo de recursos a las reinas, que sí se reproducen. Defienden la colmena sacrificando su propia vida.

Tras Darwin, el príncipe ruso Piotr Kropotkin escribió La ayuda mutua (1902), en el que señalaba que el altruismo era frecuente y no tenía que ver necesariamente con las relaciones de parentesco. “¡No compitan! La competencia es siempre perjudicial para la especie y todos tenemos recursos para evitarla (…) Ésta es la consigna que nos transmiten el monte, el bosque, el río y el océano. Cooperen entonces, ¡practiquen la ayuda mutua! Tal es la enseñanza de la naturaleza y tal es el camino que han seguido los animales que alcanzaron la posición más alta dentro de sus respectivas clases”.

Kropotkin creía que la cuna del altruismo humano no era la familia sino la tribu o el grupo. Por ello, se oponía a las “especulaciones de Hobbes” (el hombre es un lobo para el hombre) o a las de Huxley (el “cancerbero” de Darwin). El medio ambiente y la ecología eran la clave para comprender por qué abundaba la “ayuda mutua”.

Warder Clyde Allee (1885-1955), un experimentador acérrimo, tomó el relevo de Kropotkin en la década de los 20 y escribió Cooperación entre animales, donde podemos leer: “Conocimientos muy difundidos acerca del papel que cumplen los procesos operativos entre los seres supervivientes pueden llevarnos a aceptar que la cooperación es un principio rector tanto para la teoría social como para el comportamiento humano. Cuando demos ese paso, se habrá alterado el curso de la historia humana.” Para Allee, nos recuerda Dugatkin, “la cooperación entre seres no emparentados es la esperanza más grande de supervivencia de la humanidad.”

William Hamilton (1936-2000) publicó su primer artículo científico, La evolución del comportamiento altruista, en 1963. En su modelo, para que la selección natural favorezca un gen que entraña altruismo, el coste del altruismo debe quedar compensado en cierta manera para el altruista. Es la llamada “regla de Hamilton”. En 1973, Lorenz, Tinbergen y Von Frisch recibieron el Premio Nóbel por sus investigaciones en comportamiento animal y 3 años más tarde Richard Dawkins publicó El gen egoísta. A finales de los 70, Robert Axelrod demostró la importancia de la cooperación para resolver el “dilema del prisionero”.

Altruismo, según el Diccionario de la Real Academia, es “Diligencia en procurar el bien ajeno aun a costa del propio” (22ª edición). En el avance de la 23ª edición se incluye una segunda acepción, de la Ecología: “Fenómeno por el que algunos genes e individuos de la misma especie benefician a otros a costa de sí mismos.” Si la especie tiene memoria, tiene perspectiva, coopera. Es altruista. No va al regate en corto, es insolidaria… y se juega su supervivencia.

En el debate entre neandertales y cromagnones y por qué los primeros, físicamente mas fuertes, desaparecieron en beneficio de los segundos (el “homo sapiens”, durante décadas los antropólogos han defendido que nuestros antepasados poseían mejor tecnología. Hasta esta semana. Metin Eres, en el Journal of Human Evolution, ha demostrado que tecnológicamente no había ventaja de las herramientas de unos frente a otros.

Yo apuesto más por lo que en su día llamé “efecto Atapuerca”: los cromagnones cooperaban mejor. Por supuesto que los neandertales tenían lenguaje, estructura social, enterramientos… En palabras del investigador Juan Luis Arsuaga, “la mente no fosiliza, así que siempre se ha recurrido a evidencias indirectas, como las herramientas, para decir que los neandertales eran menos inteligentes. Pero lo único que veo distinto es la capacidad simbólica. No encontramos diferencias en lo desarrollado de la sociedad, en el uso del fuego, en la economía… Lo único que no hacían los neadertales era pintar”.

¿Nos parece poco? Pintar, perspectiva, pensamiento a largo plazo. Si sólo funciona la memoria a corto, el altruismo puede parecer una pérdida de tiempo y de dinero. Si se piensa –y actúa- con perspectiva, la generosidad siempre da frutos. Las abejas lo “saben”. No estoy muy seguro que los descendientes de Hobbes y Darwin lo tengan tan claro, y de ahí la mínima esperanza de vida (y decreciendo) de esas comunidades humanas que llamamos empresas.

lunes, 25 de agosto de 2008

...bastará para sanarme

Este fin de semana he acudido a mi tradicional cita con el cine (además del “peaje” con el cine infantil: he llevado el viernes a Zoe a ver Space chimps, los monos astronautas). El domingo por la mañana, Una palabra tuya, de Ángeles González-Sinde. Antes de la peli, tres trailers del cine español que viene este otoño: Los girasoles ciegos de José Luis Cuerda, El patio de mi cárcel de Belén Macías y Camino de Javier Fesser. Películas arriesgadas, desgarradoras, emotivas. Tienen una pinta magnífica.

Una palabra tuya es la versión cinematográfica de un relato de Elvira Lindo que ganó el Premio Biblioteca Breve 2005. Se trata de la historia de Rosario (interpretada por Malena Alterio), una chica feúcha que no ha tenido suerte en la vida. Una antigua compañera de instituto, Milagros (Esperanza Pedreño) la encuentra en una parada del autobús y, como ella lleva un taxi, le invita a subir y a desayunar juntas. Desde ese momento se retoma una amistad. A ambas les echan de su trabajo (Rosario, de limpiadora en una oficina bancaria; Milagros, de conductora del taxi de su tío Cosme aunque no tiene carnet) y terminan de barrenderas del Ayuntamiento de Madrid. Allí trabaja Morsa (Antonio de la Torre), que entabla una relación ¿sentimental? con Rosario.

Ángeles González-Sinde, experta guionista, ha sabido trasladar al lenguaje cinematográfico un texto tragicómico, sorprendente y que rezuma cariño por la naturaleza humana. Trata, como dice el anuncio de la película, sobre la felicidad y sobre aquéllos que no creen no merecerla.

La definición de felicidad del Diccionario de la Real Academia (avance de la 23ª edición) no me deja plenamente satisfecho. Es la siguiente:

1. f. Estado de grata satisfacción espiritual y física.
2. f. Persona, situación, objeto o conjunto de ellos que contribuyen a hacer feliz. Mi familia es mi felicidad.
3. f. Ausencia de inconvenientes o tropiezos. Viajar con felicidad.

De las tres acepciones, la primera es “grata satisfacción” (insuficiente), la segunda habla de personas, situaciones u objetos y la tercera (ausencia de inconvenientes) es más bien contento que felicidad. Una sociedad que no define bien su felicidad (como tampoco definimos bien el talento o el orgullo) tiene mucho que mejorar.

Como he contado en alguna otra ocasión, me quedo con la definición de Tal Ben Shahar, profesor de Harvard de esta “asignatura” (la Felicidad), para quien es “una experiencia global de placer y significado”. Placer: emociones, motivación, movimiento. Significado: conviene acudir al pensamiento de Viktor Frankl (El hombre en busca de sentido): “lo que la persona realmente necesita no es un estado libre de tensiones, sino de búsqueda y lucha por conseguir un objetivo que tenga valor para ella”). En Una palabra tuya, Milagros asume una postura en cierto modo hedonista (sacrificar el futuro por el presente). Al fin de la historia sabemos por qué. Rosario, debido a la educación que le ha inculcado su madre y a la “escapada” de su padre cuando ella era una niña, es más bien nihilista (ni presente ni futuro), y va tirando. Su madre (Mª Alfonsa Rosso), muy religiosa, tiene la cultura de lo que cuentan por la tele, y así vive en el miedo y la resignación.

Rosario encuentra el “significado” en la amistad de Milagros, que siempre está ahí para ayudarle.
Y el “placer” en este Morsa tontorrón, tan machito ibérico, que en realidad no es más que una buena persona.

Y la banda sonora de Julio de la Rosa, entrañable, incluye varias versiones de la canción Corazón contento de Palito Ortega que en su día cantara Marisol:
Tú eres lo mas lindo de mi vida
Aunque yo no te lo diga, aunque yo no te lo diga
Si tú no estas yo no tengo alegría
Yo te extraño de noche
Yo te extraño de día
Yo quisiera que sepas (la, la, la, la)
Que nunca quise así (la,la,la,la)
Que mi vida comienza (la,la,la,la)
Cuando te conocí
Tú eres como el sol de la mañana
Que entra por mi ventana
Que entra por mi ventana
Tú eres de mi vida la alegría
Eres sueño en la noche
Eres ritmo en mis días
Tengo el corazón contento
El corazón contento
Y lleno de alegría
Tengo el corazón contento
El corazón contento
Desde aquél momento
En que llegaste a mí
Y doy gracias a la vida
Y le pido a Dios que no me faltes nunca
Yo quisiera que sepas (la, la, la, la)
Que nunca quise así (la,la,la,la)
Que mi vida comienza (la,la,la,la)
Cuando te conocí
Tengo el corazón contento
El corazón contento
Y lleno de alegría
Tengo el corazón contento
El corazón contento
Desde aquél momento
En que llegaste a mí
Y doy gracias a la vida
Y le pido a Dios que no me faltes nunca
Yo quisiera que sepas (la, la, la, la)
Que nunca quise así (la,la,la,la)
Que mi vida comienza (la,la,la,la)
Cuando te conocí
Tú eres como el sol de la mañana
Que entra por mi ventana
Que entra por mi ventana
Tú eres de mi vida la alegría
Eres sueño en la noche
Eres ritmo en mis días


La escritora Clara Sánchez hacía esta crítica de la peli antes de ayer en El País:

“Madrid se merece esta emocionante película que habla de gente de la calle, de supervivientes que quieren algo más para sus vidas que lo que les ha tocado en suerte, que luchan por conquistar el amor, la maternidad y lo que quiera que uno crea que le va a dar la felicidad. ¿Quién no tiene compañeras de trabajo, hermanas, vecinas, primas o conocidas como Milagros y Rosario? Estas dos mujeres tan distintas y al mismo tiempo unidas por la insatisfacción están en la franja de los treinta, cuando ya se tiene bastante vida a la espalda como para que algunos recuerdos se hayan convertido en fantasmas. Rosario logra tirarlos a la basura como quien dice (ya verá el espectador cómo), mientras que lo de Milagros tiene peor arreglo porque quiere desesperadamente lo que no tiene. Y es que debajo del aspecto de chica atolondrada de Milagros hay un tormento (ya descubrirá el espectador cuál es).
Por supuesto son los matices interpretativos los que montan estos dos inolvidables personajes con sus amarguras y pequeños momentos de gloria. Son los diálogos frescos e inteligentes de un buen guión (basado en la estupenda novela Una palabra tuya de Elvira Lindo, que obtuvo el Premio Biblioteca Breve) los que en las bocas de Malena Alterio (Rosario) y Esperanza Pedreño (Milagros) forman una historia única e intransferible porque está sostenida sobre sentimientos de verdad. Se trata de dos actrices apabullantes, conocidas sobre todo por su trabajo en televisión, a las que ese medio no ha arrebatado ni un gramo de su gracia natural.
Frescas, naturales, ingenuas, sabias, un poco duras, un poco tiernas, con mucho que dar a la gente de alrededor. El personaje de Malena Alterio siempre está tiernamente cabreado, el personaje de Pedreño está desesperadamente alegre. Milagros no sabe esperar y desde la primera vez que la vemos nos da la sensación de que bordea el peligro, de que anda por el alambre, de que no le importa caerse y también que puede arrastrarnos con ella. Qué miedo da alguien que ha perdido el miedo. A Milagros le ocurre algo que no vemos, lo que nos produce incomodidad, desasosiego, mientras que el drama de Rosario está a la vista de todos y, aunque sea duro asistir al deterioro de su madre, somos capaces de acompañarla en su lucha con el día a día. Ninguna de las dos tiene grandes ambiciones ni grandes sueños, tienen problemas que resolver.
Rosario quiere y no quiere que Milagros la arrastre a su particular mundo de riesgo. Mira con recelo su temeridad, pero al mismo tiempo le viene bien porque le abre horizontes, le enseña a vivir y a ir perdiendo el miedo, a vencer límites. El espectador intuye que para Milagros hay asuntos de fondo más importantes que pasarse por el forro unas cuantas reglas. Una palabra tuya habla del miedo a no vivir lo suficiente y del miedo a vivir demasiado, a pasarse de la raya. Rosario y Milagros son esos tipos de personas en que casi todos nos podemos reconocer (los que se atreven y los que necesitan ayuda para atreverse) y que mueven la sociedad porque no están predestinadas a nada, porque luchan, dudan, trabajan, porque es la gente que limpia las calles, conduce taxis, cuida a los familiares enfermos, la que no tiene más remedio que ser generosa si no quiere tener remordimientos el resto de su vida. Es la gente que no puede más y que no tiene a quien quejarse. Rosario y Milagros forcejean con la mediocridad sin filosofar, mediante una rebeldía interior que dejan aflorar en sus actos y en palabras que no pretenden entrar en la posteridad y que sin embargo logran entrar en nuestra experiencia vital. Son seres entrañables dueños de un temperamento propio, de estados de ánimo y emociones que vemos reflejados en cualquiera de nosotros.
Y esto es lo difícil, que algo tan sutil como "una manera de ser" alcance consistencia en la pantalla y que sea la materia prima de la historia. Algo que no sería posible sin unos actores de gran calidad, entre los que hay que incluir el trabajo de Antonio de la Torre dando vida a un tierno y entrañable Morsa. Y desde luego sin la dirección de una inspirada Ángeles González-Sinde, que alcanza en esta cinta un magnífico resultado.
El Madrid de esta historia de identidades que se rehacen es un "Madrid por dentro". Las calles podrán cambiar de dirección, se podrán levantar unas casas y tirar otras, soterrar la M-30 y remozar barrios enteros, pero lo que de verdad marca la naturaleza de esta ciudad es su gente.”

Chapeau! por Una palabra tuya y por el nuevo cine español.

domingo, 24 de agosto de 2008

Bye, bye, Beijing

Ya se han acabado los Juegos Olímpicos de 2008 celebrados en Pekín, con una ceremonia de clausura dirigida por Zhang Yimou, a lo Cirque du Soleil, con Plácido Domingo.

He disfrutado mucho con el partido de la selección española de baloncesto frente a USA. La final olímpica ha sido uno de los mejores partidos de basket de la historia olímpica. Estoy con Rudy Fernández (22 puntos): Si los árbitros pitan los pasos y las personales como debe ser, habríamos ganado, porque nuestros chicos han jugado como nunca. La medalla sabe a oro. Estos “chicos de oro” me lo han hecho pasar genial durante estos días, remontando ante China, ganando a Grecia, Angola, Croacia, Lituania, etc. Bien por Aíto y sus seleccionados.

También lo he pasado genial hoy con la selección española de balonmano. 23 puntos en la segunda mitad a los anteriores campeones olímpicos. Maravilloso Juan Carlos Pastor y los suyos. Han ido de menos a más, mucho más.

Y qué decir del hockey masculino, finalista olímpico. Maurits Hendriks es un coach sensacional, que ha mentalizado al equipo llevándoselos a Sudáfrica o a subir una montaña. Ya había ganado dos oros con Holanda en 1994 y 2000. En una entrevista de Diego Torres publicada ayer en El País, comentó que “los españoles tienen un punto creativo innato. Es el espíritu meriodional, que te empuja a intentar diferenciarte del que tienes al lado. Lo que se ha visto ahora es que, debido a este talento, muchos jugadores se han ido al extranjero. ¿Y qué han aprendido allí? Idiomas, disciplina y estructura occidental. Esto, de vez en cuando, en España falta. Pero los que emigran, cuando vuelven, lo traen incorporado. Entonces, de repente, se ve en el hockey con los que se han ido a jugar a la Liga holandesa, en el baloncesto con los de la NBA e incluso en el fútbol con los de la Premier League. Estos deportes se han engrandecido gracias a estos chicos. Y ahí están los resultados.” Muy brillante. Preguntado sobre lo que haría si fuera asesor del Real Madrid, Maurits Hendriks contestó: “Le diría a Robinho que, además de entrenarse, hiciese alguna actividad intelectual. Mejoraría como jugador. Cada deporte de equipo te exige como máximo cuatro horas al día. Y luego, ¿qué? Les diría a los jugadores que hagan una hora de música o de clases de idiomas. Cualquier cosa que te saque del ámbito competitivo. Volverían al campo con la cabeza fresca.”

Ayer, en la final de K2 masculino, dos policías nacionales (Saúl Craviotto y Carlos Pérez, “Perucho”) nos dieron un recital de hacer las cosas bien. Salieron mentalizados al máximo, fluyendo desde la primera palada, y los alemanes, los favoritos (habían ganado todo en los últimos 8 años), nada pudieron hacer. Bravo por ellos y por su entrenador, Miguel García. Así se hacen las cosas. Lo mismo que David Cal, el de Cangas de Morrazo (Pontevedra), que venía a por dos oros y se ha llevado dos platas. Muy buen balance.

En el tenis, Rafael Nadal nos ha regalado partidos magníficos en una pista en la que no juega cómodo. Es el mejor, con unas cualidades personales únicas. Y la pareja de Anabel Medina y Virginia Ruano han conseguido una plata, frente a las hermanas Williams, que también sabe a oro.

En el ciclismo he sufrido, disfrutado con Samuel Sánchez, lamentado el 4º puesto de Alberto Contador (el manillar del medalla de bronce no era legal). En pista, con Joan Llaneras, un mallorquín universal y con Leire Olaberria y su medalla de bronce, como la de José Luis Abajo, “Pirri”, en esgrima. Lástima la halterofilia (Lidia Valentín), que lo hizo muy bien frente a rivales imbatibles.

Como en la natación sincronizada. Qué bien lo han hecho Gemma Mengual y sus compañeras (Andrea Fuentes, Paola Tirados, Alba Cabello, Gisela Morón, Raquel Corral, Thais Henriquez, Irina Rodríguez y Laura López), entrenadas por Anna Tarrés. Una progresión espectacular. Maravillosas.

Y en la vela, con Fernando Echávarri y Antón Paz en la clase tornado e Iker Martínez y Xabi Fernández en 49er (los daneses debían haber sido descalificados por terminar en un barco que no es el suyo, evidentemente).

En los tres principales deportes olímpicos (atletismo, natación y gimnasia), he disfrutado con los velocistas jamaicanos (Usain Bolt, Asafa Powell, y el etíope Bekele, con los 8 oros de Michael Phelps y con Gervasio Deferr y Almudena Cid (diploma, tras participar en cuatro Juegos).
He pasado del fútbol olímpico, que ni es un mundial ni están todos los profesionales. Felicidades a Messi, Agüero, Gago y el resto de argentinos que juegan en la Liga española de fútbol.
En fin, 15 días de emociones a tope: muchas, extraordinariamente positivas. Algunas, un auténtico fiasco. Pero así es el deporte… y la vida

sábado, 23 de agosto de 2008

Qué le pasa a nuestra economía

La lectura de hoy (mezclada entre obras de Shakespeare, Bacon y sus contemporáneos y temas deportivos de la Eurocopa y los Juegos) ha sido Un enfoque múltiple de la Economía Española: Principios y valores. 175 opiniones de los principales investigadores de España, coordinado por Jesús Rueda Rodríguez. Largo y extraño título para una obra, de más de 300 páginas, muy interesante. Recoge las columnas de opinión en La Gaceta de los Negocios a lo largo de todo 2007, prologado por Juan Velarde.

La obra está dividida en dos partes: la primera incluye los temas que el coordinador denomina “filosóficos” (gestión del conocimiento, responsabilidad social de la empresa, desarrollo sostenible, empresa familiarmente responsable, ley de igualdad, empresa familiar); la segunda son temas sectoriales: banca, seguros, bolsa, empresas industriales, comerciales y de servicios no financieros, promotoras y gestoras inmobiliarias, empresas hoteleras, energía eléctrica, automoción, agencias de publicidad y medios de comunicación.

El primer bloque, de Gestión del conocimiento, conecta el conocimiento (explícito y tácito) con el Capital Intelectual. Escrito por los profesores Arturo Rodríguez Castellanos, Andrés Araujo de la Mata y Stanislav Ranguelov (UPV), concibe el conocimiento como el factor básico de creación de riqueza. Para poner en valor los intangibles, se calcula la diferencia entre valor de mercado y valor en libros.

El segundo, sobre Responsabilidad Social de la Empresa, concibe la RSE como una responsabilidad ética, para crear “empresas ciudadanas”. Exige un gobierno corporativo inclusivo, no excluyente; una generación de riqueza neta total a largo plazo; una rendición de cuentas ante el conjunto de la sociedad, con transparencia y verificación externa. Es tan esencial para las multinacionales como para las pymes, porque mejora la posición competitiva y los resultados, el análisis de negocio y se incorpora a las nuevas tendencias. El capítulo está escrito por los profesores Antonio Argandeña (IESE), José Miguel Rodríguez (Univ. Valladolid), Gaudencio Esteban (Complutense), Carmen Valor (San Pablo – CEU), José Luis Lizcano (AECA), José M. Moneva (Univ. Zaragoza), Carmen Marcello (Univ. Zaragoza), Mónica Melle (Complutense), y Marta de la Cuesta (UNED). Según Orencio Vázquez, coordinador del Observatorio de RSC, de las 35 empresas del IBEX, 21 brindan información escasa (-2 sobre 4) de la misma en sus informes anuales y 14 información “meramente anecdótica” (0-1 sobre 4).

El tercer capítulo, sobre Desarrollo sostenible, está escrito por los profesores José Barta (Instituto Garrigues), Carlos Belmonte, Alberto Díaz de Junguitu e Iñaki Heras (UPV), José Manuel Sastre (Valladolid), Consuelo León (IESE), Carmen Echeverría (UPV) y Azucena Vicente (UPV). Según un estudio de la Universidad del País Vasco, en un 70% de los casos la relación entre actuaciones madioambientales de las empresas y su capacidad competitiva a medio y largo plazo es positiva y sólo en un 14% es negativa. Se destaca la labor de muchas empresas españolas en la implantación del modelo de gestión de a calidad EFQM.

El capítulo sobre Género y Familia está escrito por los profesores Roberto Martínez, Mertxe Larrañaga (UPV), Paco Gay y mi amiga Nuria Chinchilla (IESE). Está demostrado que las empresas familiarmente responsables mejoran el clima laboral, atraen talento, mejoran la reputación corporativa, disminuyen el absentismo y la rotación.

De la Ley de Igualdad y la Educación de la Ciudadanía trata el capítulo escrito por los profesores María Crespo (Univ. Alcalá), María Hernández-Sampelayo (Univ. Camilo José Cela), Benigno Blanco, Mariano del Castillo, Eva Holgado, Julio Iglesias de Ussel (UCM) y Nuria Chinchilla, que nos recuerda que en España sólo el 2% de los niños de 0 a 3 años tienen plaza en guarderías financiadas por el sector público, frente al 50% de Alemania, 48% de Dinamarca, 33% de Suecia y 31% de Noruega; en cuanto a personas dependientes (1’2 millones de personas en nuestro país) con cuidado en casa sólo recibe el 1%, frente al 13% de Suecia, 14% de Noruega, 17% de Dinamarca o el 24% de Finlandia.

El sexto capítulo, sobre Empresa familiar, está escrito por los profesores Juan Corona (Abat Oliba), Ángel Sánchez (Univ. Alicante), Pilar Saldaña (Univ. Barcelona), José Daniel Lorenzo (Univ. Cádiz), Mª José Pérez Rodríguez y Jesús Jiménez Sánchez (UCM), Katiuska Cabrera (Univ. Las Palmas), Francisca Parra (Univ. Málaga), Susana Menéndez (Univ. Oviedo), Juan Carlos Ayala (Univ. La Rioja), José Díez (Univ. Santiago) y Blanca Arosa (Univ. Cádiz). Se sabe que sólo el 30% de las empresas familiares alcanza la 2ª generación y menos del 15%, la tercera. Los retos de la empresa familiar son la continuidad, la dimensión, profesionalización, innovación tecnológica e industrial e internacionalización.
La segunda mitad de la obra se centra en cada uno de los sectores de la economía, desde la banca a la construcción.

De la lectura de este magnífico compendio, de plena actualidad, he reflexionado que en esta crisis la respuesta más generalizada será retirarse a los cuarteles de invierno, recortar gastos al máximo posible y ralentizar la actividad. En realidad, deben hacer lo contrario: apostar por la gestión del conocimiento (mejor aún, por la auténtica gestión del talento, porque el conocimiento está en las personas y en la interacción), por la responsabilidad social corporativa (más allá del marketing y la publicidad), por el talento femenino, por la sostenibilidad, por el equilibrio de vida, por empresas familiares profesionalizadas, de tamaño adecuado, innovadoras y globales.

No cabe duda de que en esta crisis habrá ganadoras y perdedoras. ¿Las ganadoras? Repase la lista de los Premios Príncipe de Asturias a la competitividad, las empresas TOP para trabajar, las empresas flexibles, las de mejor reputación… Entre ellas estarán las que saldrán fortalecidas de esta crisis ¿Las perdedoras? Las del pelotazo, amarradas a un modelo obsoleto, nada profesionales, sin competitividad real. No hay subvención que las salve.

viernes, 22 de agosto de 2008

The show must go on

Ayer me tocó volar de nuevo, un día después de la catástrofe del JK 5022.

De nuevo el silencio. Volé el tristemente famoso 11-M de 2004. Por la mañana, otro director de Eurotalent y un servidor estuvimos trabajando en la Universidad Corporativa de Unión Fenosa con sus principales ejecutivos (la compañía perdió a varios empleados en ese atentado terrorista, y ellos mostraron una entereza extraordinaria). Por la tarde, tomé un avión a La Rioja, a unirme al equipo de Eurotalent que estaba trabajando con los 40 principales de Unilever, reunidos en el balneario de Arnedillo. En Barajas, en la T2, un silencio tremendo, terrible y a la vez hermoso, en cierto modo de recuerdo a las víctimas y sus familiares.

Ayer volé desde la T4. Pero el silencio era el mismo, aunque el espacio fuera mucho mayor. En la cola de entrada al avión, alguna señora mayor algo histérica (clamando en voz alta por qué pasaban antes los niños y no sólo los bebés) con un marido desesperanzado, pero poco más.

Y en la prensa del día, desde el amarillismo de la portada de El Mundo (La crisis de Spanair desemboca en una tragedia con 153 muertos) a la inexistencia de la noticia en El Universal, el diario para los clientes de Iberia.
Desembocar, en la tercera acepción del Diccionario de la Real Academia, es “concluir, alcanzar un desenlace”. ¿Anticipa este periódico una causa y una consecuencia? Me parece de pésimo gusto. La portada incluye las declaraciones del representante sindical del Sepla: “la plantilla está operando al límite de sus actividad, con falta de mecánicos y los pilotos están asumiendo sus funciones” y recuerda que el copiloto del avión había sido incluido en el ERE de la compañía. En la contraportada, comentan: “qué connotaciones siniestras sugiere ya la palabra Terminal aplicada a la T4”. Terminal es el final, lo que pone término a algo, y muestra además otras cinco acepciones, desde el sustantivo en femenino (“cada una de los extremos de una línea de transporte público”) y en masculino (dos: “extremo de un conductor preparado para facilitar su conexión con un aparato” y “máquina con teclado y pantalla mediante la cual se proporcionan datos a una computadora o se obtiene información de ella”) a los adjetivos relativos a la botánica (“Que está en el extremo de cualquier parte de la planta”) o a la medicina (“Dicho de un enfermo o de un paciente: Que está en situación grave e irreversible y cuya muerte se prevé muy próxima”).
En el otro extremo, en las 16 páginas de El Universal no parece ni una sola mención a la catástrofe aérea. En la portada, noticias de los Juegos Olímpicos; en la sección Ahora, “El mal uso del aire acondicionado causará dos millones de resfriados”, “Unas 3.500 niñas corren riesgo de sufrir la ablación” o “El 10% de los niños adoptados vive con una madre soltera”. Cinco páginas de anuncios, un reportaje sobre el fotógrafo Cartier-Bresson… y ni una sola mención al accidente aéreo.???????????????????
La portada de El economista (un avión sobre fondo negro) titula Día negro en Barajas. Y comenta: “El mayor accidente aéreo en los últimos veinte años en España se produjo en un avión de Spanair candidato a ser retirado de la flota de la compañía”. Confunde (imagino que involuntariamente) un Expediente de Regulación de Empleo y un cierre de rutas con la retirada de aviones obsoletos, que no es el caso.
Como explica Enric Gonzalez en El País: “Las catástrofes con muchos muertos ofrecen un gran escenario para las miserias del periodismo.” Y prosigue: “Todas las reglas quedan en suspenso. ¿El derecho de los familiares a la intimidad? No hay derecho que valga: les verán llorando diciendo frases entrecortadas a un micrófono, asaltados en el momento en que son más frágiles”.

El Morbo (del latín morbus) es enfermedad (alteración de la salud), el interés malsano por personas y cosas y la atracción hacia acontecimientos desagradables. Una sociedad morbosa es una sociedad inmadura, aburrida, incluso cruel.

jueves, 21 de agosto de 2008

En el Top 20. Muchas gracias

Leo en el blog de mi admirada Pilar Jericó un ranking correspondiente al mes de agosto de 2008, elaborado por Carlos Martí (IESE), sobre blogs de dirección y gestión de personas en base a dos parámetros: tráfico e impacto.

Los cinco primeros son, por este orden, Buscarempleo, Senior manager, David Monreal, el de Pilar Jericó (Personas y empresas) y Yoriento.

Del 6º al 10º puesto están Comunícate, rrhh blog, Blog de rrhh, Guía de gerencia y Por fin es lunes.

Del 10º al 15º puesto, Coaching vs. Koaching, Trompazos, El inconformista, Capital Humano, El inconformista y Dirección habilidosa.

Y del 16º al 20º, el de un servidor (Hablemos de Talento), Blogemplo, Liderazgo y gestión de equipos, Ni máquinas ni plata y Foro RRHH.

Es todo un honor que en menos de un año, este blog esté situado entre los 20 más visitados e “influyentes”. Y un privilegio compartir listado con profesionales como Pilar Jericó (que lleva desde abril de 2007), David Monreal (con blog desde marzo de 2005), Yoriento (desde diciembre de 2006), César Alonso Peña (desde octubre de 2005), Juan Martínez de Salinas (desde febrero de 2007), Pedro Luis Robledo, el propio Carlos Martí, Francisco Cerdá y un largo etcétera.

Bloggeros del mundo, uníos…

miércoles, 20 de agosto de 2008

Cuentos chinos

Pudimos leer en la prensa de ayer, más concretamente en El País, el siguiente artículo de Guillermo Fesser (Gomaespuma), titulado Empezar de cero: “Sigo en Pekín, atento a unos juegos donde los voluntarios son obligatorios y los camareros del centro de prensa realizan el cambio de turno a paso marcial y rindiendo honores a la bandera. Continúo en la ciudad que tiene el mayor porcentaje de adultos obedientes del planeta. Urbe inmensa que se parece más a la Gotham de Batman que a la portada de El loto azul. Beijing 2008, donde un acontecimiento, concebido para hermanar pueblos, disuelve a los pocos extranjeros que han conseguido visado en un mar de chinos. Se echan de menos banderas que no sean rojas y a las hinchadas variopintas que inundaban las calles de Sydney; a pesar de que Australia nos pillaba a todos bastante más lejos. Sigo en Pekín, donde los helados son de gigante verde y el barrio chino es el ruso. Ojalá que Londres, en lugar de intentar superar a China, mire hacia el pasado e intente recuperar el espíritu olímpico en una ceremonia de humildad. Claro que, eso, no depende de la ciudad sino del COI, organismo oficial que se ha ganado a pulso la misma credibilidad que la ONU, o sea: cero.
Sigo en Pekín, donde se toma la cerveza caliente y se sirve el vino con cubitos de hielo. Donde, desde que acuchillaron a un norteamericano, han desparecido por decreto ley los sables de acero de los anticuarios y han ocupado apresuradamente su lugar imitaciones de madera. Y, en esta capital, a pesar de los pesares, todos los días me emociona la proeza de algún deportista. O los ojos marrones de Cindy Crawford, a la que cometí el error de conocer. Ahora, cada vez que escucho tras de mí un ruido, me sorprendo girando la cabeza y susurrando la misma pregunta a un chino desconcertado: ¿Cindy?, ¿eres tú? Es el eco de la esperanza. La prueba de que, más allá de países y comités, al mundo lo mueven sonrisas, atardeceres y centésimas de segundo arrancadas a un cronómetro. Emocionarse es gratis; si no, los parias estaríamos prohibidos.”

Brillante, más allá de la gracia de Cindy Crawford.

El mismo día, Ignacio Ruiz-Jarabo, que ha sido presidente del SEPI, escribió en Cinco Días un artículo de opinión titulado No todo es olímpico: “Estos días el mundo está pendiente de los Juegos Olímpicos de Pekín. El acontecimiento reúne a la práctica totalidad de los deportistas de élite y los medios de comunicación canalizan toda la atención informativa hacia China. Es precisamente la celebración en este país lo que ha provocado que una reducida parte de dicha atención se haya dirigido a cuestiones no deportivas.
Así, se han escuchado voces críticas con el régimen dictatorial chino y con la falta de libertad que le caracteriza. Incluso se planteó un posible boicot a los Juegos que, evidentemente, resultó testimonial. No nos engañemos: la ausencia de libertades en China es tan intensa ahora como lo era hace unos años cuando la candidatura de Pekín salió triunfadora y, si entonces la comunidad internacional no tuvo reparos para concederle la celebración de los Juegos, no iba a tenerlos ahora para asistir a ellos. Dicho esto, las reclamaciones de silencio sobre la realidad sociopolítica del país organizador porque 'es la hora del deporte', hieren la sensibilidad a todo el que siente la democracia y el respeto a lo derechos humanos como valores supremos. Entre otras cosas porque la pretensión de silenciar los aspectos punibles de la realidad china no responde, o no lo hace exclusivamente, a las coordenadas del espíritu olímpico.
Sucede que el gigante asiático no es un cualquiera en el concierto mundial. Además de disponer de armas nucleares, en el ámbito económico es el país líder en la recepción de inversión directa exterior -absorbe el 30% de las inversiones destinadas a países en desarrollo- y constituye un auténtico megamercado -1.300 millones de consumidores-, anhelado por las empresas de los países desarrollados. No en balde, la economía china es la más dinámica del mundo, si se atiende a su demostrada capacidad de crecimiento. Su PIB lleva cinco años consecutivos aumentando por encima del 10% -en 2007, lo hizo al 11,4%-, en tanto que las estimaciones para 2.008 apuntan a una moderación, pues el crecimiento se quedaría en 'tan sólo' un 10,8%. No está mal visto el comportamiento de las principales economías europeas en el segundo trimestre del año, en el que Alemania, Francia e Italia han visto disminuir su PIB, mientras que Reino Unido y España han tenido un crecimiento exiguo -0,2% y 0,1% respectivamente-. Ahora bien, el dinamismo conseguido por la economía china va acompañado de muchas e importantes sombras. Repasemos algunas.
Su milagro económico se apoya en un sistema político que prohíbe las libertades política y sindical, sin que existan instrumentos democráticos para canalizar la opinión pública de sus ciudadanos. Las variables que en las democracias modulan, condicionan o limitan la acción de un gobierno están completamente ausentes en China, donde el poder, basado en la estructura de partido único, con su burocracia y nomenclatura anejas, impone coactivamente sus decisiones sin posible oposición.
Sus logros productivos se basan en la ausencia total de cualquier respeto por los problemas medioambientales. No es ya que sus dirigentes no quieran oír hablar de los compromisos de Kioto, es que China es el segundo país del mundo en emisiones de dióxido de carbono, tiene 16 de 20 las ciudades más contaminadas del mundo y, en su afán productivista, ha acabado con todos los lagos que rodeaban la ciudad de Pekín -están todos drenados-.
Los triunfos de su desarrollo gravitan en la indiferencia de los dirigentes acerca de las condiciones de vida de gran parte de su población. Recordemos el masivo éxodo hacia las ciudades que se impuso a su población rural para forzar la rápida industrialización del país. Pues bien, las previsiones son que en los próximos 25 años, otros 400 millones de chinos van a ser obligados a dejar su hábitat en el campo para engrosar las filas de la nueva capa obrera industrial. Todo ello, además, sin mejoras significativas para la generalidad de los chinos, dado que su renta media se encuentra alrededor de los 2.000 dólares anuales -un 5% de la correspondiente a los norteamericanos-. Eso sí, habiéndose producido el rápido y espectacular enriquecimiento de una minoría dirigente, estrechamente vinculada al partido único, en lo que constituye una contradictoria desigualdad. Por último, es inevitable referirse a imposiciones difícilmente admisibles como las contenidas en la política china de (no) natalidad.
El éxito de sus exportaciones se cimienta en el uso de todo tipo de prácticas desleales. Son más conocidas las relativas a su comercio exterior, pero las constructoras españolas conocen cuántas grandes obras realizan las empresas chinas en ciudades portuarias. Curiosamente, con trabajadores chinos -presumiblemente presos- transportados desde China en barcos que, en el tiempo de la construcción, son su residencia y el único lugar que pueden 'visitar' además de la obra.
En función de lo expuesto, si el interés empresarial que despierta China para los países desarrollados es aceptado y aceptable, no lo es cambio que por ello se silencien las atrocidades de una brutal dictadura. Sería tanto como convertirse en cómplice de la misma.”

Beijing 2008, los “Juegos de la armonía”, los “Juegos del pueblo”, están siendo realmente los de la comercialización y las trampas varias. 63 compañías patrocinadoras del Comité Olímpico Organizador y 12 del COI (Coca-Cola, General Electric, Johnson & Johnson, Lenovo, Panasonic, VISA), que han pagado 866 millones de dólares. Las democracias capitalistas miramos para otro lado.

Recordemos que “El espíritu olímpico cobra forma en la escala de valores enunciados como “principios” en la Carta Olímpica, que es el documento donde se resumen los principios fundamentales, las normas y los textos de aplicación y funcionamiento del movimiento olímpico."

"El movimiento olímpico -dice la Carta- tiene por objeto contribuir a la construcción de un mundo mejor y más pacífico, educando a la juventud a través del deporte practicado sin discriminaciones de ninguna clase y dentro del espíritu olímpico, que exige comprensión mutua, espíritu de amistad, solidaridad y juego limpio."

“Lo más importante de los Juegos Olímpicos no es ganar, sino participar; de la misma forma que lo más importante en la vida es la lucha, no el triunfo. Lo esencial no es haber conquistado algo, sino haber luchado bien.”, Barón Pierre de Coubertin (fundador de los Juegos modernos, 1894).

Espíritu olímpico: ¿te vas para no volver? Francamente, espero que no.

martes, 19 de agosto de 2008

Dejad de quererme

He visto dos películas de cine bien diferentes en los últimos tres días, aunque ambas de factura francesa.

El sábado, mientras nuestros (todavía) “chicos de oro” jugaban su partido de baloncesto contra el “Dream Team de la revancha”, fui a ver Venganza, un proyecto de Luc Besson (el Spielberg galo) con el irlandés Liam Neeson y la holandesa Femke Jansen como protagonistas. La historia de una joven, hija de un exagente de la CIA, que es secuestrada junto a su amiga en París por las mafias albanesas. Neeson se lía a mamporros con media policía francesa (corrupta, por supuesto), con los malos de la Europa del Este y con quien se le pone por delante, incluidos los guardaespaldas de un vicioso jeque. Como la chica, de 17 años, es virgen, salva la vida. La peli no pasará a la historia, pero hará dinero a buen seguro.

Mucho más inquietante e interesante es Dejad de quererme (Deux tours à tuer), del director Jean Becker, autor de Conversaciones con mi jardinero.

Sinopsis: “Antoine, 42 años, publicista, es un hombre de éxito. Está casado con Cécile, es padre de dos hijos, vive en una bonita casa no lejos de París y tiene muy buenas relaciones con los vecinos. Su discreta relación con la guapa Marion no va tan en serio como para perturbar su equilibrada vida.
Sin embargo, un día como cualquier otro, su vida cambia. Durante una reunión con un cliente importante, pierde los estribos y, de paso, el proyecto. Su socio le propone que se tome unos días de vacaciones para descansar, pero Antoine está decidido a acabar de una vez por todas y ofrece venderle su parte.
De vuelta a casa para el fin de semana, empieza a destruir sistemáticamente lo que ha construido durante años. Su mujer le acusa de tener una amante, y no lo niega. Su comportamiento es odioso y la saca de quicio sin darle la menor explicación. Es su cumpleaños y sus dos hijos le han hecho dibujos, pero de golpe, se vuelve intransigente y duro con ellos. Su amigo de toda la vida le pide consejo acerca de la compra de un coche de coleccionista; en vez de ayudarle, se las arregla para que no salga el trato. Sus amigos le han preparado una fiesta sorpresa en su propia casa. Parece disfrutar insultándolos uno a uno: incluso se mete con la guapa Virginie, que en su opinión se pasa de coqueta. Nadie entiende lo que le ocurre. La velada no tarda en convertirse en una auténtica pelea verbal. Presa de la ira, los echa a todos.”

Excelentemente interpretada por Albert Dupontel, está basada en la novela Deux tours à tuer de François d’Epenoux. En un fin de semana, el protagonista tira todo por la borda, deja su trabajo como dueño de una empresa de publicidad, pone a parir a sus amigos, abandona a su familia y se marcha rumbo a Irlanda. En el camino, recoge a un autoestopista que lleva dos años en el paro por una reestructuración y a quien le ha dejado su mujer y su perro. Y ambos cantan (en francés) el tema Me olvidé de vivir de Julio Iglesias:

De tanto correr por la vida sin freno, Me olvidé que la vida se vive un momento.
De tanto querer ser en todo el primero, Me olvidé de vivir los detalles pequeños.
De tanto jugar con los sentimientos, Viviendo de aplausos envueltos en sueños,
De tanto gritar mis canciones al viento, Ya no soy como ayer, ya no sé lo que siento.
Me olvidé de vivir… Me olvidé de vivir… Me olvidé de vivir… Me olvidé de vivir…
De tanto cantarle al amor y la vida, Me quedé sin amor una noche de un día.
De tanto jugar con quien yo más quería, Perdí sin querer lo mejor que tenía.
De tanto ocultar la verdad con mentiras, Me engañé sin saber que era yo quien perdía.
De tanto esperar, yo que nunca ofrecía, Hoy me toca llorar, yo que siempre reía.
Me olvidé de vivir… Me olvidé de vivir… Me olvidé de vivir… Me olvidé de vivir…
De tanto correr por ganar tiempo al tiempo, Queriendo robarle a mis noches el sueño,
De tanto fracasos, de tantos intentos, Por querer descubrir cada día algo nuevo.
De tanto jugar con los sentimientos, Viviendo de aplausos envueltos en sueños,
De tanto gritar mis canciones al viento, Ya no soy como ayer, ya no sé lo que siento.
Me olvidé de vivir…Me olvidé de vivir…Me olvidé de vivir…Me olvidé de vivir…

El giro de la película se produce cuando Antoine llega a Irlanda (la localidad de la película es Connemara, donde hay un precioso hotel en el que se alojó De Gaulle). Se encuentra con su padre, que huyó cuando él tenía 13 años, y descubrimos que el protagonista padece un cáncer terminal. En sus palabras, ha preferido comportarse como un cabrón para que nadie le eche de menos.

Los títulos de crédito del final de la película se combinan con la canción Le temps qui reste (El tiempo que queda) de Jean-Loup Dabadie, interpretada por Serge Reggiani, que según el director resume toda la película:

Combien de temps...
Combien de temps encore
Des années, des jours, des heures, combien ?
Quand j'y pense, mon coeur bat si fort...
Mon pays c'est la vie.
Combien de temps...Combien ?
Je l'aime tant, le temps qui reste...
Je veux rire, courir, pleurer, parler,
Et voir, et croire
Et boire, danser,
Crier, manger, nager, bondir, désobéir
J'ai pas fini,
j'ai pas fini
Voler, chanter, parti, repartir
Souffrir, aimer
Je l'aime tant le temps qui reste
Je ne sais plus où je suis né, ni quand
Je sais qu'il n'y a pas longtemps...
Et que mon pays c'est la vie
Je sais aussi que mon père disait :
Le temps c'est comme ton pain...
Gardes-en pour demain...
J'ai encore du pain
Encore du temps, mais combien ?
Je veux jouer encore...
Je veux rire des montagnes de rires,
Je veux pleurer des torrents de larmes,
Je veux boire des bateaux entiers de vin
De Bordeaux et d'Italie
Et danser, crier, voler, nager dans tous les océans
J'ai pas fini, j'ai pas fini
Je veux chanter
Je veux parler jusqu'à la fin de ma voix...
Je l'aime tant le temps qui reste...
Combien de temps...
Combien de temps encore ?
Des années, des jours, des heures, combien ?
Je veux des histoires, des voyages...
J'ai tant de gens à voir, tant d'images..
Des enfants, des femmes, des grands hommes,
Des petits hommes, des marrants, des tristes,
Des très intelligents et des cons,
C'est drôle, les cons ça repose,
C'est comme le feuillage au milieu des roses...
Combien de temps...
Combien de temps encore ?
Des années, des jours, des heures, combien ?
Je m'en fous mon amour...
Quand l'orchestre s'arrêtera, je danserai encore...
Quand les avions ne voleront plus, je volerai tout seul...
Quand le temps s'arrêtera..
Je t'aimerai encoreJ
e ne sais pas où, je ne sais pas comment...
Mais je t'aimerai encore...D'accord ?

Siguiendo a Gandhi, hemos de vivir como si fuéramos a morir mañana y aprender como si fuéramos eternos. El buen cine nos ha regalado distintas visiones de la vida cuando se sabe que uno va a morir pronto:

- La netamente transformadora, que hace el bien a su entorno, de Mi vida sin mí de Isabel Coixet. He reproducido en este blog la lista de cosas que le quedan por hacer a la protagonista antes de morir.
- La aventurera de Ahora o Nunca (The bucket list) con Jack Nicholson y Morgan Freeman. Recomiendo el libro 1001 sitios que visitar antes de morir.
- La de las relaciones auténticas que observamos en Elegy (también de Isabel Coixet). Amor, más allá de la muerte.
- La de esta película, Dejad de quererme. La más valiente, pero también creo que la más cruel.

Ojalá siempre tuviéramos las ganas de vivir que muestran las personas cuando la vida se escapa.

lunes, 18 de agosto de 2008

Nadal, eres el más grande

Falta una semana para que acaben los Juegos de Pekín y ya hemos podido escuchar en los “vicecampeones” de estas Olimpiadas (los que no ganan, por improvisación, imprecisión o nervios inadmisibles en un profesional de élite) las más variadas excusas. Incluso nos han hecho varias trampas: malos arbitrajes, niñas que no tienen la edad olímpica para competir, un extraño manillar que le dio la medalla de bronce a un ciclista en detrimento de nuestro compatriota Alberto Contador, unos regatistas que toman el velero de otro país para navegar y le roban la medalla de oro a Iker y Xabi…

También hemos tenido magníficas noticias: los ciclistas Samuel Sánchez y Joan Llaneras, las tenistas Anabel y Vivi (con una medalla de plata que sabe a oro, frente a las Williams), el gimnasta Gervasio Deferr (que hace “como Dios” lo que sabe hacer y sólo le ha superado el héroe local Kai Zou), los mencionados Iker Martínez y Xabi Fernández, el tirador de esgrima José Luis Abajo. Meritorios los esfuerzos de las judokas Leire Iglesias y Esther San Miguel, la levantadora Lidia Valentín, el ciclista Alberto Contador… Y poco más. Todos sabemos las disciplinas olímpicas que han fracasado estrepitosamente.

Y luego está la maravilla de las maravillas, el que nunca falla, Nadal. Rafael Nadal, de quien escribimos largo y tendido la Dra. Leonor Gallardo y un servidor en Liderazgo, Empresa y Deporte. A sus 22 añitos, medalla de oro olímpica, ganador de Wimbledon 2008, de los cuatro últimos Roland Garros y de un total de 12 Torneos Masters Series. Desde hoy lunes, número uno del mundo según la ATP. Le quedan todavía esta temporada el U.S. Open y el Torneo de Maestros.

Rafa Nadal se ha alojado en la Villa Olímpica, a diferencia de su antecesor Roger Federer y del equipo de basket USA, que se han alojado en hoteles de lujo. Sencillo, humilde, excelente persona dentro y fuera de la cancha, ha declarado que "El ambiente de la Villa me ha dado una energía extra. Con los compañeros siempre cerca y con otros atletas españoles animándote cada día. No ha sido como es habitual, en un hotel. Todos ellos me han servido de una gran ayuda aunque ellos no los sepan. Gracias a ellos tengo una medalla”.

Tras obtener el oro, en la rueda de prensa, el español sigue considerando al suizo Roger Federer como el mejor. "No hay duda de que tenística y técnicamente Federer es el mejor para mí. Sigue siendo el mejor. El mejor de la historia. Tiene un talento que le hace manejar una gran variedad de golpes y más recursos que nadie", apuntó el balear, que ya ha encontrado nuevos retos.

"No se han cumplido ni mucho menos todos mis objetivos. Por ejemplo, el próximo es intentar hacerlo lo mejor posible sabiendo que cada partido es difícil. Vine para defender a mi país lo mejor posible y más por la posibilidad de ganar una medalla", dijo Nadal, que dentro de unas horas partirá a Nueva York para preparar el Abierto de Estados Unidos, el próximo objetivo.

"¿Mi nuevo reto? Intentar jugar bien la semana que viene, en el Abierto de Estados Unidos. Pero tengo la suerte de que allí, a Nueva York, va también mi amigo Tomeu Salvá Vidal. Llega a la misma hora que yo y eso será estupendo", desveló Rafael Nadal, que entre sus objetivos inmediatos sobresale "acabar el año número uno del mundo y estar en él el mayor tiempo posible".

Rafael Nadal agradeció las palabras del nadador estadounidense Michael Phelps, ganador de ocho medallas de oro en Pekín, que se refirió al tenista español. "Sería un placer volver a verle porque en la foto que me hice yo salí mal. Phelps representa los Juegos Olímpicos en sí y es un orgullo para el mundo que haya un deportista como él", concluyó Rafael Nadal.
¿Dónde puede llegar Nadal? A su edad, Federer había ganado 9 torneos y el manacorí, 29 títulos.

Para nosotros, los españoles, sí que es un gran orgullo tener a Nadal de compatriota. Un modelo a seguir por todos. Más Nadal y menos excusas.


domingo, 17 de agosto de 2008

Halcones y palomas

Hoy le he mandado a Lola Salado (responsable de imagen, marketing y comunicación de Eurotalent) el prólogo al libro de Empresas Top para Trabajar 2008. Los otros dos prologuistas de la próxima edición son dos prestigiosos profesores de escuelas de negocios: Lynda Gratton (London Business School) y Carlos Obeso (Esade). Excelentes profesionales. Desde Eurotalent colaboramos con gusto con las iniciativas de CRF, que dirige en España Robert Schaefer, como en otras que distinguen a las mejores compañías, como los Premios Empresa Flexible, que realiza CVA para el Ministerio de Trabajo y diversas comunidades autónomas, y el Merco (Reputación Corporativa), analizado por Villafañe y Asociados y Análisis e Investigación.

Este año me he preguntado en el mencionado prólogo si esto de ser una empresa preferida para trabajar también es útil durante las crisis (que, como indica su etimología griega, son cíclicas). En un artículo en Cinco Días del 27 de julio pasado, Manuel Pimentel hablaba precisamente de esto. Pimentel, ex ministro de trabajo, es un gran empresario y editor, un humanista dedicado al talento (escribió un libro muy interesante sobre el tema) y un excelente novelista. En el susodicho artículo, Manuel Pimentel pronosticaba que, con la crisis, volverán a la gestión de recursos humanos los halcones (los tipos duros, dispuestos a cortar gastos por lo sano) y desaparecerán las palomas (los que defienden la motivación, la selección bien hecha, la retribución equitativa, la formación y el desarrollo, la comunicación).

No niego que, desgraciadamente, esto es lo que ocurra en muchas compañías. Sin embargo, esta terminología de halcones y palomas, tan común en la política, no resulta nada útil en la dirección empresarial (me temo que en la política tampoco).

No me gustan nada las palomas. Son “las ratas del aire”. No resultan de ninguna utilidad, son muy sucias, ruidosas y difunden una enormidad de enfermedades. Si bien tienen muy buen marketing (desde Noe en el arca hasta los dibujos de Picasso), son un asco.

Tampoco aprecio a los halcones. Los halcones (todas las aves de presa del género falco: alcotanes, cernícalos, esmerejones, halcones como el peregrino, que son capaces de alcanzar en picada los 400 km/h) son precisos, pero suelen atacar para el amo que mece la cuna (la cetrería, empleada por el hombre hace unos 3.000 años). Detrás de un halcón suele haber una mano no precisamente piadosa.

Los griegos no eligieron como símbolo de la sabiduría a un halcón ni a una paloma, sino a una lechuza. La diosa Palas Atenea, hija de Zeus (la Minerva romana), diosa del saber y de la guerra justa, tenía unos brillantes y resplandecientes ojos, como las pequeñas lechuzas. Una especia callada y observadora, que nos ayuda a no confundir la charlatanería con la sabiduría. En la España de 1585, Juan Pérez de Moya escribía en su Filosofía secreta: «Desechada la corneja de la compañía de Minerva recibió la lechuza o mochuelo, porque esta ave ve de noche, y al sabio, entendido por Minerva, ninguna cosa se le debe esconder por encubierta que parezca; y porque así como esta ave está de día escondida y retraída en lugares oscuros, apartada de la conversación de las otras aves, así el sabio con deseo de la especulación se retrae a lugares solitarios, porque en la familiaridad y frecuencia de la gente no hay quieto reposo para filosofar; y porque el contemplar y considerar tiene más fuerza de noche que de día, y el ánimo muestra en este tiempo más vigor, por esto se denota esto más con estas aves nocturnas que con otras.»

No confundir, como hizo Hegel, la lechuza –Athene noctua, que mide 27 cm., pesa 200 gramos y que sólo raramente grita o charrea– con un búho –Bubo bubo, de 70 cm., hasta tres kilos de peso y cerca de dos metros de envergadura, que ulula con frecuencia–. La lechuza de Minerva está en el logotipo de Revista de Occidente, fundad por don José Ortega y Gasset o en la moneda de un euro emitida por Grecia.

El equivalente a la lechuza, más allá de la falsa dicotomía entre halcones y palomas (que sólo sirve a los crueles y a los cobardes), es el liderazgo versátil, capaz de mandar y de gestionar (la parte “dura” del liderazgo) y también de cohesionar y de hacer participar (la parte “blanda” del liderazgo), además de la parte estratégica: orientar sobre el proyecto, capacitar a los colaboradores y representar las mejores prácticas.

En esta crisis, los halcones acabarán hundiendo a medio plazo sus compañías. Las palomas huirán asustadas. Las lechuzas harán lo correcto: apostar por el Talento, por la Clase Creativa e implantar una estrategia, rentable, eficiente y de futuro.

sábado, 16 de agosto de 2008

Madonna cumple 50 años

Hoy cumple 50 años la cantante Madonna, a una semana de estrenar su octava gira mundial por 47 países. Polifacética como pocas, es cantante, compositora y productora de música pop, dance, disco y electrónica. Ha trabajado además como actriz, diseñadora de moda y escritora, y últimamente ha debutado como directora de cine.

Madonna Louise Verónica Cicconne Ritchie nació hoy hace medio siglo en Detroit, Michigan. Marchó a Nueva York para ser bailarina profesional en 1977, tras sólo dos años de universidad y con 37 dólares en el bolsillo. Trabajó en empleos mal pagados (como en un Donkin Donuts), como modelo erótica y en 1979 en la gira mundial de Patrick Hernandez (Born to be alive), con quien viajó a París. Con su novio Stephen Bray creó el grupo Emmy and the Emmys en 1980. Una maqueta producida por Bray llamó la atención del DJ Mark Kamins, quien la llevó al productor de Sire Records, Seymour Stein. Su álbum début, Madonna, fue producido por su novio John “Jellybean” Benitez, que lo remezcló y mejoró. Alcanzó el número 8 en las listas de popularidad de Estados Unidos. Tres sencillos entraron en el “Top 100”: Holiday (día de fiesta), Borderline (frontera) y Lucky star (Estrella de la suerte). Su vestimenta era una faldita sobre pantalones de Capri, medias de red, joyas con la cruz y pelo oxigenado.

El bombazo llegó en 1984 con Like a Virgin (Como una virgen), producido por Neil Rogers, que estuvo 6 semanas en el número uno. Cuatro sencillos (el que daba título al álbum, Material Girl, Angel y Dress you up) se colocaron en el Top 5 en Estados Unidos y Gran Bretaña. Vendió en sus inicios 12 millones de copias (y hasta hoy 19 millones).

Su sexualidad punk, que mostró en los primeros MTV awards, enfureció a los críticos y generó multitudes de seguidores. En 1985 participó en varias películas: una breve aparición en Vision Quest (la banda sonora incluía la balada Crazy for you) y Buscando a Susan desesperadamente (con la canción Into the groove, En el rollo). Ese año se casó con el actor Sean Penn (el matrimonio duró tres años) y realizó The Virgin Tour, la primera gira norteamericana: vendió las 17.672 entradas del Radio City Music Hall en 34 minutos.

Primera reinvención: cuando Madonna era una estrella mundial, y lo normal es que hubiera lanzado un disco similar a Like a Virgin, salió True Blue (Enamorada de veras) en 1986. Rolling Stone la saludó como “poeta popular de la clase baja norteamericana”. Su look era tapado, sin joyas, y de voz grave y cuidada gracias a las clases de canto. Vendió 11 millones de discos, con 5 sencillos: Live to tell, Papa don´t preach, Open your heart, True blue y La isla bonita. En 1987 protagonizó la película Who’s that girl? (¿Quién es esa chica?) y el Tour internacional, vendiendo 150.000 entradas para Wembley en 18 horas.

Segunda reinvención: actuó en Broadway en Speed the blow, de David Mamet, y lanzó el álbum Like a Prayer (1988). El disco está considerado por Rolling Stone como uno de los 500 mejores de la historia y la canción que le da título, como una de las 100 mejores. Acusada de blasfemia, Pepsi rescindió su contrato.

En 1990 vuelve al cine, en Dick Tracy con Warren Beatty (donde se incluía la canción Vogue), lleva a cabo la gira mundial Blond ambition tour (Japón, Norteamérica y Europa) y protagoniza el documental En la cama con Madonna (que ayudó a la proyección de Antonio Banderas como latin lover). Publica un disco de grandes éxitos, The Immaculate Collection, que vende 23 millones de ejemplares en todo el mundo.

Cuarta reinvención: el álbum Erotica (1992), el libro Sex y la película El cuerpo del delito. Es la Madonna cuasi-pornográfica. La gira de 1993, Girlie Show Tour, incluye Israel, Turquía, Iberoamérica y Australia.

Quinta vuelta de tuerca: tras las críticas de la etapa anterior, lanza en 1994 Bedtime Stories, album nominado al Grammy, sencillo y romántico. Su sencillo Take a bow (Haz una reverencia) estuvo 7 semanas en el número uno. Dos años más tarde protagonizó Evita, por el que obtuvo el Globo de Oro como Mejor actriz.

Se trasladó a Londres, al parecer porque su segundo marido, Guy Ritchie, era británico, y en 1998 grabó su séptimo Ray of Light (Rayo de luz), aclamado por la crítica. Ganó tres premios Grammy. En 2000 protagonizó otra película, Una pareja casi perfecta, con Rupert Everett.

Séptima reinvención: Music (2000). Menos espiritual, más discotequero. Estilo dance y house y look country. Nominado a tres premios Grammy. Drowned World Tour en 2001 (que incluyó Barcelona) y banda sonora de la película de James Bond Muere otro día (2002), nominada al Globo de Oro a la mejor canción y a la vez a los anti-premios Razzies a la peor canción. Y una nueva incursión en el cine, Barridos por la marea, que fue un fracaso.

En abril de 2003 lanzó su octavo disco de estudio, American life (Vida americana), una crítica al consumismo y al exceso de competitividad de los americanos. Un gran éxito internacional, pero no en su país por razones obvias. En 2004, The reinvention tour, con 56 actuaciones en Estados Unidos y Europa, con una recaudación de 125 millones de dólares.

Novena vuelta de tuerca: Confessions of a dance floor (Confesiones de una pista de baile), el disco con más éxito de la carrera de Madonna. Número uno en 41 países de los cinco continentes, el Sexto Grammy como mejor álbum bailable y Tour en 2006 con ganancias de más de 250 millones de dólares (la gira mejor remunerada de la historia).

Madonna empezó 2007 con una imagen más madura. Rompió con Warner Bros., se unió a Live Nation (por 10 años y 86 millones de euros) y lanzó Hard Candy (28 de abril de 2008). Este verano está de gira, Sweet & sticky tour, por Europa y México. Y lanzará un nuevo disco de estudio en 2010.

Cincuenta años, 25 en el mundo de la música, 7 Grammys y 27 nominaciones, un Globo de Oro, Guiness en 2000 a la artista más exitosa de la historia (ventas de 338’6 millones de dólares) y un contrato de 18 millones de dólares a la firma y 17 millones por cada álbum (unos 120 millones por los próximos diez años).

¿Cuáles son las claves del éxito de Madonna? Obviamente, su capacidad de reinventarse en sus 11 álbumes de estudio y 8 giras. Juan Carrión, uno de los mayores expertos nacionales en dirección empresarial, trató el “efecto Madonna” en el Hoy es Marketing 2007. Reproduzco su artículo Madonna vs. Los Pecos: ¿y qué pasa con los Rolling?, de 3 de septiembre del año pasado

“Hace unos años apareció un estudio de Royal Dutch/Shell en el que se puso de manifiesto que un tercio de las compañías del Fortune 500 desaparecían cada 20 años. Esto implica que probablemente, la mayoría de nosotros veremos, en algún momento de nuestra vida, como la empresa en la que trabajamos desaparece.En este punto, me gustaría que pensaras seriamente en “Madonna”. Si, en Madonna, la cantante de mayor éxito sostenido de las últimas décadas. También me gustaría que pensaras en “Los Pecos”…¿Qué tiene Madonna que no tengan Los Pecos? ¿Tiene Madonna recursos tangibles que justifiquen su éxito? Realmente no, su voz no es nada excepcional, baila razonablemente bien y como actriz es un desastre. En general nada fuera de lo común, y para colmo tampoco es una gran belleza (atractiva como mucho…). ¿Cómo es posible que sea una de las cantantes de más éxito de las últimas décadas? Evidentemente la explicación no tiene que ver con sus tangibles, sino con sus intangibles. Su inteligencia y talento para aprender, innovar y reinventarse continuamente son sus principales activos.Por el contrario, nuestros queridos “Pecos”, simplemente tuvieron un gran momento de gloria, para después desaparecer del panorama musical. Desgraciadamente “Los Pecos” nunca se reinventaron…Este mismo fenómeno pasa constantemente en el mundo de la empresa. Hay empresas como Madonna y empresas como “Los Pecos”. ¿A quién prefieres que se parezca tu empresa? Yo lo tendría bastante claro…Pensemos en empresas como Motorola (hubo un tiempo en el que no se hablaba de teléfonos móviles, sino de “motorotas”,…), Kodak, Xerox (también hubo un tiempo en el que se hablaba de “xerocopias", no de fotocopias…), Arthur Andersen,… y tantas otras grandes empresas que, o bien han muerto, o bien se han desposicionado. En cambio otras empresas han sido capaces de reinventarse. Pensemos en Nokia por ejemplo. ¿Cómo es posible que un antiguo fabricante de botas de goma y papel higiénico domine actualmente la industria del teléfono móvil?Evidentemente, también hay empresas como los “Rolling Stones”, que sin cambiar demasiado han obtenido un extraordinario éxito. Cierto, pero difícil de conseguir… ¿o no? Existen pocas organizaciones como los Rolling, y cada vez serán menos. La única excepción podrían ser los pequeños negocios que son capaces de sobrevivir eternamente en entornos poco competitivos.Pensemos en un gran clásico como IBM. A lo largo de la historia su posición competitiva ha sido envidiable (y lo es actualmente…), lo que no evitó su tremenda crisis a mediados de los 90. Para superar dicha situación tuvo que transformar radicalmente su negocio. Pero lo ideal no es tener que transformar una empresa para que sobreviva, es mejor que la empresa tenga la capacidad de cambiar gradualmente. Es infinitamente más interesante el cambio continuo que la transformación, básicamente porque no deja tantos “cadáveres” por el camino…”

Ya lo dijo Andrew Grove, el co-fundador de Intel, “Sólo los paranoides sobreviven”. La hiperactiva Madonna se ha reinventado antes de que el mercado le desplazara. Según Diego Manrique, que de esto sabe, “el secreto de su longevidad artística está en la elección de sus colaboradores” : “coautores y productores, de Nile Rogers a Stuart Price. Madonna prefiere tipos laboriosos y con el ego controlado, aunque sean caros. Y lo mismo se aplica a la larguísima nómina de colaboradores, fotógrafos, portadistas, realizadores de vídeo, diseñadores de vestuario, bailarines, técnicos…”

Marta Romo me enseñó que Madonna es, según el diversigrama, emocional extrovertida (el buey), como un servidor. “Subirse al tren de Madonna supone una experiencia vertiginosa que transforma a los viajeros” (Diego A. Manrique).
La vida de todos nosotros está llena de recuerdos con Holiday, Like a virgin, Material girl, Crazy for you, Into the groove, True Blue, Like a prayer, Vogue, American life, Ray of light... Feliz cumpleaños, Madonna... que cumplas muchos más y nosotros que lo veamos.