Páginas vistas en total

viernes, 29 de febrero de 2008

El día bisiesto y las comunidades de práctica

Hoy, 29 de febrero, es el día que sólo aparece cada cuatro años, el que se añade en los bisiestos. Mis abuelos maternos (Leopoldo Villar y Concepción Lázaro) se casaron el 29 de febrero de 1936, hace 72 años. Hoy cumplirían 18 aniversarios de boda, aunque sus hijos, nietos y amigos celebramos en su día (hoy hace 12 años) sus bodas de oro. Cosas de los bisiestos.

Espléndida jornada en Barcelona. Con Julián, un compañero en las labores de consultoría experto en procesos de negocio, y dos directivos de RRHH pertenecientes a una conocidísima multinacional, presente en nuestra vida cotidiana, hemos estado trabajando en el proyecto de transformación de la compañía a cuatro años. Hemos formado una pequeña “Comunidad de práctica” de la que estamos muy satisfechos.

Precisamente el libro que he leído hoy es Cultivando comunidades de práctica, de Etienne Wenger, Richard McDermott y William Zinder. Wenger creó el concepto “comunidad de práctica” en 1991, en la obra Situated Learnig: Legitimate Peripherical Participation, de la que es co-autor con J. Lave.

Una comunidad de práctica se define como “un grupo de personas que comparten una preocupación, un conjunto de problemas, o una pasión sobre un asunto y que profundizan su conocimiento y sabiduría en esa área interactuando de una forma más o menos sistemática”. Las personas que la forman no tienen necesariamente que trabajar juntos cada día, pero sí que compartir situaciones, aspiraciones y necesidades. Aunque el concepto es relativamente nuevo, abundan las comunidades de práctica a lo largo de la historia (el sociólogo Emile Durkheim las estudió bien).

Hoy son especialmente relevantes por su valor en la economía del conocimiento. El conocimiento es todo un reto: vive en el acto humano de conocer, es tan tácito como explícito (requiere de interacciones como el storytelling, el coaching y el apprenticeship), es tan social como individual (las buenas conversaciones crean conocimiento), es dinámico y suele canalizarse por estructuras sociales.

Las comunidades de práctica se “cultivan”: se planta la semilla en terreno fértil, se riega, se poda (si es necesario) y obtiene frutos: valor a corto y largo plazo, tangible e intangible, de creación y de implantación de la estrategia.

Las comunidades de práctica tienen muchas formas: grandes o pequeñas (en número de integrantes), longevas o efímeras, de cercanía o distribuidas, homogéneas o heterogéneas, corporativas (dentro de una unidad de negocio o de una empresa) o transfronterizas, espontáneas o intencionadas, irreconocidas o institucionalizadas… Pero siempre cuentan con tres elementos: un dominio (identidad común) de conocimiento, una comunidad de personas y una práctica compartida (modelos, ideas, herramientas, información, lenguaje, historias, documentos). ¿Hay un tamaño? Según los autores, el que asegure una masa crítica sin inhibir la interacción (confianza, apertura): entre 15 y 50 personas.

Obviamente, las comunidades de práctica no son jerarquías funcionales, ni equipos de proyecto (con un objetivo muy definido) ni asociaciones profesionales.

En el mencionado libro se nos ofrece siete principios para cultivar una comunidad de práctica:
1. Diseño para que evolucione convenientemente
2. Diálogo abierto sobre perspectivas internas y externas
3. Distintos niveles de participación (coordinador, núcleo, activos, periféricos, externos)
4. Desarrollo de espacios públicos y privados de la comunidad
5. Foco en el valor
6. Combinar familiaridad e ilusión por el reto
7. Creación de un “ritmo” (ni muy lento, ni exageradamente rápido)

En el desarrollo de todas comunidad de práctica se viven etapas sucesivas: potencial (descubrimiento, imaginación), efervescencia (incubación, valor inmediato), madurez (foco, expansión), “stewardship” (servidumbre/administración: propiedad, apertura) y transformación (vive o muere). Además del coordinador, una figura esencial en las comunidades de práctica es el “bibliotecario”, que custodia los documentos.

Las comunidades de práctica no son la panacea. Pueden tener su “lado oscuro”, sus tentaciones: narcisismo, marginalidad, factualismo, igualitarismo, dependencia, estratificación, desconexión, localismo, documentismo, amnesia, dogmatismo, mediocridad, política irracional, cortoplacismo, cultura inmovilista, etc. Las que funcionan generan un “círculo virtuoso”: aspiraciones elevadas, mayor efectividad, mayor reconocimiento, mayor compromiso. Las que no, sufren de un “círculo vicioso”: aspiraciones limitadas, escasa efectividad, mínimo reconocimiento, bajo compromiso. Para la creación de valor, el propósito, los objetivos, los recursos y la medición son imprescindibles.

Ejemplos de comunidades de práctica podemos encontrarlos en Shell, Toyota, Chrysler, Hewlett-Packard, Colgate-Palmolive, McKinsey… Una figura esencial en esta era del conocimiento y del talento individual y colectivo.


jueves, 28 de febrero de 2008

La plenitud del presente

Viaje a Zaragoza (a las 8:30 de la mañana) y vuelta a Madrid (a las 12:30) para llegar a la comida que tenía prevista. Entretanto, una estupenda reunión en ExpoZaragoza. La capital del Ebro está a dos meses y medio de celebrar su Exposición sobre el agua (del 14 de junio al 14 de septiembre). Vista la ilusión de los profesionales que están liderando la Expo, estoy convencido de que será un completo éxito y de que cambiará la fisionomía de esta ciudad, incorporándola al GPS creativo mundial, como ha hecho Valencia.

En la ida he estado trabajando con Nuria Sáez, compañera de eurotalent, maña de pro, estupenda profesional y aún mejor persona. También he dedicado unos momentos a repasar la prensa (es una de las ventajas del AVE frente al avión, cómo aprovechas el tiempo; el otro gran beneficio es la comodidad, desde la distancia entre asientos a los controles de seguridad). Me quedo con Executive Excellence, la revista mensual que acompaña al Cinco días, que viene excelente: entrevista de Francisco Alcaide a Carlos Herreros (titulada “Madurez y experiencia”), el caso de EADS Casa, artículos de gurús como Warren Bennis o Marshall Goldsmith, mano a mano con William Rodríguez (el último superviviente del 11 S)… Completísimo.

También me ha gustado mucho la nueva etapa de la publicación semanal Dossier empresarial. La calidad de sus profesionales le augura un gran futuro. El Economista celebra su 2º aniversario con una especie de “Quién es quién” de la sociedad española en elogios. Y Juanma Roca, en La Gaceta, trata la aspiración del sector de la consultoría de alcanzar el 10% del PIB. De Expansión me quedo con la propuesta de Aguirre Newman por un diseño de espacios estilosos y flexibles, con las declaraciones de Carmen Rico, DG de Aguirre Newman Arquitectura y los planes de Baldomero Falcones al frente de FCC. De El País destacaría la página de Pilar Bonet sobre el miedo como factor de cohesión social en Rusia y, en el suplemento de The New York Times, el análisis sobre Patrick Stewart (“El valiente va a donde Shakespeare le convoca”) y el ensayo de Kate Zernike: “Cuando el carisma conduce al poder”.

A la vuelta, me pongo a leer El Campo. En busca de la fuerza secreta que mueve el universo, de Lynne McTaggart. Algunos comparan este libro con El Tao de la Física, de Fritjof Capra. Vivimos en un universo resonante, como nos demuestra la física cuántica.

Es, como decía Séneca y nos recuerda José Antonio Marina en un artículo reciente, “la plenitud del presente”.

miércoles, 27 de febrero de 2008

Frente a la amenaza taylorista

Medio día en Valencia, medio en Madrid. Por la mañana ha tenido el privilegio de dar la conferencia de apertura en el congreso nacional de RRHH, de finanzas y de marketing organizados por Manager Business Forum en la ciudad del Turia. El título: “Crisis, talento y amenaza taylorista”.

En 20 minutos, ha hablado de la crisis actual (crisis que los chinos simbolizan como peligro y como oportunidad), de lo que el talento significa (poner en valor lo que uno sabe, quiere y puede hacer), de los diez años que hemos cumplido en la “guerra por el talento” (término acuñado por la consultora McKinsey) y de las grandes oportunidades de mejora:

- La selección: Inteligencia vs Perfil de Talento
- La formación vs el Desarrollo
- La jefatura vs el Liderazgo
- La involucración vs el Compromiso
- El grupo vs el Equipo
- La retribución vs la Compensación
- El presupuesto vs el Proyecto

En un artículo de enero de 2008, McKinsey señalaba que “en esta última década las empresas han basado sus políticas de recursos humanos en mejorar sistemas y procesos y han menospreciado (sí, menospreciado) la gestión del talento. En esta línea, “sus esfuerzos han sido escasos o incorrectos”. Y añadía: “Muchas empresas siguen enfocando el talento como una cuestión táctica más que como un problema integral que está íntimamente ligado a la estrategia de negocio a largo, lo cual requiere la atención directa de la dirección y numerosos recursos”. Porque “más del 60% de los directivos cree que es un departamento administrativo, no un socio estratégico del negocio, y no se le evalúa por el éxito o fracaso de sus políticas de gestión del talento.”

Para evitar la “amenaza taylorista” (la vuelta al taylorismo del siglo XX), hemos de considerar que:
1. El Talento es puesta en Valor
2. La productividad depende de la Calidad Directiva
3. El Equipo obtiene sinergias
4. La Incertidumbre exige Estrategias
5. El Desarrollo es Coaching
6. Ser una EPT es Rentabilidad
7. El Cambio es una magnífica Oportunidad

Frente a los entornos tayloristas, entornos “leonardescos”, en los que domine la curiosidad, la vocación, el aprendizaje, la iniciativa, el dinamismo, la maestría, la reputación y el legado.

Confío en que buena parte de los directivos asistentes al acto en Valencia hayan sido capaces de extraer ciertas reflexiones y sobre todo de pasarlas a la acción, a su realidad de cambio personal y profesional.
Por la tarde, además de preparar propuestas con el equipo en la oficina, fiesta del día de la independencia de la República Dominicana. La embajada organizado un acto en el hotel Intercontinental. Además de Don Alejandro (el embajador) y su esposa, del equipo de la embajada, empresarios y directivos españoles y dominicanos, académicos, etc. Un buen momento para celebrar la amistad entre ambos países.

martes, 26 de febrero de 2008

Los nuevos liderazgos

Magnífico día en Cantabria. Mi amigo Raúl ha sido un sensacional anfitrión, una vez más, por la mañana. Comida con el equipo de la Dirección de la Mujer, con Chavela al frente, y con Chus de la UGT. Antes y después, una serie de entrevistas sobre el tema de la conferencia de esta tarde, “Liderazgo social y felicidad”. Y a las 6, presentación de la tercera edición de la Escuela de Políticas y Nuevos Liderazgos, con la vicepresidenta del Gobierno de Cantabria, Lola Gorostiaga, y la responsable del sindicato UGT, María Jesús Cedrún.

Esta Escuela lleva desde 2005 impulsando el Liderazgo Transformador en las mujeres de esta región. La sala del hotel Bahía estaba a rebosar, desde Carmen, una niña de cinco años y medio que ha venido con su madre, hasta Raúl que ha venido con la suya. He tratado el importantísimo asunto de la felicidad, como placer y significado, desde dos planteamientos: el apolíneo (lógico, racional, de bienestar) y el dionisiaco (vitalista, emocional, de entusiasmo). La historia se compone de ciclos alternativos de uno y otro y estamos en un cambio de ciclo de apolíneo a dionisiaco. Por eso nos gustan pensadores que en la historia anticipaban el ciclo dionisiaco: Aristóteles, Montaigne, Cervantes, Spinoza, Nietzsche, Ortega y Gasset y ahora Michel Onfray. “The secret” (el secreto) es el ejemplo actual de impulsar el optimismo, la ilusión y la esperanza. He utilizado el vídeo de Obama (Yes we can) como caso de éxito en esta línea.

Confío en que estas reflexiones hayan ayudado a las participantes y se conviertan en planes de acción.

lunes, 25 de febrero de 2008

Los cómicos y el debate

Muy emocionante el agradecimiento de Javier Bardem, Óscar en mano, a los cómicos españoles por dignificar su profesión. En la gran fiesta mundial del cine, han triunfado los actores europeos: el propio Bardem, Daniel Day-Lewis, la actriz francesa de La vida en rosa y Tilda Swinton.

Sobre el debate, es curioso, independientemente de la opinión de cada uno, la “imposición” de algunos periodistas de sus propias ideas (muchas veces más sesgadas que las de los propios politicos). Cada ciudadano se habrá forjado su opinión. Según el Instituto Opina para Cuatro y El País, ha ganado el actual Presidente del gobierno por un 45’4% a 33’4%. Según el ABC (Vocento), ha ganado Rajoy por 51’8% a 48’2%. José Antonio Vara (La Razón) ha dicho en Telemadrid que Rajoy ha ganado contundentemente. En la primera cadena de televisión, cada periodista (Fernando Ónega, Miguel Ángel Rodríguez, Ernesto Ekaizer, José María Calleja, Margarita Sáenz Díez, José Antonio Sentís) ha llevado descaradamente el ascua a su sardina. Poco análisis y mucho sesgo.

Aunque me encantan los debates electorales, no sé cuántos indecisos habrán decidido su voto esta noche tras el programa de televisión.

Me hubiera gustado más propuestas, más proyectos de futuro, más audacia, más ilusión, más esperanzas…. Pero sé que el pueblo español es muy sabio.

domingo, 24 de febrero de 2008

Y los Oscars fueron para...

La prensa de este fin de semana ha venido cargadita de buenos artículos. En Infoempleo (Grupo Vocento), una entrevista muy interesante a mi admirada Ángeles González-Sinde, Presidenta de la Academia de Cine. Cuenta su trayectoria (hizo un papel a los siete años, estudió filología hispánica, tres años en Los Ángeles, diez guiones, Goya a la mejor dirección novel con La suerte dormida y ahora trabaja en los toques finales de Una palabra tuya). “Hacer lo que te da la gana produce mucho vértigo” o “Cuanto más sabes, más te das cuenta de lo difícil que es”, nos cuenta. En la misma publicación, las valiosas ideas de Mario Alonso, Álex Rovira, Pilar Jericó o Santiago Álvarez de Mon: grandes amigos y extraordinarios profesionales.

En El País, una página sobre el “Obama hispano”, Rafael Anchía: 39 años, nieto de pastores vascos e hijo de un pelotari de Markina, es representante demócrata en la Cámara de Representantes de Texas y se ha pronosticado que será el primer gobernador del estado. El mismo periódico recoge un suplemento titulado “El candidato”, de José Luis Barbería, sobre Mariano Rajoy. Durante una semana, este periodista y un fotógrafo acompañaron al Presidente del PP y dibujan un completo retrato. En Negocios, Josep M. Sarriegui trata el caso de la Expo de Zaragoza como “pozo de ocupación” (10.000 personas ara 2.000 puestos de trabajo) y Borja Vilaseca escribe sobre el estrés que afecta al 32% de los trabajadores españoles.

En El Mundo, “Cuatro días de campaña con Obama”, de Tim Reid. Interesantísimo. En el mismo periódico, José Antonio Marina se refiere a los debates electorales: “Dicen que deciden muchos votos. Espero que no sea así. (…) asistimos a un ejercicio de retórica. Divertido, pero poco de fiar”. Precisamente en el mismo diario, Virginia Ródenas escribe “ZP-Rajoy. Así se gana un debate”, con opiniones de importantes expertos. Isabel Gutiérrez entrevista al canario Lucas Fernández, director de “Óscar. Una pasión surrealista”. “Hasta que el cine español asuma como carnet el euro y no la política, no será competitivo”.

En el Diario Negocio del pasado viernes se publicó mi quiniela para los Óscar de esta noche:
- Mejor película: Pozos de ambición. Bien construida y con un estupendo Daniel Day-Lewis.

- Mejor guión original: Ratatouille. Enseña a los niños (y los no tan niños) que querer es poder. No estoy tan seguro de que lo consiga. pero me gustaría.

∙ Mejor guión adaptado: Lejos de ella. Es una historia preciosa sobre el amor y los recuerdos.

∙ Mejor director: Joel Coen y Ethan Coen. Son tan atrevidos como astutos a la hora de dirigir.

∙ Mejor actor: George Clooney por Michael Clayton. Sé que Daniel Day-Lewis es el favorito, pero Clooney (amigo de Obama de hace años) es el modelo de esta generación. Actor secundario, por supuesto Javier Bardem.

∙ Mejor actriz: Julie Christie por Lejos de Ella y (actriz secundaria) Cate Blanchet por I’m not there. Ambas hacen papeles extraordinarios.

Veremos qué pasa esta noche (en Europa, tarde en Los Ángeles).

sábado, 23 de febrero de 2008

Cine espiritual

Ayer compré en la FNAC de L’Illa (en Barcelona) la película The Secret, un auténtico best-seller. Esta mañana la he visto, y me ha encantado (me ha gustado más que el libro, que había leído hace meses; al fin y a la postre, el libro es una trascripción de la cinta). Considero que The Secret es una peli que todos deberíamos ver, sin lugar a dudas. El mayor éxito en estos momentos de lo que se llama Cine Espiritual.

Se trata de una temática novedosa y especial. Engloba a las películas que tienen que ver con el sentido de la vida, con el crecimiento personal, con el corazón, con la felicidad, con nuestro futuro…

Además de The Secret, son recomendables películas como:

- 14 kilómetros (2007), de Gerardo Olivares. Es la distancia que separa África de Europa por el Estrecho de Gibraltar. Vivimos la odisea de unos inmigrantes por Mali, Níger, Argelia y Marruecos. Espiga de Oro de la última SEMINCI de Valladolid.
- Las alas de la vida (2007), de Antoni Canet. El médico Carlos Cristos, que a sus 47 años padece una enfermedad terminal, invita a su amigo y director de cine para que filme su lucha por la dignidad en el vivir y en el morir, y sin dramatismo y “si es posible con una sonrisa”, transitar juntos por el complejo escenario creado entre los umbrales de la vida y la muerte. Cogidos de la mano, enfermedad y película han viajado con Carlos (el médico, el paciente, el comunicador), para reflexionar junto con su familia, sus amigos, sus compañeros, médicos y científicos, sobre las viviencias y los grandes temas asociados al final de la vida; y el último tramo del camino lo han transitado como Carlos ha querido: mirando a la muerte a la cara, con serenidad.
- Ayurveda (2001), de Pan Nalin. En viaje en busca de una de las medicinas más antiguas del mundo.
- Baraka (1992), de Ron Frike. Documental en 24 países sobre la relación entre el ser humano y el medio ambiente.
- Un buda (2005), de Diego Rafecas. la historia de un joven que, inserto en el mundo de la gran ciudad, lucha por evadir y posponer sistemáticamente su particular y profunda necesidad espiritual, el desesperado anhelo de su alma por saber quién es él.
- Conocer a Dios (2006), de Ron Frank. Las ideas de Deepak Chopra.
- Conversaciones con Dios (2006), de Stephen Simon. Versión cinematográfica de otro éxito de ventas. Neale no tiene trabajo ni familia ni hogar, y se rompe el cuello en un accidente de coche. Tiene dos opciones: dejarse abandonar o buscar respuestas.
- Darshan. El abrazo (2005). Documental sobre los viajes de Amma por toda la India.
- The 11th tour (2007), de Leslie honres Petersen, Nadia Conners y Leonardo di Caprio. Un documental sobre el cambio climático y cómo destruye nuestro planeta.
- Elizabeth Kübler-Ross. Acompañar a morir (2002), de Stephan Haupt. La creadora de la tanatología nos enseña las fases del duelo y la inmortalidad del alma.
- Favela Rising (2006) de Matt Mochary y Jeff Zimbalist. Anderson Sa es un habitante de una de las peores favelas de Río de Janeiro. Hastiado de tanta violencia cotidiana, un día decide que es hora de cambiar las cosas, o al menos intentarlo. A través de la música, el movimiento afro-reggae nace y se extiende para dar una oportunidad a los miles de niños de la calle que encuentran en las drogas y la delincuencia su única salida.
- El final del espíritu (2005), de Jim Hanon. Una historia de fe, de redención, de perdón y de esperanza… Basada en una historia real, de los años 50 en la cuenta del Amazonas. Allí sobreviven como pueden los Huaoranis, una de las tribus indígenas más violentas jamás conocidas. Al otro lado de la selva se han instalado unas pocas familias de misioneros que han venido a predicar el evangelio. El objetivo de estos es contactar por vez primera con los peligrosos indígenas. Pero cuando una cultura basada en el amor y el perdón se topa de frente con otra cuya prioridad es la de sobrevivir, las consecuencias pueden ser imprevisibles.
- La fuente de la vida (2007), de Darren Aronofsky. Tres historias sobre el amor en tres contextos históricos diferentes.
- El Gran Secreto (2005), de Phillip Groening. Documental sobre una comunidad cartuja. Dieciséis años después de su primer encuentro con el padre prior de la orden, el director Phillip Groening obtuvo permiso para rodar dentro del monasterio sobre la vida de los monjes. Phillip vivió en el monasterio y siguió a los monjes con su cámara. Se convirtió en parte del ritual, en parte de su vida cotidiana, como un monje más a caballo entre los antiguos ritos que los cartujos practican y la vida moderna que él conoce. Premio al mejor documental 2006 de la academia europea de cine.
- Grizzly Man (2005), de Werner Herzog. Desde 1990 hasta el 2003, Timothy Treadwell, camarero, actor ocasional y ex-alcohólico, pasó catorce veranos conviviendo entre osos grizzly. hombre que presumía de poder vivir entre los osos grizzly de la salvaje Alaska. Sus estancias en Alaska y su obsesiva relación con los plantígrados fueron recogidas por él mismo y su cámara de vídeo a lo largo de más de cien horas de grabaciones caseras.
- El guerrero pacífico (2006), dirigida por Víctor Salva. Basada en el libro de Dan Millman, cuenta la historia de un gimnasta que tiene todo en la vida y conoce a un anciano llamado Sócrates que le enseñará a ser un “guerrero pacífico”.
- Himalaya (1999), de Eric Valli. En el noroeste de Nepal, Tinle, el anciano más prominente de la aldea, recibe la noticia de que su hijo mayor, el jefe del pueblo, ha fallecido en un accidente. La aldea se prepara para la anual caravana de yaks, que llevan la sal (único producto de valor que tienen) para intercambiarla por granos en los pueblos de las llanuras. El jefe es quien guía tradicionalmente la caravana y ante su muerte deben elegir al sucesor. Tinle es el encargado de la elección y a pesar de ser Karma el más calificado, se niega a aceptarlo pues lo acusa de la muerte de su hijo.
- Invisibles (2007), de Isabel Coixet, Fenando León de Aranoa, Mariano Barroso, Javier Corcuera y Wim Wenders. Cinco documentales sobre la labor de Médicos sin fronteras en Uganda, Colombia, Bolivia y África central. Goya al mejor documental.
- Mentes brillantes (2007), de Larry Kurnarsky. Conversaciones con líderes espirituales (Eckhart Tolle, Marianne Williamson, Morgane Anastasia, Sean A. Mulvihill, Obadiah S. Harris, Tammi Land, Rebeca Adamson).
- Nobelity (2007), de Turk Pipkin. Entrevista a ocho premios Nóbel como Desmond Tutu, Amartya Sen, etc. Responden a “¿qué tipo de planeta estamos dejando a las generaciones futuras?
- Nosotros que alimentamos al mundo (2005), de Erwin Wagenhofer. Un documental sobre los alimentos: de dónde proceden, ¿hay suficientes? Con entrevistas a los responsables de FAO o de Nestle.
- Las nueve revelaciones (2006). También basada en un best-seller (de James Redfield). El azar o el destino, depende de cómo se mire, dirigen a John a la selva tropical de Perú. Allí unos investigadores acaban de descubrir unos escritos ancestrales que anuncian la llegada de una nueva etapa para el hombre que cambiará la percepción sobre todo lo que le envuelve y le proveerá de una nueva percepción de cara al futuro. Estas revelaciones, suponen una amenaza y riesgo para quienes las conocen.
- One, todos somos uno (2005), de Ward Powers. Conversaciones con Deepak Chopra, Ram Dass, Thich Nhat Hanh, el Padre Thomas Keating, Riane Eisler, Barbara Marx Hubbard, Robert Thurman, Sadhguru Jaggi Vasudev y el Dalai Lama sobre 20 preguntas trascendentales para la vida.
- Primavera, verano, otoño, invierno… y primavera (2003), de Ki-duk Kim. Un niño vive en un pequeño templo que flota en el centro de un hermoso lago. Convive con un monje que le enseña el camino de Buda. Con los años, el niño se convierte en un apuesto joven que despierta a su sexualidad con una chica que ha venido al templo buscando al viejo maestro para que la sane. Movido por la fogosidad del erotismo, el joven se fuga del templo sólo para descubrir que su vida se torna en un infierno. Desolado, el joven vuelve buscando que viejo maestro le enseñe el camino de la iluminación.
- Samsara (2001), de Pan Nalin. Después de tres años, tres meses y tres días de reclusión voluntaria en una ermita perdida en el Himalaya. Thasi emerge de un trance profundo. De vuelta en el monasterio donde vivió desde los cinco años, el joven va recuperando poco a poco sus fuerzas vitales. Pero el regreso trae resultados inesperados. Fuera de los rigores de una vida entregada al desarrollo espiritual. Thasi experimenta el despertar sexual. Estos sentimientos coinciden con un viaje a una villa cercana donde Thasi conoce a Pema de la que se enamora. Por primera vez el joven lama comienza a cuestionarse los valores de su vida monacal en un monasterio.
- Siddharta (1972), de Conrad Rooks. La novela de Herman Hesse llevada al cine.
- ¿Y tú qué sabes? y su segunda parte, Dentro de la madriguera (ambas, de 2006), de William Arntz, Betsy Chase y Mark Vicente. Entrevistas en profundidad a expertos que conectan la física cuántica con la realidad y la percepción.


¿Y Una verdad incómoda (2006), de Davis Guggenheim, con Al Gore? Por supuesto. Pero ya se ha difundido lo suficiente.
No deja de ser curioso que de la treintena de películas recomendadas, sólo tres son del siglo XX. El 90%, del siglo XXI.

Podemos considerar la página web www.spiritualvision.es como la gran referencia en esto tan interesante del cine espiritual o de valores. Conviene consultarla.

viernes, 22 de febrero de 2008

Nuevos rumbos en AE y Capital

Me ha gustado (y mucho) la nueva Actualidad Económica, que podemos encontrar en los kioscos a partir de hoy. La foto de portada, de Ángel Becerril, es una casa de arena con la bandera española y el titular, “¿Se desmorona el mito?” referido a la economía española (la arena, obviamente, es construcción y turismo). Las editoriales son potentes, las “noticias que no conviene ignorar” (sobre Rato, Sarkozy, el Índice de Libertad Económica y los salarios de los jóvenes licenciados), interesantes; el artículo de portada (de Tomás López Morales), completo; las opiniones de Emilio Lamo de Espinosa, Joaquín Trigo, Pedro Nueno, Tim Harford y Theodore Darlymple, valiosas; el ensayo por entregas de José Luis Feito en defensa del capitalismo liberal, valiente; las entrevistas al embajador de Israel y al Presidente de La Caixa, esclarecedoras y las reseñas de libros (sobre Schumpeter, Montaigne, Sen, las mujeres economistas y las falacias económicas), imponentes. Pocas veces en esta publicación he visto tanto análisis, desde la primera página a la “carta del director” (apuntes liberales) de Miguel Ángel Belloso. Por si todo esto fuera poco, en sus 132 páginas hay 53 de publicidad, lo que me parece impresionante.

Por ponerle una “oportunidad de mejora” a la revista, en el primer editorial se destaca que “hay que reforzar la autoestima, la capacidad emprendedora y el amor al riesgo de los individuos” (no puedo estar más de acuerdo con esta afirmación) y sin embargo no he visto artículos que refuercen precisamente eso: la autoconfianza (que es combinación de autoestima y autodignidad), el emprendizaje y la asunción de riesgos calculados. Espero como lector que vayan apareciendo en siguientes números.

De otro lado, hace unas semanas se publicó la revista Capital, con Consuelo Calle como directora, Juan Llobell como subdirector y un talentoso grupo de redactores (Amaia Arteta, Jordi Benítez, Valentín Bustos, Lorenzo Ramírez, Rafael Pascual, Alfonso Pérez, Pilar Pérez y Miguel Villar). La ilustración de portada, de Ángel Navas, es un dibujo de Zapatero, Rajoy, Solbes y Pizarro juntos en un cochecito de montaña rusa, y el título “Adiós a los buenos tiempos”. Las entrevistas a Juan Miguel Villar Mir y Jeff Bezos (fundador de Amazon), enormemente interesantes. Los análisis sobre economía y elecciones y la energía (los nuevos amos del mundo, la nuclear), muy acertados. Y el de Arco (“España busca su hueco en el arte contemporáneo”), me ha encantado. Me han sorprendido muy gratamente las reflexiones sobre el Grupo Leche Pascual, FCC y el marketing sensorial. He visto una revista Capital de más peso, más internacional, con mucho más análisis. Y confío en que sólo sea el principio.

Con la misma sinceridad y transparencia, he de confesar que lo menos me ha gustado de este número de Capital ha sido el artículo sobre beneficios sociales. No aporta casi nada nuevo, con muchas opiniones (una decena de expertos), algunos datos y mínimas conclusiones, mezclando churras con merinas (equilibrio de vida personal y profesional, stock options, retribución variable, salario en especie). Si quería tratarse la compensación de forma integral, me temo que hay mejores caminos. El Especial motor, bien, pero no es mi tema y la página de libros, muy mejorable.

En fin, nos tenemos que felicitar como lectores por el rumbo emprendido por Actualidad Económica (con voz propia, pero ¡por fin! mostrando contenidos que pueden convertirla en nuestro “The Economist”) y por Capital (que podria ser sin ninguna dudo nuestro particular “Fortune”). Dado que Emprendedores cuenta con un posicionamiento claro y un público fiel, podemos alegrarnos de encontrar entre las revistas económicas de nuestro país hasta cuatro de calidad (Executive Excellence a mí me encanta). Son magníficas noticias para quienes deseamos estar al día en este campo.

jueves, 21 de febrero de 2008

Psicología positiva

Hoy he leído el informe respecto a mi hija Zoe que ha elaborado un gabinete psicológico especializado en la infancia (del que no voy a hacer publicidad). No es que Zoe tenga nada realmente a destacar, pero su profesora particular recomendó que lo hiciera. El informe en cuestión recoge los resultados de una batería de tests sobre capacidad de lectura, comprensión verbal, motora, lateralidad, etc. En casi todas las ocasiones el criterio de comparación es entre edad mental y edad cronológica y con un promedio de los niños de sus mismos años. Pero no trata en absoluto hasta qué punto la niña es feliz, vive o no en un entorno apacible o cariñoso, muestra seguridad en sí misma o interés por ayudar a los demás o es creativa.

La Psicología Positiva (el estudio científico del funcionamiento humano óptimo, cuyo objetivo es descubrir y promover los factores que favorecen el progreso en los individuos y las comunidades) lleva más de una década entre nosotros, con grandes aportaciones de Martin Seligman, Mihalyi Csikzentmihalyi, Philip Stone, Daniel Kahneman, Robert Emmons y tantos otros, pero gabinetes como el del informe de Zoe parece que no se han dado cuenta de ello. En el libro Ganar Felicidad, su autor, Tal Ben-Shahar (que dirige el curso más popular de la Universidad de Harvard) define la felicidad como “la experiencia global de placer y significado”. Sí, el placer es la base de la emoción, pero la felicidad es algo más que emociones positivas; es dotar a la vida de un sentido, de un significado (como nos enseñó Víctor Frankl).
Por ello, “la vida es muy corta para tener prisa”(Thoreau). La felicidad es el bien más valioso, y no se alcanza con actitudes hedonistas, nihilistas o competitivas. Contar con objetivos y un plan de acción, saber qué te hace disfutar en la vida, mantener relaciones fructíferas, ser agradecido y saber perdonar, disponer de un carácter sereno y risueño: ahí está la verdadera felicidad. Citando a Lincoln, “casi todas las personas son tan felices como deciden serlo”.

Me gustaría que estos análisis sobre la personalidad de los niños fueran menos un conjunto de datos sobre la inteligencia lógico-matemática y lingúística y más una reflexión profunda sobre la felicidad y sobre cómo mejorarla. Si no, no me extraña que el 45% de los estudiantes (en las universidades de USA) estén “tan deprimidos que tienen problemas para funcionar”.

miércoles, 20 de febrero de 2008

Diez falacias sobre la inmigración

Magnífico día: nuevas propuestas y proyectos de lo más innovador.
Antonio Pamos, director del Grupo Actual, nos envía a una serie de amigos a través del G-13 un artículo muy interesante:

Diez falsos mitos sobre los inmigrantes

Abusan de la sanidad pública
Frente a la idea de que los inmigrantes colapsan la sanidad pública, bastan las cifras. Según Sanidad, el uso que hacen de ella es un 15% menor que el de los españoles.
La Sociedad Española de Medicina Comunitaria (semFYC) confirma que los inmigrantes van al médico la mitad que los españoles: suponen un 10% de la población, pero sólo un 5% de los pacientes. Tampoco colapsan las urgencias. "Hay extranjeros sin tarjeta sanitaria que sólo pueden ir a urgencias. Aun así, sólo representan un 5% de este servicio", explica José Luis Casado, de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias. Estos datos concuerdan con los de la Seguridad Social, que apunta que generan un 4,6% del gasto sanitario. Además, los inmigrantes que llegan son jóvenes y sanos, ya que han superado viajes peligrosos.

No se adaptan a nuestras costumbres
"¿Qué es y qué no es costumbre?", se pregunta el sociólogo del CSIC, experto en inmigración, Vicente Rodríguez. Vecinos escandalosos o sucios los hay, españoles o no. Y añade que es normal el choque inicial con los inmigrantes, porque éstos ya son un número elevado. "No se van a adaptar al día siguiente de llegar", añade.
A su juicio, también hay españoles con usos molestos, como quitarse los cascos del móvil para que la música que escuchan atruene todo el vagón del metro. "¿Lo hacen porque son inmigrantes? ¿O porque son jóvenes?", insiste. Siete de cada 10 españoles e inmigrantes opinan que "la vida cultural se enriquece con las personas de otros países", según el Centro de Estudios de la Comunidad de Madrid. El 72% de los inmigrantes tiene amigos españoles, y la mitad de los españoles trata con extranjeros.

Vienen a cometer delitos
La población extranjera incide de forma directa en el aumento de la delincuencia. ¿Verdad o mentira? Los datos desmontan el bulo. Antonio Camacho, secretario de Estado de Seguridad, lo expone con un ejemplo: "En 2002, con la mitad de inmigrantes, la tasa de criminalidad era 1,5 puntos superior a la de 2006. Por lo tanto, no hay correlación entre inmigración y delincuencia, por mucho que algunos irresponsables se empeñen en establecer esa conexión". Los expertos comparten esta teoría. José Luis Díez Ripollés, catedrático de Derecho Penal de la Universidad de Málaga, sostiene que "no puede afirmarse que la presencia de población inmigrante sea determinante a la hora de explicar los niveles delincuenciales". La Policía confirma que el 63,5% de las bandas criminales son mixtas (integradas por españoles y extranjeros).

Nos quitan el trabajo y no tienen formación
"¿Cómo pueden decir que nos quitan el trabajo si hay dos millones de inmigrantes trabajando y nunca en los últimos 30 años ha habido tan pocos parados españoles como ahora?", se indigna el sociólogo Lorenzo Cachón. Según un estudio de La Caixa, no nos roban el trabajo, sino que crean más: hasta junio del año pasado, 241.000 inmigrantes crearon una empresa.
Cachón añade que los inmigrantes ocupan empleos que los españoles no aceptan. ¿Será por eso que, como aseguró el jueves Arias Cañete, los camareros ya no saben poner cafés? El bulo cae y desmonta otro mito: el nivel de cualificación de los inmigrantes es superior al del puesto de trabajo que ocupan, explica Cachón. Además, excepto los africanos, en general vienen igual o mejor preparados que los españoles. "El PP sabe que decir esto da votos", concluye.

Hay que luchar contra la ablación
La ablación en España es un delito que se castiga con hasta 12 años de cárcel. Mariano Rajoy parece no tenerlo muy claro, ya que asegura que su contrato para "integrar a los inmigrantes" y ganar votos servirá para acabar con la mutilación genital femenina, que afecta a 130 millones de mujeres en todo el mundo.* El candidato del PP se reunió ayer con la presidenta de la Red Europea de Lucha contra la Mutilación Sexual, a quien no trasladó nada nuevo.
Asociaciones, ONG, partidos políticos y la Agencia Española de Cooperación Internacional y Desarrollo (AECID) llevan años luchando contra esta práctica, que en España no sólo se castiga con dureza, sino que incluso se prohíbe la salida del país ante la sospecha de que una niña viaje para someterse a una ablación. En Catalunya, una ley incluso autoriza a perseguir casos en el extranjero.

Bajan el nivel de la Educación
"Es una falacia rotundamente falsa", afirma la presidenta de la Confederación Española de Padres de Alumnos (CEAPA), Lola Abelló. En su opinión, lo que ocurre es que deberían gestionarse mejor los recursos de las escuelas, como crear clases de refuerzo para quien lo necesite. El colegio San Cristóbal de Madrid, cuyo alumnado es un 60% inmigrante, obtuvo la quinta mejor nota de toda la Comunidad en el examen que realiza la Consejería de Educación a los alumnos de sexto de Primaria.
La presidenta de la CEAPA también puntualiza que tampoco es verdad que los extranjeros quiten las becas a los nacionales: "Las ayudas se dan a las personas que más lo necesitan y en este caso se trata de los extranjeros que vienen con menos recursos". En su opinión lo que haría faltas es un mayor número de becas.

Tienen costumbres como la poligamia
Mariano Rajoy no supo o no pudo poner otro ejemplo de las costumbres que deben respetar los inmigrantes que la poligamia. Sus palabras exactas fuero: "Hay que defender los derechos humanos, y eso pasa por evitar la poligamia". Pero resulta que la Constitución española no contempla la poligamia, que sí está permitida en algunos países árabes, ya que así lo avala el Corán. El matrimonio español está regulado por el Código Civil, que tiene la monogamia como nota definitoria. En Marruecos, el Código de Familia establece que el marido pueda casarse por segunda vez si tiene permiso de la primera mujer. Estos enlaces no llegaron al 3% en 2003. En Túnez está penada como delito. En el judaísmo la poligamia también está permitida. Sin embargo, en el estado de Israel se prohibió en 1959.

Tienen muchos hijos y copan las ayudas
Una aportación de los inmigrantes ha sido evitar que el país siga estancado demográficamente, ya que la mayoría son jóvenes en edad reproductiva. Eso no significa que tengan muchos hijos, ya que han adoptado el modelo familiar español. Hemos pasado de tener la tasa más baja de natalidad del mundo en 1999, con un 1,07, a un 1,37, según el padrón municipal de 2007. El 17,6% de los nacimientos producidos en España en 2005 fue de padre y/o madre extranjera.
Tampoco es cierto que copen las ayudas sociales. Por ejemplo, en la Comunidad de Madrid, donde vive casi la cuarta parte de los inmigrantes que residen en España, los extranjeros que perciben la renta mínima de inserción (la prestación dirigida a los que tienen menos recursos) no llegan al 10%, según datos del sindicato CCOO.

Las musulmanas no van al ginecólogo
El tópico reza que las musulmanas van al médico con sus maridos, que ni las dejan hablar ni que las exploren. Por supuesto, no van al ginecólogo. Coger la parte por el todo es contraproducente, y en este caso aún más. El presidente de la Sociedad Española de Atención Primaria (Semergen), Julio Zarco, explica que estas conductas existen, pero que desaparecen en cuanto los inmigrantes se integran. En las antípodas de esta conducta están las latinoamericanas, que, acostumbradas a controles ginecológicos en sus países, acuden a menudo al médico de cabecera para pedir pruebas o anticonceptivos. Tampoco les supone un problema, en el caso de las cubanas, solicitar una interrupción del embarazo si lo necesitan. El nivel de información de las inmigrantes de la Europa del Este es muy similar al de las españolas, insiste Zarco.

Se dedican a la prostitución
No es cierto que la mayoría de las inmigrantes se dedique a la prostitución, según explica Cristina Garaizábal, presidenta del colectivo Hetaira de defensa de los derechos de las prostitutas. "Sí es cierto que desde hace unos años la mayoría de las chicas que ejerce la prostitución en la calle es extranjera, pero por la sencilla razón de que es el trabajo más duro, que las españolas ya no quieren hacer", explica. No quiere decir, puntualiza Garaizábal, que las nacionales hayan dejado de ser meretrices, "ahora ejercen la prostitución en los locales". Respecto a la afirmación de que cada vez son más los inmigrantes que acuden a las prostitutas, la presidenta de Hetaira asegura que es rotundamente falso: "No hay estadísticas, pero la mayoría de los clientes de las chicas son españoles, y muchos de ellos son fijos".

Un país con muchas personas provenientes de otros lugares es un país más próspero, más diverso y más tolerante. Sin ninguna duda. Gracias, Antonio, por compartir con nosotros un enfoque tan claro sobre el tema.

martes, 19 de febrero de 2008

El primer thriller gastronómico

Tenía muchas ganas de ver la última película producida por Antonio Saura, El pollo, el pez y el cangrejo real. Se presentó el viernes en el Festival de Berlín en la sección Berlinale Especial y el sábado en la sección dedicada a la gastronomía también de la capital alemana.

Trata de la odisea del chef Jesús Almagro (jefe de cocina del restaurante Pedro Larumbe) que, tras ganar el campeonato de España, decidió prepararse concienzudamente durante 16 semanas para ganar el premio gastronómico más importante del mundo, el Bocusse d’Or (el título alude a los tres ingredientes obligatorios en el concurso: el fletán y el cangrejo real noruegos y el pollo francés de Bresse). ¿Cómo hacerlo? Sometiéndose al juicio de algunos de sus mejores compañeros de cazuelas: Larumbe, Chicote, Sandoval, Arzak y otros genios por el estilo se dedicaron a criticarle a tope para que mejorara. El resultado es el primer “thriller gastronómico” (en palabras del director de la película, José Luis López Linares, Goya al mejor documental). Los propios miembros del equipo de filmación no podían creer lo que sufrió Jesús Almagro, quien en su humildad aceptó una presión extrema y las más duras críticas.


La ficha de la película nos cuenta:
“El pollo, el pez y el cangrejo real es la historia de un gran desafío para cumplir con un sueño, una aventura llena de esperanzas y expectativas, de crudas y duras realidades, a veces hilarantes, a veces agobiantes. El primer thriller gastronómico."El pollo, el pez y el cangrejo Real" es un thriller gastronómico que muestra el esfuerzo de Jesús Almagro, actual campeón de cocina de España y uno de los mejores chefs emergente en la industria gastronómica de los últimos años, para ganar el Bocuse D'Or, el premio gastronómico más prestigioso del mundo que se celebra cada dos años en Lyon, Francia.
Un fascinante retrato de la obsesión, dedicación y auto-sacrificio de un hombre inmerso en un desafío gigantesco que culmina en una mezcla de intriga y emoción. Un documental con todas las cualidades de un thriller, mostrando el lado humano y el arduo trabajo de los más grandes chefs al servicio de la excelencia gastronómica. Si Jesús gana el Bocuse D'Or, será reconocido como uno de los mejores chefs del mundo y su vida cambiará para siempre: prestigio, riqueza y fama, le acompañarán en su éxito para poder seguir las huellas de los anteriores ganadores y abrir su propio restaurante estrella Michelín. Además, si triunfa, Jesús será el primer español en conseguirlo, brindando reputación a su país y ganándose el respeto de sus compañeros chefs en el mundo.
Con el fin de aumentar sus posibilidades de ganar, soportará un arduo proceso de preparación: sacrificar su día a día, cambiar su rutina, entrenarse como si de un atleta para los Juegos Olímpicos se tratara. Su misión es la de conjugar las más originales, novedosas y elegantes formas de preparación y presentación de los tres ingredientes estipulados por la comisión del Bocuse D'Or: el fletán noruego, el pollo francés de Bresse y el cangrejo real noruego.
Tiene que preparar dos platos con estos ingredientes en apenas cinco horas, frente a un bullicioso público y en un entorno con el que no está familiarizado. El control del tiempo, la imaginación, la logística y una fuerte auto-disciplina, serán necesidades de primer orden para ganar el premio. Todo tiene que ser perfecto para convencer a los jueces de Lyon.
Seguiremos a Jesús a través del proceso de preparación, con sus altibajos. Veremos el intento de creación y presentación de estos tres ingredientes y la búsqueda de una receta intrínsecamente internacional y española a la vez. No basta un plato notable, Jesús debe encontrar la perfección para alzarse con la victoria del panel de jueces internacionales.
Durante el largo período de preparación en España, diversos compañeros y compañeras chefs, probarán y opinarán sobre el trabajo de Jesús. Algunos de los más ilustres nombres de la cocina española de hoy, como Pedro Larumbe, Alberto Chicote, Mario Sandoval y Paco Roncero, serán los más escrupulosos y exigentes paladares que un chef podría tratar de impresionar - aparte de los del Bocuse D'Or - y que no escatimarán en ruborizar a Jesús al emplear duras palabras como crítica sus esfuerzos. Día tras día, semana tras semana, durante meses tratarán de ayudarle a encontrar la receta perfecta.
Veremos a Jesús abandonar el concepto de partida mantenido hasta la mitad de todo el proceso, para volver a empezar de cero. Sin embargo, Jesús nunca cesará en sus esfuerzos para superarse y conseguir el orgullo de su país. Después de meses de duro trabajo y haber usado más de 450 pollos de Bresse, 150 kilos de fletán y 275 kilos de cangrejo real de Noruega, está finalmente listo para ir a Francia a enfrentarse al mayor desafío de su carrera profesional. ¿Verá Jesús recompensados sus esfuerzos? o ¿la decepción le esperará al final del día?
Un thriller gastronómico que consigue hacernos la boca agua, un documental único que muestra al mundo una visión de la alta cocina. Una competición de infarto, donde las emociones en la vida de los mejores chefs del mundo son los ingredientes. El viaje de un hombre y su propio esfuerzo para encontrarse a sí mismo, más allá de sus límites y su fascinación por la cocina.”


No quiero desvelar el puesto que obtuvo Almagro en Lyon en el Bocusse d’Or. En el fondo, es lo de menos. Lo importante es que un joven gaditano de 34 años, que ama con pasión la gastronomía, ofrece su talento a sus compañeros para que lo pulan a tope, sin piedad. Y él lo acepta de buen grado. Al fin y al cabo, se considera “un obrero de la cocina”.

En un momento de tanta frivolización del talento (en el que, en la tele, tribunales más o menos inquisitoriales someten a juicio a artistas que con su mejor voluntad desean fama y fortuna), éste es un magnífico ejemplo de bien hacer respecto a la liberación del talento. Una vez más, la gastronomía española demuestra (en este caso, a través de un maravilloso documental) por qué es hoy la mejor del mundo.

Esas son las buenas noticias: se trata de un documental formidable, casi obligatorio para quienes nos interesa el talento y su desarrollo. Las malas son que, en Madrid, la película sólo se exhibe en una sala (Rendir Plaza de España). Comparémosla con Expiación. Más allá de la pasión, producida por Working Title (los de Love Actually). Globo de Oro, nominada a siete oscars (entre ellos, mejor película). En cuatro semanas ha recaudado más de 3’5 millones de euros y se exhibe en 192 salas. Con todo el respeto y cariño para quienes la consideran una obra maestra, a mí me ha parecido lenta, previsible, tramposa (jugando con la música, especialmente con el “Claro de Luna” de Debussy), monótona, aburridísima. Dos horas tiradas a la basura. Sólo me parece salvable el final de Vanessa Redgrave, una gran dama del séptimo arte. Pues ahí está, en recaudación, en críticas y en premios. ¿Por qué no defenderemos lo nuestro (cuando tiene calidad) y se nos caerá la baba ante productos anglosajones que son un latazo?

lunes, 18 de febrero de 2008

Desarrollo del propio equipo

Hoy hemos tenido sesión de coaching interno de los directores y gerentes de eurotalent, como consecuencia del “guión estratégico” que realizamos el mes pasado. Hemos compartido de 9 a 19:30 horas vivencias y experiencias, revisado el diagnóstico del equipo (notables mejoras en los últimos tres años) y construido una nueva visión de futuro, misión y valores (próximamente en la página web de eurotalent).

La Visión de eurotalent para los próximos cinco años es convertirnos en “la empresa líder absoluto en ayudar estratégicamente a sus clientes en atraer, fidelizar y desarrollar su talento, para optimizar su eficiencia, productividad y resultados sostenibles”.

La Misión (a qué nos dedicamos) es la siguiente:
“Nos relacionamos con los clientes al más alto nivel para identificar sus necesidades.
-Ofrecemos soluciones personalizadas que les aportan valor.
-Generamos respuestas innovadoras.
-Trabajamos en red con los mejores especialistas del mundo en Estrategia, Organización y Talento."

Nuestros valores son:
-Humanismo
-Entusiasmo por el cliente
-Compromiso con la calidad y los resultados
-Liderazgo e innovación
-Perspectiva global y tolerancia
Cada uno de los valores cuenta con comportamientos observables asociados.

Hemos hecho el mapa de nuestra diversidad desde los estilos de aprendizaje y actualizado el autodiagnóstico de Inteligencia Emocional según el test VIA (Values in Action, de Martin Seligman). De las 24 fortalezas características, aporto desde mi zona abierta (coincidimos el resto del equipo y un servidor) Ingenio, Generosidad y Disfrute. Aporto en zona ciega (apreciado por los demás pero no tan consciente por mi parte) Curiosidad, Liderazgo, Optimismo, Perdón y Entusiasmo; y en zona oculta (fortalezas desde mi punto de vista aunque no tanto para el equipo) Perspectiva, Integridad y Humildad. Mis oportunidades de mejora son Recibir amor, Prudencia, Equidad y Perseverancia.

En fin, una jornada muy productiva. Estoy muy agradecido a mis compañeros y a los anfitriones (Martín y su equipo) que nos han permitido reunirnos en un marco muy especial, lejos del ajetreo de la oficina.
Hemos de conseguir que buena parte del plan de acción (bastante ambicioso) se convierta en resultados alcanzados.

domingo, 17 de febrero de 2008

El victimismo y la chulería

Vuelta a la Península, tras esta semana de descanso.
Los aficionados al Real Madrid están que trinan con la segunda derrota a domicilio consecutiva, la cuarta en lo que va de 2008 (sobre 9 partidos jugados) y la tercera en tierras andaluzas. Se ve que el mismo equipo que es capaz de vencer al Barcelona, al Atlético de Madrid, al Valencia, al Sevilla, al Villareal, es incapaz de hacerlo al Recre, al Almería o al Betis, y no por méritos ajenos, sino por propia soberbia. La chulería madrileña, que en ocasiones deja de ser un tópico para convertirse en una triste realidad.

Cada organización, cada cultura, tiene sus tentaciones características. Si se abandona a ellas, pierde. La del F.C. Barcelona es el victimismo: la temporada pasada, con todo el viento a favor, tiró la liga con empates en casa (contra el Betis y el Espanyol) fruto de su sentimiento victimista. Es lo que en Liderazgo se denomina “efecto Wallenda”: crees que te caes… y te caes. Este año, al Madrid ya le han dado los medios de comunicación la liga cuando quedaba medio campeonato por jugar. Y pierde partidos tontos como ayer. Mete un gol en cinco minutos, se duerme en los laureles y en dos fallos defensivos le ganan el partido. Justo castigo a su arrogancia, a pensar que van a derrotar al adversario sólo con el nombre.

El psiquiatra y antropólogo Michael Maccoby, del que me he traído su último libro, The leaders we need… and what makes us follow (Los líderes que necesitamos… y lo que hace que les sigamos) define al líder como “alguien a quien la gente sigue”. Puro y simple. Analiza el carácter social como un tipo de macro personalidad, que describe las actitudes emocionales y los valores compartidos por las personas cuya personalidad se ha formado en una determinada cultura o clase social. El carácter social cambia por un proceso de selección social, similar a la selección natural de Darwin. Es la importancia del contexto.

Maccoby sigue a Freud en su concepto de transferencia, la ligazón emocional que une a los seguidores con el líder. En palabras del psiquiatra vienés, “no hay amor que no reproduzca los estereotipos infantiles”. Los líderes responden con contratransferencia (proyectan sus experiencias pasadas en sus seguidores). Los seguidores solían responder a la cultura burocrática; el contexto está cambiando hacia la interacción intraemprendedora: el trabajo ha de tener sentido en sí mismo, con resultados medibles, con confianza y una identidad clara.

Los tipos de personalidad, según Freud y Maccoby, son cuatro: erótico, obsesivo, narcisista y de marketing. El tipo erótico productivo es ayudador, cooperativo, idealista, comunicativo: apoya y ama a los demás. El tipo erótico improductivo es dependiente, cotilla e inestable en el amor. El obsesivo productivo es responsable, consciente, de altos estándares y fiable. El obsesivo improductivo es ultracontrolador, microgestor (carácter anal, para Freud). La personalidad narcisista es independiente, no se deja intimidar, agresiva. En su aspecto improductivo es arrogante, grandioso, paranoico en las amenazas, no escucha a los demás. Finalmente, el de marketing es camaleónico, con falta de fuerte superego.

El Liderazgo de un equipo de fútbol es triple: el presidente de la entidad, el entrenador del club, el capitán del equipo. Según la terminología freudiana (que recoge y aplica Michael Maccoby), el Real Madrid es narcisista y el Barça erótico. Cuando se vuelven improductivo, uno es soberbio y el otro victimista. Es curioso como, pasado el tiempo, el triple liderazgo (Calderón, Schuster y Raúl en un caso; Laporta, Rijkaard y Puyol en el otro) se manifiesta en cada club como corresponde a su carácter social.

sábado, 16 de febrero de 2008

Lo último en estrategia

Admiro al canadiense Henry Mintzberg desde hace décadas (he escrito alguna vez sobre él en este blog). Me parece uno de los pensadores de la dirección empresarial más innovadores e iconoclastas, con aportaciones más brillantes y útiles. En mi equipaje de este viaje a Fuerteventura, su última obra, Tracking Strategies.

En el inicio del libro, una frase de Herbert Simon, “La serie de… decisiones que determina los comportamientos durante cierto periodo de tiempo puede ser llamado una estrategia” (1957). Así, las estrategias realizadas son patrones de acción. Las decisiones son compromisos para la acción.

Si bien la estrategia se suele definir como un plan diseñado para alcanzar un particular ánimo a largo plazo”. Mintzberg considera que las estrategias, más que ser deliberadas, emergen. Hay ocho “tipos ideales” de estrategias en un continuo:
- Planificadas: originadas en planes formales.
- Emprendedoras: creadas por una visión.
- Ideológicas: causadas por creencias compartidas.
- Paraguas: basadas en restricciones.
- De procesos: originadas en el proceso.
- Desconectadas: originadas en enclaves.
- De consenso: basadas en el consenso.
- Impuestas: originadas en el entorno.

En 1987, Mintzberg publicó un artículo titulado 5 Ps para la Estrategia. Son plan, pauta (ya mencionados), posicionamiento (a la Michael Porter), perspectiva (Peter Drucker dixit) y ploy (truco, estratagema). Según consideremos el proceso estratégico como plan deliberado o como pautas emergentes y el contenido estratégico en su perspectiva amplia o en posiciones tangibles (las 4 Ps principales) obtenemos cuatro modalidades estratégicas:
-Planificación estratégica (plan + posiciones): Michael Porter
-Visualización estratégica (plan + perspectiva): Peter Drucker
-Aventura estratégica (pautas + posiciones): Robert Burgelman
-Aprendizaje estratégica (pautas + perspectiva): Kart Weick

En este libro, Mintzberg analiza once ejemplos organizativos: seis empresariales (cinco canadienses, desde la línea aérea de bandera a los creadores del Wonderbra, pasando por una cadena de supermercados, y la automovilística Volkswagen), dos gubernamentales (Estados Unidos en Vietnam y el National Film Board de Canadá), una firma de arquitectos, una universidad (la suya, McGill) y el suyo propio como profesor.

Dado que hay cuatro formas de organización (Mintzberg, 1989) según el poder sea centralizado o descentralizado y el entorno, estable o dinámico:
- organización mecanicista (poder centralizado en entorno estable),
- profesional (descentralizado en entorno estable),
- emprendedora (centralizado en entorno dinámico) y
- adhocrática (descentralizado en entorno dinámico).
Las organizaciones emprendedoras suelen apuntarse a los procesos de visualización estratégica; las mecanicistas, a la planificación estratégica; las adhocracias, al aprendizaje estratégico; las profesionales, a las aventuras estratégicas. Como el proceso estratégico es ciencia (análisis), arte (reflexión) y artesanía (experiencias), la iniciación, desarrollo y renovación varían. La planificación es análisis, y la estrategia es síntesis. El análisis per se no puede producir síntesis.

Muy interesante el último trabajo de Mintzberg, fruto de toda una vida. Un serio intento de modelizar (con éxito) la complejidad del esfuerzo estratégico.

viernes, 15 de febrero de 2008

Gratitud

Ayer leí el libro Thanks! (¡Gracias!) del Dr. Robert Emmons. Emmons es uno de los pilares de la llamada Psicología positiva (el estudio de las emociones sanas y saludables), junto con Martin Seligman, Mihalyi Csikzentmihalyi y unos pocos más.

Robert Emmons reconoce que hasta hace muy poco la gratitud no había sido analizada por psicólogos científicos. En 1998, el autor fue invitado a dar una conferencia sobre “las fuentes clásicas de la fortaleza humana": sabiduría, esperanza, amor, espiritualidad, gratitud y humildad. Aunque su primera opción fue humildad, ya estaba cogida y le tocó la gratitud. Tras esta presentación, inició una investigación sobre la gratitud junto con Michael McCullough, psicólogo de la universidad.

¿Cómo se define la “gratitud”? Cuando soy agradecido, me doy cuenta de que ha recibido un regalo, reconozco el valor del regalo y aprecio las intenciones del donante. El beneficio, don, regalo o ganancia puede ser material, emocional o espiritual. La palabra proviene del latín gratia (favor) y de gratus (grato).

La gratitud es más que un sentimiento. Es actitud, consciencia, reconocimiento, aprecio. Es una virtud. El filósofo Martin Heidegger decía “Denken ist Danken” (pensar es agradecer).

Emmons nos cuenta que gracia, gratis y gratitud van juntos. La gracia es un término teológico, entregado inmerecidamente (gratis) que se debe agradecer (gratitud). La gratitud es clave para la felicidad, que correlaciona con mayor productividad, calidad del trabajo, mejores relaciones sociales, más energía, actividad, fluidez, mejor sistema inmunológico, menor stress, etc.

En su investigación, Robert Emmons cita a Cicerón (“la gratitud no es sólo la mayor de las virtudes, sino la madre de todas las demás”), a Séneca (“la ingratitud es abominable”), a David Hume (“De todos los crímenes que las criaturas humanas son capaces de cometer, el más horrible y poco natural es la ingratitud”) y a Kant (“la ingratitud… es la esencia de la vileza”). Sin embargo, el autor reconoce que es difícil tratar el asunto de la ingratitud sin caer en el sentimentalismo o en la sermonización.

La gratitud es una elección consciente. Como clave de la felicidad, la influyen tres factores básicos (según Lyubomirsky, Sheldon & Schkade, 2005): las circunstancias (en un 10%), la actividad intencional (40%) y el llamado “punto de set” (50%, nuestra forma de ser: en una mitad, biológica y en la otra, fruto de la fortuna). La gratitud es el secreto de la vida, porque asociamos agradecido a “con paz”, contento, cálido, amigable, gozoso y desagradecido a estresado, quemado o resentido. El impacto de la gratitud en el bienestar físico y psicológico es más que notable.

“La vida es el primer regalo, el amor el segundo y el entendimiento el tercero”, escribió la poeta Marge Piercy. “Todos los bienes se ven mejor cuando se ven como regalos”, apuntó el prolífico Chesterton.

Los depresivos crónicos muestran mucha menos gratitud (casi un 50% menos). La gratitud puede servir además como muro de protección contra los mensajes ensidiosos. En términos de salud mental, el ratio entre emociones positivas y negativas es de 2’5:1 entre la gente normal. John Gottman apunta que en las parejas sanas debe situarse en 5:1. Cuando estamos agradecidos, cambia nuestra expresión facial y nuestro cuerpo. Y no olvidemos que el 75% de nuestra longevidad depende de factores psicológicos y de comportamiento. Según un estudio de la Clínica Mayo, las personas optimistas (aunque optimismo y gratitud no son lo mismo, están muy relacionados) tienen un 50% menos de sufrir muerte prematura que los pesimistas. Ser amable, apreciativo, tolerante, compasivo reduce en un 23% los niveles de cortisol (estrés) y eleva un 100% la hormona DHEA (relajación). En palabras de un escritor francés, “la gratitud es la memoria del corazón”. Todas las religiones y movimientos espirituales la ensalzan. En Estados Unidos hay un “día de acción de gracias” desde los peregrinos del Mayflower en 1620.

¿Cuáles son los principales obstáculos a la gratitud? La negatividad, la incapacidad para la interdependencia (quienes piensan que la gratitud es una emoción humillante), los conflictos psicológicos internos, el pensamiento de comparación (“no pierdas lo que tienes por desear lo que no posees; pues recuerda que lo que ahora tienes un día estuvo entre las cosas que sólo esperabas”, Epícteto), el victimismo, el sufrimiento. Si la gratitud es una emoción, la ingratitud es una acusación. Shakespeare escribió: “Odio la ingratitud más en un hombre que la mentira, la vanidad, el beber en exceso cualquier otro vicio que habita la sangre de mis semejantes”. Desde la perspectiva psicodinámica, hay cuatro motivos inconscientes para la ingratitud: el complejo de inferiordad, la sensación de deuda (por parte del otro), la distorsión neurótica en la mente del beneficiario y la falta de juicio en los motivos del benefactor. Citando de nuevo a Séneca, “ningún otro vicio es tan hostil a la armonía de la raza humana como la ingratitud”. Sin duda, la principal causa de ingratitud es el narcisismo.

Hans Seyle (1907-1982), el mayor experto mundial en stress, escribió que “de todas las emociones, hay una, en mayor medida que las demás, apunta la ausencia o presencia de stress en las relaciones humanas: el sentimiento de gratitud”.

La gratitud no sólo es imprescindible en los buenos momentos. Es aún más necesaria ante las dificultades. La psicóloga Barbara Fredrickson, de la Universidad de Michigan, analizó las emociones antes y después del 11-S. Sobre 20 emociones (positivas y negativas), la gratitud fue la 2ª más experimentada, sólo superada por la compasión. Aquellos con mayores niveles de emociones positivas tuvieron mayor resiliencia (el 72% sufrieron de síntomas de depresión clínicamente significativos). La gratitud y otras emociones positivas tuvieron un enorme efecto protector.

Dan McAdams, de la Universidad Northwestern, que junto a Henry Murray, Robert White, Eric Ericsson, David McClelland, Silvan Tomkins y otros se ha dedicado a la “personología (estudio de la persona en su contexto biográfico y cultural). Identifica “secuencias de redención” en la trayectoria vital de cada uno. En ellas hay sentimientos de gratitud y apreciación. Elie Wiesel, superviviente del holocausto, tiene escrito que “nadie es tan capaz de agradecer como quien ha emergido del reino de la noche”. Y añade: “este simple proceso tiene el poder de transformar tu vida. (…) Tu libertad comienza dando gracias por las pequeñas cosas –ganando coraje y fuerza para alcanzar las grandes”.

¿Cómo practicar la gratitud? El profesor Emmons sigue las etapas del modelo de cambio de James Prochaska (Universidad de Rhode Island), coherente con el modelo eurotalent de coaching: del pensamiento a la acción. El Top Ten de la gratitud es el siguiente:
1. Mantén un cuaderno de gratitud, con los momentos inspiradores que la merecen.
2. Recuerda lo malo.
3. Pregúntate tres cuestiones: lo que he recibido, lo que he dado y las dificultades que he causado.
4. Aprende oraciones de gratitud.
5. Atiende a tus sentidos.
6. Utiliza recordatorios visuales.
7. Haz pronunciamientos públicos de gratitud.
8. Analiza tu lenguaje (“el lenguaje determina la naturaleza y el contenido del pensamiento”, nos enseñó el lingüista Benjamin Lee Whorf en los años 30 del siglo pasado).
9. Utiliza expresiones faciales de gratitud.
10.Sé creativo (piensa “fuera de la caja”): agradece a quienes te dañan.

Hasta aquí el magnífico libro de Emmons, Thanks! (2007). Hay un disco de Tamara (la buena cantante, no la friky) que se llama precisamente así, Gracias. La principal canción del CD tiene esta letra:


Gracias,
Por haberte conocido
Por haberme sonreído,
Por mirarme, por hablarme
Gracias,
Por haberme amado tanto
Por tu risa y por tu llanto
Y por todas tus palabras
de amor
Tengo que darte las gracias
por estar cerca de mí
Y por las miles de cosas
que yo siento junto a ti
Gracias,
Por haberte conocido
Por que nunca me has mentido
Por que siempre me has querido
Amor
Tengo que darte las gracias
Por estar cerca de mí
Y por las miles de cosas
Que yo siento junto a ti
Gracias,
Por haberte conocido
Por que nunca me has mentido
Por que siempre me has querido
Amor
Y por las miles de cosas
que yo siento junto a ti
Gracias,
Por haberte conocido
Por que nunca me has mentido
Por quererme
Por hacerme...
Tan feliz.

Gracias a ti, amig@ lector/a de este blog, por estar ahí.




jueves, 14 de febrero de 2008

Con la excusa de San Valentín

Juanma Roca, en La Gaceta, conecta el amor con la gestión a través de las opiniones de expertos nacionales e internacionales en Cómo seducir al empleado para que se enamore de la empresa. E incluye un magnífico artículo de Biba Osrecak (gerente de eurotalent), Y tú, ¿sientes el flechazo del amor?, que saldrá en el canal eurotalent de marzo.

El mencionado artículo de Juanma Roca es el siguiente:

“¡Amo esta compañía!”, exclamó el consejero delegado de Microsoft, Steve Ballmer, al comienzo de una convención con empleados de la corporación. Pero pocos trabajadores, a diferencia del primer ejecutivo, suelen llegar a amar una compañía. Es más, mientras la empresa busca el matrimonio con los mejores profesionales, éstos se deciden por la infidelidad y el divorcio contractual a las primeras de cambio. Por este motivo, los consultores aconsejan a los líderes una “seducción constante” y no “un pura atracción momentánea” para enamorar, como Cupido, a los profesionales.

Javier Fernández Aguado (MindValue): “En una época en la que el talento es escaso, hay que seducir a los empleados, porque ahora hay dos modos de irse: el body scape (se van físicamente) y el brain scape (se quedan físicamente pero se van mentalmente). Y para enamorar, el directivo debe captar el corazón de la gente. Para que pase eso, la organización debe tener alma; es decir, espíritu, proyectos e ilusión compartida. Si no, sólo tendrá conjuntos de personas, no equipos. Hay que imbuir en la empresa esa energía unificadora de la persona y del espíritu. Por ejemplo, en La Caixa, incluso en su publicidad, se habla siempre del alma de La Caixa. Cuando el alma de la empresa se pierde, se queda sólo con un cadáver”.

Juan Carlos Cubeiro (Eurotalent): “Hay diferentes tipos de amor: el amor erótico, filial, el amor como ágape o compañerismo y el amor como manía y obsesión. Y en la empresa deben convivir el amor como ágape y el amor filial. El compromiso es amar lo que haces y el lugar en que estás. Talento es, de hecho, capacidad para el compromiso. Por ello, la ventaja competitiva basada en el amor consiste en el servicio tanto al cliente interno como al externo. Hoy por hoy, el amor es el protagonista en un mundo más tecnológico que nunca. Y los empleados que se van no es que sean infieles; es que la relación contractual ha cambiado. La obediencia sirve para muy poco. Al final, la fidelidad tiene que ver con el jefe”.

Jeffrey Pfeffer (Stanford): “Creo que la idea o el concepto de que el negocio debe estar libre de emociones y que el líder debe ser reservado y comedido ya no es cierta. ¡No tengas miedo a mostrar tus emociones, a mostrarte vulnerable, a admitir tus errores y a reconocer que no sabes todo! El líder debe ser auténtico y genuino. La clave está en una comprensión empática, de modo que uno se puede poner en su lugar y ver el mundo a través de sus ojos, y ser capaz de tener en cuenta todos sus sentimientos e intereses”.

José Aguilar (MindValue): “Cuando el directivo busca a alguien para una posición clave, siempre se busca ese flechazo, pero, tradicionalmente, con el paso del tiempo siempre se pasan los efectos de ese flechazo y, si se descuida la relación, ya no se mantiene esa tensión atractiva. Hoy ya no basta con ser simpático con ese empleado y regalarle flores en el noviazgo. Hay que seguir regalándole flores en el tiempo, porque hoy la ruptura profesional es más brutal y sencilla. Y éste es un paso que aún no han dado muchos directivos”.

Pilar Jericó: “El compromiso con la empresa es igual que el compromiso con una pareja, y se pasa siempre por tres fases: crecimiento, separación e infidelidad. Por ello, la clave es crecer juntos empleados y empresas. Se trata de un crecimiento compartido entre ambos. Y eso exige, primero, coherencia entre lo que dice y hace el directivo, porque ese compromiso se construye con hechos, no con palabras. Y segundo, que coincida lo que uno pide y lo que el otro le da. En el fondo, el compromiso es un baile en pareja entre empleado y empresa”.

Paul Evans (Insead): "El directivo debe hacer que ese empleado se sienta protagonista en todo momento de la empresa, que sienta que si la empresa triunfa es gracias a él. Y para ello, lo primero que debe darle es autonomía y responsabilidad. Si se siente protagonista, amará lo que hace, porque se siente dueño de lo que hace".

Juan Rivera (Instituto de Liderazgo): “La clave para enamorar al empleado es construir futuros deseados compartidos. Lo que tenemos que hacer es construir conjuntamente nuestra empresa, nuestra futuro, nuestro proyecto común... Y hacerlo no por ser buenos, no sólo por atraer y mantener talento, sino como pieza clave de estrategia y competitividad. De eso va el liderazgo. Como siempre dice Steve Ballmer al hablar de Microsoft, se trata de crear proyectos que les apasionen, que les haga quedarse, que les piquen, y al hacerlo son más competitivos”.

Carlos Monserrate (Ray & Berndston): “En un primer momento se da el enamoramiento, porque hay algo de esa empresa que excita, que atrae, que me pone. Pero eso no es sostenible en el tiempo; no hay biología que lo aguante e incluso puede llevar a la crisis, a la infidelidad. Por eso, hay que construir relaciones a largo plazo y desarrollar proyectos comunes: entender las expectativas de las personas”.

José Ramón Pin (IESE): “Hoy en día nadie se enamora de la empresa sino del proyecto de la empresa. Por eso, hay que meter al empleado en proyectos que lo ilusionen y que le sirvan para aumentar su valor. Y segundo, establecer sistemas de recompensa y reconocimiento aceptables. Y todo parte del jefe, que debe hacer sentir valioso al empleado”.

José Manuel Casado (Accenture): "Hay cierta necesidad de reinventar la forma de enamorar a la gente en la empresa. Primero, hay que considerarla como capital, no recurso. Hay que conseguir el compromiso afectivo de ellos, que trabajen aquí porque quieren trabajar aquí. Para ello, el directivo debe saber generar confianza. Y hay que invertir la pirámide de Maslow, para que lo primero sea la autorrealización del empleado".
Ya se sabe: el Liderazgo es "Amor en Acción" (Teresa de Calcuta).

miércoles, 13 de febrero de 2008

Tantra y rigidez

A mí los días 13 en general me han traído buena suerte y el de hoy no ha sido una excepción. Por la mañana, cinco magníficas entrevistas con sendos directivos (ellas y ellos) que constituyen el núcleo de dirección de una organización de enrome éxito. Personas muy capaces y enormemente comprometidas que han generado un contexto humanista y que desean fervientemente seguir mejorando a través del coaching individual y de equipo. Un sensacional ejemplo de esperanza.

Después, Marta Romo (tan experta conductora de equipos como de vehículos) ha conseguido “acercarme” al aeropuerto de Barajas para volar de nuevo a Fuerteventura vía Tenerife Norte.

Me ha dado tiempo a repasar la prensa y sorprenderme de la investigación de la Universidad de Chicago que recoge Chus Muñoz en Ecoaula (El Economista) con el título Si eres directivo, tolerancia cero. Según este artículo, la escuela de negocios de la Universidad de Chicago ha entrevistado a más de 300 directivos y ha concluido que para llegar a ser director general o consejero delegado, el rasgo que más importa es la rigidez en el modo de trabajar. “Según los académicos responsables de este informe, los directivos más rígidos son después los que mayores éxitos alcanzan en su vida empresarial y, por contra, quienes presentan actitudes como el trabajo en equipo, saber escuchar a los demás o asumir su parte de culpa en los errores de los empleados, no tienen entre sí un futuro laboral muy halagüeño”. Con todos mis respetos para Chus, que simplemente transcribe el “informe” de estos “Chicago boys”, me parece una auténtica estupidez. O han entrevistado a un grupo de “machos alfa” contentos con su suerte, o mezclan churras con merinas (alaban “la disciplina, cierta agresividad y una clara persistencia en la consecución de objetivos” y el periodista concluye: “al margen de rasgos personales a la hora de tomar el mando, lo que sí parece claro es que un buen jefe tener dotes de líder”). No concibo el liderazgo como rigidez, falta de escucha y menosprecio por el equipo. Este supuesto estudio (que no está firmado por ningún coordinador, ni muestra el más mínimo rigor científico) contradice decenas de investigaciones serias y fundamentadas en los últimos 25 años.

La página de Juanma Roca en La Gaceta recoge el estudio de Monster a nivel europeo: el 46% de los profesionales se mueve por lo económico (trabaja principalmente por dinero) y sólo un 28% por realización y satisfacción personal (en España, el 55% por dinero y el 23’5% por autorrealización). Si esto es así, ¡qué triste! Me cuesta creerlo. Supongo que algo más del 20% siente que su trabajo realmente le aporta (una especie de Pareto de felicidad laboral) y el resto sufre de una especie de “síndrome de Estocolmo” y declara que sólo es cuestión de dinero, porque carece de un proyecto ilusionante y de jefes con los que merece compartir el día a día.

La cínica Lucy Kellaway escribe en Financial Times (aquí en Expansión) sobre “la felicidad laboral”. Una amiga suya con 20 años de experiencia en los medios se ha colocado de recepcionista y es feliz: no tiene responsabilidades, su rutina es relajante, la gente es simpática, cuenta con tiempo para pensar, se va siempre a las 6 y aunque está mal pagada, gana lo suficiente. Es la felicidad apolínea, la del "fat cat". No la del reto.
Lucy cita otro estudio (esta vez, de la universidad de Warwick) con datos de 80 países, en el que muestran que la felicidad laboral tiene forma de U: la mayoría comienza su trayectoria laboral siendo feliz, va cayendo hasta alcanzar el mínimo a los 44 años (la edad que cumple un servidor este 2008) y después sube a partir de los 50 y sobre todo a los 60 y los 70. A mitad de su carrera, los profesionales suelen sufrir de los “cuatro jinetes de la Apocalipsis”: aburrimiento, miedo, cansancio y frustración. Afortunadamente, no es mi caso ni muchísimo menos.


Lola Salado (que lleva la imagen y la comunicación de eurotalent) está empeñada en que escriba algo sobre “el líder tántrico”. Estoy recabando información. De momento, Verónica Zabala, también en El Economista, ha escrito una página titulada Tantra para disfrutar de manera plena. Cita al cantante Sting, que tras la presentación de su disco Sacred Love confesó que podía hacer el amor durante 8 horas seguidas. Su secreto es el sexo tántrico. El artículo nos da ciertas claves:
- Encuentros largos y relajados, sin ninguna prisa.
- Alquimia creativa: se trata de sentir una espiritualidad libre y divertida.
- Técnica no eyaculadora: el éxtasis no va unido al orgasmo.
- El ambiente es primordial: objetos que exciten los sentidos, velas perfumadas, fuera ruidos, planificación de la velada…
- La respiración: pausada. Cuando uno exhala, el otro inhala.
- Caricias y masajes: lentos, circulares, con movimientos largos.
- Penetración: no es esencial. Dejarse llevar durante unos 30 minutos.
- Si la eyaculación se aproxima, hay que volver a los ejercicios de la respiración y a las suaves caricias.

Está claro que si acabo escribiendo de liderazgo tántrico, hablaré de serenidad, de perspectiva, de tacto, de crear un ambiente propicio, de la feminización del talento, de fluidez… y no de sexo, que no es mi tema.

Así viene, creámoslo o no, la prensa económica de este día 13, entre rigideces trasnochadas, mercenarios ilusorios, infelicidad laboral y sensualidad oriental.

martes, 12 de febrero de 2008

La ecuación de la ilusión

En este “martes del Potomac” (en el que votan en primarias estados bañados por este río) voy desde Fuerteventura a Burgos para trabajar mañana en la tierra del Cid.

Según la organización independiente Real Clear Politics, en el bando demócrata Barack Obama tiene 1.146 delegados y superdelegados (los popes del partido que también votan en la convención) y Hillary Clinton, 1.142. Por primera vez en la campaña, Obama va por delante. Y hoy, en Virginia, Maryland y el Distrito de Columbia, parte como favorito. Además está recaudando más fondos que su contrincante. Quedan grandes estados, como Texas y Ohio el 4 de marzo y Pennsylvania el 22 de abril.

En la revista Time, Joe Klein publica un magnífico artículo sobre estas elecciones titulado Inspiración frente a sustancia. En él destaca la retórica de Obama (su “sí, podemos”). “Ronald Reagan podía ofrecer grandes discursos en las mejores ocasiones, y lo mismo Kennedy, pero la capacidad de Obama de ofrecer uno diferente cada semana simplemente quita la respiración”. “Tal vez sea la lucha por el alma demográfica del partido: mayores frente a jóvenes, trabajadores de la era de la información frente a los de la era industrial y de servicios, vino frente a cerveza. Pero también es la clásica pugna entre la chica y el chico en el instituto. La estudiante aplicada que se sienta en las primeras filas frente al artista masculino , carismático y de éxito en el último minuto”. No sé si Klein está hablando de las primarias o de la primera parte de Grease.

Lo que Obama está aportando es Ilusión. En la revista Psicología práctica entrevistan a Margarita Rojas (MR), la autora de Que nada te robe la ilusión. “¿Cuál es la ecuación de la ilusión? ¿Qué factores incluiría?”, le preguntan. “El coraje, el perdón, la paciencia y, sobre todo, la alegría y la esperanza”. Margarita Rojas nos propone diez claves para vivir con ilusión:
1. Siente (lo bueno y el dolor; exprésalo).
2. Perdona (renuncia al odio y al rencor).
3. Entusiásmate (“por insignificante que sea lo que hagas, hazlo lo mejor posible: con tanto cuidado y atención como si fuera lo más importante que tienes que hacer”, Gandhi).
4. Agradece.
5. Disfruta (usa la alegría, la risa, el sentido del humor).
6. Cuídate (alimentación, ejercicio, descanso y relajación).
7. Quiérete (autoestima, asertividad).
8. Sé paciente (date tiempo para conseguir tus objetivos).
9. Sé optimista.
10.Preserva la esperanza (proyecto el futuro con objetivos y metas).

La felicidad, siempre según MR, incluye todos los factores de la ilusión, más la coherencia. Citando de nuevo a Gandhi, “es feliz quien consigue que sus creencias, pensamientos y actos estén en coherencia”.

lunes, 11 de febrero de 2008

Experiencia majorera

“Para mí, Fuenteventura fue todo un oasis, un oasis donde mi espíritu bebió de las aguas vivificadoras y salí refrescado y corroborado para continuar mi viaje a través del desierto de la civilización”. Quien así escribe es Don Miguel de Unamuno (1864-1936), catedrático y Rector de la Universidad de Salamanca y uno de los principales representantes de la generación del 98.

Unamuno fue enviado por el General Miguel Primo de Rivera al exilio en esta isla (desde el 20 de febrero de 1924 hasta que es indultado el 9 de julio; pero él se exilia voluntariamente, marcha a París y a Hendaya, hasta que cae la dictadura en 1930) y salió reforzado (prueba de ello es su obra De Fuerteventura a París). En 1930, Unamuno fue nombrado de nuevo Rector, Diputado y presidente del Consejo de Instrucción Pública. Desde 1934, con motivo de su jubilación, fue nombrado Rector Vitalicio de la Universidad de Salamanca y doctor honoris causa por Grenoble y por Oxford.

En la web Viajar a Fuerteventura, puede leerse: “Lo que en un principio parece arduo destino se convierte en el caso del escritor y pensador vasco, dado su particular discurso vital y filosófico, en gozoso motivo de reflexión y enamoramiento. Llegado a la Isla el 12 de marzo siguiente, el autor de Niebla va a ahondar aquí en su visión de una España quijotesca y esencial; lo adusto del malpaís, la fauna y la flora, la mar omnipresente serán elementos universales, integrados en su pensamiento estético y metafísico. Pasarán años tras su huida a París, el 9 de julio del mismo año, y todavía sus escritos reflejarán la honda huella que el paisaje y el paisanaje majoreros causaron en su ánimo.
Don Miguel fija su residencia en Puerto de Cabras, alojado en el decimonónico Hotel Fuerteventura que regenta don Paco Medina, a quien da en llamar “su posadero”. Pronto polariza un grupo de amigos majoreros, canarios y peninsulares: el funcionario don Francisco López, el joven pescador Antonio Hormiga, el párroco don Víctor San Martín. Entre ellos el más cercano ha de ser don Ramón Castañeyra, un personaje siempre relacionado con lo más destacado del mundillo literario de nuestra ciudad que va a compartir su biblioteca con el desterrado.
A la entrada de la vivienda de don Ramón se reunirá el grupo en animada tertulia, para seguir denostando el régimen militar y contemplar cómo las sombras de la tarde se adueñan del océano. Tras la partida de Unamuno y Soriano en el bergantín-goleta L’Aiglon, rebautizado Libertad para la ocasión, el bilbaíno y Castañeyra mantendrán una cariñosa correspondencia.Recorre el escritor los pueblos del interior, prueba el gofio y el queso. Lee o relee a los autores canarios. Escribe sin cesar artículos que publicarán las prensas española (bajo censura), francesa y americana. Inicia la serie de sonetos que aparecerá en De Fuerteventura a París, ya en la capital francesa. Pasea por Playa Blanca y disfruta de la naturaleza y de la tranquilidad. “El clima ardiente de Fuerteventura”, dirá después, “pone en la naturaleza un gesto sediento, pero grato y sano”.
En “Este nuestro clima”, publicado en mayo del 24 en el madrileño Nuevo Mundo, asegura del clima majorero: “¡Es una bendición, una verdadera bendición! En mi vida he dormido mejor. ¡En mi vida he digerido mejor mis íntimas inquietudes! Estoy digiriendo el gofio de nuestra historia [...]. Aquí se funden y se derriten en el lecho del alma las parábolas, las metáforas y las paradojas evangélicas”. De la evangélica pobreza de Fuerteventura saca el filósofo argumentos para amar la Isla y a su capital, sin resistirse al juego de palabras a que se presta su nombre: “en Puerto de Cabras, aquí, hay cabras –y en su mar, cabrillas–, que lamen las piedras y se mantienen”.

Un alto directivo en el negocio de las telecomunicaciones, uno de los profesionales más inteligentes que conozco, considera que las mejores trayectorias profesionales no son de desarrollo lineal, sino que disfrutan (y digo disfrutan) de una temporada de “barbecho”, en el que no son precisamente promovidos (podría parecer que son defenestrados), reflexionan sobre su carrera, toman impulso y saltan aún más de lo previsto. A Don Miguel (de Unamuno) tal vez le pasara esto: vivió una “experiencia majorera” y salió revitalizado.

Tal vez todos necesitemos alguna experiencia majorera (el patronímico de Fuerteventura) en nuestras vidas, para digerir el gofio de nuestra historia.

Me ha gustado el libro de Raimón Samsó Cita en la cima. Samsó (Barcelona, 1959) dejó una prometedora carrera en la banca para dedicarse a escribir sobre desarrollo personal (ésta es su séptima obra), dirigir seminarios y ejercer de coach. Su método de los deseos cumplidos sirve para liberar el potencial de cada uno de nosotros.

Raimon considera que “todos podemos conseguir aquello que nos sentimos llamados a realizar”. Aprender su método requiere de seis días:
¿En “quién” he de convertirme para manifestar mi mayor deseo? Celebra tu insatisfacción y convierte tu zona de oportunidad en zona de oportunidad. Hemos de tener el valor de dedicarnos a lo que amamos: ser, hacer, tener.
¿Qué deseo, de cumplirse, cambiaría mi vida? Los valores son el por qué y con su impulso encontraremos el cómo. “La vida es demasiado corta para dedicarla a lo que no te inspira”. La Visión crea la Misión.
¿Cuál es el nivel al que me sentiría orgulloso? Trascender los límites (un límite es el síntoma de un miedo). La impaciencia es un síntoma de desconfianza. No basta con involucrarse; hay que comprometerse. “Te conviertes en aquello que piensas”.
¿Qué está pasando y, sin embargo, qué debería pasar? La mayoría de las personas no consiguen sus sueños porque no traducen sus sueños en objetivos, en tareas concretas o en acciones con una fecha asignada. Conviértete en tu propio jefe y contrátate a ti mismo.
¿Cómo podría materializar mi deseo? Visualización, cambios, trabajar con las palabras (verbalizar). El zen de fluir.
¿Qué elijo hacer y cuándo lo haré? Prepárate para el éxito: lecturas, conferencias, cursos, práctica, visualización. El tiempo es la materia prima de la vida. Vive la aventura, no la sueñes.

Ejemplo de todo lo que enseña este libro. Por estas “causalidades” que uno desconoce, pero que a buen seguro no son fruto del azar, vi una vez más El Diario de Noa (la pusieron ayer en Telecinco por la tarde). Preciosa película sobre el amor. El protagonista, Noa (Noé) es un joven con escasos recursos enamorado de Ali, una preciosa chica con estudios y una posición desahogada. El amor triunfa, por encima de las diferencias de clase, de las distancias, y del Alzheimer. Como escribió Proust, “si no vives como piensas, acabarás pensando como vives”.

domingo, 10 de febrero de 2008

Un cierto descanso

Me voy a Canarias, a Fuerteventura, a descansar un poco desde hoy domingo hasta el día 17 (con un paréntesis el martes y miércoles, que he de trabajar en Burgos). Me llevo una decena de libros, varios DVDs y la voluntad de concluir mi obra sobre Comunidades Creativas.

De lo aparecido en la prensa económica este fin de semana, me quedo con:

- la tribuna de Montse Ventosa (DG del Instituto Great Place to Work España), titulada Talento, el tesoro de las mejores empresas. En la misma página de Expansión & Empleo, el artículo de Santiago Álvarez de Mon Diversidad e identidad. En él, SAM cita al profesor Thomas: “Los líderes del futuro diferenciarán entre representación y diversidad”. Efectivamente, es la diferencia entre la diversidad USA, la de las cuotas, y la auténtica diversidad (la complementariedad de identidades que se sienten orgullosas de quiénes son). Estoy con Santi: “identidad, diversidad, globalización y educación forman un cuarteto inseparable”.
- En el mismo suplemento que dirige Tino Fernández, el Especial Quién es Quién en educación superior. Un repaso a las 54 instituciones de educación superior española., con fotos de algunos de sus protagonistas (Rosa Heredero, Martín Hernández, Susana Rodríguez Vidarte...).
- En El Economista, la página de Ángeles Caballero sobre Kerviel con el perfil de los defraudadores y opiniones de Alicia Kaufmann y Douglas McEncroe.
- Del mismo periódico, el perfil de la emprendedora Carlota Monné, que dirige el centro de peluquería y estética masculina de la calle Serrano (de la que es cliente un servidor).
- Y finalmente, de La Gaceta, el artículo ¿Por qué fracasan los directivos? de Juanma Roca. Recoge el estudio del Center for Creative Leadership coordinado por Ellen Van Velsor y Jean Britain Leslie. El fracaso se produce por escasa adaptación al cambio. Por tanto, el éxito es cuestión de autoconocimiento y autoliderazgo. Sí, el fracaso es cuestión de desarrollo, no de valores. Por el coaching es imprescindible para no fracasar.

No está mal medio docena de artículos interesantes para un fin de semana de febrero. Aquí en Fuerteventura, ha llovido por la mañana y por la tarde ha hecho un tiempo excelente.

sábado, 9 de febrero de 2008

La felicidad

Mientras escribo estas líneas, escucho La felicidad, el último CD de Sole Giménez ("Presuntos implicados"). Ella dice, que tras los momentos duros de la separación artística de su hermano Juan Luis y de Nacho de Mañó, “es la sensación de empezar, de tirarme al vacío, de quitarme el paraguas”. Un renacimiento tras 9 álbumes y 23 años de trabajo con la banda. La letra de la canción que da título al disco (un dueto con Ana Belén) dice:

El aroma del jazmín a media tarde,
La llamada inesperada de un amigo,
La belleza insobornable de un paisaje,
La mirada amable de un desconocido.

Una suave melodía de Jovim,
El recuerdo de un viaje a Valparaíso,
Un poema de Machado, una caricia,
Cuatro amigos y una copa de buen vino.

La felicidad
Son momentos de descuido,
Tres segundos conquistados al olvido.

La felicidad
Son momentos de descuido,
Ese instante que saluda y ya se ha ido.
Ya se ha ido.

El olor de las manzanas en sus ramas
Un discreto coqueteo, una sonrisa,

Diez mil noches hospedadas en tu cama
Y un segundo de descanso entre la brisa.

Ese aroma derramado en la terraza,
Esa suerte de subirme al escenario,
Un paseo por la hierba en la mañana
Y el abrigo inesperado de un abrazo.

La felicidad
Son momentos de descuido,
Tres segundos conquistados al olvido.

La felicidad
Son momentos de descuido,
Ese instante que saluda y ya se ha ido.
Ya se ha ido. (bis)

Efectivamente, así de efímera y maravillosa es la felicidad. Una emoción positiva. Un ataque de endorfinas (la hormona del placer) producido por una circunstancia especial. No confundir (aunque están cercanos) con la alegría, el contento, el optimismo, la fluidez…

En la librería Excellence de Barcelona (Rambla de Catalunya, 8), una de las más maravillosas que conozco, hay una sección sobre La felicidad. Un tema que, por supuesto, salió ayer en la jornada de Aliter sobre Mujer y Liderazgo. Maribel Riaza, coordinadora de la red de bibliotecas de la Obra Social de Caja Madrid, comentó que en todos sus trabajos anteriores había sido feliz. Y en el actual, sin ninguna duda. ¿La clave? Marcarse retos, ir a por ellos. Su jefa, Elena Gil, es además una auténtica líder, un@ de l@s mejores líderes que conozco…

“Las condiciones que propician la felicidad no pueden ni adivinarse ni preverse; uno tropieza con ellas, en un golpe de suerte, en algún rincón del planeta, y se aferra a los días, así como a la buena fortuna o a la fama”, Willa Cather (Le Lavandou, 1902). Nos lo recuerda el profesor Daniel Gillbert en su libro Tropezar con la felicidad. Desde un punto de vista dionisiaco (el reto, la actitud positiva, la generosidad con los demás) podemos hacer mucho para tropezar más veces.

viernes, 8 de febrero de 2008

Mujer y Liderazgo

Estupenda mañana en Palma de Mallorca y, por la tarde, he participado en el Programa Superior de Mujer y Liderazgo, organizado por la Escuela de Negocios Aliter. 30 directivas me han hecho preguntas durante un par de horas sobre Liderazgo, el poder de los contextos, la feminización del talento, la valentía y la audacia y un montón de temas más.

He comentado algunas claves del libro de José Manuel Otero Novas (Vigo, 1940), El retorno de los césares, subtitulado tendencias de un futuro próximo e inquietante. Otero Novas, que fue Ministro de la Presidencia y Ministro de Educación con Adolfo Suárez, es actualmente Presidente del Instituto de Estudios de la Democracia de la Universidad San Pablo CEU.

Otero Novas ha llegado a la conclusión de “que, muy probablemente, estamos finalizando una de las periódicas fases “apolíneas” de la Cultura Occidental –que en su vertiente positiva significa serenidad, igualdad, racionalismo, democracia, tolerancia, armonía…-; y de que nos encontramos próximos a la también resonante fase dionisiaca –que en lo favorable resalta esfuerzo, mérito, ideales, exigencia, sacrificio, entusiasmo…-".

A lo largo de la Historia se han repetido los ciclos: en Grecia, la era de Pericles (apolínea) y la exaltación dionisiaca de Filipo y Alejandro Magno; en Roma, la República (apolínea) y el Imperio (dionisiaco); en la Edad Media se suceden los bárbaros (dionisiaco), la escolástica (apolíneo); el Renacimiento, apolíneo en el XIV-XV con reacciones dionisiacas en el XVI; El Quijote es un cambio de fase hacia lo apolíneo, que se consolida en el XVIII; nuevo periodo dionisiaco en el Romanticismo y el Liberalismo; vuelve lo apolíneo (racionalismo, positivismo) en la segunda mitad del XIX; Nietzsche promueve una nueva era dionisiaca, que culmina en la belle epoque, el vitalismo y la década de los 30 (dictaduras, totalitarismos); tras 1945, de vuelta a lo apolíneo; y ahora, cambio de ciclo.

El autor demuestra que España siguió en paralelo el ritmo de Occidente. Al final del siglo XX, fase apolínea: muy alto nivel de tolerancia, espíritu igualitario, conveniencia de la democracia, necesidad de la paz… y también aspectos negativos: objetivos políticos de corte hedonista (“el bienestar de los ciudadanos”), corrupción, todo vale, hundimiento de los ideales…

Tras una etapa de Yang (pasividad), una de Yin (dinamismo). Es típico, siempre según Otero Novas, del fin de una etapa apolínea la crisis de autoridad, la desobediencia, el hastío y aburrimiento, la profesionalización política, la búsqueda del populismo, la confusión e indiferenciación… Entre los elementos dionisiacos emergentes, el hambre de valores o lo liberal-globalizador.

En “lo venidero”, el autor alerta de que la próxima ola nos lleve a resultados similares a los años treinta. Es “el Cesarismo como una de las tendencias propias de la fase dionisiaca”. Ahí es donde discrepo en cierto modo con el ex ministro. Creo que la feminización del talento y del liderazgo nos librará del retorno a los césares.

Las mujeres son mucho menos propensas a la violencia que los hombres, mucho más empáticas y de relación social y muy cuidadoras de la comunidad. Cualidades imprescindibles en esta nueva fase dionisiaca, que también requiere de esperanza, ideales y mucha valentía.

Este 2008 tenemos el duelo Obama-Hillary (en semifinales) y contra McCain (la gran final). En Francia, la evolución de Sarkozy. En Italia, nuevas elecciones (Berlusconi vs. Veltroni). En UK, Gordon Brown contra David Cameron. Y en España el 9-M y sobre todo el “post-9M). Portada de la revista Tiempo: 9-M. La batalla de las mujeres.
Un fascinante cruce de caminos hacia la nueva fase.