Páginas vistas en total

miércoles, 10 de diciembre de 2008

Liderando en Acción

Esta mañana mis amigos de Isavia Consultores, de la Escuela de Negocios del CEU y de Abbott (tres organizaciones a las que quiero mucho, con profesionales como la copa de un pino) me han invitado a participar en la sesión de clausura del programa Liderando en Acción que la compañía farmacéutica (cuyo lema es A promise for life, Una promesa para la vida) ha celebrado en el Colegio Mayor San Pablo (Isaac Peral, 58).

Han intervenido Rosa Heredero, Directora de la Escuela de negocios del CEU; Yolanda García, Directora de RRHH de Abbott; Silvia Escribano como directora del proyecto por Isavia; dos participantes en el programa (de los 104 profesionales que han dedicado 150 horas de trabajo a desarrollarse como líderes), Beatriz y Carmen; los tres directores generales de Abbott (Luis, Ramón y Esteban) y, presentado por Ovidio Peñalver (socio-director de Isavia), un servidor. He hablado de Tiempo de valientes, tiempo de líderes.

Ha sido un acto de cinco horas redondo, mágico, emotivo como pocos. El salón de actos del CEU (donde se reunía desde 1973 el grupo Tácito, germen de la transición: Abelardo Algora, José Luis Álvarez, Fernando Álvarez de Miranda, Óscar Alzaga, Gabriel Cañadas, Leopoldo Calvo Sotelo, Eduardo Carriles, Íñigo Cavero, Juan José Franch, Landelino Lavilla, Gregorio Marañón y Beltrán de Lis, Marcelino Oreja, Juan Antonio Ortega y Díaz Ambrona, José Manuel Otero Novas, Gabriel Peña Aranda, Alfonso Osorio, Andrés Reguera Guajardo, Alejandro Royo-Villanova, José Mª Sanz Pastor, Juan Carlos Guerra Zunzunegui), un marco muy especial. El entusiasmo de los participantes (todos, con sus becas puestas con orgullo), el compromiso de la alta dirección de Abbott, la voluntad de continuar un programa de desarrollo tan ambicioso -y que tiene continuidad en 2009-. Una maravilla. Hemos terminado el acto, de más de cinco horas (con un descanso de 15 minutos) con el Gaudeamus Igitur y un cóctel.

Silvia Escribano, socia-directora de Isavia, escribió en la publicación de Abbott el siguiente artículo sobre tan impactante programa: "Este año, hemos iniciado uno de los programas de formación y desarrollo de directivos más importantes e innovadores en el sector farmacéutico; “Liderando en acción”. Se trata de un programa para todos los directivos de Laboratorios ABBOTT: incluidos el Consejero Delegado, los tres directores generales de sus líneas de negocio y el resto de integrantes del Comité de Dirección.

El pasado 21 de enero, en la Escuela de Negocios CEU de Madrid, tuvo lugar la sesión de apertura de este proyecto que se desarrollará a lo largo de 2008.

Con carácter previo, y condensado en cuatro meses, se realizó una edición piloto con una veintena de Gerentes Nacionales de Ventas y Business Unit Managers de la compañía. Nuestra intención fue validar metodología, contenidos y mensajes.

Diseñamos el programa con el principal objetivo de proporcionar un patrón común y homogéneo de liderazgo en ABBOTT. Un estilo de gestionar personas basado en la confianza y la orientación a las personas.

“Liderando en acción” es un programa muy especial, no sólo por estar hecho hasta el último detalle a medida de ABBOTT. Es especial porque es innovador, distinto, práctico, en pleno contacto con la realidad cotidiana de un directivo de nuestro cliente. Es un programa pensado para personas que gestionan personas. Personas que despierten el interés y la implicación de sus colaboradores. Personas que asuman una manera compartida, honesta y personal de liderar a otras personas.

De esta manera, la totalidad de la cúpula directiva de Laboratorios ABBOTT vive una misma experiencia de desarrollo: todos comparten un mismo enfoque sobre el liderazgo, hacen suyas idénticas técnicas en la gestión de personas, y manejan una misma terminología. Iguales contenidos y mensajes para los máximos 150 directivos de la compañía en España.

Siendo consciente de la confianza que Laboratorios ABBOTT depositaba en nosotros, consideramos la necesidad de combinar canales de aprendizaje y desarrollo en un programa compacto y homogéneo que llegara mucho más allá que cualquier otra fórmula “unidimensional” de formación. ISAVIA Consultores es pionera en el diseño “in company” de este tipo de programas multicanal. Tenemos una amplia experiencia en su aplicación en sectores tan diversos como el financiero, el farmacéutico, el médico, el de alimentación y distribución, o el de la Administración Pública.

Nuestros retos es que los profesionales vivan en primera persona la aplicación de sus aprendizajes, y los interioricen con especial compromiso. La arquitectura metodológica del programa provoca cambios organizacionales profundos y de primer orden. Lo logra por las experiencias vitales que provoca y por las conversaciones que genera. Una mezcla de forma y fondo, de canales y contenidos, que encuentran su reflejo también en un sistema de valoración que acredita con un elevado grado de certeza el resultado alcanzado.

Yo considero que una de las principales virtudes de “Liderando en acción” es el soporte metodológico que utilizamos. Distribuido en cuatro periodos formativos, cada uno de ellos se centra en un contenido distinto y utiliza múltiples canales de desarrollo. Queremos que todos los contenidos lleguen a través de distintos canales, y que en todos los casos sean llevados a la práctica. Sin su aplicación a la realidad cotidiana, nada de lo anterior tendría sentido.

Cada periodo comienza con un seminario presencial, en el que los participantes, distribuidos en diez ediciones, asisten a un seminario de formación presencial de dos jornadas completas.

Al finalizar éste, se entrega una tarea individual, compuesta por lecturas, reflexiones y ejercicios de campo que deben ser afrontados con ocasión del ejercicio profesional cotidiano. Y como consecuencia de ello, cada participante remite un informe a su coach.

Igualmente, cada cinco participantes conforman grupos de aprendizaje, que se reúnen una vez en cada período formativo, por espacio de una hora, para compartir las experiencias vividas y la aplicación de los aprendizajes obtenidos.

Además, cada participante también reúne a su equipo habitual de trabajo para hacerles partícipes de sus propios aprendizajes. Así, el impacto del programa se multiplica y alcanza a la casi totalidad de la organización.

Un canal que da especial fuerza y solidez al proceso de aprendizaje del directivo es el coaching. Creo firmemente en el coaching. Es la mejor herramienta de desarrollo con mayúsculas. Por eso, no podía faltar en un programa como éste. A cada participante se le asigna un coach, con el que mantendrá una sesión presencial de hora y media en cada período formativo. En esa sesión, coach y directivo repasan las principales limitaciones encontradas en el proceso de aprendizaje, y lo hacen con el compromiso ético de la confidencialidad sobre todo lo hablado”. Todos los coaches cuentan con una dilatada trayectoria y están acreditados.

Por último, cada grupo de aprendizaje debe convocar una sesión de formación de media jornada en la que se convierten en maestros de sus propias enseñanzas, teniendo que asumir el rol de formadores ante compañeros del resto de la organización que no reciben de manera directa el programa.

Se trata de una experiencia que pone broche de oro al programa. Es fabulosa la potencia pedagógica de este canal, ya que “cuando te ves obligado a tener que explicar algo en público, es cuando de verdad lo aprendes y lo haces tuyo.

A lo largo del programa, y complementando los principales mensajes y contenidos, laboratorios Abbott integra varios laboratorios de entrenamiento, de carácter interno y relativos a contenidos más técnicos.

Los contenidos están relacionados con las competencias descritas por laboratorios ABBOTT y son transversales a toda la organización. Los períodos formativos relacionan cuatro bloques temáticos.

El primero de ellos se centra en la comunicación, como precompetencia o llave que abre el resto de contenidos. Un directivo debe ser consciente de que todo lo hacemos conversando. En función de cómo nos comunicamos, provocamos reacciones en otros, y logramos resultados.

El segundo bloque se centra en el liderazgo y la gestión de personas. Dirigir, implicar, ilusionar, desarrollar... ¿es gestionar o liderar? En cualquier caso es mucho más que ser jefe. Generar sentido de equipo y orgullo de pertenencia es una ambición necesaria.

El tercer bloque, centrado en la gestión de conflictos y las emociones, requiere tiempo y madurez para ser comprendido en su plenitud. El programa es deliberadamente provocador. Queremos provocar cambios significativos, y eso no siempre es cómodo.

Los estados de ánimo tienen mucho que ver con los pensamientos que tenemos, y con la expresión y el lenguaje que habla nuestro cuerpo. Podemos ignorar la emoción que nos invade, pero no podemos evitar su influencia en la consecución de resultados, ni tampoco podemos negar su alta capacidad de contagio. Por eso, es preciso saberla gestionar. Este contenido es uno de los más atrevidos y refleja el elevado grado de madurez de una compañía como ABBOTT.

En el último bloque temático está dedicado a la estrategia y gestión de los proyectos. Planificar tareas, estimar plazos, coordinar acciones y aunar compromisos y voluntades requiere el uso de técnicas y habilidades que son tratadas en profundidad en esta última etapa del programa.

Otra particularidad del programa es la prueba diagnóstico 360º que se realiza a todos los participantes antes y culminado éste. De esta manera, cada persona es valorada en su progreso y desarrollo por quienes le rodean en la cotidianeidad profesional. El sistema, por tanto, valora los aprendizajes logrados y, sobretodo, certifica su transferencia al desempeño expresada en competencias de comunicación y liderazgo.


En definitiva, “Liderando en acción” es un programa del que me siento especialmente orgullosa. No sólo por la confianza que laboratorios ABBOTT ha depositado en ISAVIA Consultores, imprescindible para afrontar un proyecto tan ambicioso que implica a toda la dirección de la compañía. También por su naturaleza práctica, diferente y adaptada plenamente a la realidad de Laboratorios ABBOTT. Además, tenemos la experiencia necesaria, los profesionales adecuados y la plena confianza de nuestro cliente.

Todas estas circunstancias, me hacen creer en una transformación real y profunda de la forma de gestionar personas en la compañía, hacia un estilo de liderazgo motivador, generador de compromiso e ilusión y, que finalmente, impacte de forma clara y positiva en la cuenta de resultados de laboratorios ABBOTT."

Felicidades Isavia, por hacer las cosas tan bien. Felicidades CEU, por dar carta de naturaleza a un programa tan completo. Y, sobre todo, Felicidades Abbott. Así se construye una empresa preferida para trabajar.