Páginas vistas en total

viernes, 28 de noviembre de 2008

AEDIPE y La ola

Entretenida jornada en Valencia. Varios encuentros y la primera cena anual de AEDIPE Comunitat Valenciana, a la que he sido cordialmente invitado.

Esta tarde he ido, en la sesión de las 6.20 de la tarde, a ver La Ola. Se trata de una interesantísima película de Dennis Gansel. La sinopsis es la siguiente: “Alemania hoy. Durante la semana de proyectos en un instituto, al profesor Rainer Wenger (Jürgen Vogel) se le ocurre la idea de un experimento que explique a sus alumnos cuál es el funcionamiento de los gobiernos totalitarios. Comienza así un experimento que acabará con resultados trágicos. En apenas unos días, lo que comienza con una serie de ideas inocuas como la disciplina y el sentimiento de comunidad, se va convirtiendo en un movimiento real: La Ola. Al tercer día, los alumnos comienza a aislarse y amenazarse entre sí. Cuando el conflicto finalmente rompe en violencia durante un partido de waterpolo, el profesor decide no seguir con el experimento, pero para entonces es demasiado tarde...”

El Diccionario de la Real Academia define la autocracia como “sistema de gobierno en el cual la voluntad de una persona es la suprema ley”. Parece cosa del pasado, pero no lo es (ni en la política, ni en el mundo empresarial). Es fácil y cómodo ceder la propia voluntad a un “salvador”, a un supuesto líder que en realidad es un dictador.

En Fotogramas, Mirito Torreiro escribe sobre esta cinta: “Menos radical en su resolución final que Battle Royale (la bestialidad perpetrada por el japonés Kiuji Fukusaku), uno de los raros productos contemporáneos de masas que indagan, en clave metafórica, en el valor de la educación en el mundo de hoy; pero no menos punzante en lo que hace a construir una historia funcionalmente didáctica sobre la autoridad y las múltiples querencias y excesos de esta, La Ola llega hasta nosotros precedida por una de las mayores recaudaciones de la historia del cine alemán. Y no es para menos: a un país tan afecto a los uniformes y la voz de mando como ha sido la Alemania de los dos últimos siglos, seguro que un largometraje que le recuerde, aunque sea en clave forzada (muy forzada, a decir verdad), esa tradición, debe necesariamente interesarle. Lo de menos es que los modos de la película dirigida por Daniel Gensel a partir de la novela de Todd Strasser sean más bien pedestres, o que las situaciones se fuercen a veces hasta el límite de lo creíble; lo que importa, a la postre, es que funciona como una implacable parábola sobre las raíces de la autoridad mal entendida... y sobre todo para el consumo de esos mismos adolescentes que son sus protagonistas.”

Me ha encantado. En su poco más de hora y media, la cinta te provoca una profunda reflexión sin caer en el maniqueísmo y sin pretensiones de grandeza.

El actual cine germánico, desde La vida de los otros hasta El complejo Baader Meinhof (elegida para representar a Alemania en los próximos Óscar), es francamente interesante. Reflexiona sobre su sociedad, sobre el pasado cercano y sobre sus implicaciones.

Tras la pesadilla autocrática, la cena democrática. A eso de las 8.30 de la noche, Cena Anual de AEDIPE Comunitat Valenciana (la primera que se celebra), en el Restaurante del Ateneo Comercial de Valencia (Plaza del Ayuntamiento de la ciudad del Turia). Primero, una cata de vinos patrocinada por Bodegas Vicente Gandía, con Vicente García, Director Comercial y de Marketing de la Bodega y el enólogo Jorge Alarcón. Hemos catado/degustado cuatro caldos: Un cava (Hoya de Cadenas Brut Nature), dos tintos (Ceremonia y Generación 1, ambos de D.O. Utiel-Requena) y un moscatel (Fusta Nova, un vino dulce de D.O. Valencia). Gracias a Agustín (directivo de RRHH de Lubasa, miembro activo de AEDIPE CV) hemos podido disfrutar de los vinos y de las explicaciones de Jorge y Vicente.

Y después, una suculenta cena. Timbal de lubina y espárragos trigueros con salsa de pimiento (regado con un vino blanco Miracle, D.O. Valencia), medallones de solomillo ibérico al Idiazábal con milhojas de patatas y verduras (con un tinto Hoya de Cadenas reserva Privada, D.O. Utiel-Requena) y un enrejado de chocolate con Mouse de praliné (con un cava Brut Nature Hoya de Cadenas). En nuestra mesa (ocho comensales) lo hemos pasado de maravilla.

He estado charlando un buen rato con José María Traver (Feria de Valencia), Presidente de AEDIPE CV, sobre sus proyectos de ampliar el número de asociados, de relaciones con la Universidad y difusión de la función de RRHH en los medios, así como con buena parte su junta directiva (Santos Fernández, de Cajamar, como Presidente de Honor; Juan Pablo Borregón, del Grupo Eulen; Rafael Doménech, de AUREN; Mª Eugenia García Martín, de MICUNA; Mª Luisa Giralt, de INGEST; Baltasar Justicia Núñez; Manuel Reig, de Proselección; Fernando Valle, de la Unión de Mutuas y Consuelo Vázquez, de Martínez Loriente), con el profesor Roberto Luna (AECOP Levante), con Sandra Olmo (AEDIPE CV), con Antonio Climent y su esposa (Exeller), con las directoras de Key Executive (Anabel, Irene, Virginia) y con otros varios consultores y directores de RRHH (Juanjo, Joaquín, José y tantos otros). En total, unas 60 personas.

A los postres, José María Traver, encantado con cómo ha salido todo, ha señalado que esta cena anual se convertirá en una tradición y nos ha emplazado para la del último viernes de noviembre de 2009. Espero compartir mesa y mantel con mis amigos valencianos dentro de un año. Valencia tiene un sabor especial…

1 comentario:

abilene dijo...

Hay muy buena gente, y muy buenos proyectos, en AEDIPE (los conoces bien porque eres asiduo a sus actividades)
Saludos