Páginas vistas en total

sábado, 11 de octubre de 2008

Valientes, sivergüenzas

Sábado otoñal en la capital de España, con un cielo gris a veces roto por algunos destellos de sol. Nos hemos dedicado a cortarnos el pelo (Zoe y yo), visitar un par de librerías, el parque de juegos de la calle Serrano, comer en Cinco Jotas (unos buenos huevos fritos con jamón) y pasar la tarde en casa, leyendo y jugando (Zoe, con la Nintendo DS y su programa de Los Simpson).

Leo en la prensa de hoy que Fernando Martín (Martinsa-Fadesa) cobró 138’8 millones de euros (se repartió a sí mismo dividendos a cuenta de los resultados de 2007) antes de suspender pagos. 50 directivos de Fortis (desde hace no mucho, comprado por BNP Paribas) se congregan hoy en el mejor restaurante de Montecarlo (el Louis XV, del Hotel de París) para darse una comida de 150.000 euros (sí, 3.000 euros por comensal). El Primer Ministro de Bélgica, Yves Leterme, tuvo que pedir al DG de Fortis, que dimitió en plena crisis tras tres meses en el cargo, que no cobrara su prima de 5 millones de euros. Los directivos de la aseguradora estadounidense AIG, que ha recibido una inyección de 85.000 $ del gobierno de EEUU, se gastaron 325.000 euros en una semana de vacaciones en un hotel. Formidable. Seguramente todo esto es legal, pero desde el punto de vista de la ética… cada uno puede responder a la pregunta.

La portada de El País es El ‘crash’ de 2008. El pánico hunde las bolsas. Y explica: Wall Street y el resto de los mercados cierran esta semana con caídas superiores a las sufridas en las crisis de 1929 y 1987. El Ibex vuelve a desplomarse (-9’14%) y vive la peor sesión, la peor semana y el peor años desde que se creó. Rusia, Brasil y Austria, entre otros plazas, suspenden las cotizaciones ante el imparable desplome de valores.

Pánico. En la contraportada de El Mundo, Miguel Ángel Revilla (que “es instantáneo, piensa en directo”, como dice su entrevistador, Rafael Álvarez) dice que España huele a preocupación, “Hay un acojonamiento general, una psicosis excesiva.” Tal vez en esto tenga razón. Y que “hay cada tonto y cada sinvergüenza” (Revilla dice: “No cito para no cabrear”).

Luis de Sebastián (profesor de ESADE) escribe en Público sobre el origen de la crisis, responsables y soluciones. Las hipotecas “subprime” (basura) son el inicio de esta crisis y han generado desconfianza (un “credit crunch”). Las autoridades de EEUU, al generar incentivos equivocados a los agentes financieros, han favorecido la circulación de latas de basura. “Existe una avaricia institucional que impulsa a las empresas a ganar siempre más para mantenerse en el mercado y sobrevivir. Y de paso retribuir espléndidamente a sus directivos.” Luis cree que no se hablará de autorregulación de los mercados por mucho tiempo. Para John Gray (autor de Black Mass: Apocalyptic Religión and the Death of Utopia), es más que una crisis financiera. “La era del liderazgo mundial de Estados Unidos que comenzó en la II Guerra Mundial ha terminado”. Para Gray, “es un cambio de repercusiones tan trascendentales como la caída de la Unión Soviética: se ha derrumbado todo un modelo de gobierno y economía.” Siguiendo a este autor, la clase política de EEUU es la responsable del caos actual, porque la codicia de los bancos ha sido posible en un clima de desregulación absoluta. Y por ello Estados Unidos “se enfrenta a un futuro incierto en el que ya no puede influir.” José Vidal-Beneyto, también en El País, considera que “las múltiples intervenciones estatales para apuntalar a los bancos más averiados y envilecidos y a los sistemas bancarios que los albergan pueden considerarse como premios a la trampa y al chanchullo.” Para él, “el remedio que se ha puesto en marcha, que pretende apagar la hoguera echándole más leña al fuego, inyectando más dinero en el circuito que lo ha malversado y entregándolo además a los propios malversadores confiando en su súbita conversión a la decencia, es un destino.”

Entretanto, Salvador Santos Campano, presidente de la Cámara de Comercio de Madrid (con el que he tenido la oportunidad de charlar en alguna ocasión), hizo ayer unas declaraciones a Telemadrid de las que se hace eco Luigi Benedicto Borges en El Mundo: “Si a una empresa le han bajado las ventas al 50% y tiene 10 empleados tendrá que prescindir de cinco de esos señores. Y si no puede pagar el despido de esos cinco señores, los 10 se irán al paro y el empresario también. En cambio, si se puede hacer viable que se despida a cinco, los otros cinco seguirán en activo, la empresa seguirá, y tan pronto como se recupere de la crisis volverá a coger a esos cinco”. Arturo Fernández (Presidente de la CEIM, Confederación Empresarial Independiente de Madrid-CEOE), que acompañaba a Santos Campano, dijo: “Nosotros tenemos que decir eso y muchas más cosas que pedimos” y aclaró que “los empresarios participan constantemente en esto del diálogo social, lo consideramos imprescindible. Si no hay diálogo social, esto sería un caos”. Añadió: “abaratar el despido es algo que yo entiendo que los sindicatos tienen que decir que no y los empresarios que sí.” Y abogó “por dar flexibilidad al sistema porque no se puede tardar tanto en poner en marcha un proyecto empresarial. Para abrir un negocio tienes que esperar dos meses para que te den las escrituras y para que te den la licencia de apertura, ni te cuento.” Por mi parte, me reservo los comentarios.

¿Qué han dicho los sindicatos? “Las declaraciones no sólo han sido una recreación un tanto onírica de la situación actual, sino que son absolutamente irresponsables” (Jaime Cedrún, secretario de Políticas Institucionales de CCOO). “Lo único que han aportado los representantes de los empresarios del comercio en Madrid son fórmulas antiguas que, lejos de beneficiar a las empresas, les perjudica al generar un mayor grado de incertidumbre” (Isabel Navarro, secretaria de Acción Sindical y Empleo de UGT Madrid).

Calidad directiva, educación. Fernando Savater denuncia en Babelia (El País) que “aquí la cuestión educativa fundamental es el tema de la asignatura Educación para la Ciudadanía, convertida en problema por la manipulación mentirosa de la jerarquía católica secundada por los representantes más miopes del PP, querella encima achacada por algunos medios a la intransigencia gubernamental, cuando el ministerio ha estado siempre a la defensiva en este tema y de un modo bastante timorato (…) La segunda preocupación de las autoridades educativas de nuestro país, en este caso nacionalistas, es asegurar la inmersión lingüística de los alumnos y garantizar que no estudien castellano ni por casualidad para que no se distraigan y aprendan bien la lengua que cuenta, que es siempre la “otra”. Savater, que cita el libro de Daniel Pennac Mal de escuela, concluye así su artículo: “La educación es irremediable, no en el sentido de que no tenga arreglo sino porque siempre se deberá enfrentar a otras enseñanzas: las de la calle, las de los más bribones, las de quienes obtienen éxito fácil o resplandor fatuo en los medios de comunicación. Nadie queda sin aprender, lo importante es saber quién va a enseñar y qué va a enseñar Y la pregunta que nos hacemos quienes no queremos que enseñen los peores es: ¿llegaremos a tiempo?” O civilización o jungla. O directivos/empresarios de verdad o piratas del “capitalismo de amiguetes”. O valientes o sinvergüenzas.

Me alegro mucho de que se le haya concedido el Nóbel de la Paz a un valiente, el ex Presidente finlandés Martti Ahtisaari, negociador de conflictos en Asia (Indonesia), África (Namibia) y Europa (Irlanda del Norte, Kosovo). “Sus esfuerzos han contribuido a un mundo más pacífico”, ha resaltado el Comité Nóbel. A sus 71 años, Ahtisaari pasa más de 200 días al año alejado de Finlandia. Enhorabuena a un luchador valiente. Se han quedado a las puertas del Nóbel los disidentes chinos, la colombiana Ingrid Betancourt (rehén de las FARC durante casi 7 años), que había convocado a los medios a la una en un hotel de lujo de París, y la coalición contra las bombas de racimo.

En El Mundo, Rubén Amón entrevista a Françoise de Blomac, una de las expertas en tecnologías de la información más reputadas de Europa. “En nuestras democracias el ciudadano ha pasado de ser presunto inocente a un estatus de presunto culpable”. El 11-S ha acelerado el proceso, ha generado una psicosis. En Gran Bretaña, por ejemplo, ya hay 25 millones de telecámaras en calles, metros, jardines y espacios públicos. “Hay que despejar si preferimos estar más seguros a costa de ser menos libres o si preferimos más libertad asumiendo una mayor exposición al riesgo”. Deberíamos tenerlo muy claro.

¿Hay esperanza? cCaro que sí. En Cinco Días (cuya portada El crac global, nos recuerda que “Las Bolsas de todo el mundo sufren la peor semana de su historia”), Paz Álvarez revisa el papel de la Universidad, a través de los comentarios de la Fundación Conocimiento y Desarrollo: Ana Patricia Botín (Banesto), Narcís Serra (Caixa de Catalunya), Guillermo Ansaldo (Telefónica), Amparo Moraleda (IBM), Javier Monzón (Indra), Francisco Martín Frías (MRW), Ramón Roca (Grupo Ros Roca), Josep Lluis Bonet (Freixenet), Amadeo Petitbó (Fundación Rafael del Pino), Fernando Tejerina (Univ. Valladolid). Paz lo resume en una frase: “El modelo ha caducado”.

Un nuevo paralelismo entre empresa y deporte. Paz Álvarez se ha eco en su columna, ¿Por qué no trabajan gratis? del ejemplo del capitán del Athletic de Bilbao, Joseba Etxeberria, que jugará su última temporada sin cobrar nada. “¿Por qué no deciden trabajar, al menos un año, gratis para compensar a la sociedad por las graves consecuencias de su desastrosa labor mientras recibían sus bonus? Ellos sí tendrían que dar ejemplo y sentir los colores como Etxeberria.” Bravo, Paz.

Es tiempo para los valientes, no para los sinvergüenzas que deberían quedar desenmascarados. José Medina, también en Cinco Días, apuesta por evitar el deterioro profesional en el que se encuentran muchos directivos a través de una especie de “terapia para el cambio” (empleando el humor, la emoción y la provocación) que en Eurotalent y sus consultoras aliadas denominamos “in-placement”.

En Expansión & Empleo (E&E), Montse Mateos analiza el Global Index Talent de The Economist y Heidrick & Struggles, en su artículo En busca del mejor talento del mundo. España posee "clase creativa" de primer nivel en banca comercial, por ejemplo. Tino Fernández recoge las practicas de las mejores empresas tecnológicas para trabajar (HP, Intercom, Cisco, R, Kyocera, Everis, Microsoft, Sun Microsystems, Softonic.com, Vass). Pilar Cambra nos recuerda que en tiempos de vacas anoréxicas –más que flacas-, hay quienes no sólo meten la guadaña en la “cantidad” de trabajo disponible. Pueden degradar la ‘calidad’ profesional. “¿Por qué partirse el pecho en el trabajo en tiempos empresariales duros? Por pundonor, por vergüenza torera.” Por decencia, ni más ni menos.

Y finalizo con Santiago Álvarez de Mon, que ayer nos dio una lección magistral en la Ciudad del Fútbol y hoy a través de las páginas de E&E: Gimnasia, mental y física. Nos recuerda las palabras de Gandhi: “¿Quieres cambiar el mundo? Empieza contigo mismo.”Mi amigo Santi nos propone un decálogo:
1. Ir a clase y seguir estudiando.
2. Inglés, ya en serio.
3. Ejercicio físico, con moderación y periodicidad.
4. Ir al gimnasio, trabajar músculos oxidados.
5. La diversidad, que no espera más.
6. Haga alguna “locura” (baile, karaoke, etc.)
7. Siga trabajando su carácter, frente a la adversidad.
8. Encuentre su momento para sí mismo
9. Hogar, dulce hogar.
10. Hora de cerrar el día: “deje que la vida fluya por todos sus poros. Atrape el presente, exprímalo sin prisas, ya verá como el futuro trae buenas noticias.”

Querido Santi: Creo que aplico ocho de las diez reglas (con humildad y sano orgullo, sin arrogancia). Prometo aplicarme en la 3 y la 4, que son salud sin duda.

2 comentarios:

Mar BERNAD dijo...

Juan Carlos, me alegra comprobar como existe todavía un lugar para la denuncia de tantos cobardes y mediocres, que después de llenarse los bolsillos a capazos en tiempos de bonanza, sin el menor atisbo de vergüenza, pretenden que las crisis se costeen con cargo al herario público que somos todos.

Gracias por recordarnos que existe una fórmula magistral para cambiar si queremos tan negro presente, el secreto sin duda reside en la combinación adecuada de todos sus elementos:

Trabajo, ilusión, esfuerzo, perspectivas, aprendizaje, reflexión, creatividad, aderezado con una elevada dosis de valentia y coraje.

Buenas noches. Mar

Iván dijo...

Juan Carlos

lo triste de todo es que siempre paguen los de siempre,es decir
" el pueblo"
las ganancias se privatizan,pero als perdidas se nacionalizan muchas veces o casi siempre,incluidas las que vienen de aventuras a la ruleta rusa de algunos

no dejo de sorprenderme como los gobernantes y empresarios sin escrúpulos convirtieron España en una burbuja de ladrillo

dejando de lado la innovación,el saber,la cultura,el talento,y la educación,pero bueno es lo que toca,a quien sorprende ya a estas alturas

un saludo

Iván

www.ciudadanoenelmundo.com

pd,he leído tus libros de liderazgo durante el presente curso,me han gustado su sencillez