Páginas vistas en total

jueves, 9 de octubre de 2008

Psicología y Coaching

Primera jornada de Psicología y Coaching en la empresa, organizada por el Colegio Oficial de Psicólogos de Catalunya (COPC), con el apoyo de Aedipe Catalunya, AECOP (Asociación Española de Coaching y Consultoría de Procesos) e ICF España. Una iniciativa de la SPOT (Sección de Psicología de las Organizaciones y del Trabajo) del Colegio de Psicólogos, que preside Mª José Poza y que cuenta con un equipazo en su junta directiva: Antonio Antón, Juan Carlos Jiménez, Carmen Santos, Dolors Blanco, Ricard Cayuela, Pilar Ferrando, Herminia García, Etel Gordo y Cristina Peyró. Es contagioso el entusiasmo de esta junta, capaz y comprometida al máximo por difundir e incrementar la presencia del psicólogo de las organizaciones y potenciar su integración y participación en las actividades del COPC.

La jornada se ha celebrado en el Hotel Fira Palace de Barcelona. El acto de apertura ha estado a cargo de Mª José Poza (buena amiga, una apasionada del desarrollo de las personas y las organizaciones) y la primera conferencia, sobre Cambio en las personas, cambio en las organizaciones, estrategias ha estado a cargo de un servidor (me ha presentado Etel Gordo).

He hablado de las dificultades de cambiar en los tres niveles: organizativo, de equipo e individual. En las empresas, porque confundimos el propósito de las organizaciones. Las compañías no están “para ganar dinero” (siguiendo los dictados intelectuales de Milton Friedman, Premio Nobel de Economía 1976) sino para sobrevivir. Ganar dinero es condición necesaria, pero no suficiente. Si se convierte en el único sentido (y por tanto se trata de maximizar) pone en serio riesgo el futuro de la propia empresa. Por ello, la esperanza de vida de las compañías era en 1982 de 43 años y ahora (2007) es de 14 años (datos de Bain & Co.). He citado la ley de Revans de la sostenibilidad y recordado que los estados financieros (balance, cuenta de resultados, estado de origen y aplicación de fondos) son herramientas incompletas, porque no explican el coste de oportunidad. Si acaso, debemos contar con un Cuadro de Mando Integral para asegurar la supervivencia. Citando a Bill George, que fue Consejero Delegado de Medtronic durante 18 años y logró multiplicar por 150 veces el valor de la acción: “Contrariamente a lo que los defensores de maximizar el valor de la acción nos quieren hacer creer, el secreto mejor guardado de los negocios es que las empresas dirigidas por una misión crean mucho más valor para el accionista que las dirigidas estrictamente en términos financieros”. A nivel de equipo, hemos de diferenciar equipos “de verdad” (que generan sinergia) de grupos humanos como el clan o la tuna, que no cuentan con liderazgo, disfrute, confianza, compromiso, aprendizaje suficientes. Formar un equipo no se improvisa. Y a nivel de la persona, he hablado del “cerebro tramposo” (las investigaciones de Daniel Gilbert en Tropezar con la felicidad), de los Diez pecados capitales de los jefes (las reflexiones de mi amigo Leo Farache, que fue DG de Movierecord y cuyo libro siempre recomiendo) y La Estrategia y el fumador obeso, de David Maister (ver el resumen de este libro en este mismo blog): “saber lo que es bueno para nosotros no es necesariamente un predictor de que lo vayamos a hacer”. Finalmente, he hablado del proceso de coaching (Reflexión, Descubrimiento, Acción, Hábito) y de la necesidad imperativa de reinventarnos (lo que Juan Carrión llama “efecto Madonna” frente a los Pecos, y que en el mundo del cine podría ser Merril Streep (La mujer del teniente francés, Secretos compartidos, Memorias de África, El diablo se viste de Prada, Mamma mia…) frente a Jorge Sanz). Después ha habido un intenso turno de preguntas sobre generación Y, aspectos emocionales de la resistencia al cambio, etc.

He disfrutado mucho de la jornada. En ella, compañeros de Eurotalent (Marta Romo, Juan Carrión), de AECOP (Manuel Seijo, Antolín Velasco, Carlos Palet), mi amigo Juan Ferrer (que ha venido desde Canarias para este día), Gustavo Piera (absolutamente en forma y feliz después de cruzar el Atlántico en barco y un sabático de un semestre en el Caribe). Profesionales del Ayuntamiento de Barcelona, de Telefónica, de Caixa CAtalunya... Y por supuesto, los miembros del COPC.

A partir de las 11.45, dos actividades en paralelo: La práctica del Coaching y de la Psicología en las Organizaciones, Perspectivas, moderada por Heminia García, con Luis Casado, Javier Cantera y Jordi Ibáñez y Perspectiva Sistémica del Coaching: Coaching Grupal y Entrenamiento para el Trabajo en Equipo, moderada por Josep Pujol, con César Fernández y Joan Palomeras.

He estado en la primera actividad, en la que Jordi Ibáñez ha mostrado el punto de vista de RRHH (él es Director de RRHH del Grupo Maheso). Javier Cantera (Presidente de BLC) ha hablado de los cuatro mitos del Coaching (como Terapia, como Evaluación, como Motivador, como Guía del proceso de cambio organizativo) y su verdadero papel en la gestión del aprendizaje (formación + desarrollo), cuando hay que cambiar (microcambios en las personas suponen macrocambios en las organizaciones), como elemento de Confianza o para Generar Innovación. Luis Casado (psicoterapeuta, formador y consultor, del Grupo Mediterráneo Consultores) ha resaltado que efectivamente el coaching sirve para el desarrollo y no para otra cosa. Javier ha comentado que hay en España (según sus web y sus blog) unas 5.200 personas que se autoproclaman coaches, que se ha de cifrar el valor de lo que se quiere conseguir, ha hablado de reto, de que no necesariamente el coach ha de ser psicólogo, pero que es una magnífica base (se necesita actitud, experiencia y actitud empresarial). Luis ha dicho que llamamos coaching a muchas formas de intervención distintas y que ser un buen coach es cuestión de madurez y Jordi que el coaching sirve para destapar el talento oculto de las personas y debe “venderse internamente” antes de empezar ningún proceso.

No conocía anteriormente a Luis Casado ni a Jordi Ibáñez y me han gustado mucho sus planteamientos. A Javier Cantera, uno de los referentes absolutos de los RRHH en España, palentino universal, le he visto muy en forma intelectualmente hablando. Ideas muy claras, contrastadas, muy ágil en las respuestas. Excelente en sus planteamientos.

La jornada ha continuado por la tarde con talleres de buenas prácticas e impacto en el mercado, que ha coordinado Dolors Blanco, con la conferencia Coaching y Creación de Caminos en la Organización, de Esteban Pinotti, presentado por Cristina Peyró y con las conclusiones y la clausura por Juan Carlos Jiménez, Carmen Santos y Mª José Poza. Juan Carrión y yo nos hemos perdido la tarde por actividades con clientes que teníamos que hacer en Barcelona.
Felicidades a la SPOT por una organización tan esmerada y una convocatoria de tanto éxito.

El próximo día 20 vuelvo a estar con la SPOT del Colegio de Psicólogos de Catalunya en un cine-fórum con la película Mister Brooks (la historia de un directivo reputado y a la vez un psicópata minucioso, interpretado por Kevin Costner), distribuida por Vértice 360º. Será a las 6 de la tarde en el precioso marco de la UAB – Casa Convalecencia (San Antonio María Claret, 171) de Barcelona. Seguro que lo pasaremos genial debatiendo sobre la personalidad de este directivo torturado emocionalmente que necesita matar y sobre la detective Atwood, obsesionada con la resolución de este caso de asesino en serie.

1 comentario:

LORENZO dijo...

Mi nombre es Lorenzo. Mi profesión es la de maestro de infantil y primaria pero mi pasión es el coaching.
Hace un año incié mi formación en coaching a través de la Escuela Europea de Coaching. La formación se compone de dos ciclos y yo he realizado únicamente el primero. La primera toma de contacto fue excelente pero siempre tengo mis dudas acerca de cuál es la línea que separa al coaching de la psicología.
Entiendo que el coaching es mirar hacia adelante, es un para qué, pero, ¿no es importante indagar en los porqués de forma que nos situé en una mayor autoconscienca para así iniciar un plan de acción centrado en el futuro?
Esta pregunta que planteo me lleva a la conclusión de que psicología y coaching deben ir de la mano con sus porqués y sus para qués.
Recibe un cordial saludo. Lorenzo