Páginas vistas en total

lunes, 13 de octubre de 2008

El mejor libro de autoayuda

Jornada de lo más variado. Por la mañana, primera sesión de coaching estratégico con el DG de una entidad de banca y seguros. Se trata de un directivo joven, con muchos años en la empresa, que desea hacerlo lo mejor posible y tiene la humildad suficiente como para reconocer varias oportunidades de mejora. Se ha fijado objetivos ambiciosos y estoy seguro de que los va a conseguir.

Después, en la oficina, reunión con una directiva de banca que está dando un giro a su carrera para convertirse en coach de alto nivel. Combina una enorme experiencia y conocimientos en el ámbito de la psicología (industrial, clínica) con un dominio del mundo financiero.

Comida con Joaquín, Carmelo y Juan Pablo, de ESIC. Hemos participado en el programa de Radio Intereconomía dedicado al III Foro Directivos, que se celebrará los dias 21, 23, 28 y 30 con profesores de esta Marketing & Business School y ejecutivos de Pelayo Seguros, AC Hoteles, Google y Merck. De vuelta a la oficina, grabación de una entrevista con Localia TV para el programa Negocios de autor que presenta Carmelo Encinas. El tema: "¿qué hacer para mantenerse en el puesto de trabajo?".

Este pasado fin de semana he estado leyendo un libro de José Ballesteros, excelente formador, consultor y conferenciante, buena gente, persona entrañable, hombre feliz que contagia de felicidad a los demás. Se titula El mejor libro de autoayuda de todos los tiempos. Las claves del éxito están en el Evangelio.

José Ballesteros coincide con mi también amigo José María Ulazia que el mejor texto de management jamás publicado son precisamente los Evangelios. Y lo “demuestra” en este libro, un diálogo entre un ejecutivo de una gran multinacional (que ha leído todo tipo de libros de autoayuda), Tomás, y el autor (el Sr. Herrador).

José vertebra el éxito en 18 leyes, divididas en cuatro apartados: mente, creencias, acción y perseverancia.

A) Todo comienza en tu mente:
1. Ley del control: “Debemos controlar lo que pensamos pues nuestro pensamiento determina nuestros sentimientos y éstos, a su vez, nuestras acciones y comportamientos” (“Nada de lo que entra de fuera puede manchar al hombre; lo que sale de dentro, eso es lo que mancha al hombre”).
2. Ley de la correspondencia: “Lo que pasa en el exterior es una proyección de lo que nos pasa dentro de nosotros mismos” (“No hay árbol sano que dé fruto dañado, ni árbol dañado que dé fruto sano. Cada árbol se conoce por su fruto”).
3. Ley del desarrollo personal: “La fortuna que cualquier ser humano consiga durante su vida irá en proporción directa con el grado de desarrollo personal y profesional que alcance” (“Al que produzca se le dará, pero al que no produzca se le quitará hasta lo que cree tener”).

B) Lo que creas es lo que atraes
4. Ley de la fuerza de las creencias: “Aquello en lo que crees firmemente se producirá en tu vida” (“Según vuestra fe, así os suceda”).
5. Ley de las expectativas: “Todo lo que esperes con certeza e intensidad se convertirá en una profecía que se cumple” (“Pedid y se os dará, buscad y encontraréis, llamad y os abrirán; porque todo el que pide recibe, el que busca encuentra y el que llama le abren”).
6. Ley de la atracción: “Somos imanes vivientes, atraemos a las personas y las circunstancias que están en armonía con nuestros pensamientos y creencias” (“Todo lo que querríais que hicieran los demás por vosotros, hacedlo vosotros por ellos”).
7. Ley de la globalización: “Una cosa atrae a la otra, las circunstancias se atraen. Todo el universo conspira para ayudarte en el objetivo que te marques” (“¿Cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará cosas buenas a quienes las piden?”).
8. Ley de la abundancia: “Hay suficiente para todos. No existe la escasez en esta vida” (“de la abundancia del corazón, hablará la boca”).

C) No basta con creer, hay que hacer
9. Ley de la causa y el efecto: “Todo tiene una causa específica. Si existe un efecto que quieres alcanzar, observa cuáles son sus causas y reprodúcelas y repítelas, de forma que se producirá tal efecto deseado” (“Cada árbol se conoce por su fruto: ¡No se cogen higos de las zarzas ni se cosecha uva de los espinos!”)
10. Ley de la siembra y la recogida: “Obtienes lo que siembras. Todo lo que sucede en tu vida viene marcado por lo que piensas: tu comunicación interior y de ahí a lo que haces, lo que haces provoca unos resultados multiplicados” (parábola de los talentos).
11. Ley de la aceleración acelerada: “Cuanto más rápido e intensamente te muevas hacia tu meta mas intensamente se moverá ésta hacia ti” (“al que produce se le dará hasta que le sobre”).
12. Ley del magnetismo: “Cuanto más éxitos tengas en la vida, más éxitos atraerás” (“Dad y os darán”; “la medida que uséis la usarán con vosotros”).

D) Sólo el que persevera lo consigue
13. Ley de la perseverancia: “Cuanto más importante sea algo que queremos conseguir más perseverantes debemos ser” (“si no cambiáis y os hacéis como niños, no entraréis en el Reino de los Cielos”).
14. Ley de la acumulación: “Cada gran logro en la vida es el resultante de la acumulación de esfuerzos y sacrificios pequeños que muchas veces son difíciles de apreciar a simple vista” (parábola del administrador: “quien es de fiar en lo de nada, también es de fiar en lo importante; quien no es honrado en lo de nada, tampoco es honrado en lo importante”).
15. Ley de la perspectiva del tiempo: “Las personas mas exitosas en cualquier sociedad son aquellas que toman decisiones con mucho tiempo de anticipación” (parábola de las jóvenes vírgenes).
16. Ley de los talentos: “Dedícate a aquello que te apasiona y tendrás éxito. Toda persona ha nacido con uno o varios talentos específicos, elige tu propósito vital en función de éstos y serás feliz alcanzando lo que te propongas en esta actividad acorde a tus talentos” (“al que mucho se le dio mucho se le exigirá; al que mucho se le confió, más se le exigirá”).
17. Ley del kilómetro extra: “El único medio seguro para alcanzar el éxito es prestar más y mejores servicios de los que esperan de ti, sin importar cuáles puedan ser las tareas.” (“A quien te fuerza a caminar una milla, acompáñalo dos”).
18. Ley de la gratificación retardada: “Todo logro conlleva un sacrificio, y al conseguirlo es cuando podemos premiarnos. Hacerlo antes nos resta energías y motivo para perseverar en la consecución del mismo” (“el que echa mano al arado y sigue mirando atrás, no vale para el reino de Dios”).

Gracias, José, por un libro tan magnífico, tan inspirador, tan bien documentado. En esto comparto las ideas del científico Carl Sagan, el gran experto en el Cosmos, al que admiraba desde pequeño: “la idea de que Dios es un varón blanco y descomunal, con barba blanca, que se sienta en el cielo y controla el vuelo de cada gorrión, es ridícula. Pero si por Dios el conjunto de leyes físicas que gobiernan el universo, no hay duda de que existe”. Dios, como la energía, es eterno e inmutable. Las palabras de Jesús nos acercan a entender el sentido del Universo.

Quiero también felicitar a otro amigo, un gran pensador español, Javier Fernández Aguado, galardonado con el Premio Peter Drucker a la Innovación por su libro Patologías organizativas. Enhorabuena, Javier. Ya es hora de que intelectuales de este lado del Atlántico sean premiados en Estados Unidos.

4 comentarios:

FAH dijo...

Gracias Juan Carlos por el resumen. Es imposible leerlo todo. Me han gustado mucho las 18 leyes y las comparto plenamente.

Un abrazo,

Paco Alcaide.

Mar BERNAD dijo...

Juan Carlos, una vez más gracias por estar alerta de todo lo que se publica y que merece la pena.

Me quedo para mi con la receta de las Leyes para ir aplicándolas.

Un cordial saludo. Mar BERNAD

Juan Carlos Cubeiro dijo...

Gracias a vosotros, Mar, Paco por estar ahí tan atentos (en la doble acepción de consciencia y de amabilidad).

Juan Carlos

belén dijo...

Juan Carlos, muchas gracias. Siembre contribuyes a nuestro enriquecimoento con tus aportaciones: lecturas, cine...reflexiones

Las leyes, me han gustado mucho, ayudan a estar "en lo que debemos estar"

saludos

Belén Izquierdo