Páginas vistas en total

viernes, 31 de octubre de 2008

El arte de la biografía


Esta semana se ha presentado el último libro de Covadonga O’Shea, Así es Amancio Ortega, el hombre que creó Zara (La esfera de los libros). Hoy he tenido la oportunidad de leerlo.

Se trata de un libro magnífico sobre un ser humano excepcional, que estoy seguro será un gran éxito de ventas. Muy recomendable, no sólo por el empresario de quien se trata (el primer “billonario” –en las antiguas pesetas- de la historia de España) y lo que supone la cultura de Inditex (el primer grupo mundial de su sector), sino por su estilo, ameno, fluido, y sus contenidos, verdaderamente apasionantes.

No pretendo resumir el libro, sino más bien reflexionar sobre el arte de la biografía, que Covadonga O’Shea demuestra dominar. La de Amancio Ortega apunta una serie de claves que pueden resultar valiosas:

1. Conocimiento del sector. Covadonga O’Shea ha sido directora de Telva durante casi tres décadas (1970-1997) y preside desde hace 8 años el Instituto Superior de Empresa y Moda (ISEM Fashion Business School). A lo largo del texto, demuestra su amplio dominio de la moda, tanto de lujo como del retailing. Sin embargo, esta sabiduría no aparece explícitamente, sino en los comentarios de Ortega y sus colaboradores sobre el sector y en interesantes apuntes, como el de Balenciaga, Enrique Loewe, la moda gallega o las razones del éxito de Zara (margen de beneficio pequeño, ropa a la última, renovación constante del stock; “el vestido es una industria cuya razón de ser es la novedad”, Paul Poiret 1890).
2. Relación profunda. Covadonga conoció a Ortega el 1 de diciembre de 1990, cuando visitó la sede de Inditex por primera vez. Desde hace 18 años, la relación de amistad ha sido profunda. Como suele decirse, “de los negocios se hacen grandes amigos, y de los amigos, malos negocios”. Respecto a Ortega, la autora muestra admiración, respeto y profunda simpatía, sin que el contenido del libro quede excesivamente sesgado por ello (Ortega le dice, una vez que le permite escribir sobre él: “No cuentes sólo lo bueno ni digas que esta empresa la he hecho yo. Somos ochenta mil personas, a las que hay que sumar todas las que han trabajado en la empresa y ya no están”).
3. Otras voces. Como buena periodista, Covadonga acude a la opinión –más a través de ejemplos y comportamientos del biografiado que a juicios de valor- de quienes más han tratado a Ortega, desde José María Castellano a Pablo Isla, pasando por otros profesionales de Inditex (directoras de tienda, el equipo que está en China, conductores). La autora del libro actúa como un “espejo” y les deja expresarse libremente, sin tomar una frase de unos y otros para erigirse ella en protagonista. Entre muchas, la opinión de Pilar, viuda de Tomás Pascual Sanz, a quien le había dicho Ortega: “No vale la pena ser empresario sólo para ser rico. El dinero, en esas dimensiones a las que hemos llegado nosotros, no nos va a hacer falta. El dinero sólo tiene un sentido, para mí, si se orienta a conseguir objetivos. Y si tienes éxito, que sirva para ayudar a que lleguen a ser algo en la vida tantas personas que dependen de nosotros”.
4. Filosofía de vida. Desde esta cercanía (en el contacto cotidiano) y distancia (en el rigor y respeto), el libro nos presenta la filosofía de vida del dueño de Inditex: “agradar al máximo a las personas que le rodean”. Covadonga indaga en los primeros años de Ortega: su origen humilde; su determinación, inteligencia natural y voluntad de hierro (“todos nacemos para algo”, repite Ortega), su empeño (“escuchar mucho y aprender de quienes me rodean”); su afán de superación y capacidad crítica, sus gustos (los huevos fritos con patatas fritas y chorizo como plato preferido, sus seis semanas al año haciendo el Camino de Santiago). Ortega es un hombre creyente, “de mentalidad abierta, liberal, con cierta tendencia izquierdista”, inconformista y humilde: “un genio con mentalidad de dependiente”. En sus palabras: “lo mejor que tengo es la bondad. Y lo digo así porque es la bondad de mi madre y de mi abuelo Antonio”.
5. Claves de gestión. Si bien Zara supone un fenómeno social, lo que Covadonga O’Shea extrae del “caso Zara” es aplicable a cualquier organización. El sueño de Ortega es conseguir el mejor sistema logístico del mercado. El crecimiento como mecanismo de supervivencia. El producto acertado. La cultura Zara. La tienda como centro de consumo (“las tiendas de Zara nunca están vacías”). La excelencia, “la flexibilidad inteligente”. Por ello, el cliente va unas 17 veces al año a una tienda de Zara, frente a las 3’5 veces que acude a otras cadenas de moda: “Aquí manda el cliente y hay que tenerlo contento”.
6. La Responsabilidad. El propósito de la compañía: “lograr que personas de todos los niveles sociales tuviesen la posibilidad de vestir bien”, trasciende a través de la RSC (Responsabilidad Social Corporativa), considerada “un proyecto ético a medida”. Muy interesante el capítulo en el que Javier Chércoles, ex consultor de Price y actual responsable de RSC de Inditex, expone algunas de las actividades de esta “empresa con alma”.
7. Valores, valores, valores. Los valores corporativos crean y destruyen a las organizaciones. Los valores vividos en Inditex son –a tenor de este libro- el sello propio, la amabilidad, el trabajo en equipo… y sobre todo la escucha. Aprender y crecer. Covadonga ya nos había enseñado sobre la importancia de los valores (coherencia, generosidad, valentía) en un libro suyo anterior, y aquí los plasma en la realidad cotidiana.
8. Interpretar el futuro. Ortega considera que el fichaje de Pablo Isla (“un hombre que se arremanga”) como “una bendición de Dios”. El VP y Consejero Delegado de Inditex es quien habla del futuro de la compañía: “un aspecto básico es no perder las señas de identidad que definen esta empresa: la frescura, el espíritu emprendedor, la flexibilidad y la autocrítica. Para convertirse en referente hay que trabajar día a día como si fuera el primero”.
9. Datos objetivos. El libro presenta Inditex como modelo de negocio a través de un capítulo que escribe la periodista Pilar Trucios. Y ella misma ofrece como apéndice Quién es Quién en Inditex, las marcas o cadenas del grupo, las tiendas en el mundo y la cuenta de resultados del primer semestre de 2008. Información muy relevante, exquisitamente presentada, separada del relato principal.
10. Al final, el punto de vista de la autora. Sólo en un breve epílogo de tres páginas se permite la biógrafa formar parte del relato. Para señalar que nunca se le pasó por la cabeza escribir este libro, que ha sido un reto apasionante, que no es una biografía ni una larga entrevista sino una fotografía escrita o mejor un cuadro impresionista de una persona genial y que la sencillez es patrimonio de los genios… como ella demuestra respecto a sí misma. .

Gracias, Covadonga, por un libro tan sensacional y del que tanto se puede aprender. Un gran empresario (“la inteligencia es lo que le lleva a apreciar la belleza”, dice de él Castellano, tras trabajar 31 años codo con codo), un verdadero líder, una gran compañía (“para mí, Zara es serenidad, no espectáculo”, apunta Ortega), una gran biografía.

“La crisis no puede asustarte, no puede dominarte, porque el miedo te paraliza” (Amancio Ortega).

1 comentario:

La Panda de la Burra dijo...

A ver si sale una biografía del marrano Escriba Albas y de su masonería.