Páginas vistas en total

viernes, 26 de septiembre de 2008

Foro Europeo de Navarra

Vuelo de las 7.10 de la mañana hacia Pamplona. Coincido en el aeropuerto (y en el avión) con mi admirado José Antonio Marina, y charlamos a esas horas tempraneras de lo divino y lo humano: su próximo libro, que estará en las librerías a principios de diciembre, la crisis, la educación (JAM está promoviendo una auténtica revolución educativa en las escuelas de Navarra), el futuro, la educación para la ciudadanía, los libros que estamos leyendo.

En los últimos cuatro días habré estado charlando (en Bilbao, Barcelona, Madrid, Pamplona) con una veintena de los mejores pensadores de nuestro país: José Aguilar, Mario Alonso Puig, Ignacio Álvarez de Mon, Santiago Álvarez de Mon, Fernando Bayón, Juan Carrión, Alfons Cornella, Javier Fernández-Aguado, Pilar Gómez Acebo, Carlos Herreros, Pilar Jericó, Laura Mari, José Antonio Marina, Paco Muro, Alejandro Roca, Marta Romo, Nekane Rodríguez, José Miguel Rodríguez Antón, José Antonio Sáinz, Rubén Turienzo… además de decenas de directivos y empresarios. Me siento inmensamente afortunado por compartir ideas y aprender tanto de ellos.

A las 8.30 de esta mañana me ha recogido en el Hotel Zenit de Pamplona el Presidente del Foro Europeo Escuela de Negocios de Navarra, José Ramón Lacosta. Un gran gestor y un apasionado del desarrollo humano y empresarial, que ha conseguido situar la institución que dirige entre las primeras 20 Escuelas de Negocios de nuestro país.

Uno de los programas estrella del Foro Europeo es el Programa Atenea de Alta Dirección, en el que participan Presidentes y Consejeros Delegaos de empresas como Tubos Reunidos, Sodena, TRW, Arpa Asesores, La Información, El Corte Inglés, Sintal Empresarial, Liebherr, TI Group, Obras Especiales, COMANSA, CONASA, CETYA, Grupo Intro o Bikini. Se trata de una iniciativa en el que mensualmente los asistentes dedican una jornada a tratar temas estratégicos con expertos como Alfonso Jiménez, Juan Carlos Alcaide, José Aguilar, Javier Fernández Aguado, etc. En el día de hoy, Alfons Cornella, Presidente y fundador de Infonomía, ha tratado la Nueva Configuración de los sectores empresariales. Hibridación e Innovación y un servidor, Una sociedad diferente. Anticipar las tendencias sociales.

Alfons es uno de los más grandes en lo que a la innovación se refiere, a través de Infonomía se dedica con su equipo a detectar tendencias (el ojo) y a hacer (la manao). Cuenta con una red de 19.000 “inquietos” y 700 casos, además de un análisis sistemático de las 20 empresas más innovadoras del mundo.

Ha hecho una presentación excelente, de clase mundial. Ha dicho que “la Innovación son los innovadores” (me ha recordado aquella frase que incluí en el libro sobre Leonardo, “El arte son los artistas”). Que “hoy ser eficiente no es suficiente”. Y que, siendo la productividad el cociente del output entre el input, hay mucho más que hacer en el numerador que en el denominador. Para Alfons, innovar es un motor de tres tiempos: Generar ideas + Crear valor + Obtener Resultados. Por ello, Innovación no es igual a Invención. Va mucho más allá. Se necesitan equipos multidisciplinares y líderes trilingües (que sepan hablar el lenguaje de los creativos, de los marketineros y de los de operaciones).

Como la Innovación es la conversión de ideas en valor generando beneficios, Alfons ha abierto ese mundo de posibilidades:

A. Generar Ideas.

1. Descubriendo problemas de los clientes. Ha apostado por la Antropolgía, por la Etnología (observar a los clientes, más que preguntar), con ejemplos como Very Intelligente Pocket, los aviones para pocos pasajeros (P2P), la labor de IBM con sus 100 mayores clientes (EBO: Emerging Business Opportunities)… Hemos de ir con una cámara digital, tomar fotos y observar lo que pasa.
2. Descubrir oportunidades, como los Extended Stay Hotels, la hibridación (Nike+iPod, Mash up).
3. Extender las posibilidades de la tecnología. Ejemplos: Fusión de Gillette, impresoras de tres dimensiones, la banca sin productos.
4. Estimular las ideas dentro. Actuar en las orillas del negocio, cambiando a otros mercados (crecimiento orgánico) o aprovechando la marca (inorgánico): iPod – iPhone –iTunes o MinuteClinic (“You’re sick. We’re quick”). Alfons nos ha recomendado no preguntar “¿Qué hacemos bien?” sino “¿Qué sabemos hacer bien?”.
5. Buscar ideas fuera. Hay más conocimiento fuera que dentro. Tener scoits (buscadores). Como Procter & Gamble o Brainstore.

B. Aportar Valor. Que las cosas funcionen se da por descontado. El valor son, siempre según Alfons, capas superpuestas para hacer más fácil la vida. “El valor es fluidificar la vida del cliente”. Ejemplo, ALESSI, que vende “Poesía industrial”.
Se aporta valor desde la oferta (búsqueda, compra, pago, uso, rechazo). Por ejemplo, el Nokia 1100, del que se han vendido 200 M de terminales. O desde la demanda (funcionalidad, precio, comprensión, comodidad, emoción). Como la Dell-ificación (tú te lo construyes a tu gusto). Nos ha hablado de vender sombra (que es negocio), de la emergencia del low cost en todo y a la vez del high value (como Bronton en el mundo de las bicicletas), de simplificar: el coasting bike, o de no poner más carriles bici sino que haya bicis disponibles. El automóvil eléctrico (Tesla Motors), las discotecas sostenibles de Phillips (energy generating dance floors)…

C. Obtener Resultados. Esto de la innovación, o te lo crees o no te lo crees. Según Business Week, es muy rentable: para satisfacer al cliente, aumentar ingresos, elevar márgenes y aumentar el valor. Phillips en 2003 obtenía el 25% de sus ingresos de productos que no existían 12 meses antes; en 2005 era el 49% y en 2007 Alfons estima que el 60%.
Con ciclos de vida cada vez más cortos, no podemos permitirnos no hacerlo.

La Innovación tiene tres riesgos: el técnico (que lo inventen otros entretanto, lo que nos obliga a estar muy al día), el de ejecución (llevarlo al mercado) y el de aceptación de los propios clientes. Alfons ha puesto como ejemplo de fracaso el Iridium (perdió 5.000 M $) y de éxito el iPod (se recuperó la inversión a los 6 meses).

Se trata de Explotar (mainstream) o Explorar (greenfield). El directivo ha de estar en los dos lados, fomentando la innovación para que un alto porcentaje de los ingresos provenga de nuevos productos y servicios.

“La Innovación es un estado mental colectivo, sistemático, en equipo”. Debemos proponer retos, no sólo preguntas. Hacer prototipos, no sólo lanzar ideas.

He aprendido MUCHÍSIMO con la sesión, de unas 2’5 horas, de Alfons Cornella. Seguro que vamos a poner muchas de sus propuestas en práctica en Eurotalent. Ojalá la estrategia de nuestros gobiernos (nacionales, autonómicos, locales) y el del Ministerio de Innvación fueran en la línea que Infonomía propugna, y no en el de inversión en I+D+i, subvenciones, instituciones rígidas e investigación no aplicada, que de poco sirve en realidad.

La segunda parte, sobre tendencias sociales, ha estado a cargo de un servidor. Hemos hablado de la felicidad, de ciclos históricos (apolíneo-dionisíaco), de talento femenino (“La mujer líder”), de la generación Y o generación Einstein, de las implicaciones para la tolerancia, para el talento como puesta en valor, para el liderazgo, de la clase creativa… Ha sido una sesión muy interactiva y que ha promovido -supongo- la reflexión estratégica.

A eso de las 5 y media, coche hacia Santander (algo menos de tres horas). Una pequeña parada cerca de Bilbao para tomar un café. A eso de las 8 y media he llegado al Hotel Chiqui, en el Sardinero.

La temperatura es magnífica. El equipo directivo de Comess Group se ha ido a cenar a Pedreña y aprovecho para cenar algo ligero en el propio hotel, en la cafetería del Chiqui (al extremo de la segunda playa del Sardinero, con una vista sensacional) y subirme a la habitación a preparar cosas. Dejo la ventana abierta para disfrutar de la brisa marina en una noche alucinante.