Páginas vistas en total

miércoles, 10 de septiembre de 2008

Confianza y sin medidas

No creo que la mayoría de los españoles estén demasiado satisfechos con la sesión parlamentaria de hoy.

El Presidente José Luis Rodríguez Zapatero comenzó su discurso clarificando que no iba a presentar nuevas medidas. “No esperen una nueva batería de anuncios o propuestas. No tiene sentido improvisar o aprobar todos los días nuevas iniciativas”. Y sin embargo, ofreció cuatro medidas: la más llamativa, el apoyo a las empresas inmobiliarias con créditos del ICO (3.000 millones de euros) para viviendas de alquiler. Además, luz verde a las sociedades cotizadas de inversión en el mercado inmobiliario, la contratación de 100.000 parados para realizar servicios de utilidad social a través de las corporaciones locales y una dotación adicional de 1.500 millones para el desempelo.
El líder de la oposición, Mariano Rajoy, se limitó a preguntar al presidente Zapatero a qué había ido al congreso, a lo que éste respondió que a dar la cara y dar confianza.
¿Cómo genera confianza un líder? Con seguridad en sí mism@, no cabe duda. Pero además, con una visión que inspire e ilusione, haciendo equipo y mostrando el camino a seguir.
Escuchando a los intervinientes en el Congreso, me acordé del pensamiento sistémico y de La Quinta Disciplina (1990), de Peter Senge. Estamos en un sistema vivo llamado España, que debería salir adelante:
- a partir de una Visión Compartida. ¿Cómo conseguimos todos –todos- reinventar esta sociedad para pasar de la economía del ladrillo y la sombrilla a la del talento y la innovación?
- redefiniendo el talento. Como Talento es poner en valor lo que uno quiere, puede y sabe hacer, el modelo de Talento imperante ha sido el del exconcejal reconvertido a constructor que ha recalificado un terreno y ha pegado el pelotazo. Eso no da más de sí (no con 3.000 millones de euros del ICO). El modelo de Talento, bien pagado y apreciado por la sociedad, debería ser el profesor (de primaria, secundaria o universidad) que eleva la educación de nuestro país y el emprendedor innovador.
- con un modelo mental proactivo, que fomente el sano orgullo, la iniciativa, el esfuerzo, la positividad, la colaboración entre comunidades autónomas, y no la subvención, la confrontación, la mediocridad, la mezquindad.
- aprendiendo juntos, y mostrando que las políticas sociales –asignatura pendiente de nuestro país por su tardía incorporación a la Europa más avanzada- no sólo son posibles, sino que generan prosperidad y riqueza.
- todo ello, conectando todo con todo (el pensamiento sistémico es la quinta disciplina). Desde el ejemplo, la actitud creativa, impulsora, inspiradora y no la derrotista y apocalíptica a la que nos estamos acostumbrando.
Este maravilloso país nuestro necesita en estos momentos Liderazgo. En todos y cada uno de los partidos. Se ha conseguido mucho, pero podemos perderlo en una crisis mal resuelta.