Páginas vistas en total

lunes, 15 de septiembre de 2008

Buena Vida

Comienzo la semana con mis compañeros de Eurotalent Manolo y Biba haciendo coaching de equipo (convertir un grupo de personas en un auténtico equipo, con un rendimiento sinérgico; no confundir con el llamado “coaching grupal”, que es básicamente formación en coaching para varios profesionales a la vez). Hemos estado en Oropesa, Toledo, en un precioso hotel cinco estrellas gran lujo de la cadena Relais & Chateaux. El Comité de Dirección de nuestra empresa cliente, una de las más marcas más conocidas y valiosas a nivel mundial, es un equipo joven, diverso en procedencias y nacionalidades, muy creativo y que tiene unas ganas enormes de crecer como personas y como profesionales. Hemos disfrutado muchísimo de la dinámica y estamos muy esperanzados con el plan de acción que se han marcado.

He leído estos días La buena vida, el último libro de Álex Rovira. Tengo la fortuna de contar con Álex entre mis amigos. ¡Qué gran persona! ¡Qué enorme escritor! ¡Qué defensor de la humanidad y de la vida! Le conocí primero leyendo su Brújula interior y La buena suerte (el tándem con Fernando Trías de Bes era mágico). Una “cena de autores” de la editorial Urano nos puso en contacto. Recuerdo que me expresó su admiración por la trilogía de La sensación de fluidez. Desde aquella noche en el restaurante No-Do, la comunicación, por muy distintas vías, ha continuado. Tenemos en Álex a un defensor del liderazgo humanista.

Comienza esta Buena vida con un bellísimo poema de José Agustín Goytisolo, “Palabras para Julia”. “La vida es bella tú verás/ cómo a pesar de los pesares/ tendrás amor tendrás amigos”.Álex nos recuerda que la vida es una actitud, una actitud positiva de aprender de la experiencia, de responsabilizarse de los propios actos, de asumir los errores como fuente de crecimiento, de autoconfianza, de visualizar el futuro y de perseverancia y resolución, de servicio, de generación de emociones positivas… Nunca está de más reflexionar sobre ello.

Elegir, el libre albedrío, porque “la resignación es un suicidio cotidiano” (Balzac). Álex nos habla de la voluntad, de darnos a los demás (“Si queremos un mundo de paz y de justicia debemos poner la inteligencia al servicio del amor”, Saint Exupery), del valor de la humildad. Un libro con impactos emocionales, con preciosas citas. Una guía para la felicidad.

Creo que Álex Rovira es uno de los mejores de este mundo en “evangelizarnos”, en darnos las buenas noticias, a través de las frases de los más grandes y de las suyas propias.

“La libertad supone responsabilidad. Por eso la mayor parte de los hombres la temen tanto”, George Bernard Shaw. Gran consejo en esta crisis. Gracias, Álex, por darnos una nueva Brújula para los tiempos que corren.