Páginas vistas en total

viernes, 8 de agosto de 2008

Inauguración e improvisación

Día 8 del mes 8 del año 8 a las 8 horas y 8 minutos (el 8 es el número de la suerte para los chinos) han comenzado los “Juegos de la Armonía”.

La ceremonia, espectacular, como no se esperaba menos. En el Nido de Pájaro, 30.000 lanzamientos de fuegos artificiales, 14.000 actores y bailarines, 9.000 militares y más de 91.000 espectadores. Un paseo por la historia de China; las delegaciones, por orden alfabético chino, de 204 países (más que en Naciones Unidas) en una comitiva cerrada por los más de 600 deportistas chinos con Yao Ming como abanderado, la canción oficial de los Juegos interpretada por Liu Huan (ídolo pop en su país) y Sarah Brightman, la inauguración por el Presidente Hu Jintao de los Juegos de la XXIX Olimpiada y el secreto final: el gimnasta Li Ming (triple oro en Los Ángeles 84) “volando” por todo el estadio hasta encender el pebetero.

Nuestros 286 representantes españoles, con David Cal como abanderado, han generado mucha emoción entre nuestros compatriotas. El Príncipe de Asturias, que estuvo ayer con ellos en la Casa de España, acabó su exposición con estas palabras: “Sois la mejor representación de la imagen de España. Sois un referente para todos los españoles por vuestros resultados y por vuestro espíritu”. Su “grito de guerra” fue “¡A por ellos!”.

En estos años entre los Juegos de Atenas 04 y el que se ha iniciado hoy he tenido la oportunidad de visitar China cinco veces. No me cabía la menor duda de que los organizadores no iban a dejar el menor detalle al azar. Todo perfectamente programado. Y ningún cambio en libertades y derechos humanos, a pesar de la respetuosa carta al Presidente enviada por 127 deportistas olímpicos.

Hemos ido a ver Mamma Mia!, que si bien se estrena oficialmente el 13 de agosto, en algunos cines iniciaba su andadura hoy. Había tenido la oportunidad de ver la versión teatral, con Nina, Marta Valverde y Paula Sebastián como protagonistas y la verdad es que estaba muy bien. Muy divertida. Desde su debut en Londres hace casi una década ha recaudado más de 2.000 millones de dólares con más de 30 millones de espectadores en 160 ciudades. Benny Anderson y Björn Ulvaeus, las dos B de ABBA, se siguen forrando 35 años después.

La película es, simplemente, de vergüenza ajena. Estoy de acuerdo con Entertainment Weekly, que ha señalado que “Mamma Mia! tiene la peor coreografía de cualquier musical de cine en la historia de los musicales”, que la fotografía “no es mucho mejor” y que Meryl Streep anda falta de glamour porque “declama cada una de sus líneas”.

No sé qué pinta Meryl Streep, una de las mejores actrices de la historia (14 nominaciones a los Óscar y 21 a los Goleen Globe: El Cazador, Kramer contra Kramer, La mujer del teniente francés, La decisión de Sophie, Enamorarse, Memorias de África, Leones por corderos, El diablo se viste de Prada…), a sus 59 años, demostrando que no sabe cantar ni bailar. Al parecer pidió ella a Judy Cramer, la productora, participar en la película. O qué hace ahí un buen actor como Pierce Brosnan, que canta horrible. Del resto sólo se salva la joven Amanda Seyfred, que sí sabe cantar.

Lo preocupante no es tanto que la guionista Catherine Johnson se haya “inspirado tanto” en la película Buona sera, Señora Campbell con Gina Lollobrigida, sino que vivamos en plena “sociedad de la improvisación”. Meryl Streep, Brosnan y los demás cantan como si estuvieran en un karaoke, sin preparación, sin experiencia, sin talento especial para el canto o el baile. Simplemente tienen tirón comercial. Todo vale. Y el público, a tragar sin criterio. ¿Cómo se presenta una obra así, y se dice “que es muy divertida”? Me temo que estamos instalados en la mediocridad… y tan contentos.

Salgo del cine y escucho en el coche, para retomar el nivel, un par de duetos de Armando Manzanedo con gente que canta de verdad: “Por debajo de la mesa”, con Carmen Paris y “No es nada personal” con Ana Torroja. Una delicia. Auténtica calidad.

Por debajo de la mesa
acaricio tu rodilla
y bebo
sorbo a sorbo
tu mirada angelical
y respiro de tu boca
esa flor de maravilla
las alondras del deseo
cantan, vuelan, vienen, van.
Y me muero por llevarte
al rincón de mi guarida
en donde escondo un beso
con matiz de una ilusión
se nos va acabando el trago
sin saber que es lo que hago
si contengo mis instintos
o jamás te dejo ir.
Y es que no sabes lo que tú me
haces sentir
si tu pudieras un minuto
estar en mital vez te fundirías
a esta hoguera de mi sangre
y vivirías aquí
y yo abrazado a ti.
Y es que no sabes lo que tú
me haces sentir
que no hay momento
que no pueda estar sin ti
me absorbes el espacio
y despacio me haces tuyo
muere el orgullo en mí
y es que no puedo estar sin ti.

En la madrugada del 9 de agosto, espectacular alineación de planetas: Mercurio, Venus, Saturno y Marte alienados. Una noche mágica que puede verse en toda España.