Páginas vistas en total

viernes, 29 de abril de 2016

Cómo tener ideas geniales y despedirse a lo grande como Álex Aranzábal y José María Cervera

Esta mañana, en el AVE de las 7, he visto un Informe Robinson sobre Rafa Nadal absolutamente brillante: www.youtube.com/watch?v=e0NsiPv4qZk Con opiniones del propio Rafa, de su tío Toni, de John Carlin, de Carlos Moyá… “Antes de cambiar de coach, Rafa se corta un brazo”. Es la mentalidad más fuerte de la historia del deporte, un ejemplo del que debemos aprender mucho. No te pierdas el reportaje, que es extremadamente brillante. Gracias, Michael, por este Informe tuyo. “Al cambio de mentalidad le acompaña un cambio de juego”.
Y en la prensa, también sobre el deporte, entrevista a mi admirado Álex Aranzábal, compañero de Deusto y presidente del Eibar durante 7’5 años, que ha dimitido voluntariamente por razones personales, en pleno éxito personal y del club. Le entrevista Eduardo Rodrigálvarez. La ciudad ha pasado de 40.000 habitantes a 27.000 en las tres últimas décadas. “Coger la fuerza que te da el fútbol y ponerla al servicio de otros ideales”. Desde Segunda B (2009-2013), en la presidencia de Álex Aranzábal la SD Eibar se ha consolidado como equipo de primera en la mejor Liga del mundo. Todo un milagro.
Gracias a los buenos oficios de nuestro común amigo Joxe Mari Ulazia, en la Semana de la Calidad de Euskadi dimos una conferencia Álex y un servidor sobre el modelo EFQM del club armero en el estadio de la Real Sociedad (aquel año, tanto la Real como el Eibar estaban en segunda división). Me siento un absoluto fan de ese “otro modelo de hacer fútbol” que representa el Eibar, y sobre el que tan bien escribió Álex Aranzábal en su libro que comenté en este blog.
La lectura de hoy ha sido ‘Cómo tener ideas geniales’, del profesor de diseño, fotografía y pensamiento creativo John Ingledew. Durante 20 años, docente en universidades de Europa (actualmente en London), Estados Unidos, Japón y China. Una guía con casi 180 consejos y bellísimas fotografías.
De las aportaciones, tan valiosas, del profesor Ingledew, me quedo con éstas:
- Ejercita tu imaginación (se trata de “recomponer caleidoscópicamente”)
- Juega (como un/a niñ@)
- Métete en el papel (de artista)
- Redacta tu propio manifiesto (una declaración pública de creencias y objetivos de un individuo a un grupo)
- Pregunta, pregunta, pregunta
- Opta por la sencillez
- Empieza sin más
- Valora las primeras ideas
- Expresa tu concepto más atrevido
- Presta atención (da rienda suelta a la curiosidad)
- Visualiza (dibuja imágenes)
- Busca ayuda
- Conoce a las madres o padres de los conceptos (sé un/a genealogista de las ideas)
- Busca tu ingenioso genio interior
- Haz reír (el humor es “acrobacia cerebral”)
- Recoloca (cambia de sitio las ideas)
- Busca un nexo
- Da grandes saltos
- Repite hacia el éxito
- Encuentra analogías
- Cambia lo que nunca parece cambiar
- Pregunta a la naturaleza
- Crea tu propio espacio
- Cambia de paisaje
- Improvisa, sin más
- Confía en tu intuición
- Entretente, reflexiona y juega
- Consulta con la almohada (el poder del sueño)
- Tómate un descanso
- Celebra lo absurdo
- Ponte en manos del azar
- Mezcla formatos y Combina recursos
- Conviértete en un/a gran narrador/a (storytelling)
- Valora los imprevistos
- Cruza fronteras entre disciplinas
- Lleva la contraria
- Descubre tu propio proceso creativo

Un libro estupendo. Con todos estos consejos se podría hacer un programa de creatividad e innovación inolvidable.

Y hablando de dimisiones voluntarias de grandes directivos, Expansión recoge hoy la de José María Cervera como DG de Makro. José María, heredero de los mejores valores castrenses del Almirante Cervera y del propio padre de José María, el Teniente General Vicente Cervera García (capitán general de la región militar centro), es uno de los mejores ejecutivos de nuestro país. Convirtió a Makro en un Top Employer gracias a su sano Liderazgo, a la generación de un clima de muy alto rendimiento y a apostar (en la realidad, más allá del discurso) por los intangibles clave: el servicio al cliente, el trabajo en equipo, la innovación, los procesos eficientes, el capital humano. José María Cervera es la prueba fehaciente de que los mejores profesionales son, ante todo, grandes personas. En su próximo cometido, estoy convencido de que lo mejor está por venir.                    

jueves, 28 de abril de 2016

El arte de despertar posibilidades

Mi agradecimiento y recuerdo también hoy a mis amigos Eduardo García Erquiaga, que ha lanzado con éxito la Galicia Business School y con quien hoy desgraciadamente no he podido estar, y a Joxe Mari Ulazia, 2Fe (Fenomenal y Feliz), con quien sí he hablado hoy después de cierto tiempo. Talento en estado puro.
Hoy en la reunión de Coaching Ejecutivo en Guipúzcoa hemos utlizado dos de mis videos de TED favoritos (si no los has visto, no te los pierdas): el de Benjamin Zander, ‘Con ojos brillantes’ (www.youtube.com/watch?v=d-7GrKiVVfc) y de la profesora de Harvard Amy Cuddy, el lenguaje corporal moldea nuestra ideantidad (www.youtube.com/watch?v=MS8oBuZZktA).
El director de la Sinfónica de Boston y profesor del conservatorio nos habla de la música clásica (valdría igualmente para el coaching, para el desarrollo del liderazgo, para la mejora de la calidad directiva) apelando a las emociones, enseñando los fundamentos de la técnica y reivindicando el liderazgo como el arte de despertar posibilidades en l@s demás, de conseguir “ojos brillantes”, personas que dan la mejor versión de sí mismas porque hacen las cosas con entusiasmo. Una conferencia verdaderamente sensacional (mi recuerdo a Fernando Botella, que sé que ha compartido largo y tendido sesiones con Zander en Boston).
La profesora de moda en Harvard, Amy Cuddy, nos habla del poder del lenguaje corporal (power pose), de las posturas de alto poder (powerful) y bajo poder (powerless), de cómo las hormonas influyen en la comunicación no verbal… y viceversa. El final de su exposición en TED es especialmente emotivo, porque Amy sufrió un grave accidente de circulación, tardó cinco años más de lo normal en acabar la universidad, un “ángel” creyó en ella y la apoyó y ahora lo hace con l@s estudiantes que creen que no merecen estudiar en una universidad prestigiosa. Hay que entrenar la postura hasta que sea natural (Fake it till you become it!).
¡Grandes Ben y Amy! La lectura de hoy ha sido ‘Misterios ocultos de El Quijote’ de Alfonso Mª de Vega Jiménez. Un análisis de “el gran libro sagrado de España” desde la perspectiva de la cábala, del ideal caballeresco, de la iniciación del Caballero de la Triste Figura, del pensamiento político de Cervantes, del bálsamo de Fierabrás y la piedra herbal, de la locura del Quijote, de su música y del Quijotismo hoy. Un texto muy interesante.
Soy un ferviente defensor del Quijotismo, que logra metas aparentemente imposibles. Quijotismo maravilloso en nuestro deporte (la hazaña del equipo de Simeone ayer es buena prueba de ello, como el renacimiento de Rafa Nadal en Montecarlo y el Godó), en nuestras mejores empresas (de la distribución textil, la industria del automóvil, el turismo, la alimentación), en nuestra sociedad cuando pone la pasión al servicio de un gran proyecto.

¡Despertemos posibilidades en nosotr@s mism@s y en l@s demás, porque de eso se trata!            

miércoles, 27 de abril de 2016

Por qué a los CEOs no les preocupa el Talento... y cómo remediarlo

Esta mañana hemos tenido en Barcelona un IPT (Interacción Potenciadora de Talento) sobre el Liderazgo en estos nuevos tiempos post-crisis, híperVUCA (más inciertos que nunca), en los que la respuesta debe ser la Visión, la Unión, el Compromiso y la Agilidad.
A los primeros ejecutivos (sean Presidentes, CEOs -Consejeros Delegados- o Directores Generales) en general no les preocupan las causas, sino los efectos. En realidad, que la empresa sea rentable (que gane dinero, para contentar en lo posible a los inversores y accionistas) y que sea sostenible (que se mantenga en el tiempo). Para lograr esas metas, cuenta con un equipo: el/la profesional que se ocupa de las cuentas, de las finanzas, de la administración (el/la Directora/a Financier@), quien se ocupa de las ventas (Dirección Comercial) y del posicionamiento (Dirección de Marketing), de los bienes y servicios (Director de Producción o de Operaciones)… y del talento (el/la DRH que debe irse convirtiendo, para ser valios@, en un/a Chief Learning Officer).
La empresa, tal como la conocemos, corre serio riesgo de extinción (de los 75 años de “esperanza de vida” de las organizaciones en la década de los 40 hemos pasado a 15, y en España a 12 años). Y todo, por la supervivencia del organismo vivo más adaptable al entorno (selección natural), cuya tasa de cambio es igual o mayor al del mismo (Ley de Revans). Como consecuencia, las cinco grandes preocupaciones del CEO son la productividad, la innovación, la eficiencia, la pérdida de talento y la atractividad.
La productividad es la capacidad de una empresa de producir en relación al número de profesionales con los que cuenta. La palanca de la productividad es, precisamente, el propio talento. Las personas más valiosas, que aportan mayor valor, son mucho más productivas que la media (en los años 90, entre un 40% y un 120% más productivas, según Hunter y Schmidt; en la actualidad, segunda década del siglo XXI, entre un 400% y un 500%). La clave está en atraer, desarrollar y comprometer el talento, lo que llamamos el ciclo estratégico del talento.
La innovación, como decía Steve Jobs, distingue a los líderes de los seguidores. Y se consigue, curiosamente, a través de la felicidad (las personas felices son el triple de creativas). Hemos de pasar, ya sabes, de Jefes a GeFes (Generadores de Felicidad).
La eficiencia (la utilización de los menores recursos posibles) depende en mayor medida que ninguna otra variable del orgullo de pertenencia. ¿Cómo se fomenta el sano orgullo? Desde lo que Silvia Damiano llama las 3 E (en inglés): Enjoy (Disfrute), Emotional Connection (Conexión Emocional) y Empowerment (Apoderamiento, Delegación, Autonomía).
La fidelización del talento, para que no se nos vayan l@s mejores, depende en un 70% del verdadero liderazgo (“trasladar la visión a la realidad, según Warren Bennis). El desarrollo del liderazgo, a todos los niveles de la empresa, no se improvisa.
Y la atractividad (el Employer Branding) depende de una Propuesta de Valor al Talento que incluye lo que una empresa tiene (ciclo estratégico del talento), lo que una empresa es (Human Age Company) y de su reputación (no sólo serlo, sino parecerlo).
Las empresas con “jefes de personal” arcaicos, que confunden el reclutamiento y la selección clásicos con la atracción de talento, la automatización con la tecnología como trampolín de talento, la formación (imprescindible) con el desarrollo integral, el cumplimiento con el compromiso, las salidas (más o menos pactadas) con la desvinculación elegante, están abocadas a desaparecer pronto, muy pronto. Las organizaciones que se toman en serio su talento individual y colectivo son inequívocamente más productivas, innovadoras, eficientes, estables y atractivas.

Empresas con gente joven (independientemente de la edad, porque “un@ es joven mientras sus sueños superen a sus añoranzas”) y con talento (poner en valor lo que sabemos, queremos y podemos hacer). “Si eres joven y con talento, es como si tuvieras alas” (Murakami).      

martes, 26 de abril de 2016

Las competencias del futuro y la década que nos dejó sin aliento

Barcelona está preciosa en esta época del año. 21º que invitan a ir paseando y disfrutar del sol mediterráneo.
Esta mañana hemos tenido el desayuno sobre ‘Las competencias del futuro’ del Human Age Institute con el Club de Excelencia en la Gestión. Soy un firme convencido, desde hace décadas, de la eficacia del Modelo EFQM de Excelencia, con el que las empresas pueden competir, ser más productivas y sobrevivir. Por ello, mi agradecimiento a Miquel Romero y a todo el equipo del CEG, así como a Francesc y el Col.legi Oficial d’Enginyers Industrials de Catalunya, donde hemos celebrado el evento (Vía Laietana, 39).
Hemos empezado, como tema de actualidad que es, con la portada de El País y de La Vanguardia de hoy mismo. En el “periódico global”, ‘Se busca talento digital. Las empresas españolas tienen problemas para encontrar perfiles tecnológicos’. Se trata de un artículo de Susana Carrizosa que cita a la directora de Accenture Susana Casado. Las compañías sufren para encontrar social managers, responsables de comercio electrónico, analistas de datos y desarrolladores de aplicaciones. Al carro de la transformación digital sólo se han subido el 19% de las empresas en España (datos del Icemd, Instituto de la Economía Digital).
En el diario fundado por D. Carlos y D. Bartolomé Godó, también en portada, ‘La magia del orden’ ha sido la sorpresa de Sant Jordi. Se trata del libro de Marie Kondo, una japonesa de 33 años residente en Nueva York, que ha vendido más de 5 M de ejemplares en todo el mundo y 70.000 en España en seis meses. Como una “Mary Poppins”, te ayuda a sacar de tu casa todos los objetos que no te aportan felicidad; el resultado, mayor paz y armonía. El método KonMari es a tu hogar lo que la EFQM a tu organización: clarificación de procesos para aumentar la agilidad.
Por lo demás, esta mañana hemos compartido ideas sobre el Talentismo, sobre lo que realmente es el Talento (ese “término de la psicología popular”, como dice José Antonio Marina), sobre la nueva Aptitud, Actitud y Compromiso, sobre las competencias de Liderazgo (desde el enfoque científico de Warren Bennis al modelo “SCARF” de David Rock, pasando por el modelo i4 de Silvia Damiano) y a las siete diferencias del Liderazgo respecto a épocas anteriores:
- El ejemplo como motor de Transformación
- Disponer de un perfil de Liderazgo propio de la empresa
- La vulnerabilidad (conocimiento de las propias fortalezas y oportunidades de mejora)
- La necesidad de un eficaz proceso de acompañamiento (un/a directiv@ sin coach es como un/a deportista autodidacta)
- La Dirección no puede ser un grupo, debe ser un Equipo (obtención de sinergias)
- La empresa no puede “cubrir puestos” sino “gestionar carreras profesionales” (el/la líder como “career coach”).
- La Dirección ha de ser visible (humilde visibilidad) como clave para ser imán de talento (Employer Branding).
Vivimos tiempos convulsos, pero muy probablemente no los más convulsos de la reciente historia de España. Ayer disfruté mucho leyendo ‘La década que nos dejó sin aliento’, que publicó Juan Eslava Galán en 2011 y Planeta ha reeditado (a 5’95 €) este 2016. Se trata de un análisis certero y valiente del periodo que va desde el asesinato de Carrero Blanco, presidente del Gobierno, el 20D de 1973 (el día anterior Henry Kissinger estaba en Madrid y ese día se reunía la Conferencia Episcopal) hasta el triunfo del PSOE de Felipe González en 1982.
En diez años, tras la muerte de Carrero, la designación de Arias Navarro como presidente del gobierno, el “espíritu del 12 de febrero” (asociaciones políticas), el destape, Suresnes (octubre del 74), el plan de Herrero Tejedor (falangista y del Opus Dei, mentor de Suárez), las penas de muerte, la reacción internacional de repulsa, la muerte de Franco y la coronación del rey, el miedo al búnker, el papel de Torcuato Fernández-Miranda (El productor es el rey; Adolfo Suárez el primer actor y yo soy el productor), la defenestración de Arias y la milagrosa ascensión de Suárez, la amnistía de verano del 76, la Ley de Reforma política en otoño, el Sábado de Gloria (legalización del PCE), las primeras elecciones democráticas (15 de junio de 1977), el triunfo de la UCD y el descalabro de Fraga, la Constitución del 78 (6-D), las municipales del 79 (Tierno Galván, alcalde de Madrid), Felipe González abjura de su marxismo (28º Congreso del PSOE), el miedo a salir de noche, el acoso y derribo de los ultras a Suárez, el 23-F, el Mundial de Naranjito, las elecciones del 28-O con “el vuelco de la tortilla”.
Para el autor, “los turbios secretos de la transición (o “transacción”), con sus torpes improvisaciones y sus pactos anti natura han determinado, agravados por el tiempo, las taras de nuestra actual democracia”.

Y en otros diez años (1982-1992), de Alfonso Guerra levantando la mano de Felipe González en la ventana del hotel Palace (“¡Qué vienen los socialistas!”) a la inauguración de los Juegos Olímpicos de Barcelona, los mejores de la historia. Un país irreconocible. Así somos.