Páginas vistas en total

sábado, 20 de diciembre de 2014

Los 10 de 2014 y el rapto de la mujer más bella del mundo


Vuelo de La Coruña a Madrid a las 6,45 de la mañana. Tras la maravillosa cena de anoche en “A las brasas”, apenas había dormido tres horas. Por la mañana, he podido descansar un poco más antes de la comida familiar.
He estado leyendo la revista Tiempo. En portada, ‘Los 10 de 2014’. Los diez españoles más destacados del año. El nuevo rey Felipe VI, dos políticos (los líderes de Podemos y del PSOE, Pablo Iglesias y Pedro Sánchez), dos deportistas (Marc Márquez y Mireia Belmonte), una banquera (Ana Patricia Botín), un obispo (monseñor Carlos Osoro), una historiadora (Carmen Iglesias, primera mujer en dirigir una Real Academia), una actriz (Clara Lago, protagonista de la taquillera ‘Ocho apellidos vascos’) y un chef (David Muñoz).
Este semanario incluye la versión en castellano de ‘El Mundo en 2015’ de The Economist, con algunos artículos sobre la situación española. En el año entrante, siempre según los articulistas, podemos vivir el final del bipartidismo, los posibles cambios en la Carta Magna, el cambio de ciclo de la economía, sorpresas en las municipales, autonómicas y generales, el final de los casos Nóos y Gürtel, la revolución digital, la ciberseguridad…
Lo que más me ha interesado de esta publicación ha sido la sección ‘Historias de la Historia’ de Luis Reyes, sobre “El rapto de la mujer más bella del mundo”. El Emperador Carlos V conquistó Túnez en 1535 y se convirtió en el último cruzado. Fue recibido en Nápoles por Giulia Gonzaga, “la mujer más bella del mundo” (“una diosa bajada del cielo”, según Ludovico Ariosto en su ‘Orlando furioso’). Nacida cerca de Mantua en 1511, fue una de las hijas del señor de Sabbioneta. Con 14 años y una belleza deslumbrante, fue desposada con el condotiero Vespasiano Colonna (que había tomado Roma por asalto). El marido la triplicaba en edad. A los 3 años, Giulia enviudó y se quedó como propietaria del Estado con la condición de que no se volviera a casar.
La mujer más bella del mundo organizó en el castillo de Fondi un “loco amabilis” (un lugar encantador) con poetas y humanistas.
La noche del 8 al 9 de agosto de 1534, el pirata Barbarroja pretendió raptarla para llevársela al sultán Suleimán el Magnífico. La armada turca desembarcó en Fondi, siguiendo un plan de Ibrahim Pachá, gran visir de Suleimán. El sultán tenía una concubina, Roxelana, que le dio hijos varones y alcanzó gran poder. El gran visir iba siendo desplazado por la concubina, convertida en esposa (Suleimán le otorgó carta de libertad, algo excepcional entre los otomanos).
El plan era llevar a Constantinopla a Giulia Gonzaga (de 23 años), regalársela al Sultán y que desplazara a Roxelana. El famoso pirata fracasó porque la “bella donna” logró escapar de su castillo, medio desnuda, ayudada por un criado. Barbarroja pasó a cuchillo a las gentes de Fondi y de la vecina Sperlonga. Giulia Gonzaga ordenó matar al criado que la había visto en traje de Venus.
La crueldad de los turcos empujó al Emperador cristiano a lanzar su cruzada sobre el norte de África. Tras la celebración del triunfo en 1535, la mujer más bella del mundo se quedó en Nápoles y se mantuvo lejos de los Colonna, familia de su difunto marido. Su amante, Ippolito de Medici, fue envenenado por un pariente. Giulia se refugió en el monasterio de San Francesco delle Monache. Por privilegio del papa Pablo III, no fue como monja sino como dama, la más bella del mundo. Pudo hacer lo que deseaba, como ayudar a Juan de Valdés, fugitivo de la Inquisición, desde 1533. La Iglesia no se atrevió a molestarla ni a ella ni a su protegido.
  Fallecería en 1566, a los 53 años. Su correspondencia con el humanista Pietro Carnesecchi (1508-1567) le llevaría a la acusación de herejía tras su fallecimiento (su cuerpo fue quemada).
Belleza y talento. Una princesa que apoyó el humanismo renacentista y fue defendida por el Emperador Carlos.    

viernes, 19 de diciembre de 2014

El "Eureka" del Talento: Intuición Estratégica y Coaching


Viernes prenavideño entre Barcelona y La Coruña. Por la mañana, reuniones internas de estrategia comercial y conferencia para tod@s l@s profesionales de ManpowerGroup, impartida por Inma Puig Santos, profesora de ESADE y mentora del área de Equipos Comprometidos del Human Age Institute. He tenido el honor de presentarla y transmitirle las preguntas de su audiencia (más de 700 personas en 120 oficinas). Muchas gracias, Inma, por tu sabiduría y por tu generosidad al compartir tus profundos conocimientos y experiencia sobre las emociones, el cuidado, la mirada (Efecto Pigmalion), el entendimiento (“entender significa anticiparse”), la dignidad y el respeto (“los sentimientos no entienden de talonarios), el talento y el contra-talento, en equipos deportivos (el 50% de lo que sucede en los equipos no se ve) y empresa familiar (la empresa es la caja de resonancia de la familia).
Tras la intervención de Inma Puig, Raúl Grijalba, presidente de ManpowerGroup, ha destacado los logros del año (un 2014 impresionante para el grupo) y los retos del año entrante. Genera sano orgullo ser una empresa “cinco estrellas”: flexible (CVA y Ministerio de Asuntos Sociales), ética (Etisphere), sostenible (Dow Jones Sustainability Index), admirable (Fortune) y de excelencia (400+ de EFQM). El 19 de febrero sabremos además si es un Top Employer, una distinción con la que cuentan apenas una cincuentena de compañías en España. Mi profunda gratitud a Raúl y todo el equipo por un año memorable. The best is yet to come!
Vuelo a Galicia a las 15,30 h. Reuniones y cena de navidad con mis grandes amigos Mar y Enrique y su maravilloso equipo. Mi gratitud hacia tod@s vosotr@s, que sois la gente más entrañable del mundo. La Coruña siempre está en mi sangre y en mi corazón.
Como sabes, me gusta encontrar quién es el padre o la madre de un término y de un concepto. En el caso del Talento, creo que es Arquímedes de Siracusa (287 a.C. – 212 a.C.). Siracusa está en la actual Sicilia y en esa época, su rey Hierón II (primo del padre de Arquímedes, Fidias) estaba interesado en saber cuál era el verdadero metal de las coronas que le regalaban o pedía. Arquímedes fue físico, ingeniero, inventor, astrónomo y matemático, de los primeros y mejores de la historia. Asesinado por un soldado romano en las dos segundas guerras púnicas, tras dos años de asedio a Siracusa y tras advertir el invasor, Marcelo, que no debían hacer daño a una mente tan preclara.
En busca de la “corona dorada”. Arquímedes inventó un método para determinar el volumen de un objeto con una forma irregular. El romano Vitruvio cuenta que Hierón II ordenó la fabricación de una nueva corona con forma de corona triunfal, y le pidió a Arquímedes determinar si la corona estaba hecha solo de oro o si, por el contrario, un orfebre deshonesto le había agregado plata en su realización. Todo un reto. Arquímedes tenía que resolver el problema sin dañar la corona, así que no podía fundirla y convertirla en un cuerpo regular para calcular su masa y volumen, a partir de ahí, su densidad.
Mientras tomaba un baño (en los baños públicos de Siracusa, claro está), notó que el nivel de agua subía en la bañera cuando entraba, y así se dio cuenta de que ese efecto podría ser usado para determinar el volumen de la corona. Debido a que el agua no se puede comprimir, la corona, al ser sumergida, desplazaría una cantidad de agua igual a su propio volumen. Al dividir el peso de la corona por el volumen de agua desplazada se podría obtener la densidad de la corona. La densidad de la corona sería menor que la densidad del oro si otros metales menos densos le hubieran sido añadidos. Cuando Arquímedes, durante el baño, se dio cuenta del descubrimiento, se dice que salió corriendo desnudo por las calles, y que estaba tan emocionado por su hallazgo que olvidó vestirse. Según el relato, en la calle gritaba "¡Eureka!" (en griego antiguo, "εὕρηκα" significaba "¡Lo he encontrado!").
El principio de Arquímedes aparece en su tratado Sobre los cuerpos flotantes. “Todo cuerpo sumergido en un fluido experimenta un empuje de abajo hacia arriba igual al peso del fluido desalojado”. Usando este principio, habría sido posible comparar la densidad de la corona dorada con la de oro puro al usar una balanza. Situando en un lado de la balanza la corona objeto de la investigación y en el otro una muestra de oro puro del mismo peso, se procedería a sumergir la balanza en el agua; si la corona tuviese menos densidad que el oro, desplazaría más agua debido a su mayor volumen y experimentaría un mayor empuje que la muestra de oro. Esta diferencia de flotabilidad inclinaría la balanza como corresponde. “Tálantos”, en griego clásico, es el platillo de la balanza, y por ello, como sabes, Talento es “poner en valor lo que sabemos, queremos y podemos hacer”. Alrededor del año 1586, Galileo Galilei inventó una balanza hidrostática para pesar metales en aire y agua inspirada en Arquímedes.
¿Cómo se produce el “Eureka”? He leído un magnífico artículo de mi buen amigo Carlos Herreros, ‘La intuición estratégica explica el momento ¡Ajá!’ en la web de Network de directivos y gerentes Dir&ge: http://directivosygerentes.com/index.php/es/management3/64-articulos/2482-la-intuicion-estrategica-explica-el-momento-aja.html
Una persona tiene un “Eureka”, un “¡ajá!” (en inglés, un “insight”, perspicacia, intuición) cuando recibe un chispazo de consciencia en un océano de inconsciencia. Carlos nos recomienda leer o releer el libro de Malcolm Gladwell ‘Blink’ (‘Inteligencia Intuitiva’). Explica Carlos Herreros: “La intuición normal es una forma de emoción: sentir, no pensar. Un destello de insight cruza la niebla de la mente con un pensamiento claro y luminoso. Después de que se produce podemos sentirnos exultantes pero el mismo pensamiento está claro en nuestra mente. Esta es la razón por la que  nos emociona: por fin vemos claramente lo que hay que hacer. La intuición estratégica también difiere del juicio repentino o apresurado. Estos son intuición experta, una forma de pensamiento rápido en la que llegamos rápidamente a conclusiones cuando reconocemos algo que nos es familiar.” “La intuición estratégica es siempre lenta y funciona en situaciones nuevas que es cuando necesitamos nuestras mejores ideas.” “La diferencia es crucial porque la intuición experta puede ser la enemiga de la estratégica. Cuando mejoramos en nuestro puesto de trabajo reconocemos pautas que nos permiten resolver con más rapidez problemas similares. En situaciones nuevas, el cerebro  necesita mucho más tiempo para hacer el suficiente número de nuevas conexiones que nos permitan dar con la respuesta apropiada. Un destello de insight aparece sólo en un momento pero pueden ser necesarias muchas semanas para que llegue ese momento; no podemos forzarle para que le percibamos con mayor rapidez.” Como recomendación, incubar (incorporar información) y dialogar (coaching), para esperar al insight. De la introspección, la perspicacia.
Como coach estratégico, me encanta comprobar el “fogonazo” en los ojos de un/a directiv@ cuando se produce. Muchas gracias, Carlos, por recordármelo.   

“¡Eureka!” es el lema del Estado de California. Se refiere al grito al encontrar oro en 1848 cerca de Sutter’s Mill, que dio lugar a la fiebre del oro en aquella zona de EEUU. La medalla Mills, el premio Nobel de las matemáticas, lleva la efigie de Arquímedes.     

jueves, 18 de diciembre de 2014

El Talento de Woody Allen


Segunda jornada de la semana en Barcelona, con reuniones internas de revisión del año y preparación de la nueva temporada. Cena del Comité de Dirección en la Barceloneta, frente al Mediterráneo. Ha sido un año intenso, del que podemos sentirnos sanamente orgullos@s.
Ayer en el AVE y después por la noche he estado viendo el documental (escrito, dirigido y producido por Robert Weide) sobre Woody Allen, un talento polifacético: cómico, músico (clarinetista), escritor, actor. El cine, como director, le ha permitido generar su propio mundo personal (algo similar a Charlie Chaplin) hasta convertirse en una Marca poderosa en el séptimo arte.
A partir de los 5 años, se volvió un gruñón. Sus abuelos llegaron a Estados Unidos desde Rusia. Su padre fue el dueño de un cine de Brooklyn y acabó perdiendo su fortuna; su madre trabajaba para él. Fue ella la que inculcó a sus hijos que tenían que estudiar. En el cine Midwood, junto a su casa, vio muchísimas películas. A los 17 empezó a tocar el saxofón; y de ahí al clarinete. Practicaba y practicaba. “Woody no hace nada que no crea que puede hacer muy bien”, dice su hermana. Le gusta tocar el clarinete aún más que dirigir películas. Sensibilidad musical, que le permite hacer grandes comedias, muy emotivas.
Tras el Instituto, Alan Konisberg (su verdadero nombre) empezó a escribir chistes para un periódico (por ejemplo, “un hipócrita es un tipo que escribe un libro sobre el ateísmo y reza para que se venda”). Escribía unos 50 chistes diarios, a 25 $. Con 17 años, ganaba más dinero que sus padres. Desde entonces, lo escribe todo con una máquina de escribir alemana, una Olimpia portátil, que está seguro que le sobrevivirá.
Se casó a los 18. En sus palabras, “ya había ido al cine, a la bolera, a restaurantes… No le quedaba otra cosa que casarse”. Salieron de casa de sus padres, pero no funcionó. En uno de sus monólogos, decía: “Me casé con una mujer muy inmadura. Un día, mientras me estaba bañando, entró de repente y me hundió mis barcos”. En 1965, le invitaron a ir a trabajar a Tamiment, una zona de recreo donde había espectáculos en vivo de fin de semana. Con 21, escribía para Sid Caesar, un genio de la comedia, junto a Mel Brooks.
Woody se veía como escritor, pero no como un cómico que saliera a un escenario. Otros le vieron así. Mort Sahl (que lo hacía todo diferente: personal, fresco, innovador) fue su gran fuente de inspiración. Woody Allen creó un estilo propio. Por ejemplo, “tengo que hablar de los anticonceptivos orales. Hace unos días le pedí a una chica que se acostara conmigo y me dijo: ¡No!”.
Una persona tan tímida como él sufría mucho en el escenario. Pero de ahí salió en televisión (“así es como se forjan los ídolos nacionales”): boxeó contra un canguro, cantó con un perro, cantó (horriblemente) vestido de frac y con sombrero de copa…
¿Cómo entró en el mundo del cine? Cuando actuaba en el Blue Angel (iban muchas estrellas allí), Shirley McLaine llevó a un amigo, Charles Feldman, un productor. Le ofreció 20.000 $ por escribir ‘¿Qué hay, Pussycat?’. Le modificaron casi todo. “Si la hubiera dirigido yo, sería una peli muchísimo más graciosa, pero habría hecho menos dinero”. Desde la siguiente, las dirigiría él. La primera, ‘Toma el dinero y corre’ (1969), un pseudo-documental. Los ejecutivos de la productora no sabían qué opinar; sin embargo, la cinta fue un completo éxito desde el principio.
En ‘Sueños de seductor’, conoció a Diane Keaton y se enamoraron. Con United Artists rodó ‘Bananas’ (1971), ‘Todo lo que quería saber sobre el sexo… pero temía preguntar’ (1972), ‘El Dormilón’ (1973). Recogió influencias de Groucho Marx, Bob Hope e Ingmar Bergman: ‘La última noche de Boris Gruchenko’.
El punto de inflexión fue ‘Annie Hall’: menos carcajadas, mayor reflexión sobre los seres humanos. Cuatro Óscar: Mejor actor, mejor actriz, mejor director, mejor guión (el año de ‘La guerra de las galaxias’). “Tuvo la oportunidad de explorar sus límites como artista. Y la aprovechó” (Martin Scorsese). Hizo un drama, ‘Interiores’. “Siempre ha deseado que se le tome en serio. Es una bendición y una tortura”, ha declarado su 2ª exmujer. La siguiente, ‘Manhattan’, en blanco y negro. La carta de amor sobre Nueva York de un romántico, de alguien vulnerable. “Ten un poco de fe en la gente”.
‘Recuerdos’ (1980), su película favorita, no fue un éxito comercial. Influida por Fellini, el público no se identificó con ella. Es una cinta sobre la sensibilidad artística y los problemas que eso conlleva. Tras este fracaso, ‘La comedia sexual de una noche de verano’, de vuelta a la comedia con Mia Farrow como musa.
En los 80, ‘Zelig’ (1983), ‘Broadway Danny Rose’ (1984), ‘La rosa púrpura de El Cairo’ (1985), ‘Hannah y sus hermanas’ (1986), ‘Días de radio’ y ‘September’ (1987), ‘Otra mujer’ (1988), ‘Historias de Nueva York’ y ‘Delitos y faltas’ (1989). En los 90, ‘Alice’, ‘Sombras y niebla’, ‘Maridos y mujeres’, ‘Misterioso asesinato en Manhattan’, ‘Balas sobre Broadway’ –en medio del juicio contra Mia Farrow sobre la custodia de sus hijos-, ‘Poderosa Afrodita’, ‘Todos dicen I love you’, ‘Desmontando a Harry’, ‘Celebrity’, ‘Acordes y desacuerdos’, ‘Granujas de medio pelo’. “Si contratas gente con talento y no les mareas, te dan lo que les ha llevado a ser lo que son”.
El cineasta neoyorkino se convirtió en cosmopolita: Londres (‘Match point’, 2005), Barcelona (‘Vicky, Cristina, Barcelona’, 2008), París (‘Midnight in Paris’, 2011), Roma (‘Desde Roma con Amor’, 2012), la costa azul a principios del siglo pasado (‘Magia a la luz de la luna’) y de vuelta a los EE UU, a California (la espléndida ‘Blue Jasmine’, 2013, con Cate Blanchett). “Simplicidad”: es un director que cree en el relato, en la palabra escrita. “It’s just story-telling”. Su productividad es propia de los años 30 (John Ford, Raoul Walsh). De momento, 50 películas desde 1969; 4 Óscars y 14 nominaciones.
Además de ser un guionista fabuloso y elegir muy bien el reparto, consigue que sus actrices y actores reciban un montón de premios porque les da la libertad de hacer sus mejores actuaciones, sin presionarles. “Todo el mundo tiene tantas ganas de trabajar con él que dan su mejor versión para no decepcionarle”, ha comentado un crítico. La clave está en un buen casting (selección para el desarrollo). “Es el mejor director de actores con el que he trabajado”, Naomi Watts.
Y no tiene miedo al fracaso, porque no trata de “superarse a sí mismo”, sino de hacer intuitivamente lo que cree que debe hacer en cada momento. Al ritmo de una peli al año. “Cuando miro atrás, me agrada comprobar que he cumplido mis sueños de infancia”, ha declarado Woody Allen.
Un documental muy valioso sobre uno de los principales talentos del séptimo arte.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

El Handbook de Talento de José Antonio Marina


Miércoles entre Madrid y Barcelona. A las 2 pm, reunión en el Gran Teatro del Liceo con mis compañer@s de Manpower de la ciudad condal. Un honor compartir con ell@s las novedades estratégicas para el 2015.
Ayer martes 16, el maestro José Antonio Marina publicó en El Confidencial un sabroso artículo sobre la movilización educativa: Objetivo 5A (www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/educacion/2014-12-16/movilizacion-educativa-objetivo-5a_591211/). Un texto impresionante, en el que JAM nos propone, frente al desánimo e irritación en la comunidad educativa, medios y administración, convertir nuestro sistema educativo en cinco años en un sistema de alto rendimiento, con el presupuesto previo a los recortes (el 5% del PIB). Una meta nada desdeñable. Para lograrlo, resulta imprescindible reducir el índice de fracaso escolar a niveles europeos (el 10%), mejorar considerablemente la calidad en las aulas (por ejemplo, acercándonos en el Informe Pisa a los mejores de la OCDE, con una subida de 35 puntos), organizar y prestigiar una educación profesional de calidad. Se puede lograr, porque lo han hecho otros países, como atestiguan los informes de McKinsey.
“En educación no hay milagros, pero tampoco enigmas. Lo que tenemos que hacer es aplicar a nuestro país lo que ha funcionado en otras naciones”. “Lo principal para cambiar un sistema educativo es conseguir excelentes equipos directivos, formar y seleccionar a los profesores –atrayendo a la gente más valiosa mediante el diseño de una carrera profesional–, la atención inmediata a los alumnos que se retrasan, la evaluación y la publicación de resultados, y la autonomía de los centros. Ninguna de estas medidas es especialmente cara y, por lo tanto, no vale la excusa económica…”
¿Quién debe iniciar la transformación educativa?, se pregunta Marina. Todos: profesores, centros, ciudades, comunidades autónomas, gobierno de la nación. Y además, familias, sindicatos, medios de comunicación y otras instituciones sociales.
El maestro Marina sueña (en la mejor acepción del término) con que la educación sea el tema estrella de las elecciones municipales, autonómicas y generales del 2015. Y much@s estamos con él. En una era en la que el talento es el bien más escaso y valioso, la generación de talento (la educación) es la nueva riqueza de las naciones.
También en El Confidencial, Marina entrevista a nuestra buena amiga Carmen Pellicer, presidenta de AECOPE (Asociación de Coaching Educativo y Calidad Pedagógica) y de la Fundación Trilema, que colabora decisivamente en la mejora de 800 centros españoles: www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/educacion/2014-12-16/quien-debe-gestionar-la-transformacion-educativa-para-que-produzca-resultados_591258/
La escuela de educación obligatoria es la estructura pública más organizada que ofrece una oportunidad única de aportar como sociedad una intervención valiente, ambiciosa y eficaz para mejorar el futuro de niños y jóvenes”, responde Carmen Pellicer a la pregunta de por dónde empezar una transformación educativa. ¿Cuánto tiempo se tarda? “Un proceso de mejora se puede realizar en un periodo corto de tiempo. Pueden verse resultados tangibles en los alumnos en un curso escolar, si focalizamos los objetivos y los esfuerzos en aspectos directamente vinculados a la mejora del aprendizaje de los niños. Pero si queremos un cambio sustancial, que afecte a la concepción del currículum, la sistematización en el uso de metodologías activas y las herramientas de evaluación del aprendizaje, la gestión de recursos variados y estimulantes y los modelos de personalización y atención a los alumnos, hablamos de un proyecto ambicioso de objetivos a medio y largo plazo que requiere al menos de tres cursos escolares. A partir de ese plazo, deben implementarse las medidas necesarias para mantener una tensión de excelencia constante que se debe evaluar anualmente.” Y concluye: “para valorar el efecto de una buena escuela, los beneficios deben ser medidos por indicadores que recojan también otros aspectos fundamentales para el desarrollo humano cuyos logros se ven en la calidad personal y la felicidad de los alumnos y sus entornos.” Libertad, dignidad y felicidad, nobles causas del talento como “inteligencia triunfante”, según nos ha enseñado el propio Marina.
Me siento muy orgulloso de que José Antonio Marina sea el mentor del área de Filosofía del Talento del Human Age Institute. En esta ambiciosa iniciativa, ha iniciado la confección del Handbook of Talent: http://joseantoniomarina.humanageinstitute.org/nuestra-definicion-de-talento/
En el Capítulo 1, ‘Nuestra Definición de Talento’, se arriesga a aportar una definición (provisional) de talento, que incluye la aptitud y su ejecución. El Talento es “la inteligencia que elige bien sus metas y moviliza la información, gestiona las emociones y ejerce las virtudes ejecutivas necesarias para alcanzarlas, y mantiene un proyecto de mejora continua”. Porque el Talento es autopoiético: se autoconstruye. “El talento hay que desarrollarlo o se pierde. No hay talento estancado”. Ya sabes: el talento que no se aprecia, se deprecia.
El Bucle Prodigioso: así lo llamó José Antonio Marina, así se titula su libro de 2012 que resume dos décadas de prodigiosas aportaciones del maestro y a ello está dedicando su vida. Muchas gracias, José Antonio. Como he dicho muchas veces cuando he tenido el honor de presentarte en los más diversos foros, las siguientes generaciones reconocerán en ti a un Marañón o a un Ortega y Gasset.