Páginas vistas en total

jueves, 19 de enero de 2017

¿Liderazgo Moral como respuesta a los tiempos difíciles?


Jornada en Madrid de reuniones con empresas clientes esta mañana, con el denominador común de la importancia del Liderazgo (clave de la atracción, desarrollo y compromiso del Talento). Y por la tarde, encuentros con tres medios de comunicación sobre Gestión de Carreras Profesionales y Liderazgo Innovador (el/la líder  como coach de carrera de sus colaboradores). Mi gratitud a quienes lo habéis hecho posible en ambos casos.
Tenía pendiente comentar los artículos del especial de Financial Times antes de ayer con motivo de la inauguración del Foro Económico Mundial en Davos.
Gideon Rachman comentaba que el lema del WEF, “Dedicados a mejorar el estilo del mundo” podría transformarse en “Defendiéndonos de un mundo hostil”. Con Trump de presidente y el éxito del Brexit, el globalismo que preconiza Davos parece en horas bajas. Ya sabes que mañana acaba el encuentro e inaugura su presidencia el controvertido magnate neoyorkino.
Andrew Hill pedía combinar la rentabilidad a corto plazo con la perspectiva a largo. “Por supuesto que cuido de los accionistas y me ocupo del beneficio, pero mi prioridad es que mis clientes se sientan felices”, Felke Sijbesma, CEO de DSM, una empresa holandesa con 115 años de historia. Como primer ejecutivo de su compañía, propugna que separar la RSC (Responsabilidad Social Corporativa) del resto de actividades es un sinsentido. Un estudio reciente considera que el 60% de los directivos prefiere hacer planes a tres años, pero sólo un tercio de ellos se atreve. Lars Rebien Sorensen, CEO de Novo Nordisk que por segundo año consecutivo ha sido nombrado por la Harvard Business Review el mejor ejecutivo del mundo, se propone objetivos medioambientales, sociales y de gobernanza más allá de los financieros.
Martin Wolf piensa que el populismo no nos va a llevar a un mundo mejor. después de duplicarse el comercio mundial entre 1970 y 2007, tras la crisis se ha estancado. La Pax Americana, el dominio estadounidense desde la II Guerra Mundial, parece llegar a su fin. Por si esto fuera poco, explica Alan Beattie, el presidente Trump ve la economía global como un juego de suma cero (lo que ganan unos lo pierden otros).
En la era de la Inteligencia Artificial lo que marcará la diferencia será el L3 (Aprendizaje Permanente, Life-long learning). La educación, ya sabes, es la mejor inversión en este mundo tan acelerado.

Mary Robinson, la que fuera presidenta de Irlanda y en la actualidad Alta Comisaria de Naciones Unidas para los derechos humanos y miembro de ‘The Elders’ (Los Mayores), asociación fundada por Nelson Mandela, nos propone un Liderazgo Moral para tiempos difíciles.
Millones de personas, opina la Sra. Robinson, sienten que el actual sistema va contra sus intereses, desde los operarios desempleados en el “cinturón de hierro” de EE UU a los habitantes de las islas del Pacífico Sur preocupados por el cambio climático.  “Sabemos por la historia que el populismo no ofrece soluciones reales, sino falsas esperanzas y chivos expiatorios”. Pero también que hay ciertos políticos que explotan los problemas para su ventaja. “Hay terremotos potenciales en la política no sólo en Estados Unidos, sino en Europa, Irán, India y África”. Se están elevando en el planeta los niveles de xenofobia, intolerancia, estrechez de miras, tensiones, descontento con visiones sobre la raza, el género y la religión que parecían trasnochadas. En los últimos doce meses el discurso público se ha vulgarizado y las mujeres y minorías han sufrido abusos e intimidación.   
Si bien algunos políticos piensan que es una revuelta contra el sistema de gobernanza tras la II Guerra Mundial, Mary Robinson piensa que los valores que formaron las Naciones Unidas y que se recogen en la Declaración Universal de Derechos Humanos son tan relevantes hoy como en los años 40. “Al mismo tiempo necesitamos hacer cambios en el sistema internacional de gobernanza para que sea más resiliente, robusto y representativo, y equiparlo para que se adapte a las nuevas realidades sociopolíticas y a los retos más complejos, incluidos el cambio climático, los movimientos migratorios y la creciente desigualdad”.
La Sra. Robinson exhorta a los líderes políticos, sociales y empresariales a mostrarse firmes en los valores comunes de dignidad para el ser humano, para un sistema sostenible para las personas y para el planeta. Como miembro de ‘The Elders’ (Los Mayores), recuerda las palabras de Nelson Mandela: “Quienes se conducen a sí mismos con moralidad, integridad y consistencia no temen a las fuerzas de la inmoralidad y la crueldad”. No son tiempos de optimismo ingenuo, pero sí de esperanza en el futuro.

¿No es acaso ético, moral, todo Liderazgo? Me temo que no. El/la líder se caracteriza por marcar la pauta (visión de futuro), hacer equipo (contar con seguidores) e infundir energía. Vale para Mandela o Churchill, Bin Laden o Hitler, Abraham Lincoln o Gandhi, Trump o Putin. Si bien “la ética es el modo más inteligente de vivir” (José Antonio Marina), hay líderes éticos y quienes no lo son tanto…

Desde el punto de vista de la Credibilidad, los líderes faltos de ética tienen un recorrido mucho más corto. Pero ésa es otra historia.

La canción de hoy, ‘Addicted to love’ de Robert Palmer: www.youtube.com/watch?v=XcATvu5f9vE

miércoles, 18 de enero de 2017

El triángulo del Valor y las mujeres que lideran


Sensacional la presentación de ayer tarde en Villena, una sorprendente ciudad que en un radio de 15 km conecta cuatro provincias: Murcia, Albacete, Valencia y la propia Alicante. Un enclave de Talento que está generando Marca-Ciudad como ‘Fortaleza Mediterránea’. “Está LLENA” de voluntad, de ganas, de vocación por el progreso.
250 personas abarrotaron el Salón de Actos municipal y mantuvieron la atención durante dos horas. Un servidor habló del Talento, Liderazgo y Marca como Triángulo de Valor, Vicente Ballester expuso el caso de éxito de Clavei (más de 30 años de una empresa que destaca por hacer felices a sus integrantes) y compartió un precioso vídeo de agradecimiento. Cristina Mulero presentó su libro ‘Saltar de la pecera. Una historia de Marca Personal’ y la coach Liliana Brando nos habló del desarrollo del Liderazgo y su propia Marca desde su experiencia personal de una forma muy valiente (nos recordó que no debemos olvidar la humildad, aprendizaje continuo, con la depreciación de nuestro Talento). Después mantuvimos un turno de preguntas. Antes del evento grabé un programa sobre Liderazgo Innovador para la TV local con el gran Fabián Villena (fue un honor, porque hacía 3 años estaba pendiente). Gracias al anfitrión, a l@s ponentes y a l@s asistentes.

Talento, Liderazgo y Marca configuran un “Triángulo de Valor” porque en esta nueva era, el Talentismo, Talento es “poner en valor lo que una persona sabe, quiere y puede hacer”. El Liderazgo es un tipo muy especial de Talento, el “Talento para influir decisivamente en l@s demás”, desde la Autoridad Moral, la Credibilidad y el Ejemplo. L@s buen@s líderes valorizan día a día a l@s integrantes de sus equipos. La Marca es “promesa de Valor”, “huella del Talento”. El Valor, por tanto, es el denominador común, teniendo en cuenta que Valor es “lo que los clientes esperan de ti”. Si la expectativa es cercana a cero, somos una “Marca Blanca”. Cuanto más alta sea la expectativa (reconocimiento, reputación), mayor valor tiene tu Marca. Si tu entrega (delivery) es aún mayor que la expectativa, alcanzas la Excelencia (que debe ser un hábito, no un acto puntual).
 
En el AVE de esta mañana estado leyendo en la web de ‘Psychology Today’ cuatro artículos con el denominador común de ‘Women who lead’ (Mujeres que lideran).
Carla Fiora (autora de ‘Friendluence’) ha escrito ‘View from the Top’ (Vista desde lo alto): aunque cada vez haya más mujeres como primeras ejecutivas, la discriminación por género no acaba de desaparecer. Marna Borgstrom comenzó en la gestión sanitaria hace 40 años y ahora es la CEO de Yale New Heaven Health (4.400 M $, 25.000 empleados). 104 congresistas en EE UU, cuatro veces lo que hace 20 años, una de cada seis consejeros en las Fortune500, el doble que en 1992. Pero sigue sin haber paridad. Se aplica la frase de Ginger Rogers: tenía que hacer lo mismo que Fred Astaire, pero con tacones. “Las mujeres líderes tienen que lidiar con muchas asunciones implícitas”. Se las interrumpe más, incluso en los Comités de Dirección (Alice Eagly, Northwestern). Los jefes son menos recepctivos a sus jefas que a la auto-promoción (Ekaterina Netchaeva, Bocconi de Milán). Los votantes prefieren votar a mujeres, porque no muestran tantos intereses personales (Tyler Okimoto, Queensland; Victoria Brescoll, Yale). ¿Sesgo de género? La socióloga de Stanford Marianne Cooper escribió en 2013 (HBR) que las mujeres de mucho éxito no suelen estar bien vistas porque cambian lo que habitualmente se espera de ellas. Es un “ciclo de ilegitimidad” (Andrea C. Vial, Yale). Ni ayudan las organizaciones (escalada de cristal), ni los medios de comunicación (una investigación de la Fundación Rockefeller ha demostrado que en los fracasos empresariales se culpa en un 80% a las mujeres directivas y un 31% a los varones)… ni las propias mujeres (el 35% prefieren a un hombre como jefe frente al 29% que opta por una jefa, Pew 2014). Para Eagle, una presencia física y estilo discursivo andróginos incluso puede beneficiar (desgraciadamente) a las mujeres líderes.   
El Dr. Mark van Vugt se preguntaba si Hillary había caído en el “efecto de la abeja reina” (la dificultad de ciertas líderes de cooperar con otras mujeres en entornos jerárquicos). La psicóloga Joyce Benenson y el primatólogo Richard Wrangham han demostrado que las féminas escriben menos artículos científicos con sus colaboradoras (es el “síndrome de El Diablo viste de Prada”).
Equilibristas en el alambre (Libby Ryan). Las líderes poco emotivas parecen “reinas de hielo” (Frozen). Victoria Brescoli (Yale) ha analizado el cuestionamiento hacia ciertas líderes cuya emotividad les resta credibilidad, por encima de su aptitud. Nancy Pelosi, jefa de la minoría en el Congreso, ha resaltado esa fuerza no emotiva. Hillary trató de hacer ambas cosas (dureza y emotividad), y al parecer no le salió la jugada.
Ventajas de ser “una mujer desgradable” (Susan Krauss Whitbourne). Trump acusó a Hillary de “nasty woman” durante el tercer debate presidencial. Frente al estigma de debilidad, podría ayudar. Hoyt y Murphy (Leadership Quarterly, 2016) lo llaman “respuesta de vulnerabilidad” (incapaz para responder una vez ha sido etiquetada). Para contrarrestar un comentario sexista, proponen la “reactancia” (asertividad). Independientemente de género, etnia, edad o clase social, no debemos dejar que nos ofendan poniendo en cuestión nuestra identidad.  
Ya sabes que la paridad es uno de los grandes temas del WEF en Davos que empezó ayer. Xi Jiping proclamó las ventajas de la globalización (frente al previsible proteccionismo de la era Trump), el economista Roubini pidió reciprocidad (Alibaba campa a sus anchas por EE UU; Facebook y Google no lo tienen igual en el gigante asiático), Shakira (Unicef) habló de educación, Mary Barra (GM) de competencias digitales, Stigliz y Oxfam de desigualdad y John Kerry del legado de Obama.

Hablando de mujeres líderes, esta mañana he tenido primera sesión de coaching estratégico (segunda temporada) con la primera ejecutiva de la multinacional líder (la de mayor crecimiento e innovación) de uno de los sectores más competitivos. Es una maravilla como se reinventa y desde la sana exigencia se pide a sí misma cada vez más y mejor. Y por la tarde, una reunión estratégica de inicio de año para alinear la estrategia de decenas de directiv@s desde los compromisos y los valores compartidos.
Mi profunda gratitud a las mujeres líderes, que como Lili, Cris, Isabel, Laura, María, Montse, Nat, Mª José, Julia o Loles contribuyen decisivamente de este mundo un lugar mejor para emplear nuestro talento y valorizarnos.  

martes, 17 de enero de 2017

Cómo y Por qué nos transforma el PODER


Llegué ayer muy satisfecho de Barcelona por el trabajo con l@s 21 directiv@s de primer nivel de una multinacional industrial a la que, no por casualidad, le están yendo muy bien las cosas (en España, mejor que en otras plantas de Europa) y es consciente de que compite contra sí misma (para lograr su mejor versión) y debe introducir más diversidad (de género, de edades, de estudios, de experiencias) ahora que tiene éxito para ganar el futuro. Me encanta comprobar que dominan el Diversigrama (eneagrama aplicado al mundo profesional) y que desarrollan su Liderazgo no sólo con un modelo y perfil propios (imprescindibles hoy en día), sino desde la tolerancia inteligente, conociéndose a sí mism@s y el diversitipo de l@s demás. Así se avanza en equipos de alto rendimiento, desde el aprovechamiento de la diversidad intangible. De nuevo, mi gratitud a Rafa (qué gran tándem) y a quienes en la empresa cliente lo hicieron posible.

Hoy AVE a Villena, una ciudad (desde 1525, año en el que Carlos V la dotó de esta carta de naturaleza) de 35.000 habitantes. Su alcalde, Francisco Javier Esquembre (1962), es el primer edil ecologista de nuestro país. Un médico que obtuvo el consistorio en 2011 en coalición con el PSPV y una parte del PP y que cuatro años después logró una holgada mayoría absoluta. Una persona que aprende y practica el Liderazgo Innovador. En Villena he hablado esta tarde del “Triángulo del Valor: Talento, Liderazgo y Marca”. Ya sabes que Valor es lo que los clientes (externos, internos, ciudadanos) esperan de ti. Si eres una “marca blanca”, una marca de distribuidor (intercambiable), no esperan nada. Si eres una “marca de alto valor” esperan mucho (como Cristiano Ronaldo, cuya Marca vale más de 102 M € y se ha duplicado en desde 2015 con la consecución de la Champions, la Eurocopa de selecciones con Portugal y el Mundial de Clubs en 2016). Citando a Jeff Bezos, “your brand is what other people say about you when you’re not in the room” (Tu Marca es lo que dicen de ti cuando no estás presente). Si “entregas” (delivery) aún más de lo que esperan de ti, ahí está la excelencia (que, como nos enseñó Aristóteles, no debe ser un acto sino un hábito).

He estado leyendo el número de enero-febrero 2017 de ‘Mente y Cerebro’,  versión española de la revista de psicología y neurociencias ‘Gehirn und Geist’. En portada, ‘El poder del PODER. Cómo y por qué nos transforma’. Theodor Schaarschimdt se pregunta si ‘¿Nos transforma el poder?’. Al parecer, quienes logran el mayor cargo en el ámbito político o empresarial, suelen convertirse en otra persona. Este periodista y psicólogo pone como ejemplo a Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquía. De niño vendía rosquillas de sésamo en el puerto de Estambul. Quería ser futbolista y predicador. Los votantes confiaron en Erdogan porque “era uno de ellos”. Según el autor, hoy es “una persona ególatra y sedienta de poder” que ha pasado de reformista a abusador. En palabras del historiador John Dalbert-Acton: “El poder corrompe; el poder absoluto corrompe absolutamente”. Bertrand Russel dijo que el poder en sociedad es como la energía en la física: el impulso básico del ser humano. Adam Galinsky (Columbia) que el poder permite a las personas actuar libremente.
“Las personas con y sin poder viven en mundos completamente distintos”, Dacher Kelner (Berkeley). Las personas se atienen menos a las normas sociales cuanto más poder ganan. “Cuando las personas alcanzan puestos de poder, sobreestiman sus capacidades, corren mayores riesgos, tienden a pensar a partir de estereotipos e ignoran con mayor frecuencia los puntos de vista del resto de congéneres”. Es la “paradoja del poder” que ha enunciado Kelner: se  pierde buena parte del talento. Las personas más influyentes son más conceptuales (Pamela Smith, UCSD) y no se pierden en los detalles.
Doble moral: las personas poderosas pueden ser más laxas en relación a la ética (Joris Lamers, Universidad de Colonia). “En lugar de emplear su influencia para favorecer el bienestar del grupo, los poderosos actúan a menudo en beneficio propio; también muestran poca empatía”. Que el poder sea personal o social (McClelland) depende de la situación politica, la cultura corporativa y la propia persona. Theodor concluye: “El poder puede corromper, pero no tiene por qué”.
Estupendo artículo. Creo que el Coaching Estratégico es muy valioso para desarrollar las 3 H de Manfred Kets de Vries (Humildad, Humanidad y sentido del Humor), de las que hablé en ‘La sensación de fluidez’, que evitan que los líderes “se pasen de rosca”. El mencionado psicólogo social Joris Lammers es entrevistado por Theodor Schaarschmidt: Necesitamos el poder porque “los humanos somos una especia cooperativa y practicamos el reparto de tareas”. Perseguimos objetivos personales y sociales. “El poder nos hace ser otro” (su investigación demuestra que las personas poderosas ven el mundo de otra manera”. Los maquiavélicos, psicópatas o narcisistas no deben asumir tareas de liderazgo, “puesto que acostumbran a amenazar, manipular o aprovecharse de los demás”. Es mejor el altruismo, la generosidad. Galinsky compara el poder con el acelerador de un coche: imprescindible para avanzar, pero necesita de un volante.

En la misma publicación especializada:
- Los niños aprenden mejor cuando la información se rodea de magia e imaginación. Son las ventajas de la fantasía: Deena Weisberg, Universidad de Pensilvania.
- Neurociencia cultural. La dotación genética influye en nuestro comportamiento; el ambiente cultural condiciona cómo se produce esta influencia. Genes idénticos piensan cosas contrarias en culturas diferentes.
- Fotografiar las experiencias agradables aumenta su disfrute: Kristin Diehl, USC. “Inmortalizar las vivencias intensifica las sensaciones”.
- La anorexia modifica el cerebro y la dotación genética de quien la sufre, en un círculo vicioso. Hay salidas, afortunadamente.
- Rendimiento de élite en el deporte: el éxito lo da una mezcla correcta de talento físico, rasgos psicológicos y experiencia vital. A partir de una habilidad, los deportistas de élite tienen gran capacidad para lograr una forma física, más experiencias de fluidez y “hacer que suceda” (making things happen: logro). El psicólogo del deporte Tim Woodman (Universidad de Bangor, Gales) ha demostrado que los deportistas de superélite suelen compartir traumas a edad temprana (“pérdida original”) y recuperación a través del deporte. “Para ellos es muy importante no perder”. También son más implacables y egoístas en su actividad. “Existen jugadores que brillan y otros que ayudan”.
- Coaches deportivos. Los mejores comparten una serie de atributos (Daniel R. Gould, Michigan State). Son expertos en motivación (Edward Deci, Richard M. Ryan, Universidad de Rochester, NY), dominan las relaciones sociales (Jonathan Fader) e inculcan autonomía (Richard De Charms). “La opinión de un entrenador sobre la competencia de un deportista influye más en la imagen que tiene el deportista que la propia”. “Los mejores coaches comienzan diciendo algo positivo. Las personas necesitan sentir que estás de su parte para aceptar lo que estás dciciendo” (Jonathan Fader).
‘Mente y cerebro’ nos recomienda, entre otros, los libros ‘¿Qué pasa en tu cabeza?’ de Sara Capogrossi y Simone Macri (2015), una amena introducción a la Neurociencia, o ‘Aprenda a estresarse. Cómo convertir una amenaza en una oportunidad’, de José Carlos Fuertes (2016).

Hablando de poder y liderazgo, el especial de Forbes (con el CEO de Uber en portada) nos presenta a las celebridades con mayor fortuna: George Lucas (4.600 M $), Spielberg, Oprah, Jordan, Copperfield, etc (en el Top 20, Madonna y Barbra Streisand). Entre las 74 personas con mayor poder del planeta: Putin, Trump, Merkel, Xi Jiping, el Papa, Gates, Larry Page (Google), Zuckerberg (Facebook), Mario Draghi, Theresa May, Jeff Bezos, Slim, Netanyahu, Jeffrey Immelt (GE), François Hollande, Toyoda, Guterres (UN). Travis Kalanick (quédate con esta Marca, la del fundador de Uber, porque es el nuevo Steve Jobs) comenta que la oportunidad es de billones. Su empresa ya vale 68.000 M $, porque cuenta con más de 1.000 M de personas conectadas. De conductores a los responsables de tu movilidad.

Hoy ha comenzado de facto el Foro Económico Mundial en Davos, que seguiremos virtualmente (ManpowerGroup es el socio de talento desde hace 13 ediciones) y se ha presentado en Barcelona el Índice ManpowerGroup de empleo con Raúl Grijalba con el profesor Josep Oliver. Ya sabes, en 2017 crecimiento de 421.000 empleos en España en un entorno de escasez de talento y migración de talento. La Empleabilidad (desde las competencias digitales a la actitud, el compromiso y el encaje cultural) es “the name of the game”, el nombre del juego. Necesitamos un #PactoporlaEmpleabilidad  

En el AVE he estado escuchando el último DVD de Thalia, que me encanta, desde el ‘Bésame’ al sorprendente ‘Dime si ahora’. 
La canción de hoy, ligada a poder, es ‘I Believe in you’ de Michael Bublé: www.youtube.com/watch?v=uezNRFqaSUY “You are the light that lifts me higher. So bright, you guide me through. I believe in you”.

lunes, 16 de enero de 2017

La La Land y el ZOOM sobre el Talento


AVE a las 5'50 a Barcelona, trabajo (9 horas) con el primer nivel de dirección de una multinacional industrial sobre Liderazgo (en su componente comunicativo) y vuelta en Madrid a las 20 h. Una excelente forma de empezar la semana. Gracias, Rafa, por el tándem de hoy.

Anoche fuimos a ver ‘La La Land. La ciudad de las estrellas’, que ha ganado siete Globos de Oro y es la más firme candidata a los Óscars de este año. Una película magnífica que me ha recordado a los cuadros de El Bosco: una innovadora factura visual (audio-visual, porque se atreve a ser una comedia musical, con preciosas canciones) que cuenta las verdades eternas de un drama romántico.
Es la historia de Mia (Emma Stone), una de las miles de aspirantes a actrices en Hollywood, que entre casting y casting trabaja en la cafetería de un estudio, y Sebastian (Ryan Gosling), una talentoso pianista de jazz que se mantiene a base de bolos de segunda mientras espera a montar su propio local, cuyas existencias se entretejen hasta que descubren el amor, que se pone en jaque ante las aspiraciones de ambos. ¿Cuál es el precio de cumplir tus sueños?
Para quienes nos gusta el cine se trata de una película imprescindible. Me ha hecho pensar sobre la empleabilidad (en esta vida, o haces castings o haces historia), el talento (que se desarrolla a medida que fluímos hacia nuestros retos), los sueños (se trata de no resignarse), el tándem (los sueños no suelen alcanzarse sin un tándem de alto rendimiento), las emociones (“People love what other people are passionate about”), la resiliencia (“Dejo que la vida me golpee hasta que se canse. Y después ataco yo. Es el clásico “rope-a-dope” a lo Casius Clay), la optimización de la vida (lo profesional puede arrastrar a lo personal), la valentía (el término medio entre la cobardía y la temeridad), el riesgo (“jazz is about the future”) y por supuesto, el valor del amor, el amor eterno (“I’m always gonna love you”, “I’m always gonna love you, too”).
Pareja de actores en estado de gracia, números musicales que nos recuerdan lo mejor de Broadway, un delicioso homenaje al jazz, un guión eficazmente elaborado… lo tiene todo para ser la peli del año. En su banda sonora, la letra de ‘City of Stars’ (www.youtube.com/watch?v=GTWqwSNQCcg) dice:
City of stars
Are you shining just for me?

City of stars

There's so much that I can't see

Who knows?

I felt it from the first embrace
I shared with you

That now our dreams

They've finally come true
City of stars

Just one thing everybody wants

There in the bars

And through the smokescreen of the crowded restaurants

It's love

Yes, all we're looking for is love from someone else

A rush

A glance

A touch

A dance
A look in somebody's eyes

To light up the skies

To open the world and send it reeling

A voice that says, I'll be here

And you'll be alright
I don't care if I know

Just where I will go

'Cause all that I need is this crazy feeling

A rat-tat-tat on my heart
Think I want it to stay
City of stars

Are you shining just for me?

City of stars

You never shined so brightly

De la prensa de ayer, José Antonio Marina nos presentaba su ZOOM sobre el Talento con un trío de ases (premios Nobel de Economía): Michael Spence, que ha declarado que España se enfrenta al reto de “retener talento” (ya sabes que algunos preferimos decir “fidelizarlo”, porque retener es secuestrar); Joseph Stigliz, que en su libro ‘Creating the learning Society’ explica que el talento es la nueva “riqueza de las naciones”; y James Heckman, que ha demostrado que la inversión en educación es la más rentable. JAM nos propone destinar al menos un 5% a educación y que la formación laboral (con “dinero dedicado con poco rigor y mucho fraude”) la gestione el Ministerio de Educación. Secundo la propuesta.
Rosa Montero abordaba el espinoso tema de la muerte. “Somos lo que hacemos contra la muerte”. Estamos marcados por la finitud. Debemos llegar a un acuerdo con la Parca, con la “ladrona de dulzuras” (‘Las mil y una noches’). Rosa nos invita a leer ‘Ayudar a morir’ de la Dra. Iona Heath y ver ‘Epílogo’ de Begoña Aranguren. En esto siempre recuerdo a mi amigo el gran Juan Luis Galiardo: “uno nunca muere mientras le recuerden”.
John Carlin, en su ‘Córner inglés’ trataba del cuento chino de Diego Costa y su (todavía) coach, Antonio Conde. El jugador hispano-brasileño se debate entre quedarse en la Premier o jugar, por mucho más dinero, en el fútbol chino (el Tianjin le ofrece 34 M € anuales). Hacer historia o hacer caja.
Gerver Torres (Gallup) analizaba ‘El juego del riesgo’. Enfrentarse a lo incierto nos abre un juego de posibilidades quizá mejores de lo que pensábamos encontrar. Eleanor Roosevelt proponía que cada día tomáramos una decisión que nos provoque miedo (gran consejo, porque jugar a lo seguro es un vicio pernicioso). Según un sondeo de Gallup, el 61% de los españoles “está dispuesto a asumir cualquier riesgo para lograr lo que quiere”. Ojalá lo que decimos coincida con lo que hacemos realmente. “Algunas veces el tren equivocado te lleva a la estación correcta”, dice Gerver. Citando a Mark Zuckerberg, no asumir ningún riesgo es lo más peligroso.
Moisés Naím trataba “la normalización de la mentira”. Nos tomamos las situaciones excepcionales como “normales”. “Todos los políticos suelen exagerar, distirsionar y, en algunos casos extremos, son propensos a mentir con desfachatez. Pero aceptar la mendacidad como un elemento más del estilo personal y constante de un líder político no era normal. Ahora lo es”.
Y el mencionado Nobel Joseph Stigliz, profesor de Columbia, escribía sobre la “incertidumbre trumpiana”: “Hacer un pronóstico sería temerario, pero es obvio que las aguas serán turbulentas y que muchos eruditos naufragarán”. “La agenda de Trump está más orientada a favorecer a los ricos que la propia receta estándar del Partido Republicano”. La esperanza de vida está en retroceso en el Cinturón de Óxido (el “Rust Belt”, la zona del Medio Oeste en el que se concentra la industria pesada), según un estudio del también premio Nobel Angus Deaton.

Mi gratitud a Damien Chazelle (guionista y director de ‘La La Land’), un genio que el 19 de enero cumple 32 años, y su equipo de la película, y este sexteto de monstruos del pensmiento: Marina, Montero, Carlin, Gerver, Naím, Stigliz. Media docena de pensadores de alto nivel. Es