Páginas vistas en total

jueves, 21 de septiembre de 2017

Cómo se desarrolla el Talento en las empresas saludables


San Mateo, equinoccio. Día de cosechas. Ya sabes que el talento, como el vino, se cultiva.

Disfruté mucho ayer en Asturias con el Club de Calidad. Mi gratitud de nuevo a todo el equipo del Club de Calidad de Asturias (Francisco, Marino, Emma), al Club de Excelencia en la Gestión (Susana, Ignacio et al) y a tod@s l@s participantes que llenaron la sala del Palacio de Congresos (Edificio Calatrava), con un cariño especial a Marta Fernández y a Elena Arnaiz (@elenaarnaiz). Espero volver pronto al Principado.
Mi corazón está con México, tras el seísmo que dejó ayer más de 220 muertos, muchos de ellos tras el hundimiento de una escuela en el sur de la capital. Solidaridad con nuestro país hermano.
Esta mañana, AVE de las 7 a Barcelona. En el Relay de Atocha, entre revistas, periódicos y libros, sonaba ‘Sweet Home Chicago’ de los Blues Brothers: www.youtube.com/watch?v=79vCiXg3njY “Baby, why don’t you wanna go?”.
Reuniones en nuestra oficina de Right Management (Avenida Diagonal 567) y por la tarde, en el Camp Nou, evento con Silvia Leal sobre Empresas Saludables organizado por Sanitas. Mi gratitud a Silvia, mentora del Human Age Institute y gran experta en Tecnología para la Transformación.
Cuando pensamos en “empresas saludables”, inevitablemente lo conectamos con iniciativas de RSC ligadas al ejercicio físico y la alimentación. Creo que debemos ampliar horizontes y pensar en el conjunto de la sostenibilidad de las compañías (la adaptación al entorno, en un momento de cambio acelerado) y al compromiso de sus profesionales, clave en el talento.
- Como el Talento es “Capacidad por Compromiso en el Contexto adecuado”, las empresas saludables son las que seleccionan por Capacidad (aptitud + actitud), la desarrollan (adquirir conocimientos y habilidades, mejorar comportamientos, en la “Skills Revolution”, la revolución de las competencias) y gestionan adecuadamente el compromiso.
- El Compromiso es, como sabes, “la energía que ponemos a un proyecto”. Fluimos cuando tenemos un Reto y elevamos nuestras Capacidades a la altura de ese Reto… precisamente a través del Compromiso, la gasolina para nuestro motor. La energía se transforma, de potencial a cinética.
- El Compromiso es la suma (sinérgica o no) de cuatro energías: la física, la mental, la emocional y la de valores (o espiritual).
- Respecto a la energía física, las empresas saludables dan ejemplo en tres sentidos: alimentación sana, ejercicio físico y cuidado corporal. Para una mejor alimentación, hemos de eliminar el tabaco y reducir el alcohol y llevar una dieta sana (4-5 comidas al día, menos grasas: 35% de las calorías diarias, insaturadas). 2’5 horas semanales de ejercicio aeróbico, 2 horas de fortalecimiento de grandes grupos musculares. El deporte aumenta un 30% la productividad. Y además cuidar los ojos (salud visual), cuidar la espalda, dormir 6-8 horas y escuchar música.
- Emociones: uno de los aspectos menos saludables es tener un jefe tóxico (como lo son el 40% de los directivos en España). He compartido la tipología de jefes tóxicos de Chantal Bechervaise: el dictador, el dramático, el hipócrita (“two-face”), el microgestor, el bocazas, el incompetente, el llanero solitario y el cabeza de chorlito (extremadamente apasionado, descentrado). Una actitud positiva eleva el sistema inmunitario y el colesterol bueno, hasta el punto de mejorar la esperanza de vida en unos 12 años.
- El poder de la oxitocina (Paul Zak) para recobrar la Confianza: Reconocimiento, Expectativas, Autonomía, Apertura, Cuidados, Invertir en el crecimiento personal y profesional (al menos 5 horas a la semana), Naturalidad. El NeuroLiderazgo se concreta en la “bufanda” (SCARF) de David Rock (NYU): Estatus, Certezas, Autonomía, Relaciones, Equidad. De Jefes a Ge-Fes: Generadores de Felicidad (María Graciani).
- Concentración mental. Como directivos, no pidamos más de 3 grandes objetivos, para cumplirlos al 100% (si pedimos 15 no se cumplirá ninguno). Hemos de distinguir el “torbellino” (lo urgente, el día a día) de lo importante y tratar de evitar los “ladrones de tiempo” (hay hasta 40, desde las interrupciones telefónicas a la hipervigilancia). Practicar el reconocimiento y no el halago, así como el Mindfulness (eleva la concentración y la resiliencia, reduce el estrés y la depresión, ayuda a tomar mejores decisiones),
- Valores. Me gusta citar esta frase de Douglas McArthur: “Nadie envejece por vivir años, sino por abandonar sus ideales. Eres tan joven como lo sea tu fe, tu confianza en ti mismo, tu esperanza. Eres tan viejo como tu temor, tus dudas, tu desesperanza.” Es el concepto de Learnability (Mara Swan), nuestra capacidad de seguir aprendiendo, desde la curiosidad, el deseo de actualizarnos y la voluntad de mejorar.
- La salud tiene mucho de Ilusión. Para duplicarla, siguiendo los consejos de Sergio Fernández y Raimón Samsó (Misión: Emprender):
       Inspiración: el Reto
       Limitantes: Pensar demasiado/Comparación social
       Utilidad: Gratitud
       Saboreo: Consciencia
       Impacto social: Amabilidad
       Optimismo inteligente
       Naturaleza humana: Cuatro energías activadas en paralelo

- Las empresas saludables siguen un Liderazgo inspirador, integrador, imaginativo e intuitivo (el modelo i4 de Silvia Damiano), atendiendo a las cuatro energías.

En esta nueva era, el Talentismo, con incertidumbre creciente, el Talento se bifurca entre los que el Foro Económico Mundial de Davos llama “haves” (quienes emplean su talento) y “have-nots” (los que no lo hacen). Las empresas saludables tratan de atraer, desarrollar y comprometer el talento. Las insalubres desaparecen a ritmo acelerado.  

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Liderazgo en la incertidumbre: los 7 pecados capitales de la (mala) calidad directiva


Jornada en Asturias. Vuelo a las 7,40 de la mañana y vuelta por la tarde.
He tenido el honor de dar una conferencia para el Club Asturiano de Calidad (Club de Excelencia en la Gestión en el Principado) y Oviedo Emprende con el título ‘Liderazgo en la incertidumbre’. Mi propósito para los centenares de personas que han participado era triple: valorar el impacto real de la incertidumbre, definir apropiadamente el Liderazgo de nuestro tiempo y establecer una hoja de ruta para avanzar.
Estamos en un mundo loco (en la semana de la Asamblea General de Naciones Unidas) con un dictador en Corea del Norte y la amenaza del presidente Trump de destruir el país, de elecciones (el próximo domingo) en Alemania, de baja popularidad del presidente Macron en Francia, de Brexit, de referéndum ilegal en Cataluña… ¡Qué extraños personajes dicen “gobernarnos”! Yendo más allá, las cuatro megatendencias presentadas en el Foro Económico Mundial de Davos son la revolución tecnológica (el tsunami, como diría Silvia Leal), la individualización (Ulrich Beck: todo a medida), el cliente con superpoderes (atención al nuevo libro de Adolfo Ramírez, DG del Santander, que saldrá en octubre sobre Transformación Digital) y la caída demográfica (España lleva 37 años con tasas de natalidad que no permiten la reposición). Isabel Aguilera, una de las mejores directivas de nuestro país, nos ha enseñado la metáfora del “conejo de Alicia”: ¿por qué siempre llega tarde? La respuesta la da su jefa, la reina de corazones (“Que le corten la cabeza”) en ‘Alicia a través del espejo’: porque el suelo se mueve bajo sus pies. Es  como correr en una cinta de gimnasio, con la particularidad de que la velocidad se va a multiplicar por 6 en los próximos tres años. Pasaremos de ir a 7’5 kilómetros por hora (andar a buen ritmo) a 45 Km/h (la velocidad de Usain Bolt en los 100 metros). ¿Tenemos la capacidad de asumirlo?. El nombre del juego es la Empleabilidad.
La respuesta a esta cuarta revolución industrial, según Davos 2017, es el liderazgo responsable e inclusivo, el liderazgo innovador. Me gusta definir el Liderazgo como “el Talento para influir decisivamente en los demás”. He desgranado lo que es el Talento, la influencia, y los colectivos (la regla de Dunbar), así como las tres claves del Liderazgo: Estrategia, Equipo y Energía.
Loa siete pecados capitales de la (baja) calidad directiva son:
1. La empresa no es suficientemente atractiva (en términos de “imán de talento”). En este desajuste de talento, si tu empresa no es excelente (según en Modelo Europeo, EFQM), Top employer y una de las mejores empresas para trabajar según Actualidad Económica, tiene margen para la mejora.
2. No se selecciona bien: por aptitud (conocimientos, habilidades), actitud (entrevista de incidentes críticos), compromiso y encaje cultural. Somos el país 135 del mundo en selección y desvinculación. Si no seleccionamos lo mejor, la productividad sufre.
3. La empresa no cuenta con un Modelo de Liderazgo Propio. Entonces las iniciativas de formación y desarrollo tienen un ROI cercano a cero (Michael Beer, 2016).
4. La gestión del desempeño de los colaboradores es poco profesional. No hay reconocimiento, ni un clima de alto rendimiento, ni compensación adecuada. Los jefes deben ser Ge-Fes (Generadores de Felicidad) y por tanto han de hacer posible un clima de alto rendimiento.
5. Falta meritocracia en la promoción. Los ascensos ocurren “a dedo”, sin abrir las vacantes, sin un perfil del puesto, sin gestión por competencias. Atención a l@s emplead@s boomerang: se van de la compañía, aprenden, crecen y vuelven si y sólo si hemos mantenido el vínculo con ell@s.
6. El desarrollo es escaso. La formación (teniendo en cuenta que el 12% del presupuesto al que tienen derecho las empresas no se utiliza) es condición necesaria, pero no suficiente. Ha de combinarse con la E de exposición (poner en práctica lo aprendido) y la E de experiencia (nuevos hábitos, consolidados).
7. No se desvincula elegantemente. El outplacement en España brilla por su ausencia; no resulta del interés de los propios empleados, de los sindicatos ni de la dirección de la compañía. Sin embargo, reduce considerablemente el tiempo de búsqueda activa de empleo (porque se hace profesionalmente). Cuando se despide mal, está comprobado que el coste reputacional es el doble que la inversión en ser una marca de confianza, atractiva.
Después del turno de preguntas, hemos tenido un vino español. Gracias a mi amiga Marta Fernández por estar allí.
Y almuerzo con la junta del Club de Calidad de Asturias, con su presidente, Francisco, a la cabeza. Hemos mantenido una charla muy entretenida sobre Liderazgo, Talento y la situación actual.
Mi gratitud a Francisco, a Marino (una amistad desde 2008) y a todo el equipo del Club, a Susana Fábregas (en la distancia, a Ignacio Babé que hoy estaba en Barcelona en otro acto) y a todos los participantes. He disfrutado mucho y siempre llevo a Asturias en mi corazón, por varias razones.

La canción de hoy, del asturiano Rodrigo Cuevas, que canta en las fiestas de San Mateo 2017, mañana en la Plaza de la catedral a las 21 h. Verdiciu: www.youtube.com/watch?v=4JiPw2YHyjU “Y dicen neña: ¡qué guapa yes! Tienes el ritmu, ritmu de Verdiciu” Un fantástico “agitador folclórico” que ha reinventado las canciones tradicionales. Si te has quedado con ganas de más (confieso que no conocía a Rodrigo hasta ahora), la entrevista de Andreu Buenafuente: www.youtube.com/watch?v=QFahGcBk4Ac    

martes, 19 de septiembre de 2017

Neurobiología del aprendizaje (y desaprendizaje) temeroso, basado en el miedo


Jornada en Madrid de reuniones internas y con clientes. Mañana estaré en Asturias (Oviedo Emprende, Club Asturiano de Gestión) para hablar de Liderazgo en la incertidumbre (en este mundo híperVUCA, el Liderazgo es más importante que nunca) y el jueves en el Camp Nou, con Silvia Leal, para hablar de las empresas saludables con la tecnología como trampolín del talento, organizado por Sanitas.
Estamos en la Sustainability Week, la Semana de la Sostenibilidad de ManpowerGroup, coincidiendo con la Asamblea General de Naciones Unidas. La supervivencia de nuestras empresas depende de su adaptación al entorno, que cambia a un ritmo acelerado.
‘Make me a leader’, película de Silvia Damiano que podremos ver en 2018 con lo último de la Neurociencia respecto al Liderazgo. He tenido el honor de que Simon, el director, y la propia Silvia me entrevistaran para la película. Esta mañana he hablado con Silvia Damiano, que estaba en Australia analizando el impacto en el cerebro de recibir un masaje. Gracias, Silvia, por incluirme en esta cinta.
Hablando de neurociencia, he estado leyendo el último artículo del coach y atleta Christopher Bergland, ‘Neurobiología del aprendizaje (y desaprendizaje) temeroso’ (Psychology Today, 19 de septiembre de 2017). Se refiere a la investigación en ratas del Instituto RIKEN de Ciencias del Cerebro: el miedo a aprender y a desaprender se localiza en las neuronas del locus coeruleus (LC) que transmiten señales o a la amígdala o al córtex prefrontal. La amígdala es la región del cerebro que “almacena las emociones” y está asociada con respuestas de miedo primario. El córtex prefrontal está localizado en los lóbulos frontales del cerebro y asociado a las funciones ejecutivas y de cognición de alto nivel.
El LC sintetiza noradrenalina y genera respuestas de “lucha, bloqueo o huida”. Hasta ahora, se creía que sólo funcionaba en un sentido. Joshua Johansen y su equipo de investigadores han demostrado que el locus coeruleus se comporta de formas diversas, incluyendo el aprendizaje emocional y cognitivo y la flexibilidad conductual. Sorprendemente, el sistema no es homogéneo.
El aprendizaje basado en el miedo puede llevar a ataques de pánico, pero también a “desaprender” (seguridad, tranquilidad). La terapia PE (de Exposición Prolongada) puede llevar a superar el PTSD (en inglés, siglas del Desorden de Estrés Post-Traumático). ¿Qué hace que el cerebro aprenda o desaprenda ante una situación de miedo? Todavía no lo sabemos.
En la misma línea, el cortisol conduce a la consolidación de rcuerdos basados en el estrés (nos evoca el miedo: ansiedad, PTSD), según un estudio de la Ruhr-Universität Bochum (liderado por el Dr. Oliver T. Wolf) y la oxitocina (la hormona del cariño, la hormona social) puede reconectar recuerdos basados en la exclusión social. Jelena Radunovic (Universidad de Northwestern) y su equipo han demostrado que la segregación de oxitocina no siempre es positiva en términos de conectividad social.
El mundo de las hormonas, que vamos descubriendo paulatinamente, es fascinante.

La canción de hoy es ‘Let’s stay together’ de Tina Turner: www.youtube.com/watch?v=OexA8i9K1e0   

lunes, 18 de septiembre de 2017

El GPS del cerebro: algoritmos paralelos interactivos


Hoy hemos almorzado con una de las mejores directoras de comunicación de nuestro país. Una DirCom particularmente activa en redes sociales (confiesa que le engancha), que he vivido en un su empresa, una de las mayores de España, un proceso de transformación sin precedentes y lo ha sabido contar adecuadamente. Nuestra gratitud hacia ella y a Sandra Sotillo, experta en la Reputación del CEO (cuya tesis doctoral he comentado en este blog) y María José Martín, DG de Right Management, por este almuerzo de pleno Liderazgo Femenino.
En “La contra” de La Vanguardia de este lunes, una interesante entrevista de Lluís Amiguet al científico noruego Edvard Moser, premio Nobel de Medicina por su descubrimiento del GPS del cerebro (www.lavanguardia.com/lacontra/20170918/431379553427/nuestro-cerebro-funciona-con-algoritmos-paralelos-interactivos.html). A sus 55 años, es joven para el Nobel pero no para la investigación.
Moser y May Britt, otra reputada científica de su país que también recibió el Nobel de medicina de 2014 con la que se casó y de la que se ha divorciado, descubrieron las “grid cells”, las células rejilla, que reproducen en nuestro cerebro el espacio y nuestro movimiento en él. Suponen un mecanismo de cálculo dinámico para el auto-posicionamiento basado en información permanentemente actualizada.
¿Por qué cuando vamos a un sitio parece que tardamos más que cuando regresamos del mismo? Porque “la percepción del tiempo está ligada a la memoria, que está en el hipocampo, donde se halla también ese GPS neuronal”.
Lo que el Dr. Moser investiga es “cómo computan nuestros cerebros. Cómo calculan algo nuestras neuronas. Busco esos algoritmos que aplica nuestro cerebro para ver cómo funciona, porque si entiendes uno, a menudo también entiendes otros. Y podremos descifrarlos todos”. Un algoritmo, que compartimos humanos y máquinas, es una operación o conjunto de operaciones, un cálculo, que es lo que hacen las neuronas, como “cuánto tardarás en llegar a casa o si puedes saltar hasta allí”. En palabras de Evard: “De otro modo, pero sí. Si averiguamos qué algoritmos usamos nosotros, también podemos ­hacer que los apliquen ellos”. Lo que pasa es que nuestras neuronas son mucho más lentas que los ordenadores, aunque nuestro cerebro tiene aún mucha ventaja: “nuestro cerebro puede procesar miles de operaciones a la vez, en red; el ordenador, en cambio, va de una en una, aunque mucho más rápido”. “En nuestro cerebro esas operaciones interactúan y se coordinan entre ellas en paralelo”. Probablemente, es cuestión de tiempo fabricar ordenadores así.
De momento, “ un ordenador ya puede componer melodías. Aprende los elementos de una buena composición, los mezcla al azar, y el resultado creativo puede sorprendernos”.
Sobre el Alzheimer, que desgraciadamente sigue sin curación, “Nos estamos dando cuenta de que la línea que seguíamos no era la buena, y eso también forma parte de mi investigación, porque los alzheimer pierden primero la orientación, así que nos deberíamos preguntar: ¿por qué esas células rejilla del GPS cerebral son tan vulnerables y por qué son las primeras que ataca el alzheimer?”
(en Noruega financiar generosos programas de investigación de diez años de duración.
En cambio, los ministros de Ciencia a veces sólo duran semanas.
Descubrir ese GPS cerebral le llevó a Edvar Moser y su equipo siete años (en Noruega los programas de financiación tienen 10 años de duración). Los primeros dos o tres fueron para construir el laboratorio, y luego llegaron los primeros resultados, que nos llevaron a otros no previstos. Fue una investigación al principio errática. Y después dio un gran salto.

En Retina (contraportada de Cinco Días), también hoy, Victoria Nadal escribía sobre la investigación de Vanessa K. Bohns y su equipo (Journal of Experimental Social Psychology): ‘Pregunta en persona. Con el email eres menos persuasivo de lo que crees’. Pedir algo cara a cara a 6 persona tiene el mismo impacto que un correo electrónico enviado a 200. La efectividad entre uno y otro es de 34 veces, porque el lenguaje no verbal es muy poderoso (e influye, vía neuronas espejo, en la empatía de la otra persona).
El correo electrónico genera sobrecarga cognitiva, falta de claridad en las solicitudes y mala estrategia de gestión. Así que ya sabes: no abuses de los emails porque su influencia es mucho menor.

La canción de hoy, escuchada en el cuarto episodio de la primera temporada de Sense 8 (What’s going on?), es ‘What’s up?’ de 4NonBlondes /www.youtube.com/watch?v=6NXnxTNIWkc Combinable con la sonata 58 en C Major Hob XVI:48:1 Andante con espressione, de Haydn www.youtube.com/watch?v=ZUKODBfqrOk