Páginas vistas en total

jueves, 27 de noviembre de 2014

Mindfulness para todos los días


He disfrutado mucho del Coffee & Talent en Pamplona esta mañana con una veintena larga de directores de RR HH de las más representativas empresas navarras. Me gusta esta fórmula de compartir en “petit comité” reflexiones y novedades, en este caso sobre el Talento. Es el tercer Coffee & Talent  de este año en el Valle del Ebro, tras Logroño y Zaragoza. Mi gratitud a Manuel, Carmen, Marta, Cristina y a todo el equipo de ManpowerGroup en el Reino de Navarra; es un placer compartir aprendizaje y buenos momentos con vosotr@s.
Ayer en el tren estuve leyendo ‘Mindfulness para todos los días’, de Daniel Odier. ‘The Doors of Joy’ es su título original y nos presenta de forma muy práctica cómo despertar nuestra consciencia (me gusta diferenciar “consciencia” cuando nos referimos a extraer del inconsciente lo que queremos, a través de la introspección, y “conciencia” cuando hablamos de la resolución de dilemas éticos).
Citando a Séneca, “el mayor impedimento para vivir es la espera, porque dependiendo del mañana se pierde el hoy”. Ya sabes: El que espera, desespera. El mindfulness, “vivir el momento presente seria y sabiamente” (Buda) se logra:
- A través de la respiración. Una respiración consciente, relajada, que practiquemos diariamente durante unos 10-15 minutos.
- Observando el juego de los niños y recuperando juegos clásicos.
- A través de la “afirmación de la vida”. ¡Dí que sí! Cuando tenemos el poder de decir sí a la vida, “nos llenamos de paz y nos volvemos completos” (Ralph Waldo Emerson).
- Practicar el arte para la vida. “Buda dijo en una ocasión que el problema de la vida y la muerte es en sí mismo el problema de la plena consciencia. Estar o no vivo depende de si eres consciente” (Thich Nhat Hanh).
- No confundirla con la meditación (no exige una concentración tan rigurosa y puede aplicarse a infinidad de situaciones de la vida cotidiana). Por ejemplo, se trata de dejar fluir los pensamientos (fugaces, como nubes efímeras) durante diez minutos.
- Saborear un instante, recuperar la serenidad. Por ejemplo, como comentaba en ‘La sensación de fluidez’, pelar una manzana con dedicación y comerla con deleite.
- Detener el momento, como una fotografía.
-   Escribir y/o leer haikus, breves poemas (“El haiku es el arte poético de la atención plena”).
- Despertar, afilar los sentidos al borde mismo de la vida.
- Utilizar técnicas, y también el concepto de que vivamos plenamente. En palabras de Einstein: “Al principio todos los pensamientos pertenecen al amor. Después, todo el amor pertenece a los pensamientos”.
- Sumergirte en la pura presencia del instante.
- Trabajar con metáforas y analogías.
- Observar y escuchar el flujo y reflujo de las olas, hasta que acerquemos el ritmo de nuestra respiración a su cadencia.
- Vivir con el corazón. “Pensar con el corazón es intensificar la realidad”.
- El cultivo de un@ mism@, replegándonos sobre nuestro interior.
- Conectarnos con el momento presente, para que la alegría aumente.
- Ejercitarnos en el dibujo o la pintura espontánea.
- Practicar este camino como forma de vida (así reduciremos los niveles de estrés, irritación, agresividad y reactividad a entornos hostiles).
- Hay dos formas de presencia: del aliento y del corazón.
- Desterrar el sufrimiento interior (emociones negativas).
- Ejercicio físico y ejercicio de la atención son aliados naturales, porque el cuerpo y la mente son interdependientes.
- Alterar el orden habitual de nuestras cadenas de gestos automáticos (al asearnos, al vestirnos).
- Observar a las mascotas, como un gato (mirarle a los ojos, dejarnos invadir por su serenidad, acariciarle).
- Intensificar la vida y las sensaciones.
Un texto muy útil (apenas 150 páginas) para atraer la tranquilidad, la alegría y la felicidad a nuestra vida.      

miércoles, 26 de noviembre de 2014

La vida según Sheldon y los hábitos de los infelices crónicos


Esta mañana he estado en las nuevas oficinas de Right Management y Experis en Barcelona, en la Diagonal 567. Una maravilla. Además, están sobre el centro comercial L’Illa, donde se encuentra mi FNAC favorita (de hecho, he comprado allí hoy el nuevo libro de John Carlin sobre Óscar Pistorius).
Por la tarde, tras una reunión con un cliente, he cogido el Ave a Zaragoza y de allí a Pamplona. Mañana tenemos Coffee & Talent en la capital navarra. 
De la web de The Huffington Post me han gustado dos artículos cuyo contenido quiero compartir contigo.
El primero es sobre ‘Los siete hábitos de las personas crónicamente infelices’ de la coach estadounidense Tamara Star.
Tamara parte de las investigaciones de nuestra admirada Sonja Lyubomirsky y su regla del 40% (el 40% de la felicidad es estrictamente voluntario; solo el 10% es externo y el 50% es referencial –entornos felices). “A lo largo de los años, he aprendido que hay ciertos rasgos y hábitos que caracterizan a las personas crónicamente infelices”, explica la autora. Y añade: “Todos tenemos malos días, e incluso semanas, en los que caemos en las siete casillas. La diferencia entre una vida feliz e infeliz radica en la frecuencia y el tiempo que nos quedamos ahí.”
Desde su experiencia, éstas son las conductas habituales de las personas crónicamente infelices:
1. Piensan por defecto que la vida es dura. Un@ elige entre el victimismo o el protagonismo. “La perseverancia ante la resolución de problemas -en lugar de quejarse por las circunstancias- es un síntoma de una persona feliz.”
2. Creen que no se puede confiar en la mayoría de la gente. Las personas felices confían en las demás. “Creen en la bondad de la gente; no consideran que todo el mundo tiene intención de pillarlos. En general, la gente feliz se muestra abierta y simpática con las personas que conocen y desarrollan un sentido de comunidad a su alrededor.”
3. Se concentran en lo que va mal, no en lo que va bien. Cuestión de foco: ponerlo en la queja o en la iniciativa. “La gente feliz es consciente de los problemas del mundo, pero equilibran su preocupación con el conocimiento de lo que va bien.” Tamara lo llama “tener los dos ojos abiertos”. Es la perspectiva (los infelices son cíclopes que que solo ven lo negativo).
4. Se comparan con otros por envidia. “Una persona infeliz piensa que la buena suerte de los demás les está robando la suya.” La envidia lleva a los celos y al resentimiento.
5. Ansían controlar su vida. “Existe una diferencia entre el control y las ansias de conseguir nuestros objetivos. La gente feliz va dando pasos todos los días para lograr sus objetivos, pero se dan cuenta de que al final, pocas cosas se pueden controlar en lo que nos depara la vida”. La clave, ya sabes, en centrarnos en los objetivos, a sabiendas de que habrá cambios en el camino.
6. Piensan en el futuro con miedo y preocupación. “La gente infeliz tiene la cabeza llena de pensamientos negativos y no da una oportunidad a lo que podría salir bien.” El futuro es esperanzador o no, en función de nuestras expectativas. ¿Dejamos todo el espacio para el miedo o conseguimos que lo ocupe el amor?
7. Siempre hablan de cotilleos y quejas. “A las personas infelices les gusta vivir en el pasado.” Añoranzas (y lamentaciones) o futuro; ésa es la diferencia.
Es una cuestión de frecuencia. Gracias a Tamara y a Marina Velasco Serrano, traductora del artículo original.
En la misma web, Elena Santos se hace eco del libro ‘La vida según Sheldon’ de Toni de la Torre. Se trata de Sheldon Cooper (interpretado por Jim Parsons), protagonista de ‘The Bing Bang Theory’. Un científico muy inteligente, incapaz de mentir, de captar las ironías, maniático, averso al cambio y a las reacciones sociales (en realidad, sufre una variante del síndrome de Asperger). Para un servidor es el claro ejemplo de “inteligencia fracasada”, frente a la “inteligencia triunfante”, el buen uso de la inteligencia, que es como nos gusta definir el talento.
Las ocho frases características de Sheldon son:
1. “Penny, en esta casa tú eres la peculiar” (frente a la mayoritaria necesidad de ser “uniforme”, el valor de la diversidad).
2. “Yo no adivino. Como científico, solo llego a conclusiones basándome en la observación y en la experiencia” (el método lógico, inductivo).
3. Respondiendo a Penny, que le ha dicho “Tú eres mi amigo y los amigos se hacen regalos” : “Acepto tu premisa y rechazo tu conclusión” (socialmente, las conclusiones no son tan obvias).
4. Sobre sus amigos (que pueden ser un lastre): “Prefiero pensar que soy un estímulo para ellos” (el punto de vista es determinante).
5. "La necesidad de encontrar a otro ser humano con quien compartir la vida siempre me ha asombrado, quizá porque yo me encuentro interesante sólo a mí mismo. Y dicho esto, os deseo que seáis muy felices el uno con el otro, igual que yo lo soy conmigo mismo" (no hace falta necesariamente supeditar tu felicidad a tener pareja).
6. A Amy, su chica: “¡Oh, porras! Hace dos años ni siquiera nos conocíamos y ahora estoy en tu casa de noche. ¿Se puede ir más rápido?” (el tiempo es relativo).
7. “Sólo existe un tipo de droga para expandir el cerebro que yo admito: se llama escuela" (hay que aprender toda la vida).
8. A Penny, que llora porque se siente estúpida: “Eso no es motivo para llorar. Uno llora porque está triste. Por ejemplo, yo lloro porque los demás son estúpidos y eso me pone triste” (las emociones se pueden elegir).
No es que Sheldon, no precisamente dotado para la inteligencia ejecutiva, deba ser nuestro modelo de comportamiento (me gusta poner como ejemplo de su “inteligencia fracasada” que a un miembro del Rectorado, afroamericana, de quien depende su promoción, le regala el DVD de “Raíces” y le llama “hermana”). En cualquier caso, nos hace pensar sobre lo valioso que es combinar lo que Kahneman llama “pensar despacio” con el otro nivel de inteligencia, “pensar rápido”.
Mi gratitud a Toni, a Elena y a l@s guionistas de ‘The Bing Bang Theory’

martes, 25 de noviembre de 2014

Flexibilidad y Liderazgo, competencias clave del Talento


Hoy hemos celebrado la presentación del Human Age Institute en Barcelona, lo que ha constituido un gran éxito.
Por la mañana, en la antigua fábrica de Damm, hemos compartido con casi 200 jóvenes lo que llamamos ‘Talent at Work’ (Talento en Acción). La Dra. Silvia Leal (mentora de e-Leadership del Human Age Institute, directora de programas del Instituto de Empresa, asesora de la Comisión Europea y autora del libro ‘Ingenio y Pasión) ha hecho una presentación sobre ‘H-Actitud’ y un servidor, como mentor de coaching del Human Age Institute, sobre ‘Creer, Querer y Crear’ respecto al Talento. Mi agradecimiento a Ainhoa y su equipo de Damm, Montse y su equipo de comunicación y a l@s profesionales de ManpowerGroup que han estado al pie del cañón con la mejor actitud y compromiso (la energía al servicio de este ilusionante proyecto).
He tenido el placer de ser entrevistado sobre el Talento joven por Pere Gaviria, subdirector del programa ‘Valor afegit’ (Valor añadido) de TV3. Como sabes, éste es el programa económico de referencia en la televisión catalana.
Almuerzo en 1881 (el restaurante del Museo de Historia de Catalunya) y acto de presentación del Human Age Institute en el Zoo de la Ciudadela, con centenares de directivos de empresas clientes.
Además de Raúl Grijalba, presidente del HUAI, han intervenido como mentores del Instituto Álex Rovira, Inma Puig, Silvia Leal, Jorge Carretero, Mario Alonso Puig y un servidor, así como el Secretario General de CEDE, Pau Herrera. Hemos tenido debates en cinco áreas (sobre equipos comprometidos, saber ganar y saber perder, la naturaleza del talento, el eLeadership y la tecnología, el talento que se aprecia o se deprecia) y hemos disfrutado mucho con los diálogos y las presentaciones.
He tenido la oportunidad de entrar en directo en La Ventana (Cadena SER) con Carles Francino, Elvira Lindo, Adriana Ugarte y José Sacristán, que han hablado de la educación y el talento. Muchas gracias a José Antonio Marina, que nos ha puesto en contacto con este programa.
Y como colofón he tenido el grandísimo honor de presentar las conclusiones, a grandes líneas, del nuevo estudio que hemos realizado de forma inductiva (con datos de empresas clientes) sobre las Nuevas Competencias que se necesitan en términos de talento.
Hemos de diferenciar entre los requisitos mínimos (el Inglés, una preparación adecuada –licenciatura universitaria o ingeniería- y movilidad geográfica) y la actitud que marca la diferencia. Para los perfiles técnicos, la clave está en la Flexibilidad, a tres niveles: Flexibilidad cognitiva (de pensamiento: creatividad), emocional (adaptabilidad) y ejecutiva (logro, trabajo en equipo). Para l@s managers, además de la Flexibilidad, Liderazgo, tanto en términos de habilidades directivas como en capacidad de comunicación.
¿Cómo desarrollar estas competencias nucleares? La Flexibilidad, siguiendo el ciclo del aprendizaje de Kolb, desde aprender observando (los ejemplos de la organización), pensando (creatividad, paso a paso; muy recomendable ‘El Aprendizaje de la Creatividad’ de José Antonio Marina), sintiendo (confianza, para lo que son esenciales los textos de Álex Rovira y Mario Alonso Puig) y haciendo (hábitos). El Liderazgo, desde aprender observando (a l@s auténtic@s líderes), pensando (habilidades directivas), sintiendo (coaching) y haciendo (asignaciones).
Además, como no existe el talento sino los talentos, hemos encontrado un distinto nivel de exigencia entre pymes y grandes empresas (más comunicación, algo más de flexibilidad), entre nacionales y multinacionales (más liderazgo, más comunicación, más innovación), entre el sector servicios y la industria (más equipo, más logro, más creatividad).
En breve podremos disponer de todo el informe sobre estas competencias en la web del Human Age Institute.
La mayor iniciativa sobre el Talento en España inicia su velocidad de crucero. Mi profunda gratitud a l@s compañer@s y empresas impulsoras que lo hacéis posible.      

lunes, 24 de noviembre de 2014

Entre jóvenes pesimistas y alcaldes acogedores


Jornada entre Madrid y Barcelona, donde pasaré la mayor parte de la semana. Mañana se presenta en Cataluña el Human Age Institute, la mayor iniciativa del talento en nuestro país, con mentores como Álex Rovira, Silvia Leal, Jorge Carretero, Imma Puig o un servidor, y centenares de directivos de las principales empresas catalanas. Por la mañana, Talento en Acción, con centenares de jóvenes para mejorar su empleabilidad.
Hablando de jóvenes y de su situación laboral, Vodafone ha publicado un estudio basado en una macroencuesta a 6.000 personas de entre 18 y 30 años de seis países europeos (Reino Unido, Alemania, Italia, Holanda, Chequia y España). ¿Los jóvenes más pesimistas de Europa? Los italianos (41%) y los españoles (49%). A la pregunta “Creo que las oportunidades en mi campo son mejores en otros países”, el 34% está completamente de acuerdo y el 38% algo de acuerdo; un 18% algo en desacuerdo y un 10% completamente en desacuerdo. Un 58% planea trabajar en el extranjero (solo un 25% lo ha hecho ya). Solo un 29% espera una vida mejor que la de sus padres (por un 43% de los alemanes). Un 40% cree que puede encontrar un empleo acorde con su capacitación (por un 66% de los germanos y un 59% de los británicos). Entre los motivos para elección de trabajo, los jóvenes de los seis países valoran especialmente la vocación, pero en el caso de los españoles “evitar el desempleo” es un motivo más poderoso que un salario digno.
Ya sabes lo que pienso sobre el desempleo y la emigración. La variable que más correlaciona con la falta de trabajo es la escasez de educación: más de la mitad de nuestros desempleados dejaron de formarse a los 14 años. No necesariamente debe ser formación universitaria (un 25% de los ninis son licenciados), pero el mal llamado “fracaso escolar” es una losa para nuestro país.
Pasar algunos años en el extranjero está muy bien (particularmente, me siento muy orgulloso de haber trabajado en varios países europeos, iberoamericanos y en Estados Unidos), siempre que nuestro talento regrese, más preparado, más competente y aún más comprometido. Creo que la emigración bien entendida es beneficiosa, cuando se trabaja en empresas preferidas, con auténticos líderes, en condiciones laborales adecuadas. Una vez es tratada con dignidad, la gente no quiere trabajar para tiranos.
Las condiciones de expatriación deben señalarse (abandonar toda esperanza es estar a las puertas de infierno) y cumplirse. A la vuelta, el talento se habrá desarrollado.
Sí, es un serio problema que muchas empresas no contraten a profesionales con los que pueden obtener una plusvalía (debido a su preparación, actitud y compromiso). Es el drama de nuestro tiempo, y según los informes tardaremos un cuarto de siglo en recuperar los niveles de empleo de antes de la crisis.
Hay un 40% de jóvenes españoles que se declaran emprendedores: manifiestan querer poner en marcha su propio negocio. Tal vez no se percatan del “mito del emprendedor”; lo difícil no es tener una idea genial, por extraño que parezca. Lo difícil es mantener tu empresa a flote contra viento y marea, para lo que hace falta Estrategia, Euipo, Empeño, Emociones, Equilibrio y Ética (de esas 5+1 E hablábamos la Dra. Leonor Gallardo y JCC en ‘Liderazgo, Empresa y Deporrte).
Entretanto, alcaldes como el de la Ciudad de Panamá, José Ismael Blandón, que está de gira por Madrid, Barcelona, Santander y Málaga, declara que “los profesionales cualificados serán recibidos con los brazos abiertos”. En Panamá hay 400 empresas españolas, con contratos por valor de 5.000 Millones de dólares, y una inversión neta acumulada de 874’5 M €. En 2013 creció el país un 8’4% y el turismo (2 M de visitantes) ya genera más ingresos que el Canal. Se va a ampliar el aeropuerto, se proyecta la línea 2 del metro (2.500  M €), se va a modernizar el mercado de San Felipe Neri y hay otros muchos proyectos pendientes.
Las empresas y los países de futuro hablan de proyecto, de reto, de crecimiento, de ilusión, de posicionamiento. Las comunidades humanas mezquinas pierden el tiempo en invenciones del “pequeño Nicolás”, encarcelamientos a tonadilleras y tonterías similares.